RGE Capítulo 49 – Competencia (3)

Al igual que los discípulos de la secta Xuan Dao, los discípulos de la Secta Heng Yue se habían unido en los últimos 20 años y nunca antes habían visto una escena tan sangrienta.

Todos ellos permanecieron en silencio y sintieron incomodidad en su corazón.

La expresión del jefe de la secta Huang Lon permaneció hosca. Se quedó en silencio durante un largo rato. Podía ver fácilmente que este Liu Feng estaba en la sexta capa, pero no esperaba que tuviera una técnica tan poderosa. Su pantalla de agua no podía romperse a menos que el atacante estuviera por lo menos en la octava capa.

Esta era solo la primera ronda y ya fue así. Había amargura en su corazón. La Secta Heng Yue realmente había caído. Miró a sus compañeros y vio que todos ellos también tenían expresiones amargas en sus rostros.

Sun Dazhu aspiró una bocanada de aire frío. “¡Hijo de puta! Un discípulo es incluso más poderoso que yo. ¿Cómo hace la secta Xuan Dao para conseguir discípulos así? ¿Cómo es que no tengo esta suerte?”

Wang Lin le dio a Liu Feng una mirada profunda. Vio claramente lo que había pasado. Aunque fue capaz de ver a través del cultivo de Liu Feng cuando usó la pantalla de agua, Wang Lin aún estaba sorprendido por la técnica.

El anciano Ouyang de la Secta Xuan Dao sonrió y dijo en voz alta, “Amigo Huang Long, en esta segunda ronda, es tu turno para enviar a un discípulo primero.”

La mirada de Huang Long recorrió a cada discípulo interior. Cada uno de los discípulos bajó sus cabezas, esperando no ser seleccionados.

Viendo esto, Huang Long se enojó mucho. Cuando estaba a punto de hablar, Sun Hao apretó los dientes y dijo, “Jefe de secta, aunque el discípulo no es un genio, estoy dispuesto a luchar en la segunda ronda.”

La expresiones de los pocos ancianos cambiaron, y el anciano Xu frunció el ceño y dijo, “Sun Hhao, solo estás en la cuarta capa, ¡no te metas!”

Sun Hao dudó un momento y dijo, “El discípulo… El discípulo tiene una nueva técnica. Aunque no puedo ganar, todavía puedo hacer que se vean mal.” Pensó en su corazón, “En este momento, nadie quiere ir, así que si subo ahora, puedo dejar una buena impresión con el jefe de la secta. Incluso si no puedo ganar con esta bomba fétida, no me veré mal. Lo siento, hermano Li Shan, te compré esto y ahora lo estoy usando contra ustedes. Supongo que puede llamarse karma.”

En estos últimos días, él sintió que había adquirido un buen conocimiento de cómo de usar las bombas fétidas. Lo intentó por sí mismo y fracasó, pero después de ir con el hermano Li Shan, finalmente tuvo éxito unas cuantas veces. Aunque, debido a la falta de tiempo, no pudo practicar más, sintió que con algunos intentos podría hacerlo funcionar.

Huang Long reflexionó un rato y suspiró. Asintió y dijo, “Puedes ir. Déjame ver tu nueva técnica.”

Sun Hao enderezó su cuerpo y subió a la plataforma. Dijo, “El discípulo de la Secta Heng Yue, Sun Hao, pide orientación a la Secta Xuan Dao.”

Cuando Li Shan viio a Sun Hao, sus pulmones casi se rompen de risa. Cuando vio que el anciano Ouyang estaba a punto de señalar a un discípulo, rápidamente se adelantó y dijo, “Mayor, el discípulo Li Shan está dispuesto a subir y pelear con él.” Incluso le guiñó un ojo mientras hablaba.

Li Shan era un discípulo que causó muchos dolores de cabeza al anciano Ouyang, pero Ouyng también sabía que Li Shan era muy astuto y no haría nada que le fuera desventajoso. El anciano Ouyang sabía que si Li Shan estaba subiendo voluntariamente, es porque estaba 100% seguro de sí mismo, así que lo dejó ir.

Li Shan subió emocionado al escenario. Su Corazón estaba a punto de estallar de emoción. Pensó, “Oh Sun Hao, Sun Hao, has traído esto sobre ti mismo.”

Cuando Sun Hao vio a Li Shan aparecer, su expresión se volvió extraña.

Li Shan dijo en voz alta, “Hermano Sun Hao, ven y muéstrame tu nueva técnica. Yo, Li Shan, estaré aquí y recibiré tu ataque.”

Sun Hao titubeó un poco. Ya había alcanzado el nivel para usar las espada voladoras. Su mano formó un sello y una espada roja salió volando y rápidamente flotó a su alrededor, revelando una luz fría.

“¡Ve!” La espada voladora voló rápidamente hacia Li Shan y Sun Hao aprovechó este momento para sacar varias bombas fétidas. Gritó, “¡Mira mi nueva técnica!”

Las bombas fétidas en las manos de Sun Hao explotaron con un estallido antes de que incluso las lanzara. Un hedor pútrido se extendía por los alrededores. Sun Hao estaba allí, cubierto de ceniza negra, estupefacto.

No podía entender por qué estas bombas explotaron antes de que pudiera lanzarlas. ¿Utilizó demasiada fuerza antes?

Li Shan dejó escapar un suspiro y dijo, “El movimiento del hermano Sun Hao es muy fuerte. ¿Cómo se llama? ¿Autodestrucción? Ya te lo dije antes, debes tener cuidado con la bomba fétida, pero usaste demasiada fuerza para agarrarlas y explotaron.”

Todos los discípulos de la Secta Xuan Dao rugieron con risas y sonidos de burla.

Incluso los discípulos de la Secta Heng Yue querían reírse, pero no se atrevieron ya que podrían hacer enfadar a los ancianos.

Huang Long agitó airadamente su mano. Una ola de viento alejó el hedor e incluso hizo volar al atontado Sun Hao desde el Pico de Pino hasta el Pico Heng Yue.

El anciano Ouyang sonrió y dijo, “Ese Sun Hao dio mal uso a su técnica, por lo que no conocemos su verdadera fuerza. Llamemos a esto un empate.” Después de terminar de hablar, le dio a Li Shan una mirada de aprobación.

Huang Long dijo con tristeza, “Una pérdida es una pérdida. ¿Cómo es un empate? Continúe.”

El anciano Ouyang rio y dijo, “No menos de la secta más grande hace 500 años. Xu Mu, ¡sube!”

Un discípulo salió de la secta Xuan Dao. Tenía unos 24 o 25 años de edad. Juntó las manos en el escenario y no dijo nada más.

Huang Long no llamó a ningún discípulo interior, sino que sacó un trozo de jade y lo aplastó suavemente. En el momento en que fue aplastado, un destello de luz azul apareció en el escenario. Tres personas salieron de la brillante luz azul.

Estas tres personas vestían ropa púrpura. En el momento en que aparecieron los tres, liberaron una presión muy fuerte que sorprendió a los discípulos interiores.

La expresión del anciano Ouyang cambió ligeramente y examinó cuidadosamente a esos tres.

El hombre de mediana edad que estaba detrás de la Secta Xuan Dao se giró repentinamente hacia ellos. Sus ojos se iluminaron y mostraron un impulso de luchar.

Cuando aparecieron los tres hombres, miraron fríamente a la audiencia. Uno de los de 40 años de edad dijo, “¿La Secta Xuan Dao? Hmph, hace 20 años, yo, Lu Song, perdí, pero esta vez, no lo haré.”

Las pupilas de Wang Lin se contrajeron. Entre las tres personas, solo conocía a uno de ellos: el segundo hermano aprendíz Zhang Kuang.

Huang Long dijo claramente, “Lu Song, esta vez, ve.”

Lu Song asintió. Los otros dos, además de él, salieron del escenario y se pararon junto a Huang Long.

“¡Lu Song! Quinto hermano mayor, Lu Song! Escuche que estaba en la sexta capa hace 20 años. ¡Esta vez, nuestra secta Heng Yue ganará seguro!”

Bookmark(0)
RGE Capítulo 48 - Competencia (2)
RGE Capítulo 51 - Entrando al Escenario (1)