Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Shadow Slave Capitulo 570

Sunny miró el chorro de sangre que se acercaba cada vez más a la jaula, luego volvió a mirar hacia la puerta y esperó, preguntándose si alguien… o algo… irrumpiría a través de ella y entraría en la celda.

Pero no pasó nada. Tras el primer estruendo, todo permaneció en un silencio inquietante. Pasaron segundos, luego minutos. Finalmente, se apartó lentamente de la puerta y miró a Cassie.

“¿Lo hueles?”

Ella se entretuvo un momento y luego asintió.

“…Sangre”.

Sunny permaneció inmóvil un rato, luego volvió a su lugar habitual y se sentó. Tenía el rostro sombrío. Al cabo de un rato, dijo en tono sombrío:

“Vamos a tener que empezar a racionar el agua”.

Los humanos podían sobrevivir mucho tiempo sin comida, pero el agua… el agua era mucho más preciada. Sin ella, un humano sano podía morir en cuestión de días.

Y había muy pocas formas más agónicas de morir.

Cassie giró la cabeza y preguntó sombríamente:

“¿Por qué? ¿Crees que nos van a dejar aquí sin más?”.

Sunny abrió la boca para replicar que era ella quien podía ver el futuro. Pero al final, se mordió la lengua.

“…Por si acaso”.

Les quedaba un odre lleno de agua. Como Despertado, también podrían aguantar más tiempo sin agua que los humanos mundanos, sobre todo Sunny, cuyo cuerpo estaba fortalecido por tres núcleos, Tejido de Sangre y sus sombras.

¿Pero sería suficiente?

No había forma de saberlo.

Cerró los ojos y exhaló lentamente, luego intentó meditar.

El tiempo avanzaba lentamente. Su hambre aumentaba, pero nadie venía a traerles comida. Al desaparecer su última conexión con el mundo exterior, era imposible saber qué día era. Sunny y Cassie permanecieron solas en la oscuridad apenas iluminada, esperando a que ocurriera algo, o durmiendo mientras temblaban de frío.

No tardaron en quedarse sin agua. Para empezar, el odre no era tan grande.

Luego, llegó la sed.

Sunny creía que sabía lo que era la locura, pero tras pasar varios días -al menos pensó que habían pasado unos cuantos- sin beber nada, se enteró de que existía un reino completamente distinto del delirio enloquecido.

La sensación de sed era absolutamente enloquecedora, tortuosa y sofocante. Le dolía la garganta como si se la estuvieran cortando, los labios se le habían secado y agrietado, al igual que la lengua. Tenía la cabeza llena de dolor palpitante, y sus músculos experimentaban calambres insoportables. Sólo podía pensar en agua, agua, agua…

Sin embargo, lo peor de todo era el miedo. Miedo a morir en esta jaula maldita como un perro, olvidado y desechado. Tal vez algún día alguien abriría la pesada puerta y encontraría su cadáver disecado extendiéndose desesperada y patéticamente hacia ella a través de los barrotes de hierro…

Sunny había intentado todo lo que se le había ocurrido para salir de la jaula, pero nada de lo que había hecho había servido de nada. El único resultado fue que su estado empeoró aún más.

Para entonces, sentía la garganta y la boca como si le estuvieran ardiendo, y todo el cuerpo le dolía terriblemente. Se sentía débil y aletargado, y empezaba a ver borroso. Sunny pasaba la mayor parte del tiempo mirando la llama anaranjada de la lámpara de aceite, porque era más o menos lo único que podía ver con claridad.

Entonces, también desapareció.

La celda de piedra se volvió aún más oscura, y sólo el fantasmal y tenue resplandor de las runas iluminaba los barrotes de hierro de la jaula.

‘…Se acabó el aceite’.

Sunny cerró los ojos.

¿Era realmente inútil?

No, no podía rendirse… se negaba a hacerlo…

En todo este sufrimiento y desesperación, lo único que le mantenía algo cuerdo era el hecho de que Cassie estaba allí con él, pasando por el mismo infierno. Al menos… al menos no estaba solo.

A pesar de todas las emociones complicadas y la pesada carga de pecados pasados, compartir su dolor con alguien lo había hecho si no soportable, al menos un poco más llevadero. Ninguno de los dos habría podido soportar solo la agonía y el terror de no saber si iban a vivir o morir, el miedo a lo desconocido. Pero juntos, los dos consiguieron perseverar, de algún modo. Quizá sólo para no dejar que el otro les viera romperse primero…

Sunny no sabía cuántos días habían pasado desde que se apagó la llama del farol de aceite. Hacía tiempo que el tiempo había perdido su significado. Lo único que conocía era la sed, el dolor y la obstinada y rencorosa voluntad de aguantar sólo un poco más.

…En algún momento, abrió los ojos en la oscuridad y contempló el borroso resplandor azul de las runas hechiceras. Luego giró la cabeza y miró a Cassie, que dormía en sus brazos.

Se oyó un sonido… un sonido procedente de detrás de la puerta.

Sunny quiso decirle a Cassie que se despertara, pero tenía la garganta tan seca que no le salió ningún sonido. Lo único que consiguió fue provocarle más dolor. Apretó los dientes, luego la sacudió suavemente, esperó a que abriera los ojos y le puso con cuidado un dedo en los labios.

Quería que se callara.

La ciega dudó unos instantes y luego asintió.

Se soltaron y se levantaron temblorosamente. En ese momento, el débil sonido se hizo más claro… era como si algo afilado estuviera raspando las piedras al ser arrastrado por ellas lentamente.

Scrrrrish… scrrrrish… scrrrrrish… scrrrriiiiish…

El inquietante y chirriante sonido se acercaba cada vez más.

Finalmente, llegó hasta un poco más allá de la celda y se detuvo bruscamente. Entonces oyeron otro chirrido, mucho más pequeño, y el chasquido de la cerradura de la puerta.

Se abrió y Sunny vio una silueta borrosa en el umbral de la cámara de piedra. Medio cegado por la sed, pudo distinguir quién o qué era.

…Pero el olor a sangre había vuelto.

Sólo que ahora era mucho, mucho más fuerte…

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio