PT Capítulo 11: Sangre hirviendo

Traductor:Hokarou

“¡Bien podría intentarlo
todo!” Su Ming apretó los dientes y tiró la flor con seis pétalos al
caldero de piedra.
La hierba con seis pétalos fue la que
encontró en el lodo. Era el que desprendía un olor que parecía hacer hervir la
sangre.
En el momento en que la hierba tocó la
mezcla medicinal en el caldero, Su Ming vio una luz roja y seductora desde su
interior. No cubrió el caldero con una tapa, sino que optó por avanzar y
caminar alrededor del caldero. Seleccionó algunos de los hoyos que aún tenían
el fuego líquido fluyendo hacia abajo como una corriente y atascó el cuerno
horizontalmente en sus caminos para detener el flujo temporalmente,
facilitándole el control del fuego.
Los hoyos en el suelo aumentaron durante
este mes, y la mayoría de ellos estaban cubiertos por marcas horizontales que
parecían cicatrices. Este fue un método inventado por Su Ming para controlar el
incendio después de un mes de prueba y error.
Su Ming estaba increíblemente
nervioso. Casi toda su atención estaba en el Caldero Estéril que hizo. De
acuerdo con sus observaciones del mes pasado, el lugar donde se encontraba era
seguro durante la siguiente hora, por lo que no tenía que preocuparse por nada
más.
El tiempo pasó, y tan pronto como la
hora terminó, Su Ming se retiró inmediatamente del lugar. Poco después de
abandonar el lugar, una enorme explosión de fuego surgió del suelo.
A medida que el fuego continuaba
explotando, Su Ming también sudaba como un río cuando no estaba muy lejos de la
fuente del fuego. Pero mantuvo su mirada en el caldero. Por la experiencia que
acumuló hace un mes, supo que aún faltaban entre catorce y dieciocho horas
antes de poder ver los resultados.
Durante este tiempo, necesitaría
ajustar la intensidad de las llamas de acuerdo con los cambios en el líquido
medicinal, y en especial necesitaba poner la tapa sobre el caldero en los
momentos finales de preparación de las pastillas para que el calor dentro del
caldero aumentará a niveles increíbles y el calor se reunirá para crear las
píldoras medicinales.
Él había estado repitiendo este acto
varias veces en el último mes. Incluso se podría decir que ya estaba
acostumbrado a eso.
Pasaron dos horas, cuatro horas.
Lentamente, el caldero comenzó a dejar salir una niebla roja. La niebla no
olía, pero la extraña luz que brillaba hizo hervir la sangre de Su Ming cuando
la miró.
Durante este tiempo, ajustó la fuerza
del fuego unas cuantas veces, y lo hizo hasta que se oscureció afuera. Los ojos
de Su Ming estaban rojos e inyectados de sangre. Había usado casi todo el día
para crear las píldoras medicinales y todo había funcionado bien hasta el
momento, solo quedaba el paso final.
A través de la niebla roja, Su Ming
pudo ver que no quedaba mucho líquido dentro del caldero, y estaba burbujeando
por dentro. Cuando cada burbuja estallaba, la niebla roja se elevaba desde
dentro.
“¡Esta casi terminado!”
Después de numerosos fracasos, los ojos de Su Ming se iluminaron. Sin dudarlo,
agarró la tapa a su lado y cubrió el caldero.
En el momento en que cerró el caldero,
se escuchó un ruido sordo en la cueva.
“Todo depende de la suerte
ahora”. Una vez que cubrió el caldero, Su Ming dejó escapar un gran
suspiro y retrocedió unos pasos antes de sentarse con las piernas cruzadas.
Cerró los ojos y descansó. Sabía que había hecho todo lo que podía, y el éxito
dependía totalmente de la suerte ahora.
Pasaron dos horas. El ruido de dentro
del caldero aumentó exponencialmente y continuó nueve veces antes de que
gradualmente se calmó. Ya no había ningún ruido junto al fuego debajo de la
caldera.
Su Ming no abrió los ojos, sino que
optó por continuar descansando y esperar. No fue hasta que comenzó la siguiente
erupción después de un corto período de tiempo y cuando el fuego debajo del
caldero comenzó a debilitarse, Su Ming abrió los ojos y agarró algunas hierbas
resistentes al calor en su mano derecha antes de avanzar y mover la tapa del
caldero a la distancia.
En el momento en que se abrió la tapa,
una ola roja de calor se precipitó en su cara, pero Su Ming ya estaba
preparado. En el instante en que abrió la tapa, retrocedió.
Esperó hasta que la roja oleada de
calor se dispersara, luego con el corazón latiendo con inquietud y emoción,
avanzó lentamente y miró hacia el caldero.
Con solo una mirada, Su Ming se echó a
reír a carcajadas.
¡Justo en el fondo de la caldera había
tres píldoras medicinales rojas!
Tomó las pastillas con cuidado, luego
se sentó a un lado con emoción mientras seguía mirando el objeto muy misterioso
que solo había visto en sus recuerdos.
A Su Ming le encantaron las píldoras
redondas e incluso se las llevó a la nariz para olerlas. Pero en lugar de un
olor medicinal, emitían un leve hedor a sangre.
La píldora también era anormalmente
frágil. Si Su Ming usara un poco más de fuerza, las pastillas se convertirían
en polvo, pero a Su Ming no le importó mucho eso.
“Ha pasado un mes, ¡y finalmente
he logrado hacerlo una vez!” Cuanto más lo miraba Su Ming, más feliz
estaba, y cuando estaba a punto de meterse uno en la boca, vaciló.
Su Ming reprimió con fuerza su
emoción. En su mente, vio una escena extraña cuando estaba recogiendo la hierba
roja con seis pétalos.
“Si esta hierba fue la clave para
crear estas píldoras, entonces me pregunto si la otra puede hacerlo también
…” Su Ming colocó las tres píldoras en un lugar seguro y luego eliminó
la hierba roja con cinco pétalos.
Hubo un momento de silencio antes de
que Su Ming se decidiera. Una vez que tomó nota del tiempo, cerró los ojos y
meditó, comenzó a mover la sangre de sus venas por todo el cuerpo para
recuperarse de la fatiga.
El pequeño mono regresó a la
medianoche, y mientras subía a la cueva, su cara parecía intoxicarse al oler su
garra derecha. No molestó a Su Ming, optó por acostarse en un lugar que no
estaba demasiado caliente.
Ya se había acostumbrado a este lugar
en el último mes.
Sin embargo, a pesar de que estaba
acostado, seguía olfateando su garra derecha y la mirada intoxicada se hizo más
visible en su rostro. Comenzó a cacarear al recordar algo.
No fue hasta la mañana siguiente antes
de que Su Ming abriera los ojos y moviera su cuerpo. La fatiga que sintió el
día anterior había desaparecido por completo.
Con su resistencia recuperada y su
cuerpo casi desbordado, Su Ming tomó la hierba con cinco pétalos y continuó con
el proceso de templado.
Después de unos días, Su Ming salió de
la caverna del fuego, ya que no se había ido por unos días. Cuando vio el sol,
sintió su resplandor en sus ojos. Ya estaba acostumbrado al resplandor rojo de
los fuegos dentro de la cueva de fuego, y ahora que miraba una vez más el
brillo del sol, no estaba acostumbrado a ello.
Mientras estaba allí respirando aire
fresco, Su Ming esperó a que sus ojos se ajustaran al brillo del sol y luego
observó cuidadosamente sus alrededores antes de bajar.
Lo hizo muy rápido y se mantuvo alerta
de sus alrededores. Con el pequeño mono vigilando también, no encontraron
ningún peligro y bajaron de la montaña a salvo.
Encontraron un río que soltaba vapor
caliente a los pies de la montaña. Su Ming se quitó la ropa y se sumergió en el
agua, sintiendo cómo la fatiga que se había acumulado en su cuerpo desaparecía.
Él y Xiao Hong salieron
apresuradamente del río a regañadientes. Tenía cosas mucho más importantes que
hacer.
Su Ming y Xiao Hong viajaron a toda
velocidad en el bosque. Después de cubrir una cierta distancia, Su Ming atrapó
en sus manos algunas bestias de aspecto aterrador.
También había algunas en las garras del
pequeño mono.
En un rincón un poco más remoto del
bosque, Su Ming echó un vistazo a las cuatro bestias amarradas que le rugían,
luego las ignoró y sacó dos pequeñas botellas de su pecho.
Dentro de las dos botellas había dos
tipos de pastillas. Uno de ellos era rojo y un poco terrorífico de ver,
mientras que el otro era verde con un leve olor a medicina que viajaba a su
nariz. Con solo una bocanada, se sintió refrescado.
La píldora verde fue la que Su Ming
hizo hace unos días con la hierba con cinco pétalos.
“Polvo Esparcido … Si sigo mis
instintos, el verde es Polvo Esparcido, entonces, ¿qué diablos es la píldora
roja?” Su Ming entrecerró los ojos. Había tres pastillas en las botellas.
Sacó uno de cada uno y miró a las bestias antes de moverse hacia ellas.
Una vez que alimentó las dos píldoras
a dos bestias diferentes, Su Ming se retiró unos pasos atrás y las observó con
nerviosismo. Incluso el pequeño mono se vio afectado por su estado de ánimo y
se puso nervioso.
Esperó por mucho tiempo, pero no hubo
cambios dentro de las dos bestias que consumieron las pastillas. Todavía
silbaban y rugían a Su Ming, sus rostros se retorcían de rabia.
Su Ming frunció el ceño. Esperó un
poco más, pero no pasó nada.
“¿Cómo podría ser esto? Hablando
lógicamente, algo debe haber sucedido … Pero al menos no es venenoso. ¿Podría
ser … esto no debe ser consumido, sino para ser usado externamente?” Una
vez que Su Ming tuvo la idea, sacó el cuerno y se dirigió a las otras dos
bestias que no tomaron el medicamento, luego abrió dos pequeñas heridas en sus
cuerpos para que la sangre fluyera.
El pequeño mono rápidamente lo siguió
detrás de él para mirar.
Su Ming luego tomó otras dos píldoras
de la botella y las colocó sobre sus heridas.
¡En ese momento, algo sucedió!
En el momento en que la píldora roja
tocó la herida en el cuerpo de la criatura, en solo unos segundos, todo su
cuerpo comenzó a temblar con furia y se convirtió en un charco de sangre. Antes
de que la sangre pudiera caer al suelo, estalló en llamas y se convirtió en
niebla roja. La pequeña bestia ni siquiera tuvo tiempo de gritar.
Todo esto sucedió en un instante, y
sucedió tan rápidamente que Su Ming dejó escapar un grito de susto antes de
retirarse rápidamente. El pequeño mono también se sorprendió y dejó escapar
gemidos de susto mientras se retiraba apresuradamente.
“Esto es …” Su Ming
respiró bruscamente y sus ojos se llenaron de terror. ¡No esperaba que la
píldora roja que hizo tuviera efectos tan impactantes!
Cuando la niebla roja desapareció en
el aire, solo quedaban un montón de huesos rojos purpúreos en el suelo. Era un
espectáculo aterrador para la vista. Mientras que las otras criaturas estaban
muy cerca de la bestia en este momento, no estaban afectadas, pero estaba claro
que estaban asustadas de ella.
La respiración de Su Ming era errática
y rápida. Después de un largo rato, miró la botella que contenía la píldora
roja. Solo quedaba una, pero esa pastilla sola fue suficiente para hacerle
pensar que era un artículo sediento de sangre.
“No hay efectos si es consumida,
pero si entra en contacto con la sangre, ¡entonces la muerte está asegurada!
Desde que fui yo quien invento esto, ¡entonces se llamará Sangre Esparcida!”
Su Ming murmuró. Forzó su miedo a desaparecer y guardó la píldora con cuidado.
¡Tenía la sensación de que este objeto podría muy bien ser utilizado como un
arma en el futuro!
“Entonces, esta píldora verde
debería ser el verdadero Polvo Esparcido. ¿Pero cuáles son sus efectos?”
Su Ming se quedó en silencio por un momento, luego su mirada se posó en la
pequeña bestia que todavía estaba completamente bien a pesar de que la píldora
se había fundido en su herida.

Bookmark(0)
PT Capítulo 10: Templando hierbas.
PT Capítulo 12: La ira de Su Ming