TDG ​Capítulo 94 Pacto de un año

​Capítulo 94 – Pacto de un año

“¡Ziyun, muévete de ahí!” Dijo Nie Li. Elevó totalmente su potencial del Reino Alma hasta alcanzar su límite.

Sintiendo
la poderosa fuerza que proviene de Nie Li, Ye Zong lo mira sorprendido
¿Qué edad tiene Nie Li? Para poder llegar al nivel en el que pueda
retener su Reino Alma. Este talento es de hecho monstruoso haciendo que
cualquiera se sorprendiera, pero aun así Ye Zong siguió mirando
fríamente a Nie Li.

“¡Nie Li, no! ¡Por favor, te lo ruego!” el rostro de Ye Ziyun estaba lleno de lágrimas.

Nie
Li miro fríamente a Ye Zong y le dijo furioso:” ¿Eres apto para ser
padre? Desde que era una niña, ¿Alguna vez te has preocupado por Ziyun?
Usted solo le ordena que entrene y entrene, ¿has hecho algo realmente
por ella? Ella siente mucha soledad en su corazón, ¿Lo sabías? En el
instituto, no tiene ningún amigo. En la Mansión del Señor de la Ciudad,
usted o ese apestoso viejo Ye Mo siempre estuvieron ocupados en sus
cosas. ¡Nunca mostró un poco de preocupación por Ziyun! Ziyun y yo solo
somos buenos amigos. Incluso si algo pasó entre Ziyun y yo, ¿puede
alguien como tú matar sin saber nada? ¿Te has preocupado por los
sentimientos de Ziyun? Ha ¡Lo único que te importa es la reputación de
tu Familia Viento y Nieve!”

“Mocoso, ¿Sabes lo que estás
diciendo? ¡Estás buscando la muerte! ¡¿Cómo te atreves a ser tan
presuntuoso frente a mí?!” Ye Zong se enfureció aún más. Él soltó un
bufido, y las ondas de la Fuerza Alma surgieron de su cuerpo y comenzó a
atacar a Nie Li.

¡Auge!

Nie Li salió volando de nuevo.

¡Auge! ¡Auge! ¡Auge!

La
Fuerza Alma de Nie Li estaba luchando contra la Fuerza Alma de Ye Zong
bombardeándola haciendo que se oyeran varias explosiones.

Nie Li otra vez salió volando. Su cuerpo estaba lleno de heridas.

“Si
yo le tuviera miedo a la muerte entonces no sería más que un estúpido,
¡incluso si muero, yo todavía lo diré! ¿Y qué si usted es el Señor de la
Ciudad? ¡Tú jamás podrás ponerte en mi vista! Espiritistas Demonio
Rango Oro Negro, ¿y qué? Si tengo un año, ¡voy a ser capaz derrotarlo!
¡Su padre incluso ha visto la existencia por encima del Rango Leyenda!”
Nie Li tenía el cuerpo lleno de heridas. Tenía los ojos medio abiertos.
Escupió y dijo:” Maldita sea, si quieres luchar ahora, aunque yo muera,
¡todavía te lanzare la técnica de [Revocación del Alma] para enseñarle
una lección!”

Si se utiliza la técnica [Revocación del alma],
ambos lados sufrirían. Nie Li no quería hacerlo, él no quiere que Ye
Ziyun tenga el corazón roto por la tristeza. Después de todo, ¡Ye Zong
es el padre de Ye Ziyun!

“¿Un año? ¿Crees que puedes derrotar a
Espiritistas Demonio Rango Oro Negro en un año?” Ye Zong miro con
frialdad a Nie Li mientras se burlaba de la idea.

“¿Qué?
¿Quieres probarlo?” Nie Li tenía ambas manos en las caderas. Puesto que
él ya ha hecho todo lo posible, señaló a Ye Zong desafiándolo: “¡Dame un
año y sin duda usted estará bajo mis pies!”

“Tú lo has dicho.
Si eres capaz de vencerme en un año, olvidare lo que ha pasado hoy, ¡Y
Ziyun!” Ye Zong miro con frialdad a Ye Ziyun, y dijo: “¡Si usted no
puede entrar al Rango Oro en un año, entonces tú no puedes ver a Ziyun
de nuevo!”

La Fuerza Alma de Ye Zong bombardeó una última vez a
Nie Li mandándolo a volar, se dio la vuelta y dijo yéndose, “No olvides
lo que has dicho hoy.”

¡Auge!

La Fuerza Alma de Nie Li se disperso. Los tres pares de alas en la espalda también desaparecieron.

Tenía
heridos algunos órganos internos, pero su vida no estaba en peligro. Él
respiró pesadamente, sintió que el último ataque le hizo Ye Zong era
mucho más fuerte que el de un simple Rango Oro Negro, él estaba en la
cima del Rango Oro Negro a un paso de alcanzar el Rango Leyenda.

“Descanse
por ahora, nunca me arrepentiré de lo que he dicho.” Dijo Nie Li
gritando a Ye Zong mientras se iba, los ojos de Nie Li tuvieron un
destello de duda.

Al inicio pensó que Ye Zong lo mataría para
proteger la reputación de la Familia del Viento y Nieve. ¡Nunca pensó
que Ye Zong no lo echaría!

Bookmark(0)
TDG ​Capítulo 93 Confrontación
TDG Capítulo 95 El Señor de la Ciudad es tan impotente