Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Soberano de las Cenizas Capitulo 350

Capítulo 350: Atadura del Alma

 

Dado el horario habitual de las visitas de Sein, se suponía que hoy no visitaría a Yuri.

Por lo tanto, su aparición hoy en el laboratorio fue una “agradable sorpresa” para ella.

Al entrar, Sein no notó ningún cambio sutil en el comportamiento de Yuri.

Para él, Yuri había mantenido un silencio constante y retraído a lo largo de los años.

Sólo cuando fue reeducada en su mesa de experimentos, sometida al escrutinio de los instrumentos de experimentación, pudo percibirla realmente como un ser humanoide vivo y sensible a través del tacto de su piel y el seguimiento de sus latidos.

La frialdad de los ojos de Sein cuando lanzó una mirada a Yuri la hizo temblar involuntariamente de nerviosismo.

Su mirada era la de un depredador observando a su presa, un recordatorio de la dinámica de poder entre ellos. Confinada dentro de su caja de cristal, la capacidad de resistencia de Yuri era inexistente.

Con el tiempo, la presencia dominante de Sein había infundido en ella una compleja mezcla de excitación y una desconcertante sensación de sumisión.

Las emociones y la psique humanas eran realmente complejas.

Por el momento, Sein no tenía intención de hablar con Yuri. Su constante desafío era la razón por la que Sein tenía que encontrar una magia de Esclavización del Alma más avanzada para controlar a la ingeniera.

Ahora que Sein lo pensaba, habían pasado casi tres años desde la última vez que había hablado con Yuri.

Sus interacciones se limitaban a mirarse a los ojos y al necesario contacto físico durante los experimentos.

Sin embargo, Yuri había cambiado.

En los dos primeros años que siguieron a su captura, la ingeniera recurrió al abuso vocal a través de la transmisión del foco mental cada vez que Sein realizaba experimentos con ella.

Los insultos de Yuri se volvieron rápidamente repetitivos y cansinos para Sein. Su falta de creatividad en sus insultos sugería que, en primer lugar, no era una mujer verbalmente abusiva de la civilización Neisse.

Sin embargo, en los últimos años, Sein observó un cambio notable: Yuri se había vuelto significativamente más reservada.

El silencio de Yuri parecía similar al entumecimiento. Como mago que había vivido durante varias décadas, Sein se había encontrado con especímenes vivos que poco a poco se acostumbraban a la investigación prolongada.

De ahí que no se detuviera en el comportamiento de Yuri. Sólo tenía que asegurar su supervivencia.

“Hmm, ¿ha estado comiendo menos últimamente?”. observó Sein, fijándose en los dos tercios de baba azul claro que quedaban en su plato dentro de la vitrina.

“Esto no servirá. Tienes que comer más. Necesito que te mantengas sana”, le dijo.

Este limo era un brebaje nutritivo adaptado a las necesidades dietéticas de Yuri y basado en recetas de la civilización Neisse.

A pesar de su aspecto poco apetitoso, estaba repleto de nutrientes.

Yuri llevaba tres años subsistiendo con esta monótona dieta, sin que Sein se planteara nunca una receta alternativa ni introdujera ninguna variedad.

Las observaciones de Yuri eran acertadas: en ocasiones, Sein pasaba por alto su propia existencia.

Su absorción en varios proyectos le llevó una vez a un periodo de casi tres meses durante el cual Yuri estuvo privada de comida. A pesar de su naturaleza resistente como ser de rango uno, la falta de alimento casi la llevó a desmayarse por inanición.

Eso fue durante una fase intensiva de los experimentos del Templado del Cuerpo de Sein con la ayuda de Selina, y él se había olvidado de alimentar a su cautiva.

El comentario de Sein provocó un cambio casi indiscernible en la expresión de Yuri.

No estaba segura de si la insistencia de Sein en que comiera más era una muestra genuina de “preocupación”.

En el pasado, Yuri podría haberse burlado abiertamente de tales comentarios de Sein.

Sin embargo, ahora, aparte de los ligeros cambios en su expresión, Yuri permanecía quieta dentro de la tapa de la vitrina.

Su comportamiento desconcertó a Sein.

Incluso le hizo preguntarse si esta ingeniera de la civilización Neisse que tenía ante sí realmente iba a morir pronto.

Reflexionando sobre los especímenes de su laboratorio, Sein observó que algunos, a pesar de tener signos vitales estables, habían sucumbido inesperadamente.

El comportamiento actual de Yuri reflejaba fielmente estos casos.

Para él, Yuri era un activo valioso. Había hecho todo lo posible por subyugar a este ingeniero de la civilización Neisse.

Con una rara expresión de preocupación y nerviosismo en el rostro, Sein se acercó a Yuri, abriendo la puerta de la vitrina para examinar sus ojos.

Sus indicadores vitales -dilatación de las pupilas, temperatura corporal y latidos del corazón- sugerían que estaba en perfectas condiciones, pero su estado de retraimiento y su silencio preocuparon a Sein.

Quizá impulsado por la experiencia, Sein se llevó la mano al bulto ovalado de la frente de Yuri sin dudarlo.

Como era de esperar, el rostro de Yuri enrojeció cuando su dedo entró en contacto con su punto más sensible.

“Hmnn… Nggh…” Se le escapó un suave murmullo, un marcado contraste con el silencio anterior y su estado retraído.

Sus ojos también se empañaron.

Sein sintió una oleada de alivio ante su receptividad. Tenía que asegurarse de que estaba sana, de lo contrario, todos los esfuerzos y recursos que había invertido habrían sido en vano.

“Me entiendes, ¿verdad? Si te relajas por completo y aceptas mi hechizo, prometo concederte cierto grado de libertad”, le comunicó Sein telepáticamente a través de la concentración mental.

El toque de Sein en el punto más sensible de Yuri dejó su cara enrojecida y su mente en un torbellino. Ni siquiera estaba segura de haber captado cada una de sus palabras.

Sin embargo, su estado actual era el mejor momento para que Sein le lanzara el hechizo Atadura del Alma.

Sin vacilar, Sein sacó rápidamente los diversos materiales para lanzar el hechizo que había preparado de antemano y los dispuso meticulosamente en posiciones específicas para crear un patrón de hexagramas alrededor de ambos.

Sein lanzó al aire un puñado de potentes especias mágicas antes de introducir una Fruta Espinosa Roja en la boca de Yuri.

Sujetando la Rama del Grito del Pájaro Caído, recitó un complejo encantamiento, provocando un grito como el de un pájaro desde la punta de la rama.

Una ráfaga de luz plateada pura salió disparada y entró en la frente de Yuri.

Tras la entrada de la luz, el cuerpo de Yuri se convulsionó brevemente.

Sus rasgos se contorsionaron con evidente dolor. Estaba claro que tener el alma atada por otra persona no era una experiencia agradable.

La batalla entre la voluntad inherente de Yuri y la magia de Sein se manifestó como una angustia visible, reflejo de la lucha por el dominio de su alma.

La Matriz de hexagramas que les rodeaba brillaba suavemente.

Su luz, junto con el aire cargado de especias picantes, sirvió para debilitar la resistencia de Yuri.

Aunque el resplandor de la matriz y el aroma de las especias mágicas persistían en el aire, Yuri se fue calmando poco a poco después de casi media hora.

Una pequeña marca plateada apareció en el centro de su frente.

Esta marca era apenas perceptible a menos que se examinara de cerca.

Guardar Capitulo
Close
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
Donaciones
Si les gusta el contenido y quieren hacer su aporte desde cualquier monto pueden hacerlo por medio de nuestro paypal o https://esponsor.com/devildestinado
Considera desactivar adblock en el sitio, con eso nos ayudas a poder mantenerlo.
error: Content is protected !!
Scroll al inicio