SOTR Capítulo 422: La fuerza del ojo de oro malvado

SOTR Capítulo 422: La fuerza del ojo de oro malvado

Un pedazo de nubes rojas agitaba rápidamente desde el cielo del norte.

El enrojecimiento anunciaba la llegada de la secta del Sol Púrpura. El
maestro Shuiyue estaba dirigiendo al grupo en el frente con un anciano
de un solo ojo a su izquierda, y un anciano de pelo plateado a su
derecha.
Parecía que ambos estados eran más bajos que el Maestro Shuiyue y estaban aquí como sus ayudantes.

Había mil discípulos completamente blindados de la ley de la secta detrás de ellos. A juzgar por sus posturas, todos eran cultivadores del reino espiritual tierra.

Además, había diez capitanes vestidos de oro en este grupo de mil fuertes, todos ellos en el reino espiritual del séptimo nivel. En general, este grupo fue bastante fuerte.








Una luz sorprendente salió del Ojo de Dios de Jiang Chen mientras miraba a lo lejos, inspeccionando a los llegados.

Hizo un gesto con su mano y el millón de ejércitos fuertes de pájaros espada se movió inmediatamente a la acción. Dispararon de las nubes y borraron el cielo, como una lluvia de meteoros.

“¡Prepara la formación!”

La
conciencia de Jiang Chen se extendió cuando el ejército formó la
Formación de la Asimilación de los Ocho Trigramas en los cielos del
Reino de Shangyang bajo el liderazgo de los pajaros espada alas doradas.

Jiang Chen se lanzó al frente, colocándose en la punta de la formación.








Los dos pajaros espada alas doradas que el padre Wu y el hijo estaban colgando se pusieron en frente de Jiang Chen, en una evidente exhibición de la
fuerza.

Gouyu se sorprendió un poco cuando vio el aura intimidante de la Secta del sol purpura. Pero cuando sus ojos se dirigieron al rostro de Jiang Chen, notó que estaba tranquilo y calmado. Y aunque no estaba segura de por qué, estaba muy tranquilizada.

Una
idea de seguridad absoluta creció en su mente en ese momento, incluso
el oponente más fuerte no fue aterrador mientras Jiang Chen estuviera
aquí.

Era más bien Huang’er quien en todo momento permanecía movida. No se veía ni un poco de emoción en ella. Era como si la gran pantalla y el escándalo que la Secta del Sol Púrpura estaba levantando no existiese en absoluto.

Esto privadamente sorprendió a Gouyu. Aunque
la señorita Huang’er parecía delicada y frágil, ¿quién habría pensado
que sería tan estable y reservada en este momento crítico?









Gouyu se reprendió un poco por esto y tranquilamente se animó a sí misma.

Xue
Tong y los cinco guardias personales también estaban montados en pajaros espada alas doradas, abanicándose en una línea detrás de Jiang Chen. Esta
fue la primera vez que presenciaron una escena como esta, y aunque les
pareció un poco difícil respirar por nerviosismo, también estaban muy
emocionados.

Todos compartieron pensamientos similares. El joven maestro no tiene miedo, entonces ¿qué tenemos que temer los guardias?

Cuando
pensaron en poder seguir al joven maestro al territorio de la Secta del sol purpura  y ponerse de pie en contra de él como iguales, sólo esta
experiencia por sí sola fue suficiente para que ellos la cuenten una y otra
vez durante el resto de sus vidas.

“Maestro Shuiyue, sálvame a mí y a mi hijo!”








Wu Tan, que
estaba colgando en el aire completamente desamparado estaba encantado de ver refuerzos de la Secta del sol purpura llegar mientras él
lloró. Seguía pidiendo ayuda.

Wu Hong también gritó: “Tres ancianos, yo, Wu Hong, soy completamente leal a la Secta del Sol purpura…”

“¡Cállate!” La furia ardiente brilló a través de los hermosos ojos de la Maestra Shuiyue.

El paso del tiempo no había dejado huellas visibles en su rostro atractivo, pero la furia era muy evidente en él.

No le importaba nada la vida del padre y el hijo de Wu.

Ella sólo tenía a Jiang Chen en su mira, y sólo un deseo, matar a Jiang Chen!










“Caballeros,
que el malvado Jiang Chen ha surgido de la Montaña Espíritu Eterno
probablemente significa que su nivel de cultivo ha mejorado de nuevo. Debemos trabajar juntos y matarlo delante de la formación. ¡Si se escapa, será mucho más difícil matarlo la próxima vez que nos veamos!”

El anciano de un solo ojo resopló burlonamente, con la intención asesina explotando en su rostro. “Este mocoso se ha establecido como el enemigo de nuestra secta una y otra vez. ¿Dónde estará el rostro de los ancianos de la secta si no lo terminamos hoy? “

El anciano de pelo plateado también asintió con severidad: “-¡Tenemos que matarlo!”

Estos tres eran todos los ancianos del reino espiritual del noveno nivel de la Secta del Sol Púrpura. El nivel de cultivo del Maestro Shuiyue era el más alto, ya que estaba a sólo un paso del título de rey espiritual.

Los otros dos tenían fuerza aproximadamente igual.








Su combinación podría esta vez ser el segundo después de antepasado Sunchaser !

Si
no fuera porque Sunchaser todavía no había salido de la cultivación a
puerta cerrada, seguramente habría estado aquí él mismo dando su odio a
Jiang Chen.

Sin embargo, tres grandes ancianos y mil discípulos de élite eran ya una fuerza fuerte.

La Maestra Shuiyue arqueó sus delicadas cejas mientras la intención de matar volvía a bailar sobre sus encantadoras facciones. “Jiang Chen, las tropas celestiales de mi Secta del sol purpura están aquí. ¡Hoy será el día de tu muerte! “

“¿Tropas celestiales?” Jiang Chen rió con entusiasmo mientras su tono se ponía helado. “¿Cómo
se atreve una simple Secta del Sol Púrpura, sin conocer la extensión de
los cielos y la tierra, a llamarse tropas celestiales? ¡Bien! Shuiyue, me has suprimido varias veces en la Montaña del Espíritu Eterno, hoy es el día que pagaras! “








El anciano de un solo ojo lanzó un largo silbido mientras levantaba una gran hacha. La hacha chispeaba débilmente con el destello de la sangre, pareciendo extrañamente grotesco.

“Jiang Chen, usted públicamente invadió un reino secular hoy como un discípulo de la secta. ¡No pienses en salir de aquí vivo incluso con diez juegos de bocas!”

“Invadir?” Jiang Chen se rió de su ira. “Cuando
su Secta del Sol purpura invadió el Reino del Este, sacrificó el Salón
de la Curación y aniquiló a mi clan Jiang, ¿pensó entonces que era una
invasión? ¿Crees que eres el único permitido de tus acciones y que estoy prohibido para corresponder? Deja de perder el tiempo batiendo los labios. Es mejor que hayas venido aquí para enfrentarte a tus muertes. ¡Me estás ahorrando un viaje a la Secta del Sol Púrpura! “

“-¡Arrogancia loca!”

El
anciano de un solo ojo se llamaba anciano Long Luo, y su hacha se llamaba
la Hacha de Batalla Asesina Dragones-una arma nueve veces refinada.









“Maestra Shuiyue, yo pido tomar el campo.”

Los hermosos ojos de la maestra Shuiyue parpadearon mientras asentía. “¡Anciano Long Luo, tenga cuidado con las maneras astutas de este mocoso!”

El
anciano de un solo ojo agitó su hacha y se acerco a Jiang Chen,
“Jiang Chen, maldito villano, se atreve a reunirse conmigo en la
batalla?”

La inmensa fuerza del reino espiritual del
noveno nivel surgió de una manera dominadora e imponente, como las
aguas de un dique que se derrumbaba, no dejando a nadie atrás!

“¡Reino espiritual del noveno nivel!”

Un toque de sonrisa tocó los labios de Jiang Chen. Si
poseía el nivel de fuerza que había tenido cuando mató a Long Juxue,
entonces sería un poco difícil para él enfrentarse a un reino espiritual
del noveno nivel.








Sin
embargo, él había estado entrenando diligentemente en la Montaña del
Espíritu Eterno y su fuerza había aumentado inmensamente. Su fuerza actual estaba a sólo un paso del reino espiritual del noveno nivel.

Aunque
aún no había dado ese último paso, las cartas de triunfos y las artes divinas que
poseía sobre sí mismo no eran nada de lo que un cultivador ordinario
del noveno nivel pudiera comparar.

No sería una exageración decir que Jiang Chen sería capaz de enfrentarse incluso con un cultivador del rey espiritual.

“Joven Maestro , la fuerza de esta persona es enorme y no podemos encontrarle con fuerza. ¿Qué pasa si enviamos al ejército de pajaros espada y aprovechamos el caos resultante para reclamar la victoria? “, Sugirió Gouyu.

Ella
era el reino espiritual del tercer nivel ahora y podía sentir la enorme
presión del reino espiritual del noveno nivel desde lejos. Estaba absolutamente más allá de su comprensión.








Los ojos de Jiang Chen se estrecharon en una rendija mientras miraba hacia adelante. Sus labios se movieron repentinamente mientras mostraba una sonrisa burlona. “¿Luchar contigo? ¿Y quién demonios eres tú para tener derecho a pelear conmigo?”

El Ojo de Dios de Jiang Chen se abrió de repente en cuanto terminó de hablar. Un
rayo de oro de esplendor repentinamente apareció en magnificencia, como
el sol ardiente que adorna el cielo, y voló directamente hacia
adelante.

El anciano Long Luo se burló. “Tú pequeño animal eres tan arrogante, ¿eh? ¿Es que quieres competir en términos de aura con un reino espiritual del noveno nivel? “

El anciano de un solo ojo cacareó. ¿Cómo podría inclinarse en la derrota? Miró
fijamente a Jiang Chen con su único ojo, haciendo circular su océano
espiritual con todas sus fuerzas y transmutándolo a presión en forma de
poder espiritual, enviándolo hacia Jiang Chen.

Sus miradas se encontraron.








La mirada del anciano Long temblaba como si experimentara caer de repente en una caverna helada. La palpitación de las profundidades de su alma que vino después entumeció todo su cuerpo.

“¡Esto es malo!” El anciano Long se aflojó al sentir que algo andaba mal. Sin embargo, su único ojo había sido bloqueado por el Ojo de Oro Malvado de Jiang Chen, y no podía alejarse sin importar qué.

Mientras
los dos luchaban en el aire, la fuerte fuerza detrás del Ojo de Oro
Malvado ya había atravesado los ojos después de viajar por el aire.

Pfft!

El cuerpo del anciano Long se puso rígido cuando su expresión se puso rígida. Con
la boca abierta y los ojos bien abiertos, sus pestañas parpadeaban un
par de veces, pero no tenía fuerzas para cerrar los ojos.









A continuación, sus extremidades, el torso y todo el cuerpo parecían volverse tan pesados como el plomo. Como si hubieran sido congelados en su lugar por algún poder, se entumecían y luego se calmaron.

Este cambio se terminó en el lapso de unas pocas respiraciones.

Fue
sólo cuando su cuerpo formó un tono débil y dorado que el Maestro
Shuiyue y el otro anciano de pelo plateado finalmente se dieron cuenta
de que algo estaba mal, con sus expresiones cambiando enormemente.

“-Long Luo, ¿qué pasa?” El anciano de cabellos plateados se sorprendió y se acercó para investigar.

Estaba completamente sorprendido por lo que vio.










Cuando tocó el cuerpo del anciano Long, era tan duro como el metal, como si este último hubiera sido revestido con metal.

“¿Qué
… qué está pasando?” El anciano de pelo plateado había visto mucho
en su vida, pero era la primera vez que había visto esta circunstancia
extraña.

Estaba tan sorprendido que se apresuró a retraer su mano, como si temiera que esta condición era contagiosa. Se
volvió hacia el Maestro Shuiyue y dijo humilde, “Maestra, Long Luo
parece haber sido golpeado con un arte maligno y su cuerpo es tan duro
como el hierro”.

“¡Imposible!”

El maestro Shuiyue tampoco había oído hablar de un acontecimiento tan extraño y se acercó para echar un vistazo.

Ella también estaba horrorizada cuando vio.








El anciano Long había estado congelado en ese momento, sus dos manos todavía
sostenían su Hacha de Batalla Asesina Dragones, pero su expresión estaba
congelada de una manera increíblemente misteriosa. Su único
ojo parecía haber mirado a la cosa más aterradora del mundo, y el miedo
en su ojo estaba escrito por completo en su rostro.

Su respiración era tan tenue que casi no existía.

El maestro Shiuyue era más fuerte que el anciano Long, pero no mucho. Al
ver que éste había sido inconscientemente víctima de un arte diabólico,
su cuero cabelludo se encogió de entumecimiento durante un breve
instante.

“¡Jiang Chen!”

El odio salió de los ojos del Maestro Shuiyue. Ella adivinó que este asunto tenía probablemente algo que ver con ese cerdo mudo!








Ella rechinó los dientes y lanzó un largo aullido.

Este
aullido sacudió los cielos y movió la tierra, incesante e interminable,
mientras grandes cambios se agitaban sobre el cielo.

Aquellos en el ejército de pajaros espada más cercano a ella explotaron espontáneamente y cayeron del aullido.

Jiang Chen resopló suavemente. “Vieja, deja tus chillidos inútiles. ¡El Reino de Shangyang será tu tumba!” “

Maestra Shuiyue odiaba las palabras “vieja” sobre todo.








Su rostro originalmente encantador y elegante se había vuelto retorcido en su ira.

“Jiang Chen, te juro que no sería humana si no te mato hoy!”

La ira del Maestro Shuiyue ardía tan intensamente que ni siquiera todo el agua del cielo lo apagaba.

Varias escenas de humillación pasaron por su mente. Fue debido a la aparición de Jiang Chen que había caído desde el pico de su vida a donde estaba ahora.

¡Todo esto había sido por culpa de ese maldito mocoso secular!

Maestra Shuiyue estalló en el momento siguiente.

SOTR Capítulo 421: Armagedón para el Clan Wu
SOTR Capítulo 423: Uno VS dos sigue siendo un pisoteo