Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

TDM Capitulo 346.2

TDM The Death Mage Who Doesn’t Want a Fourth Time Capitulo 346.2

 

Pero con un pequeño gruñido de esfuerzo, Kanako desvió fácilmente su espada con su bastón.

Un instante después, ejecutó una patada frontal que golpeó a Tercatanis en el abdomen. Incapaz de gritar siquiera, los ojos se le pusieron en blanco mientras se desplomaba.

“Me contuve, así que no debería haber problemas”, dijo Kanako. “Ahora bien, copiaré los recuerdos de esta persona con ‘Venus’… ¿Estás seguro de esto? No seré responsable de lo que ocurra después”, dijo, agarrando la cabeza del Tercatanis inconsciente con la mano derecha y sujetando el enorme cerebro del Familiar del Rey Demonio con la izquierda.

“Sí, estoy segura. No hubo ningún problema durante nuestras pruebas anteriores, ¿verdad?”, dijo el Familiar del Rey Demonio.

“Sólo estoy comprobando, ya que normalmente habría problemas… ¿Cómo funciona tu ‘Almas Múltiples Deformadas’?”. se preguntó Kanako.

La ‘Venus’ de Kanako era una habilidad trampa, que le permitía copiar y pegar sus propios recuerdos y emociones, así como los recuerdos y emociones de los demás. Sin embargo, en su vida anterior, copiar repetidamente los recuerdos de criminales en ella misma había afectado a su propia mente. Ahora sabía que esto se debía a que al copiar sus recuerdos también copiaba sus pensamientos y emociones.

Tras reencarnarse, había utilizado su habilidad con más cautela y, al mismo tiempo, había mejorado su destreza con ella. Sin embargo, por improbable que fuera, sería terrible que Kanako adorara a Rikudou como resultado de copiarse a sí misma los recuerdos del Primer Ministro Tercatanis.

Así pues, se había decidido que Kanako utilizaría a “Venus” para copiar los recuerdos del Primer Ministro Tercatanis directamente en otra persona: Vandalieu.

Los criminales que habían capturado habían sido utilizados en experimentos, administrándoles drogas para obligarles a relajarse. Kanako había intentado copiar sus recuerdos de esa relajación y, tras varios ensayos, habían llegado a la conclusión de que era posible, aunque llevaba cierto tiempo. Y la copia de recuerdos en sujetos distintos de Vandalieu -otros criminales- había provocado que los recuerdos y las mentes de todos los sujetos se vieran afectados, y que algunos incluso obtuvieran la Habilidad “Corrupción Mental”.

“Bueno, allá voy… Hmm, como siempre, parece un poco desigual y pastoso, y es difícil pegar los recuerdos”, dijo Kanako.

“Sé que pido mucho, pero hazlo lo mejor que puedas”, dijo el Familiar del Rey Demonio.

Como Kanako realmente intentó pegar los recuerdos del Primer Ministro Tercatanis en Vandalieu, la carga recaía más sobre ella que sobre él.

“Por supuesto que haré todo lo que pueda. También es un poco como si me vengara a mí misma. No es que le guarde tanto rencor!”, dijo Kanako mientras se concentraba en su tarea.

Mientras tanto, los Ratones Diablillo y los espíritus continuaban su búsqueda.

Pasaron de los pisos intermedios del castillo a la planta baja, y finalmente al subsuelo. El mapa del castillo se iba llenando de color a medida que marcaban las zonas buscadas.

El rey Corbitt e Isla, disfrazados de Primer Ministro Tercatanis, salieron del castillo, y ordenaron a los magos de la corte real que esperaran a que salieran los ratones para poder ocuparse de todos a la vez.

Los Ratones Diablillo y los espíritus buscaron bajo tierra… incluso por las rutas secretas de escape. Pero seguían sin encontrar a su objetivo. Los espíritus atravesaron obstáculos físicos para llegar a los espacios a los que los Ratones Diablillo no podían llegar, y los Ratones Diablillo buscaron en los lugares a los que los espíritus no podían entrar porque se habían colocado barreras a su alrededor. Los lugares a los que no podía llegar ninguno de los dos eran revisados por los Familiares del Rey Demonio.

Finalmente, se coloreó todo el mapa.

¿Podría ser que Rikudou hubiera dejado a Tercatanis en el castillo y se hubiera escapado a alguna parte? se preguntó Vandalieu.

Pero un momento después…

“No podemos entrar en este piso”, informó uno de los espíritus.

Aquel espíritu se encontraba en la cámara subterránea más profunda del castillo; no debía de haber nada construido por humanos bajo ella.

Así pues, los ratones diablillos habían estado recorriendo el suelo de esta cámara, buscando mecanismos ocultos, pero a los espíritus no se les había ocurrido atravesar el suelo para buscar más abajo.

Este descubrimiento fue una coincidencia, causada por el hecho de que la búsqueda estaba siendo llevada a cabo por cientos de miles de espíritus, y uno de ellos simplemente había tropezado con el suelo.

“Este suelo también es intransitable”, informó otro espíritu.

Los Ratones Diablillo chillaron de excitación.

“Hmm… Intentemos astillarlo físicamente”, dijo un Familiar del Rey Demonio.

Inmediatamente después de este descubrimiento, todos empezaron a examinar el suelo. Se había levantado una barrera, pero no hacia el exterior, contra el suelo. Se había levantado desde dentro, es decir, desde más abajo. Y aunque la superficie del suelo era de piedra ordinaria, una vez que se raspaba un poco, daba paso a un caparazón de monstruo más duro que el acero.

Esto lo hacía casi seguro.

Los pequeños Familiares del Rey Demonio utilizaron sus dientes delanteros como taladros de roca para romper el caparazón, revelando un agujero… la entrada a una Mazmorra.

“Ya veo. Rikudou Hijiri fue capaz de crear una Mazmorra. Y no sólo eso, sino que parece ser más listo de lo que esperaba, creando la entrada de esta Mazmorra en el suelo de una cámara subterránea”, dijo Vandalieu, que se había teletransportado al lugar junto a Gufadgarn.

“En efecto. Es muy vergonzoso que yo, el Dios malvado de los Laberintos, no me diera cuenta de esto”, dijo Gufadgarn.

Les sorprendió la astucia de Rikudou. Todas las Mazmorras que habían existido hasta ahora habían aparecido siempre con una pared o una puerta como entrada. No había Mazmorras con su entrada en el suelo como un agujero trampa.

Y no sólo eso, sino que la entrada había sido completamente bloqueada. Normalmente, era imposible bloquear la entrada de una Mazmorra, o para ser más precisos, era posible hacerlo, pero los monstruos no tardarían en romper el bloqueo desde dentro.

Las mazmorras en las que sólo aparecían monstruos débiles, como las de clase E, podían bloquearse durante mucho tiempo utilizando acero. Por supuesto, si una Mazmorra se sellaba de esta forma y se dejaba sola, los monstruos seguirían creciendo en número y la Mazmorra evolucionaría, haciendo que aumentara su clase de dificultad. Con el tiempo, aparecerían monstruos más fuertes en su interior, que romperían el acero para escapar al mundo exterior.

Tendría sentido si Rikudou hubiera creado una Mazmorra de clase baja en la que esconderse mientras cazaba dentro monstruos como los Conejos Cornudos.

Pero Vandalieu cogió uno de los fragmentos rotos de caparazón de monstruo. “Si esta Mazmorra es capaz de engendrar monstruos que tienen caparazones tan duros como éste, entonces es probable que Rikudou destruya el sello de esta Mazmorra en cuanto le quitemos los ojos de encima, pero…”.

De repente se detuvo a mitad de la frase e hizo un ruido de disgusto. Kanako había conseguido pegar los recuerdos del primer ministro Tercatanis, y los recuerdos de los últimos meses jugaban en el fondo de la mente de Vandalieu como si fueran suyos.

“La situación puede ser más grave de lo que pensábamos. Pensar que se reencarnaría en un cuerpo creado a partir de más de treinta fragmentos del Rey Demonio”, murmuró Vandalieu.

“Tantos… ¿No es probable que Rikudou Hijiri ya haya perdido la cordura dentro de esta Mazmorra? Me cuesta creer que alguien que no seas tú, gran Vandalieu, tenga la mente intacta después de hacer algo así “-dijo Gufadgarn-.

Un solo fragmento haría que incluso un Vampiro de Raza Pura, un ser que se consideraba un semidiós, perdiera la cordura si lo mantenía activado durante largos periodos de tiempo. Era difícil creer que Rikudou Hijiri pudiera soportar más de treinta.

Era posible que no hubiera hecho ningún movimiento hasta ahora porque ya había sido completamente tomado por los fragmentos de Rey Demonio.

“Puede que sea así… Pero tengamos cuidado”, dijo Vandalieu.

Volvió a reunir cerca de sí a los espíritus que habían estado registrando el castillo, y puso a Tadano y al resto de los Ratones Diablillo dentro de su sombra. Y entonces bajó a la Mazmorra que había creado Rikudou.

Se encontró en el suelo de una Mazmorra que parecía un templo, con numerosos pilares enormes colocados en hileras. En cuanto sus pies tocaron el suelo, la disposición de los pisos de la Mazmorra apareció en la mente de Vandalieu debido a los efectos de la Habilidad “Creación de Laberintos”.

“Algo va mal. Esta Mazmorra es de clase E. Incluso el Jefe es de Rango 3, Rango 4 como mucho. Es imposible que el monstruo que produjo ese caparazón aparezca aquí”, dijo Vandalieu.

“Precisamente. Es impresionante que te hayas dado cuenta enseguida, y no esperaba menos del hombre que me ha derrotado una vez”, dijo una voz familiar en tono pausado.

Un instante después, la entrada de la Mazmorra que había estado sobre la cabeza de Vandalieu se cerró.

“Imposible. ¿Puede borrar la entrada de la Mazmorra?” pronunció Gufadgarn, con claro asombro en su voz.

Había una regla según la cual todas las Mazmorras debían tener una entrada. Esta regla era absoluta, y ni siquiera ella, el Dios malvado de los Laberintos, podía romperla. Ni siquiera ella sabía por qué existía esta regla, pero a pesar de sus innumerables intentos en el pasado, había sido incapaz de crear un laberinto sin entrada.

“No lo he borrado. Lo he movido para que ya no esté en el primer piso, sino en el último. Desde tu perspectiva, es como si tuvieras el primer piso y el piso de abajo al revés”, dijo la voz de Rikudou.

Pero incluso Gufadgarn era incapaz de manipular las Mazmorras de esa manera.

“¿Cómo has adquirido semejante habilidad? Esto era imposible no sólo para mí y para el Dios malvado  de los Castillos Demoníacos, sino incluso para el propio Guduranis”, murmuró Gufadgarn.

“Mejorar mi habilidad ha sido algo que siempre se me ha dado bien desde mi vida anterior, ya ves. Ahora tendré que excusarme, pero te he dejado muchas otras elaboradas sorpresas en esta Mazmorra. Por favor, disfruta de ellas todo lo que puedas. Así pues, te deseo un buen día”.

Y con eso, la voz de Rikudou se desvaneció.

 

 

 

Aunque la ubicación de la entrada de la Mazmorra dentro de la Mazmorra se había movido, permanecía en el mismo lugar en el mundo exterior. Si alguien se hubiera asomado a la Mazmorra desde la cámara subterránea del castillo, habría visto a Vandalieu y a Gufadgarn desvanecerse en el agujero, y luego habría presenciado cómo emergía de su interior un hombre cuyo cuerpo entero era negro azabache, como si estuviera hecho de ébano.

“Parece que he conseguido encerrarle. Dadas las elaboradas sorpresas que dejé en esa Mazmorra, estoy seguro de que tardará algún tiempo en escapar”, se dijo Rikudou Hijiri, mientras sus labios se curvaban en una sonrisa retorcida.

Al crear una Mazmorra en la que esconderse y entrenarse, había creado primero una Mazmorra de baja dificultad y clase E como prototipo. Y en el último piso de esa Mazmorra de clase E, había creado una Mazmorra de clase A.

Era capaz de crear una Mazmorra dentro de otra Mazmorra. Como crear una Mazmorra sin entrada, ésta era una hazaña imposible incluso para Gufadgarn… y ésta era probablemente una hazaña que ni siquiera había intentado.

Esto era algo que había llegado a ser capaz de hacer tras conocer la verdad fundamental sobre las Mazmorras a través de los recuerdos del Rey Demonio.

El Rey Demonio Guduranis había sido una monstruosidad que poseía un tremendo poder, pero al mismo tiempo, también había sido un mago comparable a Ricklent, el Genio del Tiempo y la Magia.

Sus recuerdos… y sus conocimientos, combinados con el intelecto y la creatividad de Rikudou, habían hecho posible que éste mejorara sus habilidades en poco tiempo.

La Mazmorra que había creado dentro de la Mazmorra de Clase E era de Clase A en dificultad. Sólo tenía cien pisos. Eso no bastaría ni siquiera para fatigar a Vandalieu, y mucho menos para derrotarle. Pero había tomado muchas medidas para asegurarse de que Vandalieu no superara la Mazmorra tan fácilmente.

“Ahora bien, mientras tanto… ¡Hmph!”, gruñó, mirando al techo.

Aparecieron dos agujeros en su pecho, uno a la izquierda y otro a la derecha, y de su interior se desataron remolinos de aire comprimido hacia el techo.

Con la nariz del Rey Demonio, había creado el aliento nasal más potente que existía… un par de cañones de aire. Con enorme potencia, el aire se arremolinó como un tornado que alcanzara los cielos, destruyendo el techo de la cámara subterránea y creando un único agujero recto que llegaba hasta el tejado del castillo real.

Rikudou saltó a través del agujero y luego planeó sobre el castillo.

El rey Corbitt y los que evacuaban con él gritaron de asombro y terror ante la destrucción de parte del castillo y la aparición de aquella silueta de color negro azabache.

Complacido por la visión de aquellos que se acobardaban ante él, Rikudou flotó sobre el castillo y buscó a los compañeros de Vandalieu. “Aprovechemos esta oportunidad para deshacernos del mayor número posible de sus fuerzas de combate para hacerle perder la compostura, y de paso asegurarnos algunos rehenes. Si lanzo el hechizo ‘Retraso de la Muerte’, aguantarán unas horas aunque sean decapitados. No, supongo que sería mejor matarlos y llevarnos sus almas cautivas”.

Aunque lo hiciera, los aliados de Vandalieu funcionarían perfectamente como rehenes si Rikudou amenazaba con romperles el alma.

En realidad, Rikudou era incapaz de romper almas debido a la maldición que Rodcorte le había echado. Sin embargo, Vandalieu no lo sabía, y no había necesidad de decírselo estúpidamente.

Una vez asegurada su ventajosa posición, Rikudou la mantendría mientras robaba y absorbía los fragmentos de Rey Demonio del enfurecido Vandalieu. Como poseía fragmentos del alma del Rey Demonio Guduranis, estaba seguro de que podría robar los fragmentos de Vandalieu.

La única preocupación eran las acciones de las Espadas de Cinco Colores y el grupo de reencarnados de Asagi. Heinz, que era capaz de invocar al dios heroico Bellwood sobre sí mismo, y Asagi, que poseía la habilidad “Machacador de Magos”, que podía borrar la magia de cualquier atributo -incluido el atributo de muerte-, eran problemáticos para Rikudou, incluso ahora.

Si trabajaban juntos y luchaban contra él, no tendría tiempo de tomar como rehenes a los compañeros de Vandalieu.

Pero supongo que no hay necesidad de ser tan cauteloso con ellos, ¿verdad? pensó Rikudou.

Incluso en un momento como éste, parecía que Alda, el Dios de la Ley y el Destino, no había ordenado a las Espadas de Cinco Colores que trabajaran con Vandalieu y sus compañeros.

En lugar de hacer que Heinz trabajara con Vandalieu, que probablemente apuñalaría a Heinz por la espalda a la primera oportunidad que tuviera, Alda preferiría que Rikudou y Vandalieu lucharan entre sí primero, y que luego Heinz derrotara al que sobreviviera.

También estaban los demás habitantes de este mundo, pero del único que Rikudou debía desconfiar era de Randolf “el Verdadero”, el resto eran gentuza.

“Ahora bien, en primer lugar, capturaré a Kanako Tsuchiya, que está cerca de Tercatanis, y al que se está disfrazando de Tercatanis, y…”.

A pesar de la certeza de Rikudou de que ya estaba recorriendo el camino hacia la victoria, se detuvo a mitad de la frase, asombrado al percibir una reacción de ‘Sensor de Peligro: Muerte’. Pero a pesar de su asombro, torció inmediatamente su cuerpo evasivamente.

Aun así, fue incapaz de evadir por completo el rayo de luz que había sido disparado desde el castillo real, y soltó un grito de dolor al chamuscarse la piel del costado de su torso hasta la cintura.

“Siento interrumpirte mientras estás actuando tan tranquilamente, pero también estoy presente fuera de tu Mazmorra”, dijo una voz.

Rikudou se volvió para ver la cara (?) de un Familiar del Rey Demonio parecido a un enorme cerebro, asomando por la ventana del despacho del Primer Ministro Tercatanis. Parecía que el rayo de luz había salido disparado de su globo ocular; su globo ocular, quemado y colapsado, cayó y Kanako introdujo uno nuevo en su lugar por detrás.

“¡Bastardo!” rugió Rikudou, con la cara retorciéndose de rabia más por la humillación que había sufrido que por el daño real.

Inmediatamente intentó contraatacar, pero se vio incapaz de hacerlo al verse obligado a esquivar las “Bala de Muertes” que se dispararon de repente justo delante de él.

“Y también es posible hacer que Gufadgarn me abra una puerta de teletransporte utilizando mis entidades escindidas en el exterior como marcador. No es que fuera sencillo hacerlo “-dijo Vandalieu mientras se mostraba.

En una mano sostenía el Báculo de los Cinco Pecados en el que residía Fidirg, y en la otra llevaba un pequeño Familiar del Rey Demonio a medio comer. Detrás de él estaba Gufadgarn, que había activado su equipo de transformación.

“¡Nunca actúas según mis planes, verdad!” gruñó Rikudou.

“Cuando ejecutas un plan, es un hecho que no todo saldrá según ese plan. Pero te destruiré y devoraré antes de que te acostumbres a ese hecho”, dijo Vandalieu.

Guardar Capitulo
Close
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
Considera desactivar adblock en el sitio, con eso nos ayudas a poder mantenerlo.
error: Content is protected !!
Scroll al inicio