TDG ​Capítulo 35 Llevando el problema.

​Capítulo 35 – Llevando el problema. 

La puntería de la arquería de Nie Li era extremadamente alta. Los Simios
Gigantes Azules a los que les disparó gritaban miserablemente.

Los
Simios Gigantes Azules no pudieron resistir las toxinas de la Hierba de
Niebla Purpura. Luego de levantar las manos, Chen Linjian y sus
subordinados de Rango Plata empezaron a cortar a los Simios Gigantes 
Azules.

¡Psh, psh, psh!

La sangre fue esparcida por
todos lados, bañando a Chen Linjian y a sus hombres con sangre
escarlata. Nie Li sabía que este tipo de ataque de Simios Gigantes
Azules era usado para probarlos por el Simio Gigante Azul Espiritual. Él
intelecto de una bestia demoniaca del tipo Simio y nivel Espiritual era
realmente impresionante. Más allá de eso, su fuerza de ataque era
realmente aterradora.

En su vida pasada, cuando Ye Ziyun y el
resto fueron a las Ruinas Antiguas de la Ciudad Orquídea no encontraron
ninguna bestia demoniaca de tipo Espiritual. Más aún, la aparición de
estas bestias demoniacas de tipo Espiritual causó que Nie Li se sintiese
un poco inquieto. Nie Li desesperadamente refinó la Fuerza Alma en su
Dantian* que había obtenido de Chu Yuan. Si él fuera capaz de alcanzar
el Rango Bronce de 2- estrellas, entonces sería mucho más seguro.
[ recuerden que “Dantian” significa Reino Alma… los traductores y editores anteriores así lo dejaron]

“¡Los atraeremos al área del fuerte!” Nie Li alzó la voz.

Las
medidas defensivas dentro de esta fortaleza eran mucho más fuertes, más
aún, ellos podían usarlas para lidiar con el Simio Gigante Azul
Espiritual.

¡Roar!

El Simio Gigante Azul Espiritual
saltó cargando en su dirección. Él levanto su grueso brazo y atacó en
dirección a uno de los hombres de Nie Li.

¡Booom!

El
Simio Gigante Azul abofeteó a esa persona en el abdomen. Esa persona
gritó y voló hasta estrellarse en un árbol gigante. Su sangre brotaba
mientras caía.

Esa persona era un Rango Plata de 2-estrellas. La
fuerza de los Simios Gigantes Azules era muy aterradora. Con solo una
bofetada, él mató a un experto de Rango Plata de 2-estrellas.
Ninguno
había experimentado una batalla así antes, sin lugar a dudas, luego de
ver esto sus rostros palidecieron. Luego de matar a uno, el Simio
Gigante Azul no estaba preocupado por atacar. El Simio Gigante Azul los
estaba esperando afuera, como un tigre acechando a su presa, buscando
una chance para lanzar un ataque sorpresa.

“¡Mierda, este
bastardo es muy fuerte! Más aún, él es el líder de los Simios Gigantes
Azules. ¡Su rugido incluso puede atraer a más de ellos!” Nie Li dijo
mientras fruncía sus cejas:
“¡Nosotros somos un blanco muy grande,
necesitamos dispersarnos!” Chen Linjian levemente frunció el ceño, bajo
su voz y dijo: “Okay, ¡Nosotros nos dividiremos en 6 equipos y nos
encontraremos en el fuerte!”

El grupo rápidamente se dispersó.

Huyan Lanruo y Ye Ziyun, con otros dos sirvientes y una chica que tenía buena relación con Ye Ziyun siguieron a Nie Li.
*Sou, sou, sou*

Seis equipos corrieron el seis diferentes direcciones.

El
Simio Gigante Azul estaba planeando simplemente matar al grupo
lentamente uno por uno. Sin embargo, nunca pensó que ellos se fuesen a
dividir en seis equipos, y correrían en diferentes direcciones. Se
detuvo por un momento y persiguió al grupo de Nie Li.

Nie Li
sonrió amargamente, ¿Por qué su suerte era tan terrible? De entre todos
los seis grupos ¿Por qué el Simio Gigante Azul Espiritual tenía que
perseguirlos a ellos?
“¡Ustedes chicos adelántense, apresúrense!” Nie
Li gritó, mientras sacara algunas botellas con el agente medicinal
hecho a partir de la Hierba de Niebla Purpura de su anillo
interespacial.

Los pasos de Ye Ziyun lentamente se detuvieron.
Ver la espalda de Nie Li quien estaba enfrentando al Simio Gigante Azul
Espiritual, hacía que su corazón temblara.

Los ojos de Huyan
Lanruo se volvieron rojos, en este momento tan peligroso, Nie Li no se
preocupaba por sí mismo, sino que había decidido cubrir sus espaldas.
Ella estaba profundamente tocada por la acción de Nie Li dentro de su
corazón.

“¡Apresúrense! ¡No holgazaneen! ¡No se preocupen por
mí, tengo mi propia manera de salir de aquí!” gruñó Nie Li. “¡Divídanse y
corran, de otra manera no serán capaces de salir con vida!”

Ye
Ziyun y Huyan Lanruo apretaron sus dientes y las lágrimas levemente
aparecieron en sus ojos. Ellas dudaron por un momento, pero decidieron
correr al bosque.
¡Roar!

El Simio Gigante Azul Espiritual
agitó su mano y lanzó un ataque hacia Nie Li. Solo cuando el brazo del
Simio Gigante Azul estuvo a punto de golpear el cuerpo de Nie Li, él
repentinamente se lanzó al suelo y rodó.

¡Booom!

La
enorme palma del Simio Gigante Azul golpeo en la posición original de
Nie Li. Grietas aparecieron en el piso y rocas salieron volando por todo
el lugar.

*Puf, puf*

Dos rocas quebradas rozaron el brazo de Nie Li causando que la sangre brotará a chorros de su brazo.

El
Simio Gigante Azul golpeó su pecho y dio un pisotón. Una vez más lanzó
un ataque con su brazo contra  Nie Li y dirigió el golpe hacia abajo.
Las
cejas de Nie Li ligeramente se fruncieron. Él sabía dónde estaba la
debilidad de los Simios Gigantes Azules. Liberó su Fuerza Alma de su
cuerpo y él inmediatamente sintió la Fuerza Alma del Simio Gigante 
Azul. La fuerza del Simio Gigante Azul era como una membrana hemisférica
cubriendo su cabeza.

“¡Rómpete!” tronó la voz de Nie Li, Toda
su Fuerza Alma se concentró en un punto y atravesó la mente del Simio
Gigante Azul Espiritual.

¡Booom!

El espíritu dentro de la mente del Simio Gigante Azul Espiritual tembló sin parar, llegando a aturdirlo.

Nie
Li claramente sabía que no era oponente para el Simio Gigante Azul
Espiritual, después de todo, él solo se había vuelto un Rango Bronce de
2-estrellas. Ninguna espada podía atravesar la carne del Simio Gigante
Azul Espiritual. Además de eso, él solo podía usar ataques con su Fuerza
Alma. Tomando ventaja de la pausa del Simio Gigante Azul, Nie Li saltó,
y se dirigió al bosque.

El Simio Gigante Azul Espiritual no
estaba preparado, desde que había permitido que la Fuerza Alma de Nie 
Li bombardear el espíritu dentro de su mente. Esto había hecho que su
mente cayera en un caos. El Simio Gigante Azul Espiritual movía su
cabeza sin parar, y gradualmente, la confusión de sus ojos desapareció.

Cuando se recupero, Nie Li ya se había ido.

El
Simio Gigante Azul Espiritual rugió furiosamente y se dirigió en la
dirección que Nie Li se encontraba. El Simio Gigante Azul Espiritual era
como un rayo, todos los árboles que bloqueaban su camino eran
destrozados y mandados a volar.

Corriendo locamente, y viendo
que la distancia entre él y el Simio Gigante Azul Espiritual se iba
acortando, el corazón de Nie Li no pudo evitar tener ansiedad. Él daba
lo mejor para esconderse en las densas áreas del bosque, simplemente
cuando Nie Li estaba a punto de entrar al bosque, un grupo de personas
aparecieron en su vista.

Este grupo llevaba ropas negras y sus
caras estaban completamente cubiertas, solo un poco de su piel estaba
expuesta. El diseño de un Demonio negro en sus espaldas era
terroríficamente siniestro.

Sus ojos cayeron en Nie Li, y fueron
ligeramente sorprendidos. ‘¿Qué está haciendo un pequeño niño aquí? Más
aún, ¿Cómo es posible que un niño consiguiera llegar aquí?’ Ellos
fueron atraídos por los rugidos del Simio Gigante Azul Espiritual y
estaban buscando las huellas del grupo de Chen Linjian.

Sin embargo, ellos nunca hubieran pensado que se encontrarían con Nie Li aquí.

Viendo
como estaban vestidos, un escalofrío rápidamente cruzo los ojos de Nie
Li. Él naturalmente reconoció esas túnicas. ¡Ellos eran el grupo más
despreciable, y oscuro dentro de la Ciudad Gloria, el Gremio Oscuro!

“Este mocoso puede ser un niño de la nobleza, ¡Captúrenlo!” Él líder, el diacono Yun Hua gritó.

Dos personas con túnicas oscuras fueron y rodearon a Nie Li. Viendo esta escena, Nie Li mostraba un tipo de sonrisa extraña.

*Retumbar*

El piso violentamente tembló. El Simio Gigante Azul Espiritual llegó desde el denso bosque, rugiendo y cargando hacia Nie Li.

Nie Li inmediatamente corrió. Él se dirigió en la dirección de las personas con túnicas negras.

Viendo
al Simio Gigante Azul Espiritual cargando hacia ellos, los hombres de
túnicas negras inmediatamente prepararon una formación, y se prepararon
para resistir el impacto del Simio Gigante Azul Espiritual.

El
Simio Gigante Azul Espiritual rugió. Él se dio cuenta de esas personas y
pensó que ellos eran del grupo de Nie Li. El Simio Gigante Azul
Espiritual saltó y se precipitó hacia Nie Li. Viendo que el Simio
Gigante Azul Espiritual estaba a punto de alcanzarlo, Nie Li rápidamente
saltó a un lado. La palma del Simio Gigante Azul rozó la espalda de Nie
Li. Él pudo sentir como su espalda se quemaba por el fuerte silbido del
aire.

Afortunadamente la reacción de Nie Li fue lo
suficientemente rápida, si él no hubiese saltado, podía haber sido
herido seriamente.

El Simio Gigante Azul se lanzó contra los
hombres con túnicas negras luego de fallar en conseguir a Nie Li.
“¡Mátenlo!” El diacono Yun Hua gritó.
Los hombres con túnicas negras agitaron sus espadas hacia el Simio Gigante Azul.

¡Bang, bang, bang! Una intensa confrontación empezó.

Observando
que la batalla entre el Simio Gigante Azul y los hombres con túnicas
negras comenzó. Nie Li  tomó un gran respiro y una sonrisa se formó en
su boca. “¡Les regalaré este Simio Gigante Azul Espiritual!
¡Me iré primero!”

Mientras ignoraba las heridas de su cuerpo, Nie Li saltó con dirección al bosque.

La
fuerza del Simio Gigante Azul era muy poderosa. Esas personas del
Gremio Oscuro no eran capaces de matarlo en un corto periodo de tiempo y
solo podían ver como Nie Li se alejaba de ellos.

La cara del diacono Yun Hua se oscurecía. Él acababa de ser engañado por un niño. ¡Esto era simplemente intolerable!
En eso momento, Nie Li repentinamente vio una figura aparecer desde los arbustos, ¿Si no era Ye Ziyun, entonces quién era?

“¿Por qué sigues aquí?” Nie Li preguntó, frunciendo las cejas. Ye Ziyun no había escuchado sus palabras y no lo dejo.

“¡Estaba preocupada que pudieses estar en problemas, así que estaba en los alrededores para ser tu refuerzo!”

Ella miró a las heridas sangrantes en el cuerpo de Nie Li y su cara mostró una expresión de preocupación.

Nie
Li lo sabía, en ese momento, Ye Ziyun no tenía ningún sentimiento
romántico hacia él. Sin embargo, cuando él se enfrentaba al peligro,
ella volvería y no lo dejaría. Esto le permitió a Nie Li recordar lo que
había pasado en su anterior vida. Luego de que la Ciudad Gloria fuese
destruida, él siguió a una gran fuerza que se estaba moviendo. Nie Li
todavía era muy débil y se había perdido. Si no fuese porque Ye Ziyun
volvió y lo salvó…

El noble carácter de Ye Ziyun en ese momento impresionó a Nie Li.

Después
de eso, los dos empezaban a tener más y más contacto. Sin embargo, la
diferencia de fuerza entre ellos dos era muy grande, pero aun así ellos
cayeron enamorados el uno del otro. Nie Li fue tocado en su corazón,
pero no podía decir mucho.

“¡Tenemos que irnos inmediatamente,
de otra manera esas personas nos atraparan!” “¿Esas personas?” Ye Ziyun
se congeló por un momento.
“Es el Gremio Oscuro, ¡Ellos están interceptando al Simio Gigante Azul!” Nie Li dijo mientras tomó a Ye Ziyun y corrió.

Ambos
corrieron por el bosque. Teniendo su mano sostenidas por Nie Li, las
mejillas de Ye Ziyun se ruborizaron. Ella trataba de luchar pero no era
capaz de liberarse, y solo podía dejar que Nie Li hiciera todo lo que
quisiera. Ye Ziyun levantó su cabeza para mirar al rostro de Nie Li, sin
saber si Nie Li lo estaba haciendo de manera intencional o no. Desde
joven, esta era la primera vez que sus manos eran sostenidas por un
hombre. El calor de las palmas de Nie Li le daba una amplia sensación de
seguridad.

Los dos continuaron corriendo y se apresuraron al
punto de encuentro. Como el cielo se volvía oscuro, los rugidos de las
bestias podían escucharse ocasionalmente desde las profundidades del
bosque, dándole a  este lugar una especie de atmosfera impresionante.

En
ese momento, desde un distante lugar en el bosque, las lágrimas de
Huyan Lanruo caían. Ella se giró para buscar a Nie Li con la mirada y
buscó por un par de horas, sin embargo ella no fue capaz de encontrar
ningún rastro de él. Como el cielo se oscureció, ella solo pudo seguir a
las personas que se dirigían al punto de encuentro.

Anteriormente,
cuando ella anunciaba que atraparía a Nie Li, eso era simplemente
porque no estaba convencida y porque no le gustaba perder. Ella incluso
pensó en deshacerse de Nie Li una vez que lo consiguiera, dejándolo a él
llorar y suplicar por ella. Pero luego de que Nie Li se sacrificara a
sí mismo para cubrir su espalda, ella entonces se dio cuenta que no
tenía ninguna de esas intenciones. Ella solo quería que Nie Li estuviese
bien.

Sin embargo, Nie Li se sacrificó a sí mismo no solo por
ella, sino también por Ye Ziyun. Pero Huyan Lanruo naturalmente ignoraba
a Ye Ziyun dentro de su corazón.

TDG ​Capítulo 34 Bestia Demoniaca de Rango Espiritual.
TDG Capítulo 36 Númerologia