SM Capítulo 1012

SM Capítulo 1012: El infierno de los sabios y mahatmas

 

 

Yang Qi le había dado al Emperador Corazón-Celestial la autoridad para manejar los asuntos diarios y ayudar a preparar a las personas talentosas.

Desafortunadamente, todavía había algunas partes de la Secta del Cielo de la Manifestación de Voluntad que aún no estaban bajo el control completo de Yang Qi. Por ejemplo, la secta tenía algunos discípulos que eran herederos, que hacía mucho tiempo que habían ido a las profundidades de la necrópolis en busca de tesoros.

Cuando finalmente regresaran, con suerte aceptarían los cambios en la secta. Además, Yang Qi era casi un heredero. Después de capturar a Profundo Valor, había pasado mucho tiempo estudiándolo para aprender sus secretos. En poco tiempo, rompería la semilla divina de Heredero y aprendería aún más secretos de la Gran Necrópolis.

La necrópolis era un tesoro precioso que superó la Carta del Monarca de Miriada de Mundos, por lo que era un hecho que Yang Qi necesitaba encontrar una manera de tomar el control de ella. Eso sería un activo importante en su intento de llegar al mundo divino.

El mundo divino era su destino final. Como portador del Sello de la Legión Divina, finalmente tuvo que ir allí.

Sin embargo, en este momento, el problema más urgente era cómo lidiar con su mayor enemigo, Orgulloso Cielo, así como con quienquiera que hubiera rescatado a la Emperatriz Flor Alegre de él en el último minuto.

Por la energía de espada que había entrado en él, sabía que el misterioso salvador cultivaba la Fuerza del Mamut Divino Devastador del Infierno. Además, su base de cultivo era pura, y no el resultado de que fuera bendecido por otro. No, cultivó la técnica él mismo, lo que significaba que tenía un Sello de la Legión Divina. Si Yang Qi no hubiera cultivado el Cuerpo Intacto por Miriada de Kalpas y Tribulaciones del Diablo Verdadero, definitivamente habría sido asesinado durante su enfrentamiento.

En este momento, no era rival para quien fuera esa persona misteriosa.

Una cosa de la que estaba seguro era que no era Orgulloso Cielo, lo que parecería indicar que probablemente era un experto de la Edad Primitiva. Aunque era desconcertante que una persona como esa obviamente intentara atraparlo, había una ventaja: demostraba que Orgulloso Cielo no tenía dos Sellos de la Legión Divina. Aún existía un equilibrio de poder tripartito. Y aunque Orgulloso Cielo tenía la base de cultivo más poderosa de todas, siempre que una persona adquiriera dos partes del Sello de la Legión Divina, esa persona aún podría llegar a la cima. Agregar las piezas del sello juntas no solo proporcionaría un aumento lineal en el poder, sino que proporcionaría un impulso exponencial, similar a lo que Yang Qi había logrado al combinar la Fuerza del mamut divino devastador del infierno con el Cuerpo Intacto por Miriada de Kalpas y Tribulaciones del Diablo Verdadero.

Cuanto más pensaba Yang Qi en ello, más se preguntaba quién era esta misteriosa persona. Debe haber salvado a la Emperatriz Flor Alegre para obtener información sobre Orgulloso Cielo. Por ejemplo, Orgulloso Cielo tenía el último medallón heredado del Rey Asesino Inmortal, y uno tenía que preguntarse qué planeaba hacer con él. En este momento, el clon asesino inmortal de Yang Qi tenía los otros medallones combinados en una forma a la que le faltaba algo en el medio, como un corazón. Obviamente, ahí era donde estaba destinado a encajar el medallón final.

 

 

 

Parecía indicar que el medallón final estaba hecho del corazón del Rey Asesino Inmortal, y probablemente era la clave para el control final sobre el medallón combinado. En ese sentido, era algo así como cómo el Motor del Dios Único se relacionaba con el Crucero de la Civilización.

Aunque Yang Qi y el clon tenían ocho de los medallones, todavía estaban en gran peligro sin ese medallón final, ya que causaba inestabilidad en la Carta del Monarca de Miriada de Mundos.

Por otro lado, incluso si tuviera las nueve piezas, sería demasiado peligroso combinarlas, no sea que el Rey Asesino Inmortal resucite e intente poseer su clon.

En este momento, su mejor opción era usar el Sello de la Legión Divina para mantener suprimidos los medallones.

Desde que Yang Qi había vencido con éxito a sus diablos de dependencia, no necesitaba confiar completamente en el Sello de la Legión Divina, y había decidido dejarlo en la Carta del Monarca de Miriada de Mundos. Desafortunadamente, debido a eso, sintió que su conexión con el sello se estaba debilitando. Incluso sintió que, si las cosas seguían así, eventualmente podría volar por su cuenta para encontrar otro anfitrión. Y si eso sucediera, podría perder su Fuerza del Mamut Divino Devastador del Infierno.

El Sello de la Legión Divina era como los medallones heredados del Rey Asesino Inmortal. Ambos eran los restos de entidades ilimitadas de hace mucho tiempo, y no escatimarían esfuerzos para garantizar su propia supervivencia. Tenían que estar vinculados a un sucesor y no se detendrían ante nada para tener uno.

Lo mismo sucedió con el Cuerpo Intacto por Miriada de Kalpas y Tribulaciones del Diablo Verdadero.

Los misterios de esa técnica estaban contenidos en el rollo de piel de oveja, que se requería para cultivarlo.

Afortunadamente, Yang Qi pudo encontrar el equilibrio por medio de sus poderes del pre comienzo del cielo imperial, por lo que incluso si perdía su Sello de la Legión Divina, con suerte podría continuar cultivando la Fuerza del Mamut Divino Devastador del Infierno.

Era casi como un emperador mortal que enfrentaría intencionalmente a sus subordinados entre sí con la intención de ayudarlos a fortalecerse. Y al final, eso ayudaría a mantenerlo a salvo.

Pero tenía que ejercer un control perfecto sobre todo.

De alguna manera, fue como jugar con fuego. Si fallaba, lo perdería todo. Pero si tenía éxito, rompería todas las limitaciones posibles y se convertiría realmente en un Sin Destino.

Mientras contemplaba el asunto, observó los tres flujos de energía verdadera interactuando, compitiendo y luchando. Fue un ciclo constante que condujo a una mejora constante.

Lo que mantuvo todo funcionando fue el poder psíquico de Yang Qi y la Energía Verdadera del Señor Soberano.

 

 

‘Mi poder psíquico todavía tiene mucho espacio para crecer’, pensó Yang Qi. ‘Todavía quedan muchos más niveles por recorrer. Y una vez que me convierta en Gran Emperador, mi poder se volverá aún más aterradoramente fuerte. Dicho esto, no puedo apurar las cosas. Necesito encontrar el Jade Mahātmā antes de poder dar rienda suelta a lo que he construido ‘.

¡Swish!

Dejó la Carta del Monarca de Miriada de Mundos y se dirigió directamente hacia los planos del infierno.

Finalmente, se encontró en el vacío que existía alrededor de los diversos infiernos, con vientos siniestros tocando su rostro y oscuridad y penumbra llenas de energía diabólica. Si extendía la mano, su mano se vería envuelta instantáneamente en tanta oscuridad que sería imposible verla.

Si los mundos inmortales eran el lado “yang” del universo, entonces los planos del infierno eran el lado “yin”. Afortunadamente, su Fuerza del Mamut Divino Devadstador del Infierno le permitió ver a través de la oscuridad. Había infiernos esparcidos casi como estrellas en un cielo estrellado. Los infiernos podían ser muy grandes y, de hecho, cuando llegó por primera vez al Infierno de Mahānata, parecía tan grande que ni siquiera podía entenderlo. Pero ahora, no era tan impresionante. El Infierno de Mahānata era tan grande como un mundo inmortal clasificado en el quincuagésimo rango. Su espacio gris en realidad estaba plagado de agujeros y marcas que permitían que la energía vital se filtrara. En realidad, sus leyes mágicas estaban incompletas. Al final, no había forma de que expertos verdaderamente poderosos pudieran venir de aquí.

Parecía que se había librado una gran batalla allí.

Mirando a su alrededor, vio que muchos de los otros infiernos estaban igualmente dañados, y algunos incluso habían sido reducidos a ruinas.

En el pasado, había sido demasiado inexperto para notar cosas como esta, pero ahora era obvio. Claramente, muchos infiernos habían sido atacados por la legión de dioses, matando a innumerables diablos.

Desafortunadamente, todavía había algunos infiernos que su visión no podía perforar. Después de todo, él solo tenía un tercio de la Fuerza del Mamut Divino Devastador del Infierno y veinticuatro tribulaciones del Cuerpo Intacto por Miriada de Kalpas y Tribulaciones del Diablo Verdadero. Una de esas técnicas había nacido en el infierno y la otra había nacido para ser la pesadilla del infierno.

Su combinación lo hacía virtualmente invencible aquí.

Afortunadamente, había aprendido del Apóstol Dios Miserable que el Jade Mahātmā originalmente provenía del Infierno de los Sabios y Mahātmās. Aunque era raro y esquivo, ahora tenía la intención de buscar el jade en ese infierno. Por supuesto, el Infierno de los Sabios y Mahātmās era considerado un rey entre los infiernos, y era incluso más fuerte que el Infierno de Mahānata.

Desafortunadamente, no sabía la ubicación exacta del lugar.

Por lo tanto, voló a través de la oscuridad y la penumbra, pasando miles y miles de otros infiernos. Vio que había inmortales presentes que habían viajado hasta aquí para luchar contra los diablos y ganar una valiosa experiencia de combate.

 

 

Gracias a los sorprendentes cambios en la Edad del Dao Inmortal, los infiernos estaban bajo un ataque constante, ya que eran el lugar óptimo para el entrenamiento. Los diablos demoniacos eran despiadados y brutales, y luchar contra ellos era la mejor manera de mejorar la psique y la voluntad.

Finalmente, el viaje de Yang Qi lo llevó a un lugar donde no reconoció ninguno de los infiernos. Al mirar la energía diabolica a su alrededor, se dio cuenta de que su comprensión del infierno era en realidad algo superficial.

Después de tres días de viaje, sintió un aura que, hasta ese momento, no había sentido.

Deteniéndose, abrió su Ojo del Señor. Con eso, pudo ver que había un área de resplandor y luz en las profundidades de la energía diabolica, un enorme infierno que iluminaba todo a su alrededor.

Fue el Infierno de los Sabios y Mahātmās.

Pulsaba con una energía diabólica que parecía contener el aura de la historia, la mitología, los sabios y los mahātmās.

Me sacrificaré e iré al infierno antes de permitir que nadie más lo haga. Recordó esas palabras, y mientras resonaban en su mente, miró al espectacular Infierno de los Sabios y Mahātmās y reflexionó que los diablos definitivamente no serían diablos ordinarios.

 

160 Capitulos adelantados en patreon

+ de 200 Capitulos (todos los que tengamos traducidos hasta la fecha) adelantados en patreon

SM Capítulo 1011
SM Capítulo 1013