OEM Capítulo 583: ¡Oprimiéndolos con vigor!

Capítulo 583: ¡Oprimiéndolos con vigor!
Jun Mo Xie no pudo evitar reírse: “Digo, ¿qué tiene
esto que ver con Chu Qi Hun? ¿Ustedes Tres Tierras Santas siempre acusan a los
demás sin evidencia? No conozco al asesino y nunca lo he visto antes. ¿Qué tipo
de especulación es esta? ¡Estas son solo fabricaciones basadas en nada!”
Jun Mo Xie se rió entre dientes mientras decía.
“Chu Qi Hun es una buena persona? Jajajaja … ¡Esto es
una broma!” Xiao Wei Cheng se rió burlonamente con una mirada de disgusto.
“Un dictador de corazón frío como él está lleno de pecado. ¡Sus dos manos
apestan a sangre! Lo único que reconoce es dinero. Si le das algo de dinero,
incluso matará a su propio padre. ¿Cómo puedes decir que todavía es una buena
persona? Jun Mo Xie, ¿aún puedes distinguir lo correcto de lo incorrecto?
¿Todavía tienes justicia en ti? ” “¿Lo acusé? ¡Jun Mo Xie, solo por
esta frase, reveló tus intenciones! Si no estás involucrado con él hoy, ¿aún lo
ayudarías a exonerarlo?” Xiao Wei Cheng estaba resentido:
“¡Definitivamente es Chu Qi Hun sin duda! ¡De ahora en adelante, yo, el
maestro supremo de la Ciudad Dorada, trataré a Chu Qi Hun como un
enemigo!”
Jun Mo Xie y Mei Xue Yan se miraron con consternación. No
podían creer que hubiera una persona tan irrazonable en este mundo.
Justo así, obligó al maestro asesino a involucrarse.
¡Que es esto!
Si el maestro asesino, Chu Qi Hun llega a enterarse de ello,
probablemente escupiría una bocanada de sangre: ¿por qué tengo que cargar con
todas las acusaciones? ¿Todavía hay justicia en este mundo? No debería ser
llamado maestro asesino, sino maestro chivo expiatorio …
Jun Mo Xie aún podía recordar vívidamente que cuando seguía
a Lei Wu Bei de sangre fría, Lei Wu Bei había fingido una vez ser el maestro
asesino, Chu Qi Hun.
¿Podría ser que este asesino superior tenga las mismas
estrategias que yo?
Simplemente no sabemos cuál es el más brillante y quién es
el verdadero maestro asesino.
Mei Xue Yan se rió sarcásticamente, “Xiao Wei Cheng,
¡te compadezco! ¡Me compadezco de los Maestros Supremos en la Ciudad Dorada =!
¡Ustedes tienen un conocimiento y una experiencia tan superficial, que hacen
juicios imprudentes y se burlan de ustedes mismos!”
Xiao Wei Cheng se rió sombríamente y con una cara llena de
resentimiento, examinó el área y gritó: “¡Chu Qi Hun! Ya que tienes las
agallas para asesinar gente, ¿por qué no tienes las agallas para
enfrentarme?” Jun Mo Xie que había estado de pie todavía se rió entre
dientes, tanta ironía …
Mei Xue Yan resopló y caminó hacia adelante.
Actualmente, la Ciudad Dorada solo dejó cinco maestros más
allá del nivel Supremo y diez Maestros Supremos. Mei Xue Yan no podría
molestarse con la fuerza restante, ya que incluso si no pudiera matarlos a
todos, aún podría escapar fácilmente sin ninguna herida. Además, tenía a Jun Mo
Xie a su lado para apoyarla, lo que la hacía aún más intrépida. Por lo tanto,
Mei Xue Yan irrumpió sin dudarlo.
Dos de los Maestros Supremos de la Ciudad Dorada la
bloquearon y le dijeron severamente: “¡Por favor, deténgase un momento, Venerable
Mei, no hemos aclarado todo!”
Mei Xue Yan respondió fríamente: “¿No se han aclarado
las cosas? ¡No lo creo! ¡Piérdete!”
Los dos Maestros Supremos se enfurecieron y de repente dos
espadas largas aparecieron como un fantasma, saltaron en el aire y apuntaron
hacia Mei Xue Yan.
Ya estaban enfurecidos por la muerte de sus camaradas,
escuchar la grosera exclamación de Mei Xue Yan los agravó aún más. Sin previo
aviso, usaron su habilidad de primer nivel en la esgrima, combinaron su cuerpo
en la espada y atacaron.
Mei Xue Yan sacudió su muñeca y una espada larga apareció en
su mano, con un grito, la espada iluminada.
¡Todo el cielo se cubrió de repente con fuegos artificiales!
Su espada irradiaba como un rayo, enfrentándolos de frente.
Los dos estaban siendo desagradecidos, por lo tanto, Mei Xue Yan no se molestó
en darles una oportunidad. Como combinaste tu cuerpo y tu espada en uno, usaré
mi espada para dividirte en dos.
Una vez que sacaran la espada para matar, ¡no mostraría
piedad!
Xiao Wei Cheng gritó: “¡Alto!”
Después de ver quince cadáveres, Xiao Wei Cheng había
decidido disipar la idea de matar a Mei Xue Yan. Sabía que con su fuerza
actual, atacar a Mei Xue Yan estaría pidiendo la muerte. Incluso si los quince
maestros supremos restantes dieran todo, todo lo que pueden hacer es arañarla.
¡Eso si tuvieran la suerte!
¡Por ahora, Xiao Wei Cheng solo quería atrapar al culpable
que mató a su hermano, Chu Qi Hun! En cuanto a Mei Xue Yan … se lo dejaría a
Dun Shi de la Tierra Elusiva de los Inmortales y Sea of ​​Fantasy Blood para
manejar. (No recuerdo como era en español, tanto tiempo sin leerlo xd)
Por lo tanto, no tenía ningún plan para interceptarlos.
Al ver a los dos Maestros Supremos actuar imprudentemente y
atacar a Mei Xue Yan, Xiao Wei Cheng se sorprendió y al instante les gritó que
se detuvieran.
¡Pero fue demasiado tarde!
El Maestro Jun le recordó a Mei Xue Yan la forma correcta de
un noble, que era no tener piedad.
Se hizo una mujer peligrosa larga y su espada afilada
estalló en luces. De repente, se escucharon dos gritos y sonidos rotos. De
repente, estaba lloviendo sangre y las dos espadas se hicieron añicos. Solo
así, los dos Maestros Supremos desaparecieron del mundo.
Mei Xue Yan aterrizó suavemente en el suelo, no había
manchas en su blusa blanca, ni signos de sangre en absoluto. Tenía una
expresión distante y estaba llena de aura asesina.
Xiao Wei Cheng quería hablar, con la esperanza de aliviar la
atmósfera tensa ya que atacarla ahora no sería una buena idea. El plan para
acercarse sigilosamente a ella y atacar había fracasado por completo, ya habían
perdido a la mitad de sus hombres y él no tenía intenciones de continuar la
lucha.
Por otro lado, Mei Xue Yan, que ya había tomado la vida de
dos Maestros Supremos, está en la cima de su ola de asesinatos y escondiéndose
cerca de ella estaba un maestro asesino, Chu Qi Hun, quien puede hacer un ataque
sorpresa en cualquier momento. La situación era muy mala para los Maestros
Supremos de la Ciudad Dorada.
Antes de que Xiao Wei Cheng tuviera la oportunidad de
hablar, Mei Xue Yan giró la cabeza y lo miró sin piedad. Su carisma creció con
el viento a medida que se volvió más intimidante. Con una majestuosa grandeza
que solo pertenecía a los Reyes y el poder de decidir su muerte, ella intimidó
a los trece Maestros Supremos de la Ciudad Dorada.
En ese momento, se mostró porque la excepcional Mei Xue Yan se
le permitió ser la número uno en el Bosque Tian Fa.
Bajo su presión intimidante, Xiao Wei Cheng contuvo la
lengua y tragó las palabras que estaba a punto de decir. Sintió que el frío la
miraba ver a través de su corazón y capturar su alma.
Por un momento, Xiao Wei Cheng sintió los escalofríos y se
olvidó de su intención original.
Frente a él estaban los dos cadáveres de sus subordinados,
pero en ese momento, Xiao Wei Cheng se olvidó por completo de su venganza.
Detrás de él, se encontraban doce de sus otros subordinados, pero nuevamente,
en ese momento, Xiao Wei Cheng se olvidó por completo de ellos.
Solo sabía que frente a él estaba Mei Xue Yan, quien solo
necesitaba levantar su mano para enterrarlo en la nieve profunda.
Mei Xue Yan se quedó quieta y lo miró fríamente antes de
decir: “¡Xiao Wei Cheng, deberías dejar de hablar por ahora! ¡Si dices
otra palabra, enterraré a los trece aquí para siempre! ¿Quieres apostar, si me
atrevo o no?! “
Mei Xue Yan habló ligera y gentilmente como si solo
estuviera diciendo algo que sucedió en el pasado. Pero lo que estaba oculto en
sus palabras los hizo temblar de miedo.
Atreverse o no, ¿puedes o no? ¡Qué nivel de agresividad es
este!
Frente a su ejecución brillante y poder, incluso la tormenta
de nieve parecía escucharla y se detuvo en el aire.
Por supuesto, a pesar de que las habilidades de Mei Xue Yan
eran asombrosas, ella todavía no tenía la capacidad de controlar la naturaleza.
Lo que sea que sintieron fue solo una ilusión, la tormenta no se había
detenido. Sin embargo, todos no podían sentirlo porque lo único que podían
sentir entonces era el aura aterradora de Mei Xue Yan.
¡Tan profundo como el océano, tan imponente como la montaña!
La frente de Xiao Wei Cheng estaba llena de sudor frío.
Trató de reunir su espíritu, conciencia, alma y cultivo para enfrentar el
aterrador carisma de Mei Xue Yan. Trató de escapar de su espíritu aterrador,
pero falló.
Mei Xue Yan lo miró antes de que ella se riera burlonamente.
Giró la cabeza hacia Jun Mo Xie y dijo: “¡Vamos!”
Jun Mo Xie se rió entre dientes y rápidamente caminó hacia
ella. Ambos pasearon elegantemente uno al lado del otro en el cañón. Los trece Maestros
Supremos detrás de ellos eran una de las personas más fuertes de su ciudad,
solo necesitaban dar un salto para llegar a Jun Mo Xie y Mei Xue Yan, pero
ninguno de ellos hizo un movimiento.
Al ver a la pareja que se alejaba de ellos, todos se
sintieron más confundidos.
¿Era tan grande la brecha entre sus habilidades? ¿Cómo puede
ser?
Anteriormente, cuando los diez maestros más allá del nivel Supremo
se reunieron y atacaron a Mei Xue Yan, todavía estaba siendo misericordiosa y
no tenía la intención de matarlos, pero todos ellos todavía estaban gravemente
heridos y logró escapar. La Mei Xue Yan de hoy no fue tan misericordiosa como
el pasado y no dudó en matarlos. La parte triste fue que ahora solo dejaban
cinco maestros más allá del nivel Supremo y diez Maestros Supremos.
Con esta cantidad de fuerza restante y con todas sus
estrategias expuestas, no tienen ninguna posibilidad de matar a Mei Xue Yan. De
hecho, la posibilidad de que todos fueran asesinados era mayor …
Cuando un noble decide no ser acosado más, las personas que
lo acosaron definitivamente enfrentarían un horrible final. Además, este noble
tenía habilidades tan fuertes.
¡Lo que sea que acaba de pasar había demostrado este hecho!
Mei Xue Yan y Jun Mo Xie habían desaparecido lentamente en
la distancia. La tormenta de nieve se hizo más fuerte y más pesada. Mientras
soplaba el viento, Xiao Wei Cheng sintió que su rostro se enfriaba, pero no
importaba lo frío que fuera, no podía compararse con su corazón helado …
“Nos vamos” Xiao Wei Cheng suspiró.
El maestro más allá del nivel Supremo bajó la cabeza
mientras caminaba. En un instante, el Maestro Supremo del trono de las tres
perlas en la Ciudad Dorada, envejecido por unos años más. Incluso su espalda,
que solía ser alta y recta, se inclinó más abajo.
“Xiao Wang Zuo, ¿qué pasa con los cuerpos de nuestros
hermanos muertos?” Oreguntó un viejo maestro con barba blanca con tristeza
mientras miraba a Xiao Wei Cheng y esperaba una respuesta.

Bookmark(0)
OEM Capítulo 582: Si digo que eres culpable, ¡eres culpable!
OEM Capítulo 584: Un olor que pertenece al Malvado Jun