RGE Capítulo 59 – Preguntas

Lun Yunjie se estremeció. Forzó una sonrisa y dijo, “Wang… hermano Wang, ¿necesitas algo? Si necesitas algunas píldoras de aumento de energía espiritual, aún me quedan un montón y puedo darte algunas”.

“Tercer hermano, hay algo que quiero de ti: tu ayudante, Wang Hao”. Wang Lin miró a Lu Yunjie. Antes, no tenía la confianza suficiente para enfrentarse a Lu Yunjie, por lo que no ayudó a Wang Hao. Pero, después de esta batalla, comprendió mucho mejor su propio poder.

La expresión de Lu Yunjie se vuelve inestable. Se rio amargamente en su corazón. Apretó los dientes y dijo, “Wang Lin, que Wang Hao sea mi ayudante es muy importante para la creación de mi píldora, ¡por lo tanto, no puedo estar de acuerdo!”.

Huang Lon se paró a un lado, muy desconcertado, y gritó, “Lu Yunjie, es solo un ayudante. ¿Qué tan importante puede ser?”.

El rostro de Lu Yunjie estaba muy amargo. Decidió morder la bala y dijo, “Jefe de la secta, el discípulo no puede obedecer. Wang Hao ya ha…”.

La expresión de Wang Lin cambió rápidamente. Se movió como un rayo hacia el Pico Heng Yue.

Huang Long y los otros ancianos estaban confundidos y siguieron detrás. Dao Xu agarró a Lu Yyunjie mientras seguía a Wang Lin.

Pronto, Wang Lin llegó por encima de la casa de la píldora en el patio principal. Escaneó el área con su sentido divino y rápidamente encontró la débil fuerza detrás de la habitación. En el momento en que entró en la habitación, su ira alcanzó su límite.

En la larga habitación había un gran horno de píldoras con Wang Hao sentado con las piernas cruzadas dentro. Su fuerza de vida era cada vez más y más débil.

Wang Lin ni siquiera parpadeó. Movió su mano y envió su técnica de atracción para sujetar a Wang Hao. Cuando la mano formada por la técnica se acercó al horno de píldoras, una luz de color arco iris salió del horno y chocó con la mano.

Wang Lin resopló fríamente. Inmediatamente, el poder de la técnica de atracción alcanzó su punto máximo y rompió la luz de color de arco iris. Wang Lin agarró suavemente a Wang Hao y lo puso en el suelo.

Puso su mano derecha sobre la frente de Wang Hao y permaneció en silencio.

En ese momento, Huang Long y los otros ancianos también llegaron. El anciano de cara roja miró el horno de píldoras y luego a Wang Hao. Su expresión cambio repentinamente y gritó, “¡Prueba de Horno de Fuego!”.

Dao Xu miró cuidadosamente a Lu Yunjie, quien estaba en su mano. Lo arrojó al suelo y le dijo, “¡Lu Yunjie, seguro que tienes agallas! ¡Aunque no está prohibido este Sendero de Horno de Fuego, solo puedes usarlo en personas ajenas a la secta, ¡y nunca en nadie dentro! ¿¡Lo olvidaste!?”.

La cara de Lu Yunjie estaba completamente pálida. Se arrodilló en el suelo y susurro, “El discípulo llegó, se unió a la secta y se convirtió en tu discípulo a los 15 años. Han pasado 25 años y el discípulo sigue atascado en la sexta capa. Una vez esta Prueba de Horno de Fuego esté completa, la píldora no solo puede extender mi vida, sino que también me dará una oportunidad de aumentar mi nivel de cultivo, así que tenía que intentarlo, sin importar qué. Este Wang Hao es mi ayudante personal. De acuerdo a las reglas de la secta, Puedo hacer lo que quiera, y él no es parte de la secta, ¡por lo que no he hecho nada malo!”.

Wang Lin abrió los ojos. Antes, la vida de Wang Hao estaba en condición crítica, pero después de enviar energía espiritual al cuerpo de Wang Hao, pudo salvarle la vida. Después de escuchar las palabras de Lu Yunjie, dejó escapar unos resoplidos.

Huang Long frunció el ceño. De un lado estaba el genio Wang Lin, y del otro, un discípulo fiel de 25 años, Lu Yunjie. Encontró difícil tomar esta decisión. Después de reflexionar un rato, tomó una decisión y le dijo a Dao Xu, “Hermano menor Dao Xu, estás a cargo de las medidas disciplinarias. ¿Cómo quieres tratar con Lu Yunjie?”.

En el momento en que Dao Xu escuchó esto, comprendió de inmediato la decisión del jefe de la secta y dijo, “Lu Yunjie entrará en reclusión por 20 años”.

Huang Long asintió y se giró hacia Wang Lin. Dijo amablemente, “Wang Lin, desde ahora en adelante, este Wang Hao se convertirá en un discípulo interior. Considera que se lo compensará. A partir de ahora, ya no vas a ir a Lu Yunjie en busca de problemas. Después de todo, están todos en la misma secta”.

Wang Lin miró a Lu Yunjie y dijo, “¡El discípulo obedece!”.

Huang Long agitó sus mangas y dijo, “De acuerdo, ya que la cosa está resuelta, Dao Xu, usted trata el asunto aquí, incluido el retratamiento de Wang Hao. Wang Lin, sígueme”. Con eso, salió de la habitación y luego flotó en el aire.

Dao Xu miró a Wang Lin y sonrió, “Sobrino discípulo Wang Lin, no te preocupes y deja a Wang Hao conmigo. Mientras esté vivo, encontraré la forma de que se recupere”.

Wang Lin asintió levemente. Después de echar un vistazo a Wang Hao, cuya cara se había recuperado un poco, salió de la casa de la píldora y siguió a Huang Long.

Wang Lin había estado pensando esto todo el tiempo. Entendió muy bien por qué el jefe de la secta Huang Long quería hablar con él solo. En poco tiempo, Huang Long llevó a Wang Lin al salón principal. Entonces, de repente gritó, “¡Wang Lin, seguro tienes agallas!”.

La expresión de Wang Lin se mantuvo calmada y dijo, “Jefe de la secta, si tienes algo que decir, solo dilo”.

Huang Long gruñó y dijo, “Durante esa competencia, ¿qué técnica realmente usaste?”.

Wang Lin se rio y dijo, “Técnica de atracción. Si el jefe de la secta no me cree, puedes mirar más de cerca”. Con eso, activó la técnica de atracción y agarró todas las mesas y sillas en el salón principal. Después de hacer que dieran vueltas alrededor del salón principal varias veces, los volvió a colocar donde estaban.

Huang Long examinó cuidadosamente la técnica, luego comenzó a reflexionar. Después de un largo rato, preguntó repentinamente, “Antes, obviamente estabas en la tercera capa y, incluso ahora, todavía pareces que estás en la tercera capa. ¿Cómo tienes tanto poder? ¿En qué nivel estás exactamente? ¡Wang Lin, dime la verdad!”.

La cara de Wang Lin reveló una expresión amarga y dijo, “El discípulo realmente no entiende. Simplemente seguí cultivando y se hizo así. En cuanto al nivel que he alcanzado, el discípulo no lo sabe”.

Huang Long miró fijamente a Wang Lin y dijo, con una voz profunda, “Wang Lin, ¿todavía no me lo vas a decir?”.

Wang Lin se sonrojó y dijo, “El discípulo realmente no lo sabe”.

Huang Long suspiró. No quería presionar demasiado a Wang Lin porque, sin importar qué, Wang Lin todavía era un discípulo de la Secta Heng Yue, y también había hecho un gran servicio a la secta. También es muy probable que se convierta en una estrella entre los discípulos interiores. Pensando en ello, su expresión de volvió amigable y dijo, “¿Qué había en esa botella que le diste a la Secta Xuan Dao?”.

Wang Lin se rio entre dientes. Agitó su mano derecha y sacó dos botellas pequeñas. Se los entregó a Huang Long y dijo, “¿El jefe de la secta está hablando de esto? El jefe de la secta debería saber esto mejor que yo. Es solo agua del río de la montaña trasera”.

RGE Capítulo 58 - Concluido
RGE Capítulo 60 - Anciano

Deja una respuesta