MOE Capitulo 3: La decisión del pez gordo

Las maravillosas habilidades del Misterioso Arte del Cielo de Lin Xitang eran insondablemente ilimitadas. Podía despertar el potencial de cultivación de una persona como uno de sus efectos. Un talento natural realmente excepcional produciría a menudo fenómenos inusuales bajo sus efectos.
Estos fenómenos inusuales se dividieron en cinco grados. Por ejemplo, los débiles resplandores en el deposito de chatarra eran meramente del grado más bajo, representando que tenían solamente el potencial de desarrollar su fuerza origen. Por otro lado, un talento de primer grado emitiría pilares de luz de varios colores. Además, extraños fantasmas orbitarían los pilares como planetas alrededor del sol, insinuando a una persona que sería reverenciada por todos. Además, los fantasmas que aparecieron también representaban el camino futuro del talento natural del individuo. Un talento de segundo grado sólo tendría pilares de luz y no fantasmas, un talento de tercer grado tendría una única luz ardiente que se asemejaba a una llama rugiente, y un talento de cuarto grado tendría sólo una luz brillante sin tales fenómenos.
Había rumores de que, por encima del primer grado, existía el talento de grado súper. Aquellos que lo poseían serían realmente grandes genios con talento desbordante, y los fenómenos que ocurrirían podrían ser representaciones vivas de colinas ondulantes y ríos rugientes, o posiblemente imágenes realistas de bestias y aves míticos.
Bajo la cubierta de la oscuridad, el pilar de luz era rojo y pertenecía a la calificación más baja de talento de primer grado. A pesar de esto, entre los incontables cultivadores del Imperio, un talento de primer grado era uno de cada cien mil. La aparición de un talento de primer grado valía la pena el cuidado del Imperio para que se convirtiera en un futuro pilar de apoyo para los militares.
Este pilar de luz roja era como una bofetada en la cara que hizo temblar la cara de Gu Tuohai.
“¡Vamos a echar un vistazo!” Sin esperar a que el dirigible cambiara de rumbo, Lin Xitang salió de la cabina y saltó desde el dirigible, cayendo desde una altitud de varios cientos de metros de altura.
Diez guarda espaldas totalmente blindados se apresuraron en seguir su ejemplo, saltando desde el dirigible en busca de Lin Xitang. En comparación, Gu Tuohai golpeo las persianas de la ventana con frustración, pero finalmente los siguió.
La visión del repentino cambio en el niño había sorprendido claramente a los niños mayores, pero la niña sólo se había desorientado por un momento. Después de descubrir que su fuerza había aumentado significativamente, saltó hacia una roca aún más grande y se esforzó por arrastrarla.
El muchacho estaba aturdido. Con un gemido, se dio la vuelta.
Pero de repente, había un par de gruesas botas de gamuza a su lado.
Las botas en sí no tocaban el suelo, estaban flotando a unos cuantos centímetros en el aire. Un campo de fuerza invisible se esparció silenciosamente, volando todo el polvo, la suciedad y la basura.
La sobresaltada niña se detuvo en seco, mirando al hombre de pelo plateado que había aparecido sin previo aviso. Abriendo sus ojos grandes e inocentes, con una expresión igualmente inofensiva e infantil, rápidamente tiró la roca que tenía en sus manos.
Aunque no lo había notado, la luz que brillaba en su cuerpo pasaba a través de su ropa. El sudor que había empapado sus manos se había evaporado por completo. Sin embargo, el hombre de pelo plateado ni siquiera le echó un vistazo por el rabillo de su ojo.
Lin Xitang frunció el ceño mientras miraba las cicatrices y las heridas por todo el cuerpo del niño. El niño estaba claramente más herido de lo que había evaluado por primera vez, ya que algunas de las lesiones parecían llegar a sus entrañas. Con un solo movimiento de su mano, una niebla de luz apareció en el aire. Una lluvia de gotitas verdes cayó sobre el muchacho, empapando su cuerpo.
Estas gotas de lluvia verdes contenían un inmenso poder, y las heridas del muchacho sanaban a una velocidad claramente visible. Él gimió y abrió lentamente los ojos mientras recuperaba la conciencia.
La primera cosa que el niño vio y detalló fue el rostro severo y decidido del hombre plateado.
El muchacho no entendía lo que estaba sucediendo, pero instintivamente se negó a estar tendido en el suelo, y una vez más luchó para ponerse de pie. Mirando a su alrededor, vio a los niños mayores e inmediatamente recordó lo que había sucedido, cambiando su expresión en un instante.
Lin Xitang siguió la mirada del chico, mirando a los niños mayores que los rodeaban y los restos de una bolsa de papel en el suelo. Al instante comprendió por qué el niño estaba herido en tal grado. Después de todo, esto era algo que sucedía en el basurero tan a menudo que no podía ser más común.
Lin Xitang se reenfocó, luego se agachó, extendiendo la mano hacia el niño mientras decía suavemente, “Ven, dame tu mano. ¿Cuál es tu nombre?”
Pero el pequeño niño retrocedió un poco y, con gran dificultad, reunió su coraje.
“Qian… Qianye.” Dijo suavemente. Sus pequeñas manos se extendieron, pero se detuvo a medio camino. No se atrevió a llegar más lejos.
Sus pequeñas manos estaban horriblemente sucias, todas cubiertas de mugre. Aunque sus heridas habían sido curadas por la lluvia de luz y ya no estaban sangrando, las manchas de sangre todavía estaban allí.
En todo caso, no se atrevía a poner sus manos en las grandes manos inmaculadas del hombre de pelo plateado. Sin embargo, en este momento, a los ojos del pequeño Qianye, las grandes manos que estaban frente a él eran la única fuente de calor en el mundo.
Lin Xitang sonrió y lo animó, “Está bien, dame tu mano.”
Gu Tuohai voló hasta este punto. Al ver que Qianye había sido herido, la habitual expresión amable que le daba a los demás ahora estaba algo enojada. No pudo evitar dar un profundo resoplido, mirando fríamente a los niños que lo rodeaban.
La muchedumbre de niños alrededor lentamente tenían expresiones aterrorizadas en sus rostros, pero los diez guardaespaldas ya habían cerrado todos los caminos por esta zona. Así que no se atrevieron a intentar huir.
Lin Xitang se inclinó un poco, alargando la mano y esperando pacientemente. Bajo la mirada brillante de Lin Xitang, Qianye finalmente encontró valor y puso sus manos en las manos cálidas, secas y fuertes de Lin Xitang.
Lin Xitang agarró ligeramente las manos que eran la mitad del tamaño de la suya, cerrando los ojos y sintiéndolas en silencio.
Gu Tuohai miró a Qianye, con el ceño fruncido como si hubiera pensado en algo.
Lin Xitang suspiró y abrió los ojos. Se acercó a Qianye una vez más, extendió la mano para sacar los pedazos de tela del niño, y sus ojos quedaron instantáneamente cautivados.
Había una enorme cicatriz en el pecho desnudo de Qianye, que corría desde media pulgada por debajo de su corazón hasta el ombligo. Sólo mirando esta cicatriz fea y sobresaliente, ¡Lin Xitang sabía que había sido originalmente una herida aterradora que desgarro las entrañas de Qianye!
Pero Qianye seguía siendo muy joven. ¿Cómo logro sobrevivir?
Momentáneamente sorprendido, Lin Xitang recuperó su compostura, diciendo, “Hermano Tuohai, eres mucho más hábil en medicina que yo. Ayúdame a examinarlo.”
Gu Tuohai caminó en silencio hacia Qianye, sin preocuparse por la suciedad en absoluto, extendió las manos para examinar cuidadosamente a Qianye. Qianye sentía como si todas las partes de la mano de Gu Tuohai tenían agujas calientes que se incrustaban en su cuerpo, pero apretó los dientes y se obligó a no hacer ruido.
Los ojos de Gu Tuohai destellaron con un momentáneo susto, y elogió a Qianye, diciendo, “Tan tierno de edad, y sin embargo tan atrevido. ¡Interesante!”
Se levantó y habló con Lin Xitang. “Este niño sería originalmente considerado como un talento de primer nivel, pero ha estado tan gravemente herido que ha arruinado su físico. Aparte de eso, también sospecho que su cuerpo podría incluso haber contenido un pedacito de poder origen cristalizado.”
Lin Xitang inmediatamente pensó en esa frase prohibida, ‘¡El robo de poder origen!’ Estrechó un poco los ojos y fingió no entender. “Así que lo que estás diciendo es…”
“No, es sólo una sospecha. Incluso tú sabes que ese tipo de cosas es un tabú importante. Sus lesiones ya han sido sanadas por un número decente de años, por lo que debe haber sido cuando tenía tres años cuando se hirió. Sin embargo, como tú ahora puedes ver, su fundación ha sido gravemente dañada. Incluso si su potencial de cultivo es mayor que el de cualquier persona aquí, ya no es un talento de primer grado.” Dijo Gu Tuohai gravemente.
La lesión anterior de Qianye era extremadamente seria, con todo eso, él todavía pudo emitir un pilar rojo de luz. Esto significaba que su talento original era tan grande que podría haber sido incluso de grado súper, pero con su estado actual, sería una exageración, incluso ponerlo en la lista como uno de cuarto grado.
Un talento de cuarto grado sólo sería un poco más fuerte que una persona común. Para Lin Xitang y Gu Tuohai, que eran altos oficiales en el ejército del Imperio, era prácticamente inútil. Además de eso, la cicatriz gigantesca de Qianye era un peligro oculto, si puede sobrevivir al duro entrenamiento era algo de lo que no podían estar seguros.
Gu Tuohai suspiró, sintiendo una gran simpatía por el chico.
Lin Xitang miró al pequeño Qianye, que lo miraba fijamente. Tal vez el calor en la mano de Lin Xitang no se había disipado por completo, pero los ojos del niño mostraban una esperanza que ni siquiera él había notado.
El corazón de Lin Xitang tembló ligeramente, y él gentilmente dijo, “Reunirnos aquí debe ser considerado como una especie de destino. Te diré esto… Te llevaré de aquí, y decidirás por ti mismo dónde ir a continuación.”
Sacó unas pocas tabletas de jade lisas y, con un rápido roce de la mano, grabó palabras en ellas. Los sostuvo con el lado grabado hacia abajo, y luego los entregó a Qianye para elegir.
Qianye vaciló un poco, luego alcanzó la tableta de jade en el medio. Había dos palabras en él, pero él no las reconoció.
Gu Tuohai miró y luego suspiró, sacudiendo la cabeza.
“Manantial Amarillo,” Lin Xitang suavemente leyó las palabras a Qianye antes de tomar la tableta de jade de nuevo. Le dio una palmadita en la cabeza al niño y le preguntó, “¿Cuál es tu apellido?”
“Yo… No tengo un apellido. Mi nombre es Qianye.”
Lin Xitang asintió mientras hablaba suavemente. “Bien. Si sales de ese lugar vivo, entonces puedes usar ‘Lin,’ ¡Mi apellido!”
Qianye no entendía lo que Lin Xitang estaba diciendo y sólo podía seguir escuchando con ignorancia.
Lin Xitang no necesitaba que él entendiera en este momento. Se dio la vuelta para instruir a sus subordinados. “Llévenlo al ‘Pájaro Verde’, lávenlo, limpien sus heridas, cambien su ropa y denle de comer.”
Habiendo terminado de instruirlos, Lin Xitang y Gu Tuohai lentamente comenzaron a elevarse y acelerar, volando hacia el dirigible flotando en el cielo.
Los niños mayores habían esperado al margen durante mucho tiempo, observando todo. Aunque no entendían completamente lo que los adultos decían, entendieron la conversación de ser lavados, alimentados y vestidos… Oyeron estas frases increíblemente irresistibles fuertes y claras.
Al ver a los guardias a punto de llevarse a Qianye, el líder de todos los niños mayores cargó hacia adelante, gritando, “¡Llévenme! ¡Llévenme con ustedes! ¡Yo también quiero bañarme y comer!”
Trató de abrazar los muslos de los guardias y se acercó a Qianye, tratando de sacarlo de su abrazo.
El líder herido tiró de las piernas de Qianye, gritando, “¡Esa debe ser mi posición! ¿Quién crees que eres? ¡Todo el mundo, vengan y golpeen a este mestizo hasta que muera! ¡De verdad se atrevió a golpearme la cabeza ahora mismo! ¡Toda la comida allí arriba debería ser mía!”
El líder fue aún más vicioso de lo que había sido antes, agarrando intencionalmente las heridas de Qianye. Sobrevivir en el depósito de chatarra sólo tenía una regla: Si matas a alguien, obtendrías todo lo que tenían.
Parecidos a las montañas, los guardias bien constituidos ni siquiera se movieron y dejaron que el líder de los niños mayores continuara levantando un alboroto. Al ver eso, la niña comenzó a moverse silenciosamente.
Sólo cuando el líder trató de tirar de Qianye con tanta fuerza que su rostro comenzaba a contorsionarse con dolor, el capitán de guardia le dijo fríamente, “Ya basta. Ni siquiera el Señor Tuohai diría algo sobre esto.”
En el momento en que el capitán de guardia habló, la crueldad brilló en la cara vacía del guardia que llevaba a Qianye. Con una sola patada, golpeó brutalmente al niño mayor a decenas de metros en el aire.
Esta patada contenía un poder oscuro y brutal, causando que el líder de los niños mayores volara en el aire, ¡Y estallando en una niebla sangrienta!
El otro guardia simplemente sonrió mientras avanzaba, estirando la pierna. Golpeo con el pie en el suelo, diciendo, “¡Un montón de ratas insignificantes realmente se atreven a molestar el negocio del Mariscal Lin!”
El suelo se onduló hacia el exterior desde el lugar donde había golpeado su pie, extendiéndose rápidamente. El grupo de niños fue arrojado al aire por la fuerza de la ola, arrojando sangre violentamente. Sus huesos se agrietaron fuertemente cuando se distorsionaron en formas irreconocibles.
La ola también se precipitó frente al capitán y los otros guardias, pero no se movieron ni una pulgada. Todos parecían haberlo resistido sin verse afectados.
Sin embargo, milagrosamente, la niña tampoco fue golpeada por la ola. Cuando el capitán había hablado, el resto de los niños mayores se habían aturdido, y algunos habían escuchado al líder y estúpidamente cargaron hacia Qianye, la niña se dio la vuelta corriendo por su vida sin mirar hacia atrás.
Fue de esta manera que apenas logró escapar de la ola, sobreviviendo milagrosamente.
Al ver que la niña había logrado escapar, el rostro del guardia se puso rojo por un momento. Con un fuerte bufido, ¡Levantó el pie para atacar de nuevo! Sólo había estado usando tres décimas de su poder. Sin embargo, el capitán de repente se acercó y agarró el hombro del guardia con su mano, impidiéndole atacar con su pie.
El capitán parecía estar escuchando algo en su oído, y luego asintió con la cabeza, sin moverse ni un centímetro mientras miraba a Qianye con sus grandes ojos. Luego sacó su pistola de servicio y puso las manos del pequeño Qianye en el gatillo.
El capitán estabilizó la pistola y la apuntó directamente al pecho de la niña. Y le dijo a Qianye, “Ella ya ha intentado matarte varias veces. Ven, aprieta el gatillo. Usa algo de fuerza y ​​luego… ¡Bang! ¡Ella estará muerta!”
Con la totalidad de sus pequeñas manos, Qianye sujetó el gatillo con fuerza. Miró fijamente la silueta de la niña tropezando y huyendo por su vida sabiendo que, mientras tirara del gatillo, sin duda brotaría su sangre.
Estaba completamente tranquilo mientras sus brillantes ojos negros la miraban, pero sacudió la cabeza al final y soltó el gatillo.
En la aeronave, Gu Tuohai sonrió al decir, “Tal como esperaba, ¡haha! ¡Viejo Lin, es tan raro que pierdas! Ven, ven, si eres lo suficientemente audaz para apostar, eres lo suficientemente audaz para admitir la derrota, ¡Así que entrega el ‘Tabaco Aqua’! ¡Ahora es mío!
Lin Xitang todavía llevaba una débil sonrisa en su rostro. Desde el principio, las profundidades de sus ojos estaban tan tranquilas como el agua. Eran tan claros y brillantes que parecían reflejar todos los lugares del mundo, pero no contenían nada.
Los guardias llevaron a Qianye de vuelta a la aeronave. Este se dio la vuelta, se elevó y desapareció en el horizonte, fusionándose con la luz de la luna sangrienta.
En cuanto a este depósito de chatarra en particular y la niña que todavía huía por su vida… Se olvidaron así como así, de la misma manera que este continente había sido abandonado.
Renegade Immortal/Xian Ni, Capítulo 19: Perseguido
ED Capítulo 1054: Emisario Inmortal Altísimo

Deja una respuesta