MGA Capitulo 4846

MGA Capitulo 4846 – La voz de una chica

“Chu Feng, como siempre, no vayas a hablar con otras personas sobre este exaltado, sólo finge que no te has encontrado conmigo”.

Mientras sonaba la voz de Lord Long Xie, una puerta espiritual apareció de la nada y aterrizó justo delante de Chu Feng.

Lord Long Xie estaba a punto de dejar que Chu Feng se fuera.

Sin embargo, ahora que esa puerta para salir estaba claramente frente a él, Chu Feng estaba algo menos ansioso por irse.

Simplemente tenía demasiada curiosidad por la identidad de esta  existencia misteriosa.

Por eso Chu Feng aún quería preguntar algunas cosas.

¡Whoosh!

Sólo antes de que pudiera abrir la boca, la puerta espiritual liberó una fuerza de succión que succionó a Chu Feng por la fuerza.

Después de atravesar la puerta espiritual, Chu Feng ya estaba de vuelta en el cielo de la plaza.

Pero en ese momento, el cielo sobre la plaza no estaba sólo el propio Chu Feng.

Sobre este vacío, las figuras de la gente de la Secta Marcial del Dragón Oculto podían verse por todas partes, y no sólo volaban rápidamente, sino que también gritaban constantemente el nombre de Chu Feng.

Todos buscaban nerviosamente a Chu Feng, e incluso se habían vuelto algo desesperados.

Algunas personas que eran cercanas a Chu Feng lloraban.

Muchas personas que Chu Feng nunca había visto antes estaban llorando también.

En particular, aquellas discípulas lloraban con mocos y lágrimas, y parecían estar en una gran angustia.

La razón por la que la gente estaba así era porque todos sentían que Chu Feng podría haber sido destruido junto con la Gran Tribulación, y todos pensaban que Chu Feng estaba muerto.

Así que cuando Chu Feng apareció, la primera persona que vio a Chu Feng no podía ni siquiera creer lo que veían sus ojos.

“¿Es Chu Feng, podría estar equivocado?”

“¡Todos, miren, Chu Feng, ese parece ser Chu Feng!”

“Chu Feng, ¿es realmente Chu Feng?”

Con ráfagas de llamadas, pronto… todos los presentes, vieron a Chu Feng.

Así, innumerables figuras se dirigieron hacia Chu Feng al mismo tiempo.

En un abrir y cerrar de ojos, Chu Feng se vio rodeado por un inmenso mar de gente.

Sin embargo, los que se precipitaron al frente fueron las figuras que le eran más familiares a Chu Feng.

“Hermano Chu Feng, ¿a dónde habías ido?”

Zi Ling fue la primera en correr hacia Chu Feng.

En ese momento, no sólo tenía la cara llena de lágrimas, sino que incluso sus ojos estaban hinchados de tanto llorar, así que uno podía imaginar lo preocupada que estaba por Chu Feng.

“Chica tonta, la Gran Tribulación ha sido eliminada, ¿como no estaría bien?”

“Es que mientras la Gran Tribulación se levantó, quedé atrapado en un espacio”.

Chu Feng dijo con una sonrisa.

Sin embargo, no dijo la verdad, sino que se inventó una razón al azar.

Después de todo, esa misteriosa existencia había instruido específicamente a Chu Feng para que no dijera que la gran tribulación estaba relacionada con él.

Chu Feng sabía que aquella misteriosa existencia estaba por encima de la fuerza de la maestra de secta de la Secta Marcial del Dragón Oculto, por lo que Chu Feng no se atrevió a desobedecer sus órdenes.

En cuanto a Zi Ling y los demás, estaban convencidos de Chu Feng, sin mencionar que ahora mismo, lo que más les preocupaba era la seguridad de Chu Feng, y al ver que estaba ileso, naturalmente no perseguirían nada más.

Swish swish swish

Sin embargo, de repente, las figuras errantes que originalmente rodeaban a Chu Feng bajaron volando una tras otra.

Fijando los ojos y mirando de nuevo, tanto los ancianos como los discípulos habían aterrizado limpiamente sobre el suelo.

Inmediatamente después, tanto los ancianos como los discípulos dieron un gran saludo a Chu Feng.

No dijeron nada, pero ese saludo hizo que el corazón de Chu Feng se estremeciera ligeramente.

Era… un saludo de la gente de la Secta Marcial del Dragón Oculto.

Y, fue extremadamente sincero.

Pensando en ello, desde que había entrado en la Secta Marcial del Dragón Oculto, Chu Feng había empezado a sufrir la supresión, y todo tipo de intrigas y conspiraciones habían caído sobre él.

Aunque Chu Feng era pacífico, pero sólo porque había aparecido, hubo calamidades que cayeron del cielo.

Por lo tanto, Chu Feng sabía muy bien que este lugar, la Secta Marcial del Dragón Oculto, no era un lugar de paz y bondad.

Pero no importa cómo estas personas de forma habitual lucharon por la fama y la fortuna, ni cómo lucharon abierta y secretamente.

Al menos en este momento, su respeto y gratitud hacia Chu Feng era verdadero.

En cualquier caso, en este momento Chu Feng era reconocido y respetado por ellos.

Y en este mundo, ¿quién no deseaba respeto y reconocimiento?

El reconocimiento de los demás era a menudo un reflejo del propio valor.

Así que a Chu Feng, naturalmente, también le gustó este reconocimiento.

“Ya que la gran tribulación ha sido eliminada, dispersémonos todos”.

De repente, la maestra de secta habló.

Y después de que la maestra de secta habló, la multitud naturalmente no se atrevió a desobedecer, y todos se levantaron y marcharon a sus respectivos puestos.

Sólo que la mayoría de ellos echarían un vistazo más a Chu Feng cuando se fueran.

Algunos lanzaron una sonrisa a Chu Feng, mientras que otros saludaron una vez más.

Pero también hubo bastantes que dieron su última mirada a Zi Ling.

Los que miraban a Zi Ling eran en su mayoría mujeres, y esas miradas eran en su mayoría las mismas, todas envidiosas.

Lo que habían vivido hoy era como un sueño.

Pero todos tenían claro que si no fuera porque Chu Feng rompió la gran tribulación, su Secta Marcial del Dragón Oculto sería disuelta.

Todos ellos habrían dejado este lugar.

Por supuesto, la persona más fuerte de la Secta Marcial del Dragón Oculto seguía siendo la Señora Maestra de Secta.

Sin embargo, todos sabían que el que había salvado a la Secta Marcial del Dragón Oculto hoy era Chu Feng.

Tal Chu Feng era tan grandioso que incluso la generación más antigua tenía respeto en sus corazones, por no hablar de las generaciones más jóvenes.

Estaba claro que Chu Feng se había convertido en un héroe en los corazones de muchos jóvenes.

¿Y no era una existencia como la de un héroe el tipo de hombre con el que soñaban innumerables jovencitas en sus corazones?

Ante un Chu Feng así, aquellas discípulas podían hacer algo más que lanzar una simple mirada, muchas de ellas ya estaban pasando transmisiones de voz y mostrando afecto en secreto.

Es que Chu Feng era demasiado perezoso para responder siquiera a esas transmiciones, y por eso esas mujeres, cuando miraban a Zi Ling, sentían tanta envidia.

Ya se habían dado cuenta de que Chu Feng sólo estaba interesado en Zi Ling.

Otras mujeres, aunque fueran más bellas o más jóvenes, no le interesaban a Chu Feng.

Tal hombre tan sobresaliente y dedicado, y Zi Ling resultó ser esta persona afortunada.

¿Cómo podría alguna de esas mujeres no sentir celos?

Si se decía eso antes, algunas personas pensaban que Chu Feng no era digno de Zi Ling.

Entonces ahora, la gente sentiría que era Zi Ling quien no merecía a Chu Feng.

Hmm.

De repente, la maestra de secta se desmayó sin previo aviso.

Al ver esta escena, Duan Liufeng, así como Chu Feng y los demás, se apresuraron a ver cómo estaba.

Pero afortunadamente, aunque la maestra de secta estaba inconsciente, su estado físico era más estable.

Sólo que no sabían la razón por la que la maestra de secta estaba inconsciente.

En la desesperación, sólo tenían que enviar a la maestra de secta de vuelta a su residencia para descansar primero.

Chu Feng y los demás, naturalmente, les acompañaron también.

Chu Feng, en particular, también se esforzaba por averiguar la razón de la perdida de consciencia de la maestra de secta, pero era una lástima que… no hubiera podido encontrar la razón.

Justo cuando Chu Feng se devanaba los sesos, una transmisión de voz secreta llegó en los oídos de Chu Feng.

“Chu Feng, sal un momento”.

Esta transmisión de voz era la del jefe de los grandes discipulos.

Este Jefe de los grandes discipulos todavía llevaba una máscara, aunque el Chu Feng de hoy ya se había ganado la aprobación de la maestra de secta, este jefe de los grandes discipulos seguía siendo muy misterioso.

Originalmente, Chu Feng estaba pensando que encontraría una oportunidad para preguntar a la maestra de secta sobre la identidad de este jefe de los grandes discipulos.

No se le ocurrió que antes de que pudiera hablar, la maestra de secta caería desmayada.

Chu Feng sabía que la razón por la que el Jefe de los grandes discipulos había transmitido su voz en secreto era porque no quería que los demás se enteraran de nada.

Así que Chu Feng también respondió con una transmisión de voz.

“¿Pasa algo?”

“Es hora de ajustar nuestras cuentas”. El Jefe de los grandes discipulos dijo.

(acaso sera la esposa del wang qian??? recuerden que desaparecio de la nada , hace tiempo tuve esas sospechas … veamos quien es entonces)

“¿Quién diablos eres, y nos conocemos de antes?”

preguntó Chu Feng.

Hasta ese momento, no sabía quién era realmente ese jefe de los grandes discipulos.

Y mucho menos, cuál era exactamente las cuentas que quería saldar de las que hablaba el jefe de los grandes discipulos.

En este sentido, Chu Feng también sentía mucha curiosidad.

“Oye, ¿realmente no puedes recordar?”

Aquel jefe de los grandes discipulos, sonriendo, preguntó de nuevo.

Fue sólo cuando escuchó esas palabras que el corazón de Chu Feng se apretó.

Eso fue porque se sorprendió al descubrir que la voz de este jefe de los grandes discipulos había cambiado.

Ya no era la voz de un hombre, sino la de una dulce joven.

 

 

Más de 20 Capitulos adelantados en patreon

(Ultimo capitulo subido en patreon mga 4864)

Bookmark(0)
MGA Capitulo 4845
MGA Capítulo 4847