RGE Capítulo 58 – Concluido

El anciano Ouyaang miró a Wang Lin desdeñosamente. Dijo, “Solo eres un jovencito. ¿Qué derecho tienes para comerciar conmigo? Si sacas el tesoro que dejó el fundador de la Secta Heng Yue, ¡podría intercambiar una gota de veneno contigo!”.

Wang Lin frunció el ceño. Se burló en secreto. Luego, activó su técnica de atracción con toda su fuerza y lo agarró.

El rostro del anciano Ouyang cambió instantáneamente. “¡Cómo te atreves!”. Con eso, agitó su manga y salió una espada voladora. En el momento en que salió la espada voladora, el viento empezó a acumularse y formó una espada gigante en el aire. La espada se balanceó hacia abajo.

En el momento en que apareció la espada, apareció una intención asesina en los ojos del anciano Ouyang. Este discípulo era simplemente demasiado fuerte y se convertirá en una amenaza para su Secta Xuan Dao en el futuro. Quería aprovechar esta oportunidad para destruir su cultivo.

La cara de Huang Long se oscureció. Se dio cuenta de cual era la intención de Ouyang e inmediatamente sacó su espada. Wang Lin soltó una carcajada. Su técnica de atracción llegó a su límite y la mano invisible que él creó se hizo visible.

Aparecieron dos grandes manos que emitían luz blanca. Alrededor de las manos aparecieron remolinos de luz y todas las nubes que los rodeaban se dispersaron.

Una de las manos gigantes agarró el cuello del ciempiés. La otra mano se levantó y bloqueó la espada que descendía.

La espada que se balanceaba hacia abajo se desaceleró hasta que se detuvo en medio del aire. La cara del anciano Ouyang estaba completamente roja cuando reveló una mirada de horror.

Los otros dos ancianos apretaron los dientes. Sin tener en cuenta su estatus, uno escupió una luz de color arco iris que se convirtió en una cinta de color arco iris. Se disparó hacia Wang Lin.

Mientras tanto, el otro anciano tiró un pedazo de jade. Ocho bolas de fuego fantasmales aparecieron y dispararon a Wang Lin.

Una fuerte ola de calor llegó a Wang Lin, pero su expresión no cambió nada. Creó otra mano con su técnica de atracción. Esa mano creó un remolino de viendo a su alrededor, causando que el fuego fantasmal se desvaneciera.

Todo esto sucedió muy rápido. Huang Long soltó un rugido furioso y formó un sello con su mano. Su espada voladora, La Luna Púrpura, voló hacia la cinta de color arco iris.

Utilizando este tiempo, Wang Lin rápidamente se movió hacia el ciempiés. Con su técnica de atracción sosteniendo al ciempiés, no importa cuánto luchara, no podría liberarse. Wang Lin colocó su mano derecha sobre la cabeza del ciempiés y activó su energía espiritual. El ciempiés dejó escapar un doloroso aullido y tosió una neblina negra.

Todo esto duró solo unos segundos. Nadie tuvo tiempo de reaccionar. Los ancianos de ambas sectas estaban a cada lado del ciempiés, listos para pelear. Cuando Dao Xu vio que el ciempiés tosía el veneno, temía que Wang Lin no tuviera nada para contener el veneno, por lo que agitó la manga y tiró una botella blanca. Gritó, “¡Discípulo Wang Lin, usa esta botella para coger el veneno!”.

Después de eso, tomó su espada voladora y empezó a luchar con el anciano de la Secta Xuan Dao que soltó el fuego fantasmal.

Los tres ancianos de la Secta Xuan Dao estaban furiosos porque fueron detenidos por los ancianos de la Secta Heng Yue y no pudieron detener a Wang Lin.

Cuando Wang Lin vio que el ciempiés tosía el veneno, rápidamente retrocedió un poco. Tomó la botella y usó su energía espiritual para mover el veneno hacia dentro de la botella.

El anciano Ouyang gritó furiosamente, “¡Secta Heng Yue! ¡has ido demasiado lejos!”.

Huang Long suspiró en secreto. Guardó su espada y retrocedió. Los otros ancianos hicieron lo mismo.

La cara de Wang Lin mostraba indicios de pesar. El veneno de este ciempiés podría ser la cura para la enfermedad de su padre, por lo que estaba decidido a obtenerlo sin importar qué. Juntó las manos y dijo, “Anciano Ouyang, el veneno de este ciempiés es muy importante para mí. Tengo algo que puede ser considerado un intercambio justo”. Con eso, arrojó una botella de jade de aspecto muy normal. La botella estaba llena con el agua del río que había abastecido desde la montaña trasera.

El rostro de Ouyang estaba sombrío. Estaba a punto de hablar cuando escaneó cuidadosamente la botella de jade. Frunció el ceño y dijo, “Escuché que, hace 500 años, los cultivadores del Alma Naciente de la Secta Heng Yue crearon un terreno de cultivo con energía espiritual varias veces superior a lo normal. ¿Supongo que este líquido vino de allí?”.

Cuando se abrió la tapa de la botella, se filtró un fuerte aura de poder espiritual. Huang Long miró a la botella de jade, y luego se frotó la barba. Dijo, “Este mocoso, Incluso sacó una botella de agua de río”.

El anciano Ouyang gruñó. Pesó la botella en su mano y luego dijo, “Hermano Huang Long, se secta Heng Yue tiene un muy buen discípulo. ¡Adiós!”.

Con eso, miró a Wang Lin. Después de reflexionar un rato, le envió un mensaje a Wang Lin, “Sobrino discípulo Wang, puedo dejar pasar este asunto  sobre el veneno del ciempiés. Pero la Secta Heng Yue ya no tiene ningún ancestro de Alma Naciente detrás de ellos, ¡así que permanezca en su propio riesgo!”.

Con eso, tocó el ciempiés. El ciempiés miró a Wang Lin y voló hacia el norte.

En ese momento, Wang Lin notó que, encima de ese ciempiés, había un par de ojos atractivos que lo miraban.

Estaba sorprendido. Su mente aún resonaba con las palabras del anciano Ouyang. En cuanto al dueño de ese par de atractivos ojos, después de mirar a la persona una vez, ni siquiera se lo tomó en serio.

Después de que la Secta Xuan Dao se fue, todo el pico de pino quedó en silencio. Los ojos de Huang Long recorrieron el área. Sonriendo, dijo. “¡La competencia de hoy lo gana mi secta Heng Yue! ¡Todos los discípulos interiores serán recompensados! Todos ustedes pueden ir a la casa de la píldora para obtener una botella llena de píldoras de energía espiritual. Todos tiene que seguir el ejemplo de Wang Lin.”

Todos los discípulos interiores empezaron a animarse uno por uno. A partir de ahora, nadie se atrevía a llamarlo basura.

El corazón de Wang Zhuo estaba en caos. Le dijo a Xuan Dao, “Maestro, el discípulo quiere entrar en el pasaje de la vida y la muerte. Ya no me preocuparé más de otros asuntos”.

Dao Xu dejó escapar un suspiro. Wang Zhuo era su discípulo favorito, por lo que sabía de los problemas entre Wang Lin y Wang Zhuo. Reflexionó un rato, luego asintió y dijo, “bien. Puedes tomar esta oportunidad para esconderte de Wang Lin también”.

Wang Zhuo dejó escapar una sonrisa amarga, pero no dijo ninguna palabra.

Huang Lon habló de nuevo. “Todos ustedes pueden irse. Wang Lin, ven conmigo”.

Wang Lin asintió. Su mirada recorrió a la multitud y aterrizó en el tercer hermano mayor Lu Yun. Dijo, “Tercer hermano mayor, ¡espera un momento!”.

Bookmark(0)
RGE Capítulo 57 - Entrando al Escenario (7)
RGE Capítulo 59 - Preguntas