Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Shadow Slave Capitulo 562

La cadena se balanceaba ligeramente mientras Sunny y Cassie caminaban por ella, traqueteando sonoramente de vez en cuando. Como la isla que acababan de dejar estaba ascendiendo, la que tenían delante estaba debajo y era totalmente visible.

La Isla del Norte no era demasiado grande, tal vez dos kilómetros de diámetro. Su superficie era una vasta llanura plana, y estaba totalmente cubierta por un hermoso campo de flores violetas, como envuelto en un manto de seda. A pesar de que el sol estaba alto en el cielo, los capullos de las delicadas flores se cerraban.

Por lo que Cassie le había contado, Sunny sabía que sólo se abrían por la noche, emanando una luz inquietante y hermosa. Le habría gustado presenciar él mismo aquel espectáculo extraño y mágico, pero ahora mismo tenían cosas mucho más importantes que hacer.

Por no mencionar que, en ese momento, la atención de Sunny ni siquiera estaba en la isla en sí.

En cambio, miraba más allá de ella, a los picos draconianos de las Montañas Huecas que se alzaban sobre la isla, sumergiéndola en su vasta y profunda sombra.

Estaban envueltas en una niebla blanca que fluía lentamente por las oscuras laderas y caía en el negro abismo del Cielo Abajo como un interminable muro de nubes blancas y arremolinadas. Su imagen era a la vez magnífica y aterradora.

Era como si el propio cielo estuviera siendo devorado lentamente por el vacío sin luz… o tal vez invadiéndolo.

Contemplando las espantosas montañas, Sunny no pudo evitar preguntarse si Nephis estaría actualmente perdida en algún lugar de ahí fuera, en la niebla blanca. ¿O no se había atrevido a entrar en ella y en su lugar había elegido una de las otras direcciones?

No había forma de saberlo.

Con un suspiro, bajó la mirada y se concentró en poner un pie delante del otro.

Pronto llegaron a la Isla del Norte y remontaron el vuelo: Sunny con la ayuda de la Espina Merodeadora y el Ala Oscura, Cassie desenvainando la Danzante Silenciosa, saltando y agarrándose con fuerza a la empuñadura mientras el estoque volador tiraba de ella en el aire.

Las dos aterrizaron suavemente entre las delicadas flores y miraron a su alrededor. Sin necesidad de decir nada, Sunny dejó que la ciega tomara la iniciativa y la siguió mientras caminaban hacia el único punto de referencia de la isla: las ruinas de la antigua fortaleza que se alzaba precariamente en su extremo norte. Era muy parecida a la fortaleza derruida donde había conocido a Effie y Kai.

Intentando no molestar a las flores, cruzaron la isla y entraron en la fortaleza. Nada les atacó en el camino, y no hubo más sonidos que el silbido del viento y el de sus pasos. La Isla del Norte era hermosa, silenciosa y extrañamente pacífica.

Mirando a través de la puerta rota de la antigua fortaleza, Sunny estudió la colosal cadena que anclaba las Islas a las Montañas Huecas. La niebla arremolinada fluía a ambos lados de ella, oscureciendo el punto donde la cadena se hundía en la piedra oscura.

Permaneció inmóvil unos instantes, luego se estremeció y apartó la mirada.

En la misma esquina de la plataforma que se extendía más allá de la puerta, casi imperceptible, descendía un estrecho conjunto de escaleras talladas en roca erosionada. El sendero serpenteaba alrededor de la pendiente saliente, aferrándose a la superficie de piedra mientras conducía al lado oscuro de la isla.

Cassie puso una mano sobre las piedras y, trazando los dedos sobre ellas, subió cautelosamente a la escalera. Sunny la siguió, mirando hacia abajo con expresión sombría.

El camino que conducía al Templo de la Noche era largo y estrecho. Apenas había espacio suficiente para que dos personas caminaran una al lado de la otra. A su derecha estaba el muro de piedra de la isla, y a su izquierda el oscuro abismo sin fondo del Cielo Abajo. Un paso descuidado podía significar la perdición de una persona.

La ubicación de las escaleras tampoco era casual. Si una fuerza atacante intentaba dirigir un asalto por el camino, habría tenido que luchar contra los defensores de uno en uno, con los movimientos de la mano derecha del luchador restringidos por la pendiente. Los ataques a distancia tampoco servirían de mucho debido a la curvatura de la pared.

En un lugar así, un solo guerrero podría detener a todo un ejército.

Descendieron más y más, llegando finalmente al lado oscuro después de mucho tiempo.

En el punto en que la pendiente se volvía casi completamente horizontal, la escalera se transformó en un extraño puente colgante que estaba unido a la superficie de piedra por encima mediante cadenas oxidadas. Se balanceaba precariamente sobre la oscura sima del Cielo Abajo, conduciendo hasta el centro de la isla… hasta el Templo de la Noche.

Sunny se quedó helado, sobresaltado por el lúgubre sonido de una fuerte campana que rodó de repente por la oscuridad.

Frente a él, a cierta distancia, una magnífica estructura sobresalía de la parte inferior de la isla flotante. Hecha de piedra negra, parecía una catedral alta y sombría que, de algún modo, estaba construida al revés y flotaba sobre el abismo de oscuridad impenetrable. Los cimientos eran su punto más alto, y sus siete campanarios descendían hacia las profundidades del negro vacío, terminando cada uno con una corta cadena que sostenía una enorme campana fundida de cobre verde deslustrado.

Como el Templo de la Noche estaba situado bajo la isla, la luz del sol nunca llegaba hasta él. En su lugar, la catedral estaba envuelta en una sombra eterna, y sólo el pálido resplandor de las lejanas llamas divinas acariciaba sus negras paredes.

En una extraña inversión, la oscuridad aterciopelada del abismo y la dispersión de falsas estrellas en sus profundidades parecían un vasto cielo nocturno suspendido sobre ella.

Mientras Sunny observaba, sonó una segunda campana. Se movió un poco y dirigió su atención hacia el estrecho sendero, trazando sus traicioneros escalones hasta llegar a las enormes puertas de hierro de la catedral.

Cassie se volvió hacia él, se detuvo un momento y dijo

“Vámonos. Nos han visto”.

Sunny asintió y dio un paso adelante.

El Templo de la Noche esperaba delante, con sus puertas abiertas como una boca hambrienta.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio