Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Shadow Slave Capitulo 569

Los tres Perdidos parecían estar en mejor forma que el día anterior: sus armaduras estaban limpias y sus heridas debidamente curadas. Sin embargo, tenían peor aspecto. Sus rostros estaban más pálidos, sus movimientos estaban llenos de tensión y en sus ojos se ocultaba una extraña oscuridad.

Sólo el centinela que había hablado antes con Sunny estaba igual. En todo caso, su fría determinación parecía haberse fortalecido… al igual que su silenciosa hostilidad. Sin decir palabra, arrojó los tubos de pasta sintética a la jaula y señaló el odre de agua que había en el suelo, cerca de Cassie.

Sunny tiró el odre vacío y recibió uno nuevo a cambio.

“¡Señor! ¿Puede decirnos qué está pasando? ¿Dónde está tu… cuarto amigo? ¿Ha ocurrido algo?”

El centinela le miró con expresión pesada y sombría. Cuando respondió, su voz era firme y uniforme:

“No hables a menos que te hablen”.

Dicho esto, el Perdido se marchó. La puerta de la celda se cerró con un fuerte chasquido, la llama de la lámpara de aceite tembló y todo volvió a quedar en silencio.

Sunny suspiró.

“…Qué tipo más antipático”.

Sin más, comenzó su encarcelamiento.

No había ventanas en la cámara de piedra, por lo que era casi imposible seguir el paso del tiempo. Su única pista era la aparición de los tres Perdidos, que les llevaban comida y agua una vez al día, y a veces cambiaban el aceite de la linterna.

Sunny y Cassie pasaron los primeros días en silencio y en una tensa y sombría expectación. Dormían espalda con espalda, compartiendo el calor de sus cuerpos para superar el frío escalofriante de la celda, y sufrían durante el día sin hablarse a menos que fuera absolutamente necesario. Ambos esperaban que ocurriera algo desastroso.

Sin embargo, nada ocurrió.

El Templo de la Noche no había vuelto a temblar, y nada atravesó la pesada puerta para liberarles o destruirles. Ni el Maestro Welthe ni el Maestro Pierce habían visitado la cámara encantada, como si Sunny y Cassie estuvieran completamente olvidadas. La celda de piedra estaba silenciosa e inmutable.

Sin embargo, aún podían darse cuenta de que algo siniestro y funesto estaba ocurriendo fuera. La prueba estaba en el aspecto y el comportamiento de los tres Perdidos que les traían comida, su única conexión con el resto del mundo.

Cada día, dos de ellos parecían más asustados, mientras que el tercero se mostraba cada vez más frío y sombrío. Por mucho que Sunny intentaba hacer hablar al centinela, el arrogante guerrero se negaba a decirle nada, y sólo miraba a los prisioneros a través de los barrotes de hierro de la jaula, con los ojos llenos de ira.

Sus acciones también cambiaron. Si antes los tres miraban a Sunny y Cassie mientras les entregaban la comida, ahora sólo lo hacía el centinela. Los otros dos permanecían de pie frente a la puerta, con las armas desenvainadas.

A veces les temblaban las manos.

Al darse cuenta de que nada iba a cambiar pronto, Sunny tuvo que cambiar de comportamiento a regañadientes. Compartió con Cassie todo lo que sabía sobre Mordret, y a cambio ella aprendió todo lo que recordaba sobre el Templo de la Noche. Sin otra cosa que hacer que enseñarse mutuamente, repasaron cada pequeño detalle muchas veces… sólo para acabar sin nada.

Ninguna pista nueva, ninguna comprensión más profunda, ni siquiera una o dos conjeturas acertadas. Era simplemente un callejón sin salida.

Por el momento…

El séptimo día, los tres Perdidos llegaron como de costumbre. El centinela se adelantó y arrojó los tubos de pasta sintética a la jaula, mientras los otros dos adoptaban posiciones defensivas a sus espaldas. Sus ojos parecían oscuros y huecos.

Sin embargo, antes de que Sunny pudiera arrojar el odre vacío al exterior, un grito escalofriante resonó de repente en el pasillo, al otro lado de la puerta. Un chillido largo y ahogado resonó en las frías piedras, lleno de tormento y agonía indescriptible.

¿Cómo podía una garganta humana producir semejante sonido?

Los Perdidos se tensaron y empuñaron sus armas, y uno de ellos dio un paso atrás involuntario.

El centinela gruñó y empujó al hombre por la espalda.

“¡Contrólate, cobarde! Recordad vuestro deber”.

A continuación, arrojó el odre a Sunny y se precipitó hacia el exterior, apareciendo en su mano una esbelta espada surgida de un torbellino de chispas de luz danzantes. Los demás apretaron los dientes y le siguieron, cerrando la puerta tras de sí.

La llama de la lámpara de aceite temblaba.

…Al día siguiente, cuando la puerta volvió a abrirse, sólo dos Perdidos la atravesaron.

***

Uno de los Perdidos supervivientes parecía un cadáver andante. No tenía heridas en el cuerpo, pero sus ojos estaban apagados y vidriosos. Miró a Sunny y Cassie sin vida, luego se dio la vuelta y levantó el arma, mirando la puerta abierta con cansado temor.

Incluso el arrogante centinela parecía un poco… disminuido. Su apuesto rostro seguía siendo frío y resuelto, pero había una ligera debilidad en la postura de sus hombros y una leve incertidumbre en sus movimientos.

Arrojó los tubos de pasta sintética y el agua dentro de la jaula, sin esperar a que Sunny le devolviera los otros dos odres. Sunny quiso intentar que el Perdido volviera a hablarle, como de costumbre, pero luego se lo pensó mejor.

Había un filo en los ojos del hombre que hacía que la idea de presionarle siquiera un poco pareciese demasiado peligrosa.

Los dos Perdidos se marcharon, dejando a los prisioneros solos de nuevo.

Sunny se quedó mirando la puerta y la llama anaranjada de la lámpara de aceite que bailaba junto a ella durante unos minutos, luego se estremeció y se dio la vuelta.

Sus carceleros volvieron varias veces más. Cada día parecían más desaliñados y agotados, y la oscuridad de sus ojos era cada vez más profunda. Unas cuantas veces, Sunny pudo oír sonidos extraños e inquietantes procedentes del pasillo, pero los dos Perdidos no parecían reaccionar en absoluto ante ellos.

Una semana después, la comida no llegó durante un tiempo especialmente largo. Sunny miró sombríamente a la puerta, sintiendo punzadas de hambre que atormentaban su estómago vacío. Un tubo de pasta sintética al día no bastaba para saciarlo, así que siempre tenía hambre… igual que en el pasado, cuando vivía en las calles de las afueras.

Pasaron las horas, pero los dos Perdidos no aparecían por ninguna parte.

¿Dónde demonios están…?

Entonces, de repente, algo se estrelló contra la puerta desde el exterior con un fuerte estruendo. Cayó un poco de polvo del techo y, entonces, todo volvió a quedar en silencio.

Sunny permaneció inmóvil unos instantes, y luego miró lentamente hacia abajo.

Algo fluía desde debajo de la puerta, bajando por la pendiente de la cúpula hacia la jaula. En el tenue resplandor anaranjado de la linterna de aceite, el líquido parecía casi negro.

Pero conocía demasiado bien su olor…

A sangre. Era sangre humana.

…Después de aquel día, ya nadie vino a darles de comer.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio