Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Destinado a Ser Amado por las Villanas Capitulo 169.2

Destinado a Ser Amado por las Villanas Capitulo 169.2

 

“…Si no…”

De todos modos, ahora que había llegado tan lejos, no podía detenerse.

Riru miró la parte inferior de Dowd.

“…Voy a continuar, ¿vale?”.

“…”

Aún así, no hubo respuesta.

Riru tragó en seco.

Sin duda, ya se había topado varias veces con la parte superior del cuerpo de un hombre.

Pero éste era, sin duda, un territorio inexplorado.

Un lugar condensado con los misterios del cuerpo humano que ella nunca había encontrado en su vida, ni a través de imágenes ni de palabras.

‘…¡Vamos! Es diferente a lo de antes…!’

Con ese pensamiento, Riru se acercó a la mitad inferior de Dowd con una firme determinación.

En cualquier caso, esto ocurría con su consentimiento, así que no debería pasar nada.

¡Nada podría detenerla en esta gloriosa exploración que ahora emprendería…!

“¡Puta lasciva…!”

Así pensó.

Al menos, hasta que Riru recibió una patada de alguien y salió volando.

¡-!

Junto con el sonido de una ventana que se rompía junto a los aposentos de Dowd, alguien entró ágilmente en la habitación.

Entonces, una rápida patada fluyó como el agua, tan increíblemente bien entrenada en el combate físico que se hizo notar.

Riru, golpeada por ésta, salió despedida contra la pared sin siquiera poder emitir sonido alguno.

“¿Q-Qué estás haciendo…? ¡Y pensar que te abalanzas sobre un paciente que ha perdido la memoria! ¡¿Todos estos bastardos del imperio carecen así de conciencia?!”

Cabellos blancos fluyendo salvajemente. Dagas en ambas manos. Un uniforme de estudiante que le quedaba ceñido, parecido a un traje.

Dowd, que había estado tumbado en la cama con la parte superior del cuerpo al descubierto, miró sin comprender a la persona que había irrumpido.

“¡Más bien eso, Mayor! ¿Estás bien?”

Miró al que se precipitaba hacia la cama.

Conocía a esa persona.

Sin duda se llamaba…

“…¿Señorita Seras?”

“¡Ah, ¿lo sabes?!”

“…¿Perdón?”

¿No sería más absurdo no recordar el nombre de la persona que vino hasta la enfermería cuando se desmayó?

Justo cuando la miraba mientras pensaba esto, Seras continuó titubeando.

“No, quiero decir que, en comparación con otras mujeres, nos conocimos hace poco tiempo. Así que no esperaba que me prestaras tanta atención y te acordaras de mí…”

“…”

“Hay tanta gente a tu alrededor, después de todo…”

“…”

Dowd se sujetó la cabeza como para expresar que estaba mareado.

¿Exactamente cuántas mujeres había a su alrededor para que una afirmación como “pensé que no te acordarías de mí” saliera a la luz tan descaradamente?

“…”

No, espera. Espera.

No puede ser.

¿Podría ser?

“…Eh, señorita Seras”.

“¿Sí?”

“¿También le he hecho algo, señorita Seras?”

“…”

Seras se rascó la mejilla con expresión torpe, como si no supiera qué contestar.

Eso, bueno…

¿Cómo decirlo?

Aunque se preguntaba si debía revelarlo o no…

‘…Parece tan desesperado’.

Al ver que la cara de Dowd prácticamente se llenaba de lágrimas, Seras tragó en seco.

En cualquier caso, aquel hombre era su “actual objetivo de asesinato”, pero también era alguien sobre quien tenía muchas dudas.

Y se había apresurado a salvarle precisamente por eso; no estaba segura de qué pensar de él.

Parecía que se deprimiría más si ella lo negaba por completo, así que explicárselo vagamente no sería demasiado problema.

“Yo… iba a hacerte algo… malo, Mayor”.

“¿Qué? ¿Algo malo? ¿He hecho algo para merecer tanto rencor, señorita Se…?”

“¡No, no es que Mayor me haya hecho algo malo! Es sólo que hay algunas personas a tu alrededor a las que no les gustas…!”

Dowd se quedó con la boca abierta.

¿Qué demonios había estado haciendo para que la gente contratara a un tercero para hacerle daño?

Al ver semejante expresión, Seras se apresuró a continuar su explicación.

“N-No, entonces, lo que quiero decir es…!”

Mientras agitaba las manos, Seras se acercó a la cama de Dowd y se detuvo de repente.

A continuación, se cubrió rápidamente los ojos con ambas manos, pero como sus ojos seguían siendo claramente visibles entre sus dedos, era una visión bastante extraña.

¿Cuál era el motivo? Pues…

Se debía a que la luz de la luna que se filtraba por la ventana iluminaba la parte superior del cuerpo de Dowd, que Riru había dejado al descubierto justo antes.

“…W-Woah…”

“…”

¿No había reaccionado antes Riru de la misma manera?

¿Era alguna costumbre decir eso al ver la parte superior de su cuerpo?

Justo cuando Dowd pensaba esto con expresión aturdida…

“…¿Me has llamado zorra lasciva? Qué ironía. Mírate. Parece que hayas perdido la cabeza. No eres diferente, eh”.

Riru salía de la pared donde se había empotrado.

Incluso en la oscura habitación, sus ojos brillaban con fuerza, demasiado visibles.

Seras entrecerró los ojos y miró en su dirección.

Sin duda le había dado una patada en su punto vital en ese único golpe. Y había confirmado que había infligido suficiente daño como para que su oponente se desmayara en un instante.

Pero entonces, ¿por qué seguía tan bien?

No es normal, ¿eh?

Las habilidades físicas de combate de una Gran Asesina estaban, como mínimo, a un nivel que hacía que un caballero normal pareciera un chiste.

Sin embargo, recibió un golpe directo y no sufrió ni un rasguño.

Eso significa que estaba muy por encima del nivel de cualquier potencia considerable.

“…Y otra cosa…”

Riru habló apartándose el flequillo.

Debido a ello, las abultadas venas de su frente se revelaron ligeramente bajo la luz de la luna. No cabía duda de que estaba furiosa.

“Viendo cómo has irrumpido así de repente, ¿no significa eso que has estado siguiendo a alguien sin permiso? Parece imposible que interfirieras tan rápidamente a menos que estuvieras vigilando constantemente a ese tipo”.

“…”

Eso era cierto.

Aunque se trataba de una acción llevada a cabo con el pretexto de observar a un objetivo de asesinato, era un hecho que Seras había estado vigilando todos los movimientos de Dowd.

“Mírate, fingiendo ser todo rectitud y limpieza. Qué descaro el de esta  mirona enferma mental”.

“…No quiero oír eso de una mujer que debería ser acusada de intento de violación”.

“…Fue una acción realizada con consentimiento”.

“Mírala, ni siquiera niega que tuviera intención de cruzar esa última línea. Zorra loca. ¿Acaso tienes conciencia?”

“…”

“Tu afirmación de que fue consentido no era más que tu propio delirio, ¿no? Aunque lo único que hizo Mayor fue hacer la vista gorda, decidiste interpretarlo como quisiste, ¿no?”.

Ante las palabras de Seras, otra vena brotó en la frente de Riru.

“…Viendo que das patadas a la gente sin venir a cuento, parece que también estás acostumbrada a resolver los asuntos mediante la violencia”.

Continuó hablando, con las mejillas temblorosas por la furia.

“Sígueme a la azotea, zorra. ¿Crees que eres tan buena luchando? ¿Eh?”

“…”

De algún modo…

La situación empeoraba cada vez más.

Dowd pensaba esto mientras miraba sin comprender a las dos.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio