Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Soberano de las Cenizas Capitulo 398

Capítulo 398: Ataque entrante

 

La concentración y el maná de Sein se encontraban sin duda entre los más altos de su rango.

Sin embargo, su constitución era notablemente diferente: ¡era, francamente, “absurda”!

La constitución de Sein había superado los 100 puntos, lo que le situaba al lado de los caballeros de rango uno recién ascendidos.

Sin embargo, esta comparación sólo se refería a su resistencia física; no implicaba que su potencia muscular y su fuerza física estuvieran a la altura de las de ellos.

Además, Sein no podía aprovechar el qi de batalla como los caballeros. Era inexacto llamarle caballero armado con una vara mágica.

Su constitución simplemente le otorgaba una resistencia y una vitalidad superiores a las de otros magos, lo que mejoraba sus posibilidades de supervivencia en las peligrosas condiciones de una guerra interplanar.

Sein creía que una vez que su constitución alcanzara o superara los 200 puntos, podría aprovechar todo su potencial físico y explorar potencialmente un estilo de combate basado únicamente en la fuerza bruta, al igual que el Maestro Gregory.

Por otra parte, éste era el enfoque más simple y burdo de utilizar su fuerza.

Como mago erudito, prefería combinar sus florecientes capacidades físicas con su destreza mágica, aprovechando ambas para desatar fuerzas devastadoras mucho más allá de sus límites aparentes.

De hecho, Sein podía empezar a experimentar con el poder explosivo de la magia Llama Verdante.

Aunque su concentración y constitución aún no habían alcanzado los niveles ideales, poseía la Vara Corazón de Llama Verdante. Podía amplificar significativamente sus habilidades de combate, permitiendo a Sein desatar un estallido extremo de poder durante un breve periodo de tiempo en una batalla.

***

Sein estaba ensimismado en sus preocupaciones académicas cuando se percató de que una peculiar nube negra se acercaba en la distancia.

La sensibilidad de un mago a las energías elementales anormales le permitió a él y a otros dos magos de Rango Uno detectar la anomalía de inmediato.

Ante la advertencia de Thatch, los otros dos caballeros de Rango Uno tomaron rápidamente posiciones defensivas en la cubierta.

Este inmenso carguero, de más de mil metros de eslora, transportaba algo más que cuatro caballeros y magos.

Sein se había asegurado el pasaje pagando un precio considerable, persuadiendo con éxito a Thatch y a los demás para que le dejaran hacer autostop.

Además de los cuatro seres de Rango Uno, la nave estaba tripulada por más de trescientos individuos responsables de su navegación y mantenimiento.

Esta tripulación incluía a cincuenta iniciados mágicos y escuderos de la Cámara de Comercio de Guilleman, y el resto estaba formado por gente corriente y marineros experimentados.

La audacia y la agresividad del adversario hicieron que el corazón de Sein se hundiera.

La sensación de crisis y la ansiedad subyacente que le habían atormentado habían disminuido significativamente hacía unos días, hasta el punto de que se preguntaba si había sido sólo su imaginación.

Sin embargo, la repentina aparición de nubes oscuras y espesas reavivó esa familiar sensación de peligro inminente.

Fue en ese momento cuando Sein reconoció realmente que la fuente de su anterior inquietud era, en efecto, esa figura amenazadora.

“¿Es ese mago negro del Mercado Negro de Monique? ¿Cómo me ha rastreado hasta aquí?” Sein se preguntó en silencio.

Se había deshecho de las tres almas esclavas que compró hacía medio año, por lo que le desconcertaban los métodos que el mago negro podría haber utilizado para seguirle la pista.

Esta situación ponía de manifiesto los peligros inherentes a tratar con magos negros.

A pesar de no haberse beneficiado de ningún trato con el mago negro, Sein se encontró en cambio en el punto de mira.

En el Mundo Magus, los magos negros eran considerados fuerzas malignas y grandes villanos. De hecho, para la mayoría era más prudente mantenerse alejado de individuos tan peligrosos.

“Jejeje, ¿sólo cuatro de Rango Uno? Parece que pronto se añadirán otros cuatro especímenes biológicos de Rango Uno a mi colección. No… que sean cinco… ¿De qué plano es esa criatura? Parece que podría alcanzar un buen precio”.

La nube negra se posicionó rápidamente justo encima de la nave.

La figura oculta en su interior no hizo ningún esfuerzo por ocultar su desdén y su interés depredador por Sein y los demás.

Sein también fue muy consciente de que el mago negro se fijaba en Yuri, que acababa de salir del camarote.

De pie junto a Sein, Yuri también podía sentir la amenaza inminente.

Sin embargo, no mostró ningún temor. Agarrando el brazo de Sein con una mano y aferrando su collar espacial con la otra, estaba preparada para invocar a su mecha de un momento a otro.

Thatch, el mago de Rango Uno, también apareció en cubierta con una expresión sombría.

La agresividad y malevolencia de la figura de las nubes negras no dejaba lugar a dudas sobre su identidad: era un mago negro, y no uno cualquiera, ¡sino un formidable Rango dos!

En la costa sur, los magos negros no eran infrecuentes.

Esta región era famosa en el Mundo Magus por las desenfrenadas actividades de los magos negros, sólo superada por el notorio Blackhaven.

La costa oriental, al este del Archipiélago Occidental, también veía con frecuencia actividades de magos negros.

Por el contrario, la costa occidental era relativamente tranquila debido a la presencia del Clan de Brujos Dragón, una fuerza dominante que mantenía a raya a los magos negros.

Normalmente, las regiones plagadas de magos negros compartían dos características: la proximidad al mar y la falta de fuerzas poderosas que mantuvieran el orden.

Thatch formaba parte de la Casa Guilleman desde hacía más de trescientos años.

En todos sus viajes, sólo se había encontrado con un mago negro una vez, hacía treinta años.

Era un mago herido de rango uno, por lo que no se mostró agresivo con Thatch.

Sin embargo, la situación de hoy era drásticamente diferente.

La ominosa risa del mago negro anunciaba una situación calamitosa.

El mago negro hizo notar su presencia, pero tampoco mostró intención de perder el tiempo con un puñado de gusanos.

Mientras se cernía sobre sus cabezas, hileras de peces y criaturas marinas flotaban panza arriba hacia la superficie, sin vida.

Las ballenas jorobadas a ambos lados del barco de alquimia emitían gritos lastimeros mientras se agitaban salvajemente en el agua. Las nagas de cuatro brazos que las manejaban luchaban inútilmente por recuperar el control en medio del caos.

Cada bofetada de la cola de la ballena contra el agua agitada provocaba olas monstruosas que se estrellaban a su alrededor, mientras la risa ronca del mago negro resonaba ominosamente, creando una escena apocalíptica.

Los humanos corrientes y los iniciados en la magia de la nave quedaron paralizados por el miedo ante el aura abrumadora de un ser de rango dos.

A pesar de sus experiencias en guerras interplanares, Sein sintió un profundo malestar en presencia del mago negro de Rango Dos. Sin embargo, mantuvo la compostura, a diferencia de otros que estaban visiblemente agitados.

Thatch, aunque pálido, consiguió hacer una llamada decisiva a la acción.

Reconociendo la gravedad de la amenaza, ordenó: “¡Activen los cañones mágicos de la nave! ¡Pidan ayuda a los barcos más cercanos en el mar, a las razas acuáticas y a las órdenes de los caballeros!”

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio