Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Destinado a Ser Amado por las Villanas Capitulo 168.2

‘…Ahora, esto se parece más a la Yuria que conozco’.

Era tan sensible al tacto físico, igual que la que yo conocía.

Bueno, nunca había intentado tocarla, pero siempre sentí que si nuestra piel se rozaba aunque fuera un poco, ella reaccionaría igual.

“…”

En fin, dejando eso a un lado…

Ante todo, necesitaba reunir información sobre la situación actual.

Sólo entonces podría comprender por qué el Diablo Blanco me había colocado aquí.

‘…Un sirviente contratado en exclusiva, ¿eh?’

Mientras salía de la cama, reflexioné sobre el término.

Tal y como dijo Yuria, probablemente estaría muy ocupada debido al puesto.

Y definitivamente no sería sorprendente que me viera envuelta en algún tipo de incidente extraño durante el proceso.

“…Entonces, ¿estás intentando decir que no debería dejar que esas mujeres se conocieran al mismo tiempo?”.

[Sí. Pase lo que pase, no lo hagas].

“…”

Caminando por el pasillo, Dowd frunció ligeramente el ceño ante la sugerencia.

Regresaba a sus aposentos tras recibir una vaga confirmación de la Dama Indra de que podía abandonar la enfermería.

Por mucho que preguntó por qué tal acción sería peligrosa, Calibán guardó silencio, de ahí su reacción.

“…”

Dowd se rascó la cabeza, insatisfecho, y suspiró.

Era obvio para cualquiera que le habían aconsejado no ahondar demasiado en su pasado. Por ello, no pudo evitar reaccionar de ese modo.

“…Entonces, por ahora, volveré a mis aposentos y pensaré en ello allí”.

[Bien pensado].

En cuanto regresó a su alojamiento…

Dowd se encontró con Riru, que parecía estar esperándole, con expresión estupefacta.

Parecía que estaba esperando delante de su habitación.

“…”

¿Qué? ¿Por qué? ¿Otra vez?

¿Ahora qué?

Tal vez los pensamientos de Dowd eran demasiado evidentes en su rostro, ya que Riru habló frunciendo el ceño.

“¿A qué viene esa cara? Es como si hubieras visto un fantasma o algo así”.

“…N-No. No es nada”.

Dowd forzó una sonrisa y apenas consiguió responder.

Riru lo miró con extrañeza, pero en lugar de seguir insistiendo, le entregó una bolsa.

Dentro había unos aperitivos bien empaquetados y unas simples medicinas.

“Toma, para celebrar tu alta. He traído algunas cosas de uso común en la Alianza Tribal”.

“…”

“No te esfuerces demasiado. Aún tienes que participar en la Selección de Héroes en tu estado actual. La Dama Indra ha dicho que estás bien, pero aun así… cuídate”.

“…”

“…¡¿Qué te pasa esta vez en la cara?!”

A Dowd se le llenó la cara de lágrimas, lo que hizo que Riru exclamara horrorizada al verlo.

En serio, ¡¿qué le pasa?! ¿¡Realmente era algo por lo que conmoverse tanto!?

“…Disculpe, señorita Riru”.

“Llámame simplemente Riru, ‘señorita’ es demasiado formal”.

Al oír cómo se dirigían a ella con honoríficos, agitó las manos con disgusto. Al ver eso, el rostro de Dowd se relajó mientras se palmeaba el pecho en señal de alivio..

Después de todo, a diferencia de los demás, esta mujer claramente no albergaba deseos retorcidos hacia él. La sensación que desprendía era la de una “mejor amiga”.

Y puesto que era así…

Pensó que estaría bien que le hiciera esta pregunta.

“…¿Somos sólo amigos, verdad?”.

“…”

En ese momento, la expresión de Riru se descompuso al instante.

‘Amigos…’

‘¿Amigos, eh…?’

‘Por alguna razón, esa palabra me resultaba increíblemente desagradable…’

‘Mi relación con él debería ser más… um…’

¿Intima?

¿Debería engañarle directamente?

Pensamientos tan perversos se colaron en su mente.

Al fin y al cabo, la Dama Indra había dicho que era bastante crédulo e ingenuo.

“…”

Sin embargo…

Riru se dio una sonora bofetada en la mejilla.

‘…¿En qué demonios estoy pensando?’

‘¿No decidí competir limpiamente?’

‘¡Yo no caería tan bajo! ¡Estafarle o qué!

Podía imaginarse a la figura azul detrás de ella chasqueando la lengua, pero eso no bastaría para sacudir su reso-

“Eres diferente a los demás, ¿verdad? Sólo somos amigos, ¿verdad?”.

“…¿Los demás?”

“…”

Cuando Riru respondió inexpresivamente, Dowd dio un paso atrás, totalmente conmocionado.

Cualquiera podía ver que se había dado cuenta de que había cometido un error. Por eso, Riru entrecerró los ojos y se acercó un poco más.

“¿Y los demás? ¿Qué te han dicho?”

“…N-Nada”.

‘Mentira’.

Definitivamente, algunas de esas mujeres se acercaron a él y le dijeron que eran algo más que “amigas”‘.

“…”

‘No, no son mujeres. Sólo son zorras ‘.

‘Y aquí estoy yo, intentando jugar limpio, pero esas zorras se han atrevido a tirar por la borda toda su conciencia y hacer lo que les ha dado la gana’.

“…¿Acaso también me comporté… inapropiadamente con la señorita Riru?”.

Y cuando oyó la ansiosa pregunta de Dowd, después de tan iracundos pensamientos, tuvo…..

El corazón de Riru se hundió con un ruido sordo.

Por alguna razón…

Por alguna extraña razón…

Verle tan “vulnerable”…

Despertó un deseo travieso que en un principio había decidido no satisfacer.

Si este tipo, que normalmente era tan inmaculado y meticuloso, mostraba un comportamiento tan “pegajoso” hacia ella…

Si mostraba una “posibilidad” que indicaba que ella podría salirse con la suya…

Riru tragó en seco.

‘…Hmm…’

Además, si tenía en cuenta que los demás ya habían hecho sus movimientos sin importarle nada…

Entonces…

“…¿Y si tuviéramos ese tipo de relación? Entonces, ¿qué vas a hacer?”

Quizá sólo una vez…

¿No podría ella también llevar a cabo acciones tan “desviadas”?

La expresión de Dowd se transformó instantáneamente en una de profundo dolor. Su rostro prácticamente se arrugó de desesperación antes de inclinar débilmente la cabeza con los ojos fuertemente cerrados.

“…sibilidad”.

“¿Qué?”

Al oír su voz susurrante, Riru acercó el oído para captar lo que decía.

“He dicho que asumiré… la responsabilidad. Aunque no sé lo que le hice a la señorita Riru…”

“…”

“¡Sea lo que sea, definitivamente… asumiré toda la responsabilidad…!”

‘Ah.’

‘¿Es así?’

La respiración de Riru se aceleró ligeramente.

La calidez se extendió por su rostro, así como por todo su cuerpo. Una sonrisa se formó involuntariamente en sus labios.

“¿De verdad?”

Simultáneamente, Riru abrió de par en par la puerta de la habitación personal de Dowd.

Luego, antes de que él pudiera decir nada, arrojó su cuerpo sobre la cama.

Rápidamente se subió encima de Dowd, que estaba desparramado, e inmediatamente le inmovilizó los brazos con ambas manos.

“…¿Señorita Riru?”

Una voz así surgió de Dowd, que estaba sujeto bajo ella.

Casi como si…

Su voz estaba cargada de un ligero temor.

Todo el cuerpo de Riru se calentó aún más. Su corazón se aceleró más de lo habitual y su bajo vientre se volvió más caliente.

“¿P-Por qué haces esto…?”

Un impulso sádico surgió de su interior.

Comparado con su habitual comportamiento engreído y sabelotodo…

Su mirada vulnerable mientras lo inmovilizaba bajo ella…

Le hacía parecer más indefenso… más débil…

Como si fuera a aceptar lo que ella decidiera hacer con él.

“…¿Qué me has hecho, me preguntas?”.

El calor recorrió su cuerpo. Se encendió apasionadamente.

Ella misma no estaba segura del tipo de palabras que salían de su boca…

Ya que sólo se dejaba ahogar en su propio deseo.

“Me pediste que ‘criara a tu hijo'”.

Ésa era la verdad.

Aunque era algo muy, muy puntilloso y se saltaba muchos aros, sus palabras no eran mentira.

La cara de Dowd se transformó en una de puro horror.

“Hace un momento has dicho…”.

Una sonrisa se formó en el rostro de Riru

“…Que asumirías la responsabilidad, ‘fuera cual fuera’, ¿verdad?”.

No había ni una sombra de duda.

Era la sonrisa de una bestia salvaje que observa a la presa que tiene ante sus ojos.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio