Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Shadow Slave Capitulo 611

Al cabo de un rato, envuelto en la oscuridad, Elyas habló de repente, dirigiéndose a Sunny con su habitual tono unilateral.

En las últimas semanas, el joven Despertado había desarrollado la costumbre de hablar a veces con su compañera demoníaca, aunque la aterradora criatura no pudiera responder más que con un asentimiento ocasional, un movimiento de cabeza o un encogimiento de hombros indiferente. Hablar con Sombra no era una gran conversación, pero…

Quizá era una de las pocas cosas que le mantenían cuerdo.

…Sunny comprendía por qué el joven tenía que hacerlo, ya que su propia incapacidad para hablar era una de las cosas que lo estaban volviendo loco, que le estaba robando aún más humanidad.

“Eh, demonio. ¿Crees… crees que es verdad? Lo de la espada de madera…”

Sunny miró fijamente al joven y luego se encogió de hombros. No tenía opinión sobre ese tema, ya que no sabía qué era la espada de madera.

Elyas suspiró.

“Antes de que los Conquistadores nos capturaran, había oído hablar de sus crueles Pruebas. En realidad, todo el mundo en mi país lo ha hecho. Los horrores del Coliseo Rojo son algo que todos los padres cuentan a sus hijos para que se porten bien”.

Se quedó en silencio y, al cabo de un rato, continuó con voz uniforme:

“…Pero también dicen que hay una forma de escapar de este terrible lugar. Si uno es lo bastante valiente… si es lo bastante recto… entonces acabará recibiendo una espada de madera, y se ganará el derecho a luchar por su libertad”.

Sunny se movió ligeramente, ladeando la cabeza.

Qué bonito cuento de hadas…”.

El pobre chico se engañaba a sí mismo si pensaba que los adoradores de la Guerra iban a dejarles marchar sin más. La valentía, la rectitud… estos conceptos eran ajenos a los fanáticos dementes.

O mejor dicho, lo entendían de otra manera.

Sunny había pasado suficiente tiempo observando a los Guerreros -o Warmongers, como los llamaba Elyas- para comprender que no eran personas malvadas, o al menos no se consideraban como tales. Su visión del mundo era retorcida y despiadadamente cruel, pero más o menos simple.

Creían en la lucha y en la gloria. Había que luchar para alcanzar la gloria, y la lucha en sí era lo más glorioso. Por eso se sentían felices y alegres cuando veían a su nuevo favorito, Sombra, masacrar a su paso por la arena, sin importar a quién o a qué estuviera matando: Criaturas de Pesadilla o sus propios amigos y familiares.

…Porque morir luchando contra un enemigo abrumador era la forma más elevada de gloria. Morir por su mano era un privilegio y una expresión de virtud.

Lo único más justo que ser asesinado por un enemigo más fuerte… era matar a ese enemigo en su lugar.

En su mente, los Guerreros veían lo que hacían a los esclavos no como una cruel injusticia, sino como un regalo benévolo. No obligaban a los esclavos a matarse unos a otros para entretener a la multitud. En lugar de eso, se les daba generosamente la oportunidad de caminar por la senda de la rectitud y esforzarse por alcanzar la gloria…

Por eso Sunny no creía que a ninguno de los esclavos se le permitiera nunca salir libre del coliseo. Hacerlo sería el mayor de los pecados, una ofensa vergonzosa que los Conquistadores, en su perversa benevolencia, nunca visitarían a sus prisioneros.

Para ellos, sería la forma más vil de crueldad.

Malditos lunáticos…

Sunny no estaba seguro de que todos los seguidores de Dios de la Guerra fueran así de estrafalarios. De hecho, estaba bastante seguro de que esta secta asesina había nacido aquí, en el Reino de la Esperanza. Los esclavistas que había conocido en la Primera Pesadilla adoraban al mismo dios, pero no se parecían en nada a estos fanáticos aguerridos…

El Reino de la Esperanza era un lugar muy extraño en su totalidad, por lo poco que había deducido de las palabras de Elyas.

Sunny sabía ahora que había sido enviado a un periodo de tiempo de unos mil años después de la destrucción del verdadero reino por Dios del Sol. Ahora sólo quedaba el nombre. La gente que habitaba estas tierras ni siquiera sabía quién era realmente el Demonio del Deseo, sólo que había sido castigada por los dioses y encarcelada en la Torre de Marfil.

Y que su deber era vigilar su prisión.

En este deber, la gente del reino estaba dirigida por siete señores. O mejor dicho, cinco, pues dos ya habían perecido.

La Torre de Marfil propiamente dicha aún no se había separado del resto de las islas, y permanecía en el centro de la región, rodeada por una gran ciudad: la hermosa ciudad de puentes aéreos y acueductos blancos que él había visto reconstruirse de sus cenizas al comienzo de la Pesadilla. El hogar de Elyas.

La Ciudad Marfil estaba poblada por los seguidores de Dios del Sol, y protegida por dos de los cinco señores restantes.

El oeste de la región pertenecía a la segunda facción más poblada del Reino de la Esperanza, los seguidores de la Guerra, y era allí donde Sunny tenía la desgracia de encontrarse. Había visto las estatuas del Dios de la Guerra aquí y allá en la arena, aunque no se parecían a la que había presenciado en la extraña isla por la que fluía un río circular.

Todas estas estatuas del Dios de la Guerra, así como de la vida, el progreso, la tecnología, la artesanía, el intelecto y la humanidad, lo representaban como un poderoso guerrero con una pesada armadura, blandiendo una lanza ensangrentada y un escudo agrietado.

Los Guerreros también estaban dirigidos por uno de los señores: una bella sacerdotisa de la Guerra cuyo nombre era…

Solvane. La deslumbrante belleza era una de las soberanas del Reino de la Esperanza.

Los seguidores de Dios de la Guerra y Dios del Sol parecían estar enfrentados entre sí, y también los señores que los dirigían. Así fue como Elyas y su familia habían acabado capturados y llevados a la arena, para servir como esclavos luchando en las Pruebas.

Los dos señores restantes eran neutrales y no tenían importancia, pues sus facciones eran mucho más pequeñas y no ejercían ningún poder real. Uno residía muy al norte, y el otro en algún lugar del este. Elyas no sabía mucho sobre ellos, y por eso Sunny tampoco.

Sólo sabía que los cinco señores eran, sin duda, los grilletes eternos mencionados en la descripción de la Cadena Imperecedera. Carceleros inmortales creados por Dios del Sol para mantener a Esperanza prisionera en su torre, encadenada… para siempre.

Lo que antes había sido una sospecha suya se convirtió ahora en una certeza. Había demasiadas pistas, algunas de las cuales había reunido antes de aventurarse en la Semilla, y otras que había recogido de las palabras del joven.

Y tal vez… sólo tal vez… ese conocimiento podría ayudarle a conseguir la libertad.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio