MGA Capítulo 4777

MGA Capítulo 4777 Libre de Acusaciones

Cuando Chu Feng estaba dentro del Reino de la Prisión de las Bestias Feroces, podía dominar casi todo debido a su dominio del poder del Rey de la Prisión.

Sin embargo, Chu Feng también sabía que cuando abandonara el Reino de la Prisión de las Bestias Feroces y perdiera el control del poder del Rey de la Prisión, la situación cambiaría.

En particular, Chu Feng hacía tiempo que había comprobado que Zuoqiu Yanliang no era alguien que se rindiera de buena gana.

Por eso, cuando todavía estaba en el Reino de la Prisión de las Bestias Feroces, utilizó el poder del Rey de la Prisión para dejar el poder del Rey de la Prisión dentro de Zuoqiu Yanliang, así como de Song Qian y los otros discípulos.

(Entonces porque mejor no hiciste explotar al que te acuso xd?)

Chu Feng había dicho en ese momento que esto era sólo una salvaguarda.

Si todo el mundo salía del Reino de la Prisión de las Bestias Feroces, a decir verdad, Chu Feng no se lo pondría difícil a la multitud.

Pero si alguien se atrevió a inventar cosas y acusar falsamente a Chu Feng, Chu Feng utilizaría el poder del Rey de la Prisión para ejecutar a la persona.

Pero lo que Chu Feng no sabía era que después de entrar en el Palacio Ilusorio del Dragón Oculto, Zuoqiu Yanliang entonces dio a esos discípulos píldoras venenosas.

Y obligó a esos discípulos a unir sus voces y acusar falsamente a Chu Feng.

Esos discípulos, atrapados en un dilema, no sabían si debían decir la verdad o seguir las instrucciones de Zuoqiu Yanliang.

Al final, bajo la compulsión de Song Qian, tomaron una decisión.

Eligieron escuchar a Zuoqiu Yanliang.

Después de todo, el veneno de Zuoqiu Yanliang era realmente mortal.

Pero el poder del Rey de la Prisión que Chu Feng había incorporado a sus cuerpos no podían sentirlo en absoluto, por lo que no les asustaba demasiado.

Además, incluso dentro del Reino de la Prisión de las Bestias Feroces, Chu Feng sería capaz de utilizar el poder del Rey de la Prisión.

Entonces, cuando dejara el Reino de la Prisión de las Bestias Feroces, no podría utilizarlo en absoluto.

Sólo entonces la gente había apostado que Chu Feng simplemente no podría usar el poder del Rey de la Prisión para aniquilarlos después de dejar el Reino de la Prisión de las Bestias Feroces.

Pero ahora han descubierto que estaban equivocados.

Chu Feng todavía tenía el poder del Rey de la Prisión, aunque no podían sentir ese poder.

Pero ahora mismo, la muerte de esos Discípulos Verdaderos fue definitivamente obra de Chu Feng.

Si no daban una explicación honesta, explotarían y morirían como aquellos discípulos que acababan de morir.

“Hermano Chu Feng, sabemos que estamos equivocados, sabemos que estamos equivocados”.

Inmediatamente después, los discípulos que habían venido a acusar a Chu Feng, a excepción de Zuoqiu Yanliang, se arrodillaron en el suelo.

Incluso los hermanos Duanmu no fueron una excepción.

“¿Equivocados?”

“¿En qué se equivocaron?”

“Dame una explicación veraz, o si no… te harás responsable de las consecuencias”. preguntó Chu Feng.

“Fue el Hermano Mayor Zuoqiu, fue el Hermano Mayor Zuoqiu quien nos dio veneno”.

“Nos obligó a tragar el veneno y también nos obligó a acusarte injustamente, sólo haciendo lo que él decía podríamos conseguir el antídoto y salvar nuestras vidas”.

“Ese veneno aún está en nuestros cuerpos, el Señor Gran Anciano debería ser capaz de encontrarlo”.

“Señor Gran Anciano del Dragón Oculto, lo que dijo este discípulo es cierto, no acusamos injustamente a Chu Feng de buena fe, sino que fuimos obligados a hacerlo por el Hermano Mayor Zuoqiu”.

“Señor Gran Anciano, por favor haga algo por nosotros”. Song Qian fue la primera en hablar, pidiendo ayuda a Huyan Xiaotian.

Inmediatamente después, los demás discípulos también abrieron la boca y empezaron a contar la verdad de lo sucedido.

En este momento, no tenían otra opción que exponer a Zuoqiu Yanliang.

Aunque al hacerlo, ofenderían a Zuoqiu Yanliang y podrían no pasar un buen rato en el futuro.

Pero si no lo hicieran, morirían inmediatamente.

“Zuoqiu Yanliang, ¿es cierto lo que han dicho?”

Huyan Xiaotian, preguntó a Zuoqiu Yanliang con voz ronca.

“Fue este discípulo el que hizo esto, fue este discípulo el que albergaba rencor contra el Hermano  Chu Feng, y por eso hizo esto”.

Una escena sorprendente ocurrió, Zuoqiu Yanliang realmente confesó.

Luego incluso miró hacia Chu Feng con cara de vergüenza.

“Hermano Chu Feng, fue mi culpa, por favor, perdóname”.

Zuoqiu Yanliang realmente inclinó su cabeza hacia Chu Feng.

“¿Solo una frase de disculpa y quieres que te deje ir?”

“Zuoqiu Yanliang, debes saber claramente que tu vida es mía ahora”.

“Si quisiera que murieras, tu abuelo no podría salvarte”. Dijo Chu Feng.

“Lo sé, Hermano Chu Feng, dime, ¿qué tengo que hacer para que me perdones?”  Zuoqiu Yanliang se inclinó.

“Arrodíllate e inclinate ante mí y admite tu error”. Dijo Chu Feng.

“¿Qué, hacer que Zuoqiu Yanliang se arrodille?”

“¿E inclinarse y admitir sus errores?”

La gente se sentía incredula.

Incluso pensaron que Chu Feng estaba loco.

Aunque Chu Feng estuviera siendo razonable, pero ¿qué clase de persona era Zuoqiu Yanliang?

Dejando de lado a su abuelo, su propia fuerza era una de las más fuertes en la generación de jóvenes hoy en día.

Zuoqiu Yanliang siempre había sido alto y poderoso, mirando a todos por encima del hombro.

¿Cómo podría pedirle que se arrodille?

Puf…

Pero al momento siguiente, Zuoqiu Yanliang se arrodilló.

No sólo se arrodilló, sino que realmente se inclinó ante Chu Feng y admitió su error.

“Hermano Chu Feng, me equivoqué, perdóname, perdóname, fui yo quien fue despreciable y desvergonzado, fui yo quien albergó un rencor, dame una oportunidad, nunca me atreveré a hacerlo de nuevo”.

El movimiento de Zuoqiu Yanliang hizo que los ojos de todos cayeran, incluso ese Gran Anciano del Dragón Oculto, Huyan Xiaotian, estaba como petrificado y por un momento, se congeló en su lugar sin saber realmente qué decir.

“Lo que pasó exactamente ese día quiero que lo cuentes con sinceridad”.

“No necesito que me halagues, sólo tienes que decir la verdad”.  Dijo Chu Feng.

Entonces Zuoqiu Yanliang contó lo que pasó ese día, paso a paso.

Y lo que dijo esta vez fue exactamente lo mismo que habían dicho Li Muzhi y los demás.

La verdad del asunto ya había salido a la luz.

Todos sabían que resultaba que Chu Feng había hecho realmente otra cosa notable dentro del Reino de la Prisión de las Bestias Feroces.

El que salvó a todos los discípulos fue Chu Feng.

Pero al final Chu Feng se fue y aquellos que habían sido salvados por él, fueron perjudicados.

Independientemente de cómo la Maestra de Secta veía a Chu Feng, después de conocer tal verdad, os ancianos y discípulos de la multitud habían aumentado su admiración por Chu Feng.

Por el contrario, sintieron desprecio por Zuoqiu Yanliang y los demás.

Dejando de lado todo esto, Chu Feng era realmente un talento poco común.

“Gran Anciano del Dragón Oculto, ahora, ¿el discípulo sigue siendo culpable?”

Chu Feng miró al gran anciano del Dragón Oculto.

“Chu Feng, incluso cuando hiciste una gran contribución dentro del Reino de la Prisión de las Bestias Feroces y has sido agraviado por otros, no deberías haber matado a tus compañeros discípulos”. Dijo Huyan Xiaotian.

Naturalmente, se refería a los  discípulos verdaderos que acababan de morir.

“Gran Anciano del Dragón Oculto, ¿qué prueba que esas personas fueron asesinadas por mí?” preguntó Chu Feng.

“Chu Feng, ¿cómo te atreves a negarte a admitirlo?”

“¿Será que lo que acaba de decir no es una prueba?” preguntó Huyan Xiaotian.

“Señor Gran Anciano, por favor, perdone la descortesía del discípulo”.

“Pero aun así, el discípulo debe decir que todo debe seguir basándose en pruebas reales, y no hay que escuchar las palabras unilaterales de los demás”.

“Por ejemplo, hace un momento, si el discípulo no los hubiera asustado y amedrentado para que dijeran la verdad, entonces sí que habrían logrado perjudicar a este discípulo”.

“Disculpe mi gran falta de respeto, pero si este discípulo hubiera sido perjudicado, usted, Señor Gran Anciano… también habría sido cómplice”.

“¿Así que las palabras unilaterales realmente pueden ser tomadas en serio? Señor Gran Anciano, ¿realmente cree que incluso si un discípulo ha dominado el poder del Rey de la Prisión y sale del Reino de la Prisión de las Bestias Feroces, puede matar a voluntad?”

“¿Hay realmente alguien dentro de la Secta Marcial del Dragón Oculto que haya dominado tal poder?”  Chu Feng preguntó a Huyan Xiaotian.

“Eres realmente elocuente”.

“Chu Feng, efectivamente no tengo ninguna prueba real para venir a decir que esos discípulos de hace un momento fueron asesinados por ti”.

“Te acusaron erróneamente, y aunque son culpables, no es como para que mueran”.

“A los que murieron, puedo ignorarlos, pero a los que no murieron, me encargaré personalmente de ellos y haré justicia”.

“Sin embargo… tienes que prometerme que, independientemente de que sigas teniendo el poder del Rey de la Prisión, al final, no quiero que nadie más pierda la vida por esto”. Huyan Xiaotian dijo a Chu Feng.

De hecho, no estaba seguro de que Chu Feng dominara realmente ese tipo de poder.

Pero las muertes de esos discípulos de ahora eran demasiado sospechosas.

Para evitar que Zuoqiu Yanliang, así como Song Qian y los demás, murieran a manos de Chu Feng, sólo podía apaciguar a Chu Feng y naturalmente no se atrevía a perseguir a Chu Feng.

“Señor Gran Anciano, no se preocupe, yo, Chu Feng, nunca mato inocentes indiscriminadamente”.

“Ya que han dicho la verdad y han limpiado mi nombre, yo, Chu Feng, tampoco me molestaré con ellos”.

“Si no fuera así, ¿este Zuoqiu Yanliang seguiría vivo?”

Después de decir esto, Chu Feng miró hacia Zuoqiu Yanliang.

La gente se dio cuenta de que Zuoqiu Yanliang seguía arrodillado en el suelo, sin atreverse siquiera a levantar la cabeza.

“Qué vergüenza”.

“Ustedes… ustedes, vengan conmigo”.

Mientras Huyan Xiaotian hablaba, arrestó a Zuoqiu Yanliang así como a Song Qian, que habían acusado injustamente a Chu Feng, y se los llevó de aquí.

Cuando Huyan Xiaotian se marchó, el anciano principal del Patio Misterioso del Norte y los demás, en cambio, rodearon a Chu Feng.

“Chu Feng, ¿cómo estás?”

Estaban preocupados por las heridas de Chu Feng, pero también estaban muy contentos, felices de que Chu Feng hubiera podido escapar de un desastre.

Por supuesto, ser capaz de eliminar la crisis hoy era la propia habilidad de Chu Feng.

Pero con todo lo que pasó, hubo gente que se alegró y otros que se preocuparon.

Cuando los que se preocupaban por Chu Feng estaban contentos, solía ser el momento en que los que detestaban a Chu Feng lo pasaban mal.

Por ejemplo, Nangong Yuliu, cuando vio que el asunto no era bueno, ¿cómo iba a atreverse a seguir quedándose?. Por lo tanto, quiso dar la vuelta para irse.

Pero en ese mismo momento, la voz de Chu Feng sonó de repente.

“Nangong Yuliu, no te vayas todavía”.

“Nuestra apuesta aún no se ha cumplido”.

 

Más de 20 Capitulos adelantados en patreon

(Ultimo capitulo subido en patreon mga 4795)

MGA Capítulo 4776
MGA Capítulo 4778