SOTR Capítulo 755: Bofetada en la Cara en la Subasta

SOTR Capítulo 755: Bofetada en la Cara en la Subasta

Wei Jie llegó alegremente a la residencia de Jiang Chen al amanecer del segundo día. “Hermano
Zhen, mi padre estuvo toda la noche feliz cuando oyó que estabas
dispuesto a convertirte en un anciano invitado de la Casa Wei.
Él ya se preparó para anunciar las noticias en el día inaugural de la Torre Taiyuan, como la guinda del pastel proverbial. Anunciando
que te unirás a la Casa Wei a todos aquí en la capital y abrirás la
tienda el mismo día … ¡haremos una gran ceremonia! “Una expresión
feliz bailó en su rostro.
Estaba claramente de buen humor.


“En comparación con la inauguración de la Torre Taiyuan, la ceremonia es de menor importancia. Se deben hacer preparativos, para que algunos selectos obstinados no
lleguen a causar problemas “, 
 Jiang Chen le devolvió la sonrisa.

“Padre también ha pensado en esto. Ciertas precauciones ya están siendo implementadas. Hermano Zhen, la subasta comenzará pronto. Aquí hay cien mil piedras espirituales santo, como muestra de nuestra sinceridad hacia ti. Tal vez sea útil en la subasta de hoy. ¡Tengo
noticias de mi padre de que puedo pedir hasta quinientas mil piedras espirituales santo, siempre que sea algo que el hermano Zhen quiera!”







Quinientos mil piedras espirituales santo equivalen a cinco millones de piedras espirituales de origen. Fue una suma principesca. Jiang Chen podía sentir la sinceridad de Wei Tianxiao. Parecía que la Casa Wei había quedado completamente impresionada por sus acciones durante el conflicto con Wei Tiantong. La generosidad en la buena voluntad de la Casa Wei ya no era una simple tentación, sino que se desvió hacia el apaciguamiento. Habiendo hecho tantas cosas para la Casa Wei, Jiang Chen se sintió perfectamente cómodo al aceptar el dinero. Él no estaba avergonzado ni vacilante. Él aceptó el regalo con una leve sonrisa. “Joven maestro Jie, por favor asegúrate de darle las gracias a tu padre cuando regreses”.

“¿Cuál es el punto en el agradecimiento? Te lo mereces. La subasta comienza bastante temprano, ¡así que debemos partir ahora mismo! “Wei Jie se rió entre dientes. Todavía entablando conversación, salieron para la subasta.






La Casa de Subastas Crestas Unidas, o el Pabellón Crestas Unidas, se convirtió en el mejor
perro indiscutible del negocio de subastas en Capital 
Veluriyam . En consecuencia, estaba ubicado dentro del distrito más animado de la ciudad: el Distrito de Dios Agricultor. Al llegar, el dúo descubrió que el distrito estaba claramente más ocupado de lo habitual. La subasta parecía haber atraído a muchas personas. Aunque no todos podían entrar, eso no tuvo ningún efecto sobre las altas pasiones de los presentes. Incluso sin entrar, todavía era bueno experimentar la atmósfera desde la puerta. Los chismes potenciales sobre los secretos de las clases altas eran aún mejores.

Los dos se encontraron con algunos de los conocidos de Wei Jie en el camino. Jiang Chen notó astutamente que eran educados pero distantes, ya sea por casualidad o a propósito. La situación que enfrentaba la Casa Wei fue una gran causa de precaución. La asociación cercana con la casa ciertamente tenía el potencial de atraer la atención indirecta. Este comportamiento distante no era inusual para Wei Jie.







Los dos pronto llegaron a la entrada del Pabellón Crestas Unidas. El portero de la casa de subastas fue muy amable, y no los molestó únicamente porque eran de la Casa Wei. Fueron
escoltados cordialmente adentro después de entregar su invitación, un
acto que mostró completamente la ecuanimidad del establecimiento.
La experiencia elevó la opinión de Jiang Chen sobre la Crestas Unidas. Esta era la actitud apropiada que debería tener un miembro líder de cualquier industria en Capital 
Veluriyam . El maltrato debido a los antecedentes habría puesto en duda la supuesta historia del Pabellón Crestas Unidas.

La última puerta de Crestas Unidas fue un amplio patio. Muchos de los que vinieron a participar en la subasta se reunieron aquí en parejas y en grupos de tres. Evidentemente, a nadie se le permitió ir más lejos antes del comienzo formal de la subasta. Era una de las reglas de Crestas Unidas, una que nadie estaba en condiciones de criticar. Además, el patio no era simplemente un lugar para estar inactivo. Varios servicios estaban ampliamente distribuidos, junto con una generosa oferta de refrigerios y aperitivos. Los asientos también se colocaron hábilmente en toda el área, combinándose orgánicamente con la estética general.









“Busquemos un lugar para esperar un tiempo. Pasará algún tiempo antes de que comience la subasta. “Wei Jie escaneó
los alrededores y le hizo una seña a Jiang Chen después de encontrar un
lugar comparativamente vacío.


Justo cuando Wei Jie estaba a punto de sentarse en una silla, una persona cercana de repente tropezó. La bebida en su mano se derramó hacia afuera mientras tropezaba, salpicando hacia Wei Jie con una intención clara. Con sus reflejos veloces, Wei Jie giró con cuidado, evitando el líquido justo a tiempo. Solo las puntas de sus zapatos estaban salpicadas, pero el resto llego a la silla en la que estaba a punto de sentarse.


“Mis disculpas, mis disculpas”. La persona se disculpó incesantemente antes de curvar su boca en una sonrisa repentina. “Ho, ¿no es el joven maestro de esta Casa Wei?” El hombre que hablaba era un joven, y se veía un poco más joven que Wei Jie. Tenía una cara infantil, pero el destello negligente de una sonrisa perezosa aviso a Jiang Chen. Definitivamente no era tan fácil llevarse bien como el aparentaba.


“Hermano menor Tong, tu casa es de noveno rango, ¿verdad? ¿No tienes suficiente para comer? ¿Es por eso que ni siquiera puedes caminar derecho? “Wei Jie frunció el ceño.El joven era el hijo del señor de la Casa Tong, Tong Kun.









La cara sonriente de Tong Kun cambió en un momento mientras se hundía. “Joven maestro Wei, ¿te cepillaste los dientes esta mañana? Tu boca es bastante asquerosa “.

¿Cómo pudo Wei Jie no ver que Tong Kun estaba aquí intencionalmente para pelear? El se burló de nuevo, “Tong Kun, no tengo ningún interés en reñir con un joven imberbe como tú. Si todavía sigues con esto, entonces espere hasta que estemos fuera del pabellón Crestas Unidas, estaré por allí en cualquier momento “.

(imberbe=sin barba o que aun no le sale)

Se pudo ver que Wei Jie no gustaba de Tong Kun. La CasaTong era una facción importante bajo el Clan Majestuoso, por lo que se mantuvieron en diferentes líneas de batalla. De hecho, podría decirse que se opusieron directamente. El
hecho de que Tong Kun había tratado deliberadamente de ensuciar su ropa
era algo que Wei Jie podía descifrar con el dedo gordo del pie.
Si el se involucraba con Tong Kun aquí, entonces el propio Wei Jie probablemente perdería la cara luego. Por lo tanto, no se entretuvo en el tema, cortando limpiamente la conversación. Espera a que salgamos del pabellón Crestas Unidas. Diciendo eso fue lo suficientemente contundente, pero también apaciguó a Crestas Unidas. Mostró gran respeto a la casa de subastas.









Incluso Jiang Chen reconoció la destreza de sus palabras, sus ojos evaluando a Wei Jie. Siempre había pensado que Wei Jie era demasiado blando y carecía de autoridad y dominio. Ahora, parecía que Wei Jie solo expresaba su dominio frente a los enemigos. Simplemente se había abstenido de mostrárselo a Jiang Chen. Para ser honesto, Jiang Chen admiró bastante este tipo de dominación. En esta situación, la armonía y la conciliación habrían provocado que Jiang Chen apartara al joven. Este tipo de provocación obvia no era algo que pudiera resolverse aplacando al enemigo.

Efectivamente, Tong Kun no estaba seguro de cómo responder a la réplica de Wei Jie. En este momento, otro joven vestido con túnicas plateadas se acercó. Su expresión era fría e imperiosa, sus ojos indiferentes. Él era el heredero de la Casa Sikou, Sikou Nan.


“Wei Jie, mucho tiempo sin verte. Parece que tu temperamento creció.” Sikou Nan escudriñó a Wei Jie de arriba a abajo, un desafío en su mirada inspectora. Actuó como si esta fuera la primera vez que se conocieron. Frotándose
la frente con pretensión, Sikou Nan declaró lentamente: “Si mal no
recuerdo, la subasta de hoy se refiere principalmente a píldoras.
¿La Casa Wei tiene presencia en esa industria de la que pueden hablar? ¿O
estás aquí solo para ver el espectáculo? “Las palabras fueron bastante
maliciosas, con la intención de destruir la posición de la Casa Wei y
hacer que pierdan la cara.









Tong Kun simplemente no se mantuvo al margen tampoco. “Hermano
Sikou, ¡la razón por la que están aquí es para recordarnos que aún
existen a pesar de su terrible demostración en píldoras!
De lo contrario, la totalidad de Capital 
Veluriyam probablemente
olvidaría que todavía había una casa aristocrática de noveno rango llamada Casa Wei, ¡jajaja!”

Sikou Nan se rió también, “hermano menor Tong, tus palabras son fácilmente engañosas”.


“¿Cómo engañosas?”


“La gente puede ser engañada al pensar que la Casa Wei tiene una
reputación no ganada, y que no son aptos para ser contados como una  casa de noveno rango”, rió Sikou Nan.


“No puedes decir que es engañoso. Si hablamos solo de píldoras, ¿La Casa Wei tiene derecho a estar aquí? No han tenido un rey de la píldora durante tantos años, ¿no? El
Pabellón Crestas Unidas es lo suficientemente generoso en su
disposición a darle un poco de cara a la Casa Wei, pero cuando todo
está dicho y hecho, ¿no es solo por caridad?
De lo contrario, una casa sin rey de la píldora definitivamente sería descalificada de asistencia. ¡He
oído que muchas casas del octavo rango con reyes de píldoras propios
están deseando grandes invitaciones, pero no han recibido ninguna!
Me pregunto, ¿esta situación cuenta como un ejemplo de “ocupar el baño sin hacer el negocio”? Tong Kun soltó una carcajada.









Las bromas del dúo hicieron que los que estaban a su alrededor estallaran en una carcajada estridente. Aunque
el tema de su conversación no era relevante para los espectadores,
todavía era un espectáculo divertido ver una pelea completa entre los
vástagos de la casa en el noveno rango.
¿Qué espectador tenía miedo de un buen espectáculo?


Wei Jie estaba furioso. Una sensación de vergüenza trepó por su corazón. Estaba a punto de disparar una réplica cuando escuchó la risa suave de Jiang Chen. “La Casa Sikou y Casa Tong ciertamente están ocupando baños y haciendo negocios, claramente. Dos resultados densos y malolientes están caminando frente a mí justo en este momento … qué poco apetecible “.


La multitud se llenó de una risa aún mayor ante estas palabras. ¡Jiang Chen había comparado a Tong Kun y Sikou Nan con la mierda! La
guerra de insultos, que se intensificaba rápidamente, atrajo la
atención de personas que no habían prestado atención a lo que sucedía
aquí antes.
¿De quién era esa lengua afilada que azotaba a los jóvenes maestros de las Casas Tong y Sikou? Los rugidos de alegría causaron que Sikou Nan y Tong Kun se ruborizaran con profunda vergüenza.


“¿Y quién eres tu, chico? No
hay espacio para los lacayos cuando sus maestros están hablando “.

 Enfadado, Sikou Nan automáticamente asumió que Jiang Chen era el
sirviente de Wei Jie.









“Como pensé, montones de mierda carecen incluso de una visión básica. Si yo fuera tú, me quedaría en las letrinas. No hay razón para mostrar sus … ah, cualidades … a otras personas “, suspiró Jiang Chen.

Wei Jie aprovechó la oportunidad para continuar. “Sikou Nan, Tong Kun, mis palabras son las mismas que antes. Te acompañaré en cualquier momento después de que hayamos salido del pabellón Crestas Unidas. Además, lava la idiotez de tus ojos. Este es un rey de la píldora que la Casa Wei invitó, y nuestro invitado de honor, no un sirviente. Recuerda, no digas chistes tan estúpidos la próxima vez: ¡La Casa Wei tiene un rey de la píldora invitado!”

Sikou Nan y Tong Kun estaban estupefactos. Habían
ridiculizado en gran medida la falta de un rey de la píldora de la Casa Wei hace unos momentos y lo usaron como base para afirmar que la casa no
tenía derecho a estar aquí.
Pero en un abrir y cerrar de ojos, apareció un Rey de la píldora invitado de la Casa Wei. Fue una bofetada en la cara. Las caras de la pareja se llenaron de dolor mientras permanecían allí, momentáneamente sin palabras.

SOTR Capítulo 754: Long Xiaoxuan a punto de un avance
SOTR Capítulo 756: El joven señor de un clan