Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Martial God Asura Capitulo 6040

MGA Capitulo 6040 Ahora, comenzaré a darte una paliza.

“¿Chu Feng, crees que guardando las placas hasta ahora tienes alguna oportunidad de ganar?”

“El oponente al que te enfrentas es mi abuelo, no tienes ninguna posibilidad,” dijo el joven maestro de la Secta del Alma Roja con rencor.

No estaba preocupado por su abuelo, e incluso al pensar en él, su ira se calmaba. Conocía bien la fuerza de su abuelo. ¿Qué importaba si Chu Feng y los demás habían reunido tal energía en las placas? El resultado sería el mismo. No podrían vencer a su abuelo.

“¿Quién es tu abuelo, ese?” Chu Feng señaló a una persona en la Secta del Alma Roja, pero a propósito señaló al incorrecto. “Bien, lo recordaré, dejaré que tu abuelo reciba la paliza por ti.”

“¿Eres tú el tal Chu Feng?” En ese momento, el maestro de la Secta del Alma Roja no pudo evitar hablar.

“Sí, soy yo,” asintió Chu Feng.

“Te recordaré,” dijo el maestro de la Secta del Alma Roja con odio.

“¿Por qué me recordarás? El abuelo de ese chico ni siquiera ha hablado, ¿y tú ya me guardas rencor? ¿Acaso tú eres su abuelo?” preguntó Chu Feng.

“Chu Feng, deja de decir tonterías, él es mi abuelo, no el que señalaste antes,” explicó el joven maestro de la Secta del Alma Roja.

“¿En serio? ¿Me equivoqué al señalar? Qué extraño, yo siento que ese es tu abuelo biológico.”

“Créeme, mi intuición es infalible. Deberías hacer una formación para comprobar la relación de sangre. Quizás te equivoques y el que señalé sea tu verdadero abuelo.”

Chu Feng dijo esto al joven maestro de la Secta del Alma Roja.

“¡Chu Feng, si sigues diciendo tonterías, te mataré!”

El joven maestro de la Secta del Alma Roja se enfureció, sus ojos se llenaron de rabia y sus pupilas casi se salieron. Corrió hasta la pared de la barrera del campo de batalla, desatando su aura del Reino Dios Verdadero.

“¿Reino Dios Verdadero?”

Al sentir su aura, las demás potencias también se sorprendieron por su fuerza. Un joven alcanzando el nivel de dios verdadero era realmente aterrador. Pero, al pensar que alguien del Reino Dios Verdadero había sido derrotado por Chu Feng, eso hacía a Chu Feng aún más impresionante.

“Chu Feng, te juro que te mataré,” el joven maestro de la Secta del Alma Roja seguía mirando a Chu Feng con odio.

Pero el maestro de la Secta del Alma Roja lo reprendió con un grito: “¡Retírate!”

También estaba furioso, no solo por Chu Feng, sino también por su nieto.

Su nieto había sido completamente ridiculizado por Chu Feng. No solo ahora con palabras, sino que, por la conversación anterior, se podía deducir que en el mundo espacial anterior, su nieto también había sido engañado. La rabia que su nieto mostraba ahora era la rabia de alguien impotente, lo que lo hacía sentir avergonzado.

Pero en ese momento, Chu Feng volvió a hablar: “Sí, hazle caso a tu abuelo falso. Deja de gritar, eres una persona, no un animal, ¿por qué te vuelves loco tan fácilmente?”

“Chu Feng, puede que no sepas que este es un campo de batalla, y que tus oponentes somos nosotros,” dijo el maestro de la Secta del Alma Roja. “Antes de que sigas hablando, ¿has pensado en las consecuencias?”

Ante esta amenaza, Chu Feng sonrió ligeramente y respondió:

“Viejo, ¿acaso eres tan tonto que no entiendes el lenguaje humando?”

“Dije que haré que el abuelo de ese chico reciba la paliza por él. Ya que insistes en ser su abuelo, entonces tú recibirás la paliza. Esta plataforma es un campo de batalla, lo sé desde hace tiempo,” dijo Chu Feng.

“Bien, muy bien. No es de extrañar que nadie te aprecie en la era actual. Realmente eres insoportable.”

“Pero si crees que soy tan fácil de enfrentar como esos cobardes de la era contemporánea, estás muy equivocado. No te preocupes, pronto verás quién soy en realidad.”

El maestro de la Secta del Alma Roja hablaba con la voz temblorosa. No era por miedo, sino por la rabia que intentaba controlar. En su interior, la furia ya hervía, ansioso por despedazar a Chu Feng.

“¡Pequeño amigo Chu Feng!”

En ese momento, una voz llamó la atención de todos. Era el hombre que antes estaba sentado en una esquina, sólo con pantalones y sin camisa.

Ahora, este hombre, al final del grupo de potencias de los clanes antiguos, saltaba y agitaba las manos hacia Chu Feng con una gran sonrisa.

“Mayor Zhao.” Al ver a Zhao Viejo Ocho, Chu Feng mostró una expresión alegre y le saludó con la mano, lanzando una mirada hacia Zhao Zhuyin.

“¡Ah! También está mi querida hija.”

“¿Cómo es que están juntos?” preguntó Zhao Viejo Ocho.

“Nos encontramos, mayor,” respondió Chu Feng.

“¿De verdad? Eso es destino, un gran destino. Pequeño amigo Chu Feng, realmente estamos destinados a encontrarnos,” dijo Zhao Viejo Ocho riendo.

“¿Se conocen?”

Este diálogo llamó la atención de todos. Sin embargo, las potencias no le dieron mucha importancia, considerando a Zhao Viejo Ocho como un simple dios verdadero inicial. Pero los jóvenes sabían mejor, ya que entendían la relación entre Chu Feng y Zhao Zhuyin, quien no era una joven común. Igual que el joven maestro de la Secta del Alma Roja, ella también era una supergenio del Reino Dios Verdadero.

Boom—

En ese momento, desde la gran puerta de formación en el cielo, un rayo de luz descendió, aterrizando en el centro del terreno de batalla donde estaba Chu Feng, exactamente en el lugar donde se encontraba la llama gaseosa roja.

Al igual que en el terreno de batalla del joven maestro de la Secta del Alma Roja, esa llama roja se dispersó, distribuyéndose entre todos los presentes en ese campo de batalla.

De inmediato, aparecieron unas líneas de texto que explicaban la función del campo de batalla.

“¿Realmente debemos luchar contra ellos?”

Los rostros de los jóvenes se pusieron pálidos, el nerviosismo y el miedo se reflejaban claramente en ellos. Si antes tenían dudas, ahora estaban seguros de lo que sucedía.

Aunque tenían placas con poder en sus manos, enfrentar a tales oponentes seguía aterrorizándolos.

Pronto, el texto regresó a la plataforma y la barrera de formación se retiró al interior del campo de batalla.

Con un estruendo, una imponente llama gaseosa roja surgió del cuerpo del maestro de la Secta del Alma Roja.

Al mismo tiempo, su aura del Reino Dios Celestial se extendió como un huracán. No solo cubrió el sitio de la plataforma de batalla donde se encontraba Chu Feng, era un aura que podía cubrir instantáneamente un pequeño mundo.

“¿Es… es él un dios verdadero pico?” preguntó tembloroso uno de los jóvenes, asustado hasta el punto de temblar.

Ellos no creían que las placas en sus manos les permitieran enfrentarse a un dios verdadero  pico.

“No es un dios verdadero pico, es del Reino Dios Celestial,” dijo Yuwen Yanri.

Como un genio que ha visto mucho, estaba seguro del nivel de cultivo del maestro de la Secta del Alma Roja.

“¿Reino Dios Celestial?”

“¿Vamos a enfrentarnos a alguien del Reino Dios Celestial?”

“¿Estoy soñando? ¿No nos están enviando a la muerte?”

Los jóvenes retrocedieron asustados, viendo al oponente frente a ellos no como un adversario, sino como un dios de la muerte, listo para segar sus vidas.

Al ver el miedo en los jóvenes, la ira en el corazón del maestro de la Secta del Alma Roja se calmó un poco.

Lo hizo a propósito, mostrando su poder sin atacar, solo para infundir miedo en los jóvenes.

“Chu Feng, ¿qué dijiste antes?” preguntó el maestro de la Secta del Alma Roja.

“Dije que tú recibirás la paliza por tu nieto.”

“Parece que no puedes esperar, no te preocupes, definitivamente cumpliré tu deseo,” respondió Chu Feng con una sonrisa burlona.

A diferencia de los demás, Chu Feng no estaba nervioso en absoluto, y su sonrisa era una clara burla.

“Joven arrogante, primero te rasgaré la boca,” dijo el maestro de la Secta del Alma Roja mientras extendía su mano. La imponente llama gaseosa que lo rodeaba liberó una pequeña porción, transformándose en una mano de fuego de tamaño normal que se dirigió directamente a la boca de Chu Feng.

Realmente iba en serio, quería destrozar la boca de Chu Feng.

Sin embargo, la mano de fuego, al acercarse a Chu Feng, se transformó en vapor y se disipó.

El vapor rozó el rostro de Chu Feng, pero al perder su poder, no le causó ningún daño, solo desordenó su cabello.

“¿Chu Feng está bien?” Todos se mostraron sorprendidos.

Chu Feng, con una sonrisa irónica, dijo: “¿Qué pasa? ¿Mi cara está seca y me estás hidratando?”

“¿Es por la placa?” El maestro de la Secta del Alma Roja miró hacia la placa frente a Chu Feng.

En ese momento, todos notaron que una onda de agua rodeaba la placa.

“Ya que lo descubriste, no hay razón para esconderlo. Ahora, comenzaré a darte la paliza correspondiente.”

 

Denle alguna visita a https://novelaschinas.org , son los que nos daban los caps de algunas novelas antes y se crearon su sitio.

 

No se olviden de hacer su donación por paypal o esponsor ahora que no tenemos anuncios y más lo necesitamos :c. O tambien sirve suscribirse a las membresías en patreon. Saludos

Si les gusta nuestro trabajo aceptamos donaciones por paypal al correo: metalsora@gmail.com

Más de 20 Capitulos adelantados en patreon

(Ultimo capitulo subido en patreon mga 6066)

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio