Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Shadow Slave Capitulo 537

Se suponía que la ceremonia de apertura del torneo iba a ser un acontecimiento espectacular, con miles de aspirantes -cada uno de ellos un luchador Despertado con talento- reunidos en el magnífico patio central del Bastión ilusorio. Algo más de mil de ellos eran los que participaban en la competición individual, y el resto eran miembros de cohortes competidoras.

El representante del Gran Clan Valor les dio la bienvenida y pronunció un breve discurso, tras el cual un andrógino de edad indeterminada ataviado con exquisitas prendas de seda -el excéntrico Santo responsable de la creación del Paisaje de los Sueños- hizo lo propio. Este Trascendental tenía un rostro hipnóticamente bello que, por alguna razón, estaba cubierto de una cantidad desmesurada de maquillaje, y un porte gentil, casi afeminado.

Si Sunny estuviera allí, reconocería su agradable voz como la que leía todos los anuncios en el Paisaje de los Sueños.

Pero no estaba.

¿Por qué iba a perder el tiempo en esas teatralidades? Se saltó los discursos, las actuaciones, el increíble montaje de los momentos más emocionantes de las batallas del día anterior, e incluso el acontecimiento que todos habían estado esperando con la respiración contenida: la formación del cuadro del torneo que determinaría quién se enfrentaría a quién y en qué orden.

A Sunny no le importaba quién iba a enfrentarse a él, sólo quería matar a alguien lo antes posible.

En cada ronda de duelos, la mitad de los participantes iban a ser eliminados. Eso significaba que tenía que ganar diez combates consecutivos para recibir la mejor recompensa. Por supuesto, no era una tarea fácil… a estas alturas, ya no quedaban aficionados en el torneo. Cada uno de los mil aspirantes era un guerrero formidable, y al final sólo quedarían los verdaderos talentos.

También era una oportunidad perfecta para que él intentara aprender sus pulidos estilos de batalla.

Sunny esperó hasta que el soporte estuvo casi completo y finalmente se sumergió en el Paisaje de los Sueños. La amenazadora figura negra de Mestizo apareció entre la multitud de aspirantes, causando un poco de revuelo. Inmediatamente, los que estaban más cerca de él empezaron a cuchichear.

“¡Eh! ¡Es él!”

“Tío, ese cabrón da aún más miedo en la vida real. Esa escena del montaje… ¡dioses, me alegro tanto de que eligiéramos entrar en el torneo como cohorte!”

“¡Ptui! ¿Cuál es el problema? Espero sortearle como oponente… Aplastar a este aspirante debería ser divertido…”.

Ignorando los murmullos, Sunny miró a su alrededor con curiosidad. No le interesaba la gente reunida a su alrededor, sino el patio en sí. Era la primera vez que entraba en Bastión… bueno, en una versión ilusoria de él. Aun así, no pudo evitar sentir un poco de asombro. Se trataba de un lugar legendario… una de las primeras Ciudadelas conquistadas por los humanos, su mayor punto de apoyo en el Reino de los Sueños. La sede del poder de un Gran Clan.

Y la antigua fortaleza de uno de los daemons.

Era como si formara parte de la historia.

Sin embargo, la curiosidad de Sunny no duró mucho, rápidamente ahogada por la ira y el enfado.

¡Esa chica! ¡Qué sabrá ella!

Le picaban las manos para masacrar a alguien.

Por fin, el soporte estaba completo. Sunny no se molestó en estudiarlo y se limitó a prepararse para la batalla.

Unos segundos más tarde, su visión se oscureció por un momento, y entonces se encontró de nuevo en el patio, sólo que esta vez, la multitud de aspirantes había desaparecido, quedando sólo él y su oponente frente a frente.

Había banderas ondeando en el aire y miles de espectadores excitados mirando desde las gradas. Coreaban, gritaban y agitaban las manos.

Su oponente era un joven con una llamativa armadura de color rojo sangre, que blandía un largo espadón. El suyo le resultaba vagamente familiar.

En cuanto el joven vio la máscara negra, su rostro palideció.

“¡Sabía que esto pasaría! Mierda, otra vez no…”.

Sunny gruñó y se lanzó hacia delante, alzando la Serpiente del Alma.

Unos instantes después, una cabeza humana voló por los aires, el público estalló en vítores y la agradable voz anunció:

“¡El Retador Paraíso de Rojo ha sido eliminado!”

***

Syclus estaba en medio de una animada discusión con Dimi cuando el productor de la emisión se dirigió a él a través del auricular, obligando al joven a parpadear un par de veces y a enmascarar su sorpresa con una sonrisa.

“¡Ah, perdona que te interrumpa, Dimi, pero parece que ya tenemos una victoria! Vaya, qué rápido”.

La señal cambió a la repetición de un duelo rápido y brutal que terminó antes de que la voz del Paisaje de los Sueños pudiera siquiera presentar a los luchadores. Aquello era una primicia en su memoria…

“¡Ah, ja, ja! Por supuesto, era Mestizo. ¿Quién si no?”

Su colega se rió.

“¡Qué mala suerte para su oponente! Espero que no se desanime. No es ninguna vergüenza perder ante un enemigo tan temible… todos los que superaron las rondas clasificatorias ya merecen nuestro respeto. En mis tiempos, entrar en el torneo era mucho más fácil…”.

Syclus estuvo de acuerdo, miró a la figura de armadura negra que permanecía inmóvil sobre el cadáver de su oponente, y no pudo evitar un escalofrío.

¿Era sólo él, o Mestizo parecía hoy especialmente feroz?

Quizá sea realmente un Criatura de Pesadilla…”.

Tras aquella primera victoria inesperada, se mostraron otros duelos acalorados. Syclus y Dimi pasaron de comentarlos en las pausas publicitarias, a unirse a veces a los demás comentaristas para presenciar los combates de cohortes más emocionantes. Al cabo de un rato, le tocó luchar de nuevo a Mestizo.

Esta vez, los productores cambiaron de antemano la transmisión a su duelo, esperando otra muerte rápida y brutal. Sin embargo, se llevaron una decepción. En ese duelo -y también en un par de los siguientes-, el enigmático espadachín pareció perder toda su ventaja y se enzarzó en combates prolongados, lentos y agotadores con sus adversarios, a los que sólo conseguía despachar tras largos y arduos combates.

Syclus, que era un poco fan de los mestizos, pero no un seguidor acérrimo, estaba un poco confuso por el repentino cambio.

Por suerte, tenía un compañero experto.

“Oye, Dimi… ¿por qué parece que Mestizo está luchando de repente? Después de su actuación de ayer, estaba seguro de que volveríamos a ver una carnicería pura”.

El hombre mayor se rió entre dientes.

“¡Ah, veo que no has hecho los deberes! Eso es lo que hace Mestizo, y lo que le hace tan peligroso. Sí, puede parecer que está luchando, pero en realidad no es así. Está… aprendiendo”.

Syclus echó un vistazo a la charla y luego se echó a reír.

“No, estoy seguro de que Dimi no quería decir “aprendiendo a chupar”. Pero… ¿qué querías decir exactamente, Dimi?”.

El experto residente sonrió.

“A Mestizo se le conoce como un luchador genial, no porque sea fuerte y hábil -hay mucha gente así entre los duelistas-, sino porque tiene una habilidad asombrosa para absorber y reflejar el estilo de batalla de su oponente. Así que lo que ves no es a él perdiendo, sino a él intentando comprender la técnica del enemigo estando en el extremo receptor de la misma. ¡Es realmente extraordinario! Y un poco aterrador…”.

Syclus se quedó mirando el vídeo y por fin se dio cuenta de que, efectivamente, el estilo de Mestizo parecía cambiar con cada duelo, asemejándose mucho al de sus oponentes. Su extraña arma también se movía y cambiaba para reflejar la de ellos.

¡Qué guay!

Se volvió hacia la cámara con una amplia y encantada sonrisa.

“¡Bueno, ahí lo tenéis, amigos! Así que no descartéis todavía a Mestizo… quién sabe, ¡quizá todavía nos sorprenda a todos!”

***

Pronto llegó la hora del último duelo del día para Sunny. Una vez más, apareció en el patio y miró a su oponente, emocionado por saber qué estilo iba a utilizar.

Sin embargo, cuando vio al enemigo, una oscura sonrisa apareció en su rostro.

Qué agradable sorpresa… ¡Así que nos volvemos a encontrar! O mejor dicho, por primera vez. Ayer no tuvimos ocasión de conocernos bien, cabrón…’.

Frente a él había un joven alto, de hombros anchos y físico increíblemente musculoso. Parecía poderoso y seguro de sí mismo, como la estatua de una antigua deidad que cobrara vida.

…Era el maldito arquero que casi le había disparado desde el otro lado de la arena durante la batalla real.

Dar del clan Maharana, ¿verdad? Vaya, vaya. Deja que me presente…’

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio