MGA: Capítulo 45 – La Tiránica Su Rou

MGA: Capítulo 45 – La Tiránica Su Rou

Su Rou llevaba un vestido blanco en ese instante. Con
esa ropa y su cara de zorro (o zorra?? xD), era obviamente diferente a la multitud y
había un tipo de clase que parecía diferente de la convención.

Pero, cuando Su Rou apareció, las expresiones de los ancianos se hicieron más serias.

La prisión de hierro ya estaba bien protegida. Además de las personas del departamento de castigo, ninguna otra persona podría ingresar. Las acciones actuales de Su Rou fueron como irrumpir dentro.

“Anciano Su Rou. Ahora este es un raro invitado. Me pregunto qué negocio tienes en mi departamento de castigo.”

Aunque
Su Rou llegó con malas intenciones, después de pensar en los
antecedentes de esta persona, incluso Liu Chengen tuvo que sonreír
mientras la enfrentaba.

“Solo un pequeño
problema que espero puedas ayudar”. La encantadora sonrisa de Su Rou
tenía miles de diferentes tipos de gracia e incluso las personas mayores
tenían dificultades para manejarla.







“Si tienes algo por favor dímelo. Haré todo lo posible para ayudar “. Liu Chengen sonrió y dijo.

“Quiero llevarme a este Chu Feng”. Su Rou sonrió levemente y dijo.

Con
esas palabras, no solo las otras personas, incluso el Liu Chengen, que
estaba lleno de sonrisas, tuvo un gran cambio de expresión.

“Su Rou, ¿qué broma es esta? ¿Sabes lo que hizo Chu Feng?” La actitud de Liu Chengen se tornó seria.

“No importa lo que él hizo, hoy, lo llevaré”. Su Rou también quitó su sonrisa.

“Eso no pasará. Diré esto ahora mismo. Incluso si Dios viene, no pienses en llevarte a Chu Feng. Envíenla fuera. “Liu Chengen agitó su gran manga, se giró y ya no le prestó atención a Su Rou.

“Anciano Su Rou, por favor”. Al ver eso, varios ancianos sonrieron con fuerza y caminaron hacia Su Rou, queriendo llevársela.






“¡Ahh!”

Pero antes incluso de acercarse, una presión sin forma salió disparada del cuerpo de Su Rou. Esa presión era fuerte y se arremolinaba como un remolino. Al instante, llenó toda la prisión de hierro.

Casi
al mismo tiempo, cuando se emitió la presión, una docena de ancianos cayeron al suelo y se les escurrieron bocados de sangre por la
boca. Solo Liu Chengen podría continuar de pie.

En ese instante, alrededor de Su Rou, un torbellino giraba y el pelo negro azabache volaba arriba y abajo. El vestido largo blanco como la nieve se sacudió de izquierda a derecha como si un hada estuviera aterrizando. Pero, su mirada era anormalmente helada.

“También diré esto ahora mismo. ¡Liberarás a Chu Feng si estás dispuesto o no!”

“¡Su Rou, no presiones tu suerte!”








Al ver eso, Liu Chengen también se enojó. La misma presión fuerte explotó y envolvió la prisión de hierro.

* rumble rumble *

En ese momento, Chu Feng podía escuchar el retumbar penetrante proveniente de todas las direcciones. También
pudo ver que la sólida prisión de hierro temblaba violentamente, como
si no pudiera resistir la presión proveniente de los dos.

Bajo
la presión, incluso los ancianos del Reino origen en el suelo se
abrazaron la cabeza mientras gritaban, ya que era difícil de soportar.

Pero Chu Feng estaba completamente bien. Había un aura cálida a su alrededor que lo defendía contra uno fuerte. Era obvio que la presión de Su Rou lo estaba protegiendo.

“¡Liu Chengen, no es como si te estuviera menospreciando, pero aún no eres apto para oponerte a mi!”








De repente, Su Rou dio un paso adelante una vez. Justo cuando sus pies tocaban el suelo, una grieta profunda se extendía lentamente como una serpiente en movimiento. Rápidamente se lanzó hacia adelante en el suelo y se dirigió hacia Liu Chengen.

*boom*

“¡Ahh!”

Cuando la grieta llegó frente a Liu Chengen, este al instante salió volando y se estrelló ferozmente contra las paredes de hierro. Cuando aterrizó, su boca se abrió y una bocanada de su vieja sangre salió a chorros.

“Tú … en verdad llegaste a esta etapa. Con
esa fuerza, ¿por qué sigues quedándote en el patio interior como un
anciano? “Liu Chengen miró a Su Rou sin comprender con los ojos llenos
de miedo porque la fuerza de Su Rou excedía mucho más allá de su
imaginación.

“¡Hay cosas que no deberían
ser preguntadas!” Su Rou desdeñosamente le lanzó una mirada a Liu
Chengen y agitó el aire con sus manos.









Con algunos golpes y ruidos metálicos, las cadenas de hierro de Chu Feng en sus manos fueron cortadas. Con eso, Chu Feng también recuperó su libertad y aterrizó de manera estable en el suelo.

Aunque Chu Feng no sabía por qué Su Rou vino y lo salvó, él rápidamente corrió junto a ella. Lo sabía en este momento e instantáneamente, solo estando al lado de esta persona estaría en la posición más segura.

Chu Feng miró la grieta en el suelo y no pudo evitar inhalar un soplo de aire frío. Toda la prisión de hierro fue creada con hierro pesado y grueso. Para poder crear una grieta con un solo paso en esta plancha, mostró cuán irracional era la fuerza de Su Rou.

Chu Feng no estaba demasiado herido y Su Rou también le lanzó una dulce sonrisa a Chu Feng. Agarró las manos de Chu Feng y lo sacó afuera.

Mirando de cerca, Chu Feng descubrió que Su Rou era bastante bonita. Aunque la cara de Su Mei no era peor que la de Su Rou, todavía era un poco joven y todavía estaba un poco “inmadura”.








Pero Su Rou era diferente. Ella no tenía nada de eso y su cuerpo entero estaba emitiendo ese encanto maduro. Incluso la fragancia de su cuerpo era especialmente encantadora.

*ta*

Pero
justo cuando Chu Feng se sumergió en esa atrayente fragancia, Su Rou se
detuvo de repente, miró hacia atrás y dijo con un tono extremadamente
frío a Liu Chengen,

“Ni siquiera pienses en atacar ocultamente a Chu Feng o dañar a su familia Chu”.

“O de lo contrario, no sería tan fácil como herir a tu nieto. Borraré a toda tu familia Liu de la Provincia Azure “.

“Su Rou, no me presiones. Si me presionas más allá de un punto, nadie se beneficiará de esto “, bramó airadamente Liu Chengen.








“¿Oh? Si crees que puedes, puedes venir y probar. Te acompañaré en cualquier momento.” Su Rou sonrió de repente, pero su sonrisa era extremadamente fría. No habló más basura a Liu Chengen y salió de la prisión de hierro con Chu Feng.

Después
de que Su Rou se fue, Liu Chengen era como una pelota que no tenía aire
y débilmente cojeaba en el suelo con una expresión en blanco.

Después de un rato, él sonrió amargamente y sus viejas lágrimas comenzaron a caer. Sabía
que solo estaba exagerando en este momento porque al comparar los
antecedentes de su familia Liu y la familia Su, era realmente como un
pequeño mago contra uno grande. Ni siquiera vale la pena mencionarlo.

Hoy, solo podía tragarse su desagradable aliento de nuevo en su estómago. Estaba destinado a no tener más oportunidades porque … no quería que toda su familia fuera exterminada.

En un salón en el edificio de los ancianos, Su Rou estaba ocupada preparando té …








Chu
Feng estaba sentado en un taburete con una pierna sobre la otra
mientras observaba ocultamente los picos gemelos bien desarrollados de
Su Rou y su trasero liso y redondo.
Mirando hacia abajo del vestido y aterrizando en esas piernas blancas
como la nieve, largas y hermosas, una ola de fuego malvado no pudo
evitar ser creada debajo de su estómago.


“Jeje, esta es toda la mujer”. Chu Feng escondió un suspiro en su corazón. La persona que podría disfrutar de un cuerpo tan hermoso tendría tan rara buena suerte.


Con una figura tan sabrosa, si era posible desnudarle y revelar su
perfecta piel blanca como la nieve, Chu Feng solo necesita pensar en
ello para sentirse afortunado.


Pero solo podía pensar porque sabía que Su Rou no era una persona sencilla. Sin mencionar que ella era la diosa en los corazones de innumerables
discípulos del patio interior, incluso los principales discípulos y
ancianos declararon sus sentimientos a Su Rou mientras la perseguían
locamente.


Pero hasta hoy, nadie puso sus manos sobre ella. Entonces, esta mujer no era una persona que cedería y la gente normal lo disfrutaría.

Bookmark(0)
MGA: Capítulo 44 - La llegada de un desastre
MGA: Capítulo 46 - Entrando en la Alianza Alas