SOTR Capítulo 728: Noticias preliminares

SOTR Capítulo 728: Noticias preliminares

Lin Ming no podía cooperar, siendo el hombre de negocios que era, y su vida en las manos de Jiang. Con una
sonrisa irónica más tarde, él respondió a Wei Jie, “Joven maestro Wei,
alguien compró un lote de esclavos del Dominio Eterno, y esos esclavos
son del Palacio Real de la Píldora. Sin embargo…”

“Solo dígame directamente lo que desea decir, hermano Lin”, dijo Wei Jie.

“Fue
un jefe del Distrito de Peces y Dragones quien hizo este negocio, pero
ese jefe se encuentra entre los diez principales comerciantes de
esclavos en Capital Veluriyam . Soy muy inferior a él “.

“¿Quién es?” Wei Jie sondeó más profundamente.

“Es el Pabellón Marioneta Miriada”.

“¿El pabellón Marioneta Miriada?” Wei Jie lo miró inexpresivamente.










“Sí, el pabellón Marioneta Miriada. La casa Sikou está detrás de ellos, “Lin Ming habló claramente y no retuvo nada.

“¿Casa Sikou?” La expresión de Wei Jie se puso fea de inmediato. La Casa Sikou era uno de los pocos enemigos jurados que la Casa Wei tenía en Capital Veluriyam .

Lin Ming sonrió irónicamente, “Joven maestro, detengámonos aquí. Por favor no me vendas en el futuro. No tengo casi la riqueza suficiente para soportar toda la fuerza del Pabellón Marioneta Miriada”.

Wei Jie dijo en serio, “No te preocupes, hermano Lin. No soy una persona que vende mis amigos “.

Lin Ming agitó sus manos. Esta noticia no era tan grande como un secreto ya que casi todos los jefes en su círculo lo sabían. Luego miró a Jiang Chen con una mirada implorante en sus ojos.






Jiang Chen sonrió, “Jefe Lin, sus síntomas no son causados por una enfermedad, veneno o mal aura”.

“¿Cuál podría ser la causa entonces?” Lin Ming parecía absolutamente melancólico.

“¿Dónde
vives normalmente?” Preguntó Jiang Chen con una sonrisa, “Si no me
equivoco, descansas con una mascota a tu lado por la noche, ¿verdad?”

“¿Cómo … cómo sabes sobre esto?” Jefe Lin se sorprendió.

“Incluso sé que tu mascota probablemente sea algo que se parece a un gato. Sin embargo, no es realmente un gato, sino una variante de él “.

“¿Ah? Siempre pensé que era un gato. ¿Hay algo malo con eso? Pero he invitado a esos reyes a mi casa, y también han inspeccionado a mi gato. No mencionaron nada como esto “.






“Eso es
porque ellos son ignorantes”, sonrió Jiang Chen débilmente, “El gato no lleva
nada, por lo que ninguno de los reyes de las píldoras que traigas a tu
casa podría notar nada malo en ello. El gato en sí está bien también “.

“Entonces … ¿cuál es el problema, entonces?” Los labios de Lin Ming temblaban con gran agitación. Sintió
un leve hilo de esperanza de que los síntomas que lo habían atormentado
durante varios años finalmente se resolvieran hoy.

“Ni siquiera vale la pena mencionarlo una vez que la verdad ha salido, en realidad. Vuelve y mata a este gato. Después de eso, te escribiré una receta que deberías consumir durante un mes completo. Estarás completamente recuperado para entonces “.

“¿Estás seguro?” La voz de Lin Ming era un poco temblorosa.

“¿Qué necesidad tengo de mentirte?” Jiang Chen sonrió débilmente, “Tráeme pincel y papel”.






Lin Ming preparó el pincel y el papel antes de colocarlos respetuosamente justo en frente de Jiang Chen. Jiang Chen no se entretuvo más y de inmediato escribió una receta. “Esta es la prescripción. Una vez que hayas obtenido las hierbas espirituales necesarias, solo tienes que hervirlas todas juntas como quieras. Ninguna técnica es necesaria. Después de eso, simplemente necesitas consumir el medicamento por vía oral “.

Lin Ming inconscientemente aceptó la prescripción incluso cuando una sensación de incredulidad sacudió su cerebro. Se sentía como si estuviera en un sueño. Si
Jiang Chen no hubiera expuesto el patrón de su vida cotidiana, Lin Ming
habría pensado que este hombre era un mentiroso que lo estaba engañando
con excusas pobres.
Sin embargo, sus instintos le dijeron que esta era la apuesta correcta esta vez. El tono y la expresión de Jiang Chen no le pertenecían a ningún mentiroso. De hecho, incluso podía ver algo determinado en sus ojos, ¡y que Jiang Chen pensaba que estaba por debajo de él mentir! Durante un tiempo, Lin Ming se vio abrumado por las emociones. Sintió como si finalmente hubiera despertado de su pesadilla.


“Ve por tus hierbas. Más
tarde, “Jiang Chen pudo ver cuán agitado estaba Lin Ming, pero como
maestro de píldoras, había visto imágenes similares innumerables veces
durante su vida pasada.
¿No era la expresión de Lin Ming igual que la de los subordinados de Wei Jie cuando Jiang Chen había salvado a Wei Jie?









Lin Ming agarró las manos de Wei Jie, “Joven maestro Wei, esta vez te debo un favor. Acércate a mí si tienes algo más que necesites en el futuro. ¡Mientras esté en mi poder, haré todo lo que pueda para cumplirlo!”

No se atrevió a agarrar las manos de Jiang Chen porque pensó que este misterioso Zhen Shi era un poco insondable. Él no se atrevió a agarrar las manos del rey de la píldora descuidadamente.

Wei Jie lo lo miró con una sonrisa fácil, “Hablas demasiado, hermano Lin. Siempre
me ha gustado hacer amigos, así que si realmente crees que soy digno de
tu amistad, entonces vamos a asociarnos mucho más en el futuro “.

“Por supuesto, por supuesto”, Lin Ming parecía extremadamente emocionado.

Wei Jie le palmeó los hombros y dijo: “Eres un hombre afortunado, hermano Lin. El hermano Zhen posee una profundidad insondable de talento en el dao de la píldora. Normalmente no trata a alguien, pero cuando lo hace, nunca comete un error “.






“Tienes razón, tienes razón”, dijo Lin Ming con firmeza. Hubo innumerables reyes de la píldora que investigaron sus síntomas, pero ninguno de ellos había podido hacer nada al respecto. Sin embargo, este Lord Zhen Shi solo había tomado algunas miradas casuales para descubrir todo sobre sus síntomas. Esto absolutamente no era algo que cualquier persona común podría hacer.

El hombre inferior o los bienes fueron descartados después de una comparación. ¡Comparado con Lord Zhen Shi, esos reyes de las píldoras eran basura total que no merecían su reputación! Lin Ming sintió ganas de llorar en voz alta cuando envió a Wei Jie y Jiang Chen fuera de la puerta. Estos síntomas lo habían atormentado durante demasiado tiempo. La receta que sostenía en sus manos se sentía más pesada que un millón de piedras espirituales santas.

“Entonces, ¿qué pasa con sus síntomas, hermano Jiang?” Wei Jie no pudo evitar preguntar después de dejar la tienda de Lin Ming. Él era tan curioso como Lin Ming.








“Es lo que parece. El gato que crió no es un gato normal, sino un felino inferior (inferior como del inframundo). Este animal llora suavemente durante las cuatro horas entre las 11:00 p.m. y las 3 a.m. y atrae mucha energía diabólica de yin. Esta energía es exactamente lo que está lastimando a Jefe Lin. Esta diabólica energía yin no es visible a la luz del día, y siempre reaparece durante la noche. Como resultado, esa energía lo tortura todos los días. Sus síntomas son en realidad tan graves que aparece livor mortis en su rostro “. (en ingles dice livor aunque creo que es rigor mortis)

“¿Livor mortis?” Wei Jie sintió que su cuerpo se enfriaba cuando escuchó esto. “¿Cómo podría una persona viva tener livor mortis?”

“Esta diabólico energía yin proviene del inframundo, por lo que contiene el gas de los muertos. Este Jefe Lin puede estar vivo, pero bien puede ser un muerto viviente de la manera que es ahora. Si no hubiera aparecido, seguramente estaría muerto en menos de tres años “.

“¿Es tan malo?” Wei Jie parecía sorprendido.







“Esto no es nada comparado con el Polvo de Buda Dorado de Nueve Risas”, sonrió débilmente Jiang Chen. “Podría
vivir durante diez años o menos a pesar de esta 
diabólica energía yin del inframundo, pero el polvo de Buda Dorado de Nueve Risas te matará en el
momento en que ríes un total de nueve veces. Prefiero pensar que la persona que intenta matarte es más cruel “.

La
expresión de Wei Jie se volvió seria mientras suspiraba suavemente,
“Hermano Jiang, hay ciertas cosas de las que me resulta difícil hablar
contigo, pero no me atrevo a ocultarlas teniendo en cuenta lo honesto
que eres conmigo …”

Jiang Chen agitó su mano y dijo: “Hablaremos de esto una vez que regresemos. Dirijámonos primero al Pabellón Marioneta Miriada”.

Wei Jie sonrió con ironía, “Hermano Jiang, tenemos que considerar esto en detalle. El Pabellón Marioneta Miriada no es difícil de tratar, pero si su patrocinador
es la Casa Sikou, entonces este asunto se convertirá en una situación más
difícil “.

“¿Mm? ¿Es la Casa Sikou muy poderosa?”








“Realmente no. Son una familia aristocrática de noveno rango como nosotros, y su posición en Capital Veluriyam tampoco es mala. Lo que quiero decir con predicamento no es por su fuerza, sino porque son uno de nuestros enemigos jurados. ¡Nuestra relación es mala, por decir lo menos! “Wei Jie sabía que no se podían ocultar estos detalles. No podría haber una coincidencia más grande. ¡Tenía que ser la Casa Sikou! Parecía un poco avergonzado mientras miraba a Jiang Chen. Era obvio que se estaba sintiendo muy arrepentido por este resultado.

Jiang
Chen consideró esto por un momento y asintió con la cabeza, “Bien, en
ese caso, ¿por qué no te diriges primero mientras yo voy y echo un
vistazo?”

Wei Jie negó con la cabeza, “Has venido conmigo, por lo que todo el Distrito de Peces y Dragones probablemente ya lo sepa. Incluso si fueras directamente tu solo, el Pabellón Marioneta Miriada no te mostraría ninguna cordialidad “.








Jiang Chen pensó en esto y sintió que las palabras de Wei Jie tenían mucho sentido. “En ese caso, vamonos primero y busquemos un lugar donde pueda cambiar mi disfraz antes de salir nuevamente”.

La pareja abandonó el Distrito de Peces y Dragones. Muy pronto, un par de espías enviaron noticias al Pabellón Marioneta Miriada y, a través de ellos, a la Casa Sikou. “Joven maestro Nan, Wei Jie de la casa Wei apareció hace un momento. El se acaba de ir.”

“¿Oh? ¿Para qué estuvo aquí? “El hombre conocido como el joven maestro Nan era un joven vestido con túnicas plateadas.

“No estoy seguro, mi señor. Dio una vuelta por el mercado de esclavos y se quedó en la tienda de Lin Ming por un momento, yéndose después “.

“Ve y llama a Lin Ming”, el joven maestro Nan agitó sus manos.








Lin Ming fue convocado pronto. “Joven maestro Nan”, Lin Ming no actuó demasiado arrogante ni demasiado humilde. Su actitud hacia el joven maestro Nan fue más o menos la misma que cuando trató a Wei Jie al principio.

“Jefe Lin, ¿Wei Jie de la casa Wei fue a su tienda hace un momento?” Preguntó el joven maestro Nan con indiferencia. Este joven maestro Nan era miembro de la Casa Sikou. Su nombre completo era Sikou Nan.

Lin
Ming sabía que esta reunión no podía ocultarse a los ojos del Distrito de Peces y Dragones, por lo que no la refutó: “Sí, el joven maestro Wei y
otra persona entraron en mi tienda y se quedaron un rato”.

“¿Qué estaban haciendo?” La voz de Sikou Nan era indiferente y algo interrogativa. Hablaba como si estuviera en una posición de autoridad.






Lin Ming no estaba naturalmente un poco triste por escuchar ese tono. El hecho de que fue capaz de establecerse en el Distrito de Peces y Dragones demostró que no era completamente impotente. No le tenía miedo a Wei Jie, por lo que naturalmente tampoco le tenía miedo a este Sikou Nan. No estaba contento de escuchar a Sikou Nan interrogarlo con un tono tan descortés y arrogante. Sin embargo, como hombre de negocios, estaba bien versado en ocultar sus emociones. “El llegó a mi lugar, aparentemente queriendo comprar unos pocos esclavos para sí mismo. Sin embargo, se fue después porque no conseguimos un precio aceptable “, dijo Lin Ming al azar.

No fue fácil para Sikou Nan diferenciar si una mentira como esta era verdadera o falsa. “¿Eso es todo? ¿había algo más?”


Lin Ming negó con la cabeza, “No es como si tuviera una relación con la Casa Wei. ¿Qué otra cosa crees que podría haber, joven maestro Nan? “El tono de
Lin Ming no era arrogante, pero tampoco era completamente sumiso.


Sikou Nan hizo un par de preguntas más, pero no logró sacar nada de Lin Ming. Él lo despidió y le dijo: “Jefe Lin, hay algunas personas con las que no puede hacer negocios, como la Casa Wei. Entiendes lo que quiero decir, ¿verdad?”









Lin Ming sonrió pero no dijo nada. Dio media vuelta y se fue.

Después
de que Lin Ming se había ido, Sikou Nan instruyó a sus subordinados:
“Envía más ojos y vigila más de cerca a la Casa Wei. ¡Quiero ser informado de inmediato si la Casa Wei ingresa al Distrito de Peces y Dragones!”

Una
vez que salieron del Distrito de Peces y Dragones, Jiang Chen le dijo a
Wei Jie que regresara a casa primero mientras él se escondía en una
esquina apartada y se cambiaba a un nuevo atuendo con solo varias
respiraciones. Estaba a punto de regresar cuando una voz repentina resonó desde atrás. “Espera un momento, amigo mío”.

La figura de Jiang Chen se volvió borrosa cuando se dio la vuelta. Estaba levantando la guardia cuando la persona soltó una risita: “Relájate, joven maestro Jiang. Soy yo.” La señorita Huang’er estaba hermosamente detrás de él, como un loto puro en la brisa.

Bookmark(0)
SOTR Capitulo 727: ¿Por qué no me ruegas en cambio?
SOTR Capítulo 729: Una costumbre comercial repugnante