Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Martial God Asura Capitulo 6037

MGA Capitulo 6037 Realmente cobardes

“¡Maldita sea! Deberíamos haberlos interceptado antes. Ahora ellos obtuvieron los beneficios y se fueron”.

“En cambio, nosotros, con estas poderosas placas, no conseguimos nada. Si dejamos este lugar, las placas perderán su poder. ¿No será todo esto en vano?”, se quejaba un joven genio de la Secta Inmortal Domo Celestial.

De hecho, no era el único que se sentía así.

Las placas que tenían en sus manos eran claramente más poderosos que los del joven maestro de la Secta del Alma Roja. No necesitaban que Chu Feng interviniera; si se unían, podrían haber derrotado a todos los de la Secta del Alma Roja con el poder de las placas.

Pero ahora, solo podían ver cómo se iban.

“¡Cállate!”, le reprendió Qin Xuan, y luego agregó: “¿De qué te quejas? Si no fuera por el hermano Chu Feng, ¿crees que podrías haber obtenido el poder de estas placas?”.

“Señor, no es que me queje del joven maestro Chu Feng, es solo que… ay”, dijo el joven sin saber cómo explicarse.

Qin Xuan pareció comprender sus sentimientos y miró a Chu Feng: “Hermano Chu Feng, ¿por qué no peleamos con ellos por esto? ¿Ahora puedes decírnoslo?”.

“¿Recuerdas lo que dije al principio sobre la verdad y la falsedad?”, respondió Chu Feng.

“Al principio no lo entendía, pero cuando aparecieron esas aves gigantes, me di cuenta. El movimiento de la energía en sus cuerpos era igual que la fluctuación en la puerta de formación”.

“Hermano Chu Feng, ¿qué significa eso?”, preguntó Qin Xuan.

“Para decirlo de manera simple, su batalla no logró nada; en cambio, desperdiciaron el poder de sus placas”, dijo Chu Feng.

“¿Entonces, hermano Chu Feng, quieres decir que la energía de los pájaros gigantes no tiene ningún valor?”

“¿Era solo una trampa para que desperdiciaran el poder de sus placas?”, preguntó Qin Xuan.

“Sí”, asintió Chu Feng.

Al escuchar esto, todos se llenaron de alegría.

Si Chu Feng tenía razón, el joven maestro de la Secta del Alma Roja realmente había perdido mucho.

“Pero hermano Chu Feng, la puerta de formación se ha cerrado. No podemos entrar por ahora”, dijo Yuwen Yanri.

Todos miraron y vieron que, efectivamente, la puerta se había cerrado. La alegría en sus rostros se transformó nuevamente en preocupación.

“No importa, es solo un cierre temporal. Pronto se abrirá de nuevo”, dijo Chu Feng.

Mientras tanto, en el campo de batalla donde se encontraba Jie Tianran y los demás, la puerta de formación con los números grabados también cambió.

De repente, un poder de teletransportación cubrió todo el campo de batalla, pero no los sacó de allí; en cambio, los reunió en un extremo del campo.

Simultáneamente, en el centro del campo, apareció una barrera semitransparente visible a simple vista.

Esa barrera dividía el campo de batalla en dos.

Entonces, una tras otra, figuras comenzaron a salir rápidamente de la puerta de formación.

Estas figuras aterrizaron justo en el otro lado del campo de batalla.

Cuando la última persona salió y aterrizó, todos finalmente entendieron el significado de esos números.

Resulta que esos números no tenían ningún secreto; simplemente indicaban la cantidad de personas.

¡El número de personas que aparecían coincidía exactamente con los números en la puerta de formación!

¿Acaso no son estos un grupo de jóvenes?

¿Qué significa la aparición de este grupo de jóvenes?

Tanto dentro como fuera de la Era de los Dioses, todos estaban en un alboroto, sin entender la situación.

Sin embargo, la mayoría de la atención se centró en el joven maestro de la Secta del Alma Roja.

Esto se debía a que la bandera que sostenía no solo tenía grabados los caracteres “antiguo”, sino que también una parte de la bandera emitía una llama gaseosa peculiar, que parecía tanto fuego como sangre.

Los jóvenes que llegaron a este lugar estaban algo desconcertados, incluido el joven maestro de la Secta del Alma Roja, quien miraba a su alrededor con perplejidad.

Pronto, vio una figura familiar en la distancia y corrió hacia ella.

“¡Abuelo!”

Pero antes de acercarse a la barrera invisible, la barrera del campo de batalla lo detuvo.

“Abuelo, ¿qué está pasando?”

“¿Por qué también están aquí?”

“¿Es esto real o es una ilusión?”

El joven maestro de la Secta del Alma Roja preguntó con desconcierto.

“Es real, no es una ilusión”, respondió el maestro de la Secta del Alma Roja. “¿De dónde sacaste esa bandera que tienes ?”

“Ah, esta bandera la conseguí en el mundo espacial anterior”.

“Abuelo, en ese espacio anterior, había una gran cantidad de compañeros, no solo genios antiguos como nosotros, sino también esos cobardes contemporáneos”.

“Cuando no sabíamos a dónde ir, aparecieron dos banderas: una con la palabra ‘contemporáneo’ y otra con ‘antiguo'”.

“La bandera contemporánea fue dada a ese cobarde contemporáneo llamado Chu Feng”.

“Y la bandera antigua me fue entregada a mí”.

“Todos estos jóvenes tuvieron que elegir entre seguirme a mí o a Chu Feng”.

“Si no elegían, no obtenían ningún beneficio y debían renunciar”.

“Aunque los cobardes contemporáneos son cobardes, tienen buen ojo; casi todos decidieron seguirme”.

“Solo trescientos decidieron seguir a Chu Feng”.

Cuando su abuelo le preguntó, el joven maestro de la Secta del Alma Roja relató con orgullo lo sucedido.

“¿Solo trescientos?”

Al escuchar esto, todos miraron el número en la puerta de formación del campo de batalla antiguo.

Parecían haber entendido el significado de ese número.

“Jajaja, realmente eres mi buen nieto”, dijo el líder de la Secta del Alma Roja con orgullo.

Sin embargo, los cultivadores contemporáneos mostraban una expresión de vergüenza. Si lo que decía el joven maestro de la Secta del Alma Roja era cierto, sería realmente humillante.

¿Cómo podrían los jóvenes contemporáneos seguir a los jóvenes antiguos?

Obviamente, al darse cuenta de que la situación no pintaba bien, los jóvenes de la Mansión Sagrada de los Siete Reinos se arrodillaron al unísono frente a Jie Tianran.

“Señor maestro de mansión, en ese momento solo teníamos dos opciones: seguir a Chu Feng o seguirlo a él.”

“Naturalmente, no podíamos seguir a Chu Feng, así que, para asegurarnos de obtener algo más adelante, elegimos seguir a este joven antiguo.”

El joven de la Mansión Sagrada de los Siete Reinos explicó la situación.

Al mismo tiempo, otros jóvenes contemporáneos también comenzaron a explicar a sus mayores de las respectivas sectas las razones de sus decisiones.

Por supuesto, muchos de ellos lo hicieron en secreto, ya que no era conveniente admitir abiertamente que no se atrevieron a seguir a Chu Feng por miedo a represalias de la Mansión Sagrada de los Siete Reinos.

Al escuchar las explicaciones, tanto los de la Mansión Sagrada de los Siete Reinos como los de otros poderes pudieron entender la situación.

Sin embargo, en ese momento, ya se había formado una oposición entre los de la era antigua y ellos.

En ese contexto, que sus jóvenes hubieran seguido a los jóvenes antiguos era realmente embarazoso.

“Levántense.” Jie Tianran hizo un gesto con la mano, sin culparlos, y preguntó: “Quiero saber si falta alguien entre ustedes.”

“Señor maestro de mansión, él mató a uno de los nuestros de la Mansión Sagrada de los Siete Reinos.” Un joven de la Mansión Sagrada de los Siete Reinos señaló al joven maestro de la Secta del Alma Roja.

“¡Maldito mocoso! ¿Por qué heriste a alguien de la Mansión Sagrada de los Siete Reinos?”

Al escuchar esto, aunque Jie Tianran no dijo nada, algunos de las potencias de la Mansión Sagrada de los Siete Reinos miraron furiosos al joven maestro de la Secta del Alma Roja.

“Je…” Con su abuelo presente, el joven maestro de la Secta del Alma Roja no mostró el menor temor, sino que se rió levemente.

“Ese tipo habló de más y me irritó, así que lo maté. Después de todo, tuve la amabilidad de acogerlos y debían estar agradecidos, ¿cómo se atreven a faltarle el respeto a este joven maestro?”

Al decir esto, miró a los jóvenes de la Mansión Sagrada de los Siete Reinos.

“Den gracias porque cuando lo maté ninguno de ustedes se atrevió a hacer nada. Si alguno de ustedes hubiera osado resistirse, todos habrían muerto.”

Con estas palabras, los presentes en la Era de los Dioses no se atrevieron a mostrar reacción, pero fuera de la Era de los Dioses, en el vasto espacio estrellado, el revuelo era enorme.

Después de todo, sus palabras eran sumamente insultantes.

Reveló que cuando uno de los suyos fue asesinado, los jóvenes de la Mansión Sagrada de los Siete Reinos no se atrevieron a hacer nada.

Esto era una vergüenza total para la Mansión Sagrada de los Siete Reinos.

No es de extrañar que los de la era antigua llamaran cobardes a los jóvenes contemporáneos.

¿Si eso no es ser cobardes, entonces qué es?

 

Denle alguna visita a https://novelaschinas.org , son los que nos daban los caps de algunas novelas antes y se crearon su sitio.

 

No se olviden de hacer su donación por paypal o esponsor ahora que no tenemos anuncios y más lo necesitamos :c. O tambien sirve suscribirse a las membresías en patreon. Saludos

Si les gusta nuestro trabajo aceptamos donaciones por paypal al correo: metalsora@gmail.com

Más de 20 Capitulos adelantados en patreon

(Ultimo capitulo subido en patreon mga 6065)

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio