SOTR Capítulo 18 – El dilema interno de la princesa Gouyu

SOTR Capítulo 18 – El dilema interno de la princesa Gouyu

Después
de un ataque de depresión, Jiang Chen finalmente preguntó
aprensivamente, “Tu tía no es el tipo de llevar un rencor o si?”

(jajajaj ahora te preocupas despues de cagarla XD)

“Hehe, ella me adora a mí mucho. En cuanto a si lleva o no rencor, Zhiruo no sabe! Hermano Jiang Chen, no tengas miedo. Le hablaré en su nombre cuando tenga tiempo.”

“Hmph. No importa quién ruegue en su nombre, Jiang Chen! Heredero
del ducado de Jiang Han, clasificado en último lugar en los pre exámenes , y sin embargo, todavía tiene que pasar los tres exámenes
fundamentales “

Por el monte artificial, la Princesa Gouyu había reaparecido sin que nadie lo supiera, vestida con un manto de luz amarilla.

Había algunos rastros de una fría sonrisa en su rostro, “Jiang Chen, tienes algo de valor al caminar aquí”.






Algunos dijeron que un cerdo muerto no tiene miedo del agua hirviendo. Puesto que las cosas estaban como estaban, Jiang Chen sólo pudo seguir hasta el final. “-¿Qué, quieres vengarte de mí?”

“-¿Vengarme? “-Una sonrisa fría tiró de los labios de Gouyu. “En el presente ni siquiera vales la pena para vengarme. Preocúpate por eso si llegas al examen final.

Es
cierto, como la organizadora principal, la princesa Gouyu no podía
soportar degradarse y acosar a alguien que ni siquiera podía pasar de
uno de los exámenes básicos.

Heh heh, mujer idiota. Piensas demasiado poco de mí. Jiang Chen sabía que en el corazón de Gouyu, lo más probable era equiparable a las palabras de “ignorante e incompetente”.






Estaba a punto de decir algo cuando un ruidoso sonido de pasos sonó desde el exterior. Había llegado el cargamento de piedras yang .

Jiang Chen le hizo señas y le dijo a la princesa Gouyu, “¿Cómo te llamas, es Gouyu? La princesa Zhiruo dice que la adoras. Pido sólo esto, ¿tienes alguna autoridad en el harem imperial?

“-¿Por qué?” -preguntó Gouyu fríamente.

“-Si tienes autoridad, destruye todos los edificios a menos de cien pies de los cuartos de la princesa Zhiruo. Demolición de cualquier montaña, llenar todo con agua. “






“Además, contratar al mejor artesano para cortar la pieza más grande de piedra yang y ponerla en una cama de piedra. Que la princesa Zhiruo duerma en ella. Es mejor si ella  duerme desnuda.”

A
Jiang Chen no le importó que una línea negra se formara lentamente en
la hermosa frente de la Princesa Gouyu, y siguió hablando.

“Arregle el resto de las ocho piedras yang de acuerdo con el diagrama en mi papel. Volveré con más tareas la próxima vez. “

“Y, pequeño Zhiruo, he encargado estas bolsitas para ti. He roto la hierba del sol de hueso de dragón en nueve piezas y las he puesto en nueve bolsitas. Mantenga uno en usted en todo momento, y coloque los otros en lugares que usted visita a menudo. Aunque esta hierba del sol de hueso de dragón es un poco escaso, servirá por ahora. El qi yang que produce alimentará sus meridianos. “




“Además, este es un esbozo hecho a mano del” Diagrama Espíritual Dios del Sol “, junto con un encantamiento que lo acompaña. Medita y contempla con tu corazón. Esto ayudará a que su cuerpo produzca qi yang. “

“Esta es una solución temporal, necesitamos estabilizar su condición primero. Recuerda, haz lo que te digo. En particular, no entrenes más, o las circunstancias serán malas más allá de la comprensión. “

Las palabras de guía de Jiang Chen tenían el aire de un maestro. Su conducta y su entrega aturdieron incluso a la princesa Gouyu en silencio por un momento.

No le dio a Gouyu la oportunidad de hablar después de que terminara de hablar. Se quitó el polvo de las mangas y empezó a retirarse.






Gouyu recuperó sus sentidos justo cuando Jiang Chen estaba a punto de irse. Ella bufó, “Jiang Chen, eres una persona que ni siquiera podía pasar los tres exámenes básicos. ¿Por qué debemos escucharte?”

La mirada de Jiang Chen estaba fría mientras su cuerpo se detenía, pero no se dio la vuelta. “Si realmente amas a tu sobrina, harás lo que yo diga. Si quieres que muera antes, entonces sigue practicando con ella como quieras. “

Uno tenía que decir, Jiang Chen tenía el potencial para ser un maestro farsante. Sus
palabras imponentes acompañadas de una aura silenciosamente digna
fueron suficientes para que la preeminente princesa Gouyu, la poderosa
figura a cargo de los destinos de todos los ducados a través de las Pruebas de Dragón Oculto, tuviera una pérdida temporal de palabras.

Fue sólo cuando desapareció su sombra que Gouyu se recuperó, “¡Ese insolente presuntuoso! ¡Me pone tan loca!






Zhiruo oriental se rió, “Tía, el hermano Jiang Chen es realmente muy amable. Escucha, ese día en los Ritos Celestiales de Adoración … “

Cuando
Zhiruo Oriental había terminado de transmitir los acontecimientos de
los últimos días, el rostro de la Princesa Gouyu sufrió una variedad de
expresiones.

“¿Quién hubiera pensado lo mucho que  pasaría en el tiempo en la capital durante el momento que yo no estaba? !Me fui ni siquiera por un mes¡. La
expresión de Gouyu se complicó al enterarse de que Jiang Chen había
resucitado de los muertos después de ser azotado a muerte, y en
realidad ganó apoyo divino debido a sus desgracias.

La princesa Gouyu había nacido en una familia real y tenía uno de los más altos estándares en toda la capital. Sus ambiciones y cosmovisión nunca se habían detenido en un mero reino.

Así,
se comprometió a entrenarse y se fijó el objetivo de explorar el mundo
más amplio y excitante, a través del camino del dao marcial.







Era porque tenía los ojos muy altos, que sabía un poco más que la persona promedio sobre el apoyo divino. Si
una persona ordinaria oscilaba entre el escepticismo y la creencia,
entonces ella creyó cerca del 70% después de escuchar a Zhiruo.

“Es imposible para un adolescente inventar tanto en el calor del momento. Particularmente que Zhiruo y su madre habían nacido bajo un eclipse solar. Este tipo de secreto real nunca ha sido revelado. ¿Constitución yin, humores yin?”

La princesa Gouyu estaba sintiendo una mezcla de sentimientos. Zhiruo oriental era una de sus sobrinas más queridas, y la había visto crecer.

Siempre
había insistido en que Zhiruo Oriental era débil y frágil, y por lo
tanto había insistido en que esta se entrenara y practicara.
Incluso si ella no logrará mucho, el fortalecimiento de su cuerpo era todavía una buena cosa, ¿no?






Sin
embargo, la reprimenda abrumadora y dura de Jiang Chen hoy había
causado que sus convicciones de muchos años vacilaran, sólo un poco.

“¿Realmente me he equivocado? Todo lo que he estado haciendo por Zhiruo no la ha ayudado, pero de hecho le ha dañado? “

“¿Un apoyo divino? ¿Debo creer en algo así?”

La princesa Gouyu luchó con un dilema interno. Naturalmente,
quería que Zhiruo Oriental estuviera bien, pero si continuaba
insistiendo en que Jiang Chen era un charlatán, ¿eso no estaría dañando a
Zhiruo?

En este momento, el eunuco Xia Ting había llevado a una multitud de personas cercanas.

“Princesas, ¿demolemos esta zona? Tu siervo pide guía real.”






La princesa Gouyu examinó el entorno, algunos indicios de aprensión en sus exquisitos ojos. Miró de nuevo a Zhiruo Oriental y notó el afán en los ojos de la niña. Era evidente que estaba llena de confianza en Jiang Chen.

“-¡Demolerla!”

A Gouyu le resultaba difícil creer que había dicho esas palabras. ¿Por qué demolerlo? ¿Por qué debería escuchar a ese maldito mocoso? ¿Había caído realmente por su actuación?

No, estoy pensando en Zhiruo. ¡Si la hace feliz, entonces demoleremos esta área! La orgullosa princesa Gouyu rápidamente encontró una excusa agradable para ella.

Cuando dejó el harem imperial, Jiang Chen realizó otra visita a Lu oriental. Él era el rey de una nación después de todo, las cortesías comunes tenían que ser observadas. Jiang Chen era una persona inteligente y no quería proporcionar ningún forraje para el molino de chismes.

Lu Oriental estaba muy satisfecho con el informe de Jiang Chen. “Jiang Chen, puedo ver que eres mucho mejor que todos los médicos reales.”






“-Su Majestad, hay una sobreabundancia de qi yin en el harem imperial. No es un lugar de residencia adecuado para alguien con la constitución de la princesa. Las acciones de su sujeto son simplemente para contrarrestar el qi yin. Para que la princesa sea igual que una persona común, necesita salir
del harem imperial y instalarse en un lugar que reúne un qi  yang”.
“Mm. Su sugerencia ha sido anotada. Pero
este asunto es de gran importancia y necesita alguna deliberación “.
Esta fue una acción que estuvo en clara contradicción con la tradición
real.
Incluso Lu oriental no podía aceptarlo fácilmente.
“Con eso dicho, su sujeto solicita su permiso. Entraré en el palacio para renovar mi diagnóstico cada mes y discernir la condición de la princesa. Si no hay accidentes, su estado puede ser estabilizado. En cuanto a si puede ser eficaz más allá de la expectativa, eso dependerá del karma de la Princesa “.
Había muchas cosas que Jiang Chen no necesitaba explicar con demasiados detalles, como el “Diagrama Espiritual del Dios Sol”. Eso fue en realidad un cambio de vida de la suerte para la princesa. Era algo que el Emperador Celestial había preparado para Jiang Chen en su día.







Naturalmente,
Jiang Chen no tenía la capacidad de replicar el Diagrama Espiritual  del Dios Sol, pero no tenía problemas en simular una versión
simplificada.

Si la princesa Zhiruo realmente lo
meditaba diariamente, con el transcurso del tiempo, el efecto de este
solo diagrama sería suficiente para permitirle vivir una vida normal.

Pero Jiang Chen nunca expresaría esto. Jugar esta mano cerca de su corazón impediría a Lu Oriental quemar puentes.

Descartar a alguien después de haber terminado su utilidad; Jiang Chen había nacido en una casa real en su vida pasada, ¿cómo no podía saber de esto?

Cuando salió del palacio, no fue a sus lugares habituales para beber ni de putas, ni llamó a sus amigos. Más bien, volvió directamente a la mansión.






Sus
mejores amigos habían sido castigados por sus padres debido al
furor que causaron en la casa de Jiang Han hace unos días, sin mencionar
el hecho de que los exámenes de fin de mes se acercaban rápidamente.

Un sentimiento de urgencia había llenado los corazones de todos los duques. La segunda mitad del año anunciaría la llegada de los exámenes finales de las Pruebas de dragón oculto. El
desempeño de sus hijos en esta etapa era la clave para determinar si
podrían mantener sus posiciones durante los próximos veinte años.

Aquellos que sabían con certeza que sus posiciones se mantendrían quietas tenían que preocuparse si su clasificación cambiara.

En general, la dura competencia de las Pruebas de dragón oculto hizo que todos los duques estuvieran en guardia.

Por el contrario, la casa Jiang Han en realidad tenía un ambiente más relajado.




Jiang Feng, el duque de Jiang Han, no tenía grandes expectativas para empezar. Ya se había preparado mentalmente para colgar su armadura y regresar a los campos.

En cuanto al Jiang Chen de ahora en adelante, el mero ducado de un reino ni siquiera se registró en su radar.

Participaba
porque no quería que el mundo exterior pensara que la familia Jiang
estaba llena de cobardes y ni siquiera tuvo el coraje de aparecer en las pruebas.

El cuadro más grande de la feroz
competencia entre los duques se había formado desde hacía mucho tiempo, y
Jiang Chen no tenía más remedio que ir con el flujo.

De
lo contrario, evitar la primera batalla después de su reencarnación
dejaría una sombra en su corazón, indudablemente afectando su camino de
entrenamiento en el futuro.






La mayor pieza de chismes de estos días en la casa de Jiang Han fue nada menos que Jiang Chen. Eso
era porque los sirvientes habían hecho el asombroso descubrimiento de
que el joven duque se había quedado en casa por cinco días.

Esta fue una noticia desafiante para el cielo. Uno tenía que saber que el joven duque era un maestro inquieto antes. Ni siquiera había fijado un record de quedarse en casa por diez horas, por no mencionar cinco días enteros.

Incluso Jiang Feng estaba asombrado y seguía murmurando, “¿A qué se dedica este chico? ¿Este no es su estilo?”

La filosofía de crianza de los hijos de Jiang Feng fue abarcada por cuatro palabras, “Haz lo que quieras”.






En cuanto al protagonista de los rumores, Jiang Chen no respondió a las reacciones del mundo exterior. No había perdido un solo momento en los últimos cinco días.

Entrenamiento,
fortaleciendo sus meridianos, fortificando su cuerpo – todos los
preparativos finales para limpiar(abrir) el quinto punto de acupuntura.

Leer  y asimilar para entender tanto de este mundo como sea posible a través
de leer varios volúmenes – estos dos elementos casi se convirtieron en toda
la vida de Jiang Chen en los últimos días.

Cuando
el amanecer rompió en el sexto día, sus cuatro hilos de verdadero qi
estaban tan llenos de vitalidad como el amanecer, y tan llenos de vigor
como el sol naciente.

SOTR Capítulo 17 - ¿Princesa? Voy a seguir sermoneandote sin falta
SOTR Capítulo 19 - El peligro oculto de la familia de Jiang