Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Shadow Slave Capitulo 530

Rain le miró con expresión seria, pensativa.

Interiormente, Sunny suspiró.

Aún no sabía cómo cambiar su mentalidad y hacerla lo bastante viciosa para sobrevivir al Reino de los Sueños. Ni siquiera sabía si quería hacerlo, y si eso era lo correcto.

Al menos parecía comprender un poco más la verdad del mundo tras sobrevivir a la apertura de la Puerta. Por ahora, eso iba a tener que ser suficiente.

Y esta conversación era su intento de hacer que la lección calara.

Al cabo de un rato, Rain dijo con incertidumbre

“¿Sobrevivir?”

Sunny enarcó una ceja, mirándola con sorpresa.

¿Qué posibilidades había de que, a pesar de sus diferentes experiencias vitales, su hermana respondiera a la pregunta de la misma forma que él lo había hecho, tiempo atrás, en el desolado infierno de la Orilla Olvidada?

Permaneció un rato en silencio, recordando aquellos días terribles y maravillosos. Luego, sacudió la cabeza.

“No. La esencia del combate es el asesinato”.

Rain se estremeció ligeramente.

“¿Asesinato?

Sunny asintió.

“Por supuesto. ¿Qué otra cosa podría ser? Tienes que matar a tu enemigo o morir. De cualquier forma, alguien acaba asesinado, y alguien acaba siendo el asesino. Así pues, el objetivo del entrenamiento de combate es asegurarte de que tú eres el asesino. Es así de sencillo”.

Hizo una pausa y añadió

“La supervivencia es importante, por supuesto… pero ése no puede ser tu objetivo principal. Tener un objetivo así es terrible. Ni siquiera en la vida es suficiente. Tienes que sobrevivir para seguir viviendo, pero si sólo vives para sobrevivir, ¿qué sentido tiene? Es más, si no te esfuerzas por conseguir algo más grande, algo mejor, entonces sólo harás lo que se te exige y nada más. Lo que te hará más débil que los que quieren y se atreven a más, y esa debilidad te costará la vida…”.

Su voz se entrecortó y Sunny enmudeció de repente. Rain le miró confusa.

“Eh… ¿Sunny?”

Parpadeó un par de veces.

“Sí. Perdona. Entonces…”

‘Bueno, ¿qué sabrás tú? Supongo que es cierto lo que dicen: la mejor forma de aprender es enseñar…’.

Mientras intentaba impartir algo de sabiduría, por poca que fuera, a su atento alumno, Sunny había tropezado accidentalmente con una verdad sobre su propio deseo desesperado de hacerse más fuerte. Todo lo que Sunny le había dicho a Rain podía aplicarse a sí mismo. Hacía tiempo que había abandonado su singular deseo de sobrevivir a toda costa, y ahora quería mucho más.

Pero ¿era su deseo de vivir libre y con dignidad realmente comparable a la obsesión apasionada e inmoladora de Neph? ¿Sería realmente capaz de superarla estando impulsado por un objetivo tan mundano?

Eso… dio mucho que pensar a Sunny.

Miró a Rain y continuó:

“…El dominio del combate puede dividirse en dos aspectos. El dominio del cuerpo y el dominio de la mente. El cuerpo se puede entrenar mediante ejercicios, pero la mente… es mucho más difícil. Sin embargo, si puedes comprender la verdadera esencia del combate -aprehenderla realmente con tus entrañas-, entonces tendrás la claridad suficiente para dominar la mente…”

***

Sunny pasó algún tiempo explicando a Rain las leyes fundamentales del combate, al menos en la medida en que él mismo las comprendía. Al final, no estaba seguro de que ella comprendiera realmente los conocimientos que él quería compartir con ella, pero al menos era un comienzo.

Recordando su propia educación tumultuosa, Sunny no podía culparla. Era difícil, o quizá incluso imposible, comprender realmente la batalla sin experimentarla. Había conocido a Nephis tras sobrevivir a la Primera Pesadilla y a varios días de lucha por su vida en la Orilla Olvidada. Incluso entonces, había necesitado que casi le matara un Centurión Caparazón para alcanzar el estado de claridad.

No había centuriones caparazón cerca, y Sunny desde luego no iba a atravesarla con una espada.

Así que, de momento, esto iba a tener que bastar.

Tras la lección verbal, Sunny mostró a Rain algunas posturas y katas básicas del estilo de Santo, y la observó esforzarse por reproducirlas. Los progresos eran lentos, pero realmente era una chica con talento. Por ahora, lo que más la frenaba era su débil cuerpo.

Pero eso estaba bien. No se podía esperar que una adolescente fuera tan fuerte como un Despertado. Su cuerpo podía entrenarse… Por supuesto, Rain nunca iba a ser tan fuerte y resistente como un hombre corpulento y sano.

Pero tampoco lo era Sunny. Debido a su baja estatura y constitución delgada, no podía competir con gente como Caster o el Maestro Roan en términos de poderío físico. Sin embargo, esto podía mitigarse con las Habilidades de Aspecto, la absorción de fragmentos y el dominio del control preciso de la esencia.

Además, las armas afiladas eran el gran ecualizador. El propósito de un arma era reducir la cantidad de fuerza necesaria para asestar un golpe letal. A menos que uno planeara matar a su enemigo a puñetazos, la técnica y la habilidad eran mucho más importantes que la fuerza pura.

Y el estilo de combate de Santo podía reducir aún más esa desventaja inherente.

…Al cabo de un rato, Sunny juzgó que Rain había tenido suficiente. La chica parecía estar suficientemente agotada, y presionar más no le haría ningún bien. Le hizo un gesto para que se detuviera y volvió a colocar las armas de práctica en el soporte, luego invocó el Inagotable Manantial y se lo ofreció a la cansada muchacha.

Rain respiraba con dificultad y su pálido rostro brillaba por el sudor. Al ver la hermosa botella de cristal, sonrió emocionada.

“¡Vaya! ¿Es una Memoria?”.

Sunny ladeó un poco la cabeza.

“Claro… ¿por qué lo preguntas?”.

La chica cogió el Inagotable Manantial y lo estudió por todos los lados, luego bebió cautelosamente unos sorbos.

“¡No lo entiendes! Nunca había visto de cerca una Memoria de verdad. Es… ¡parece tan real!”.

Él la miró perplejo.

“Es real. ¿De qué estás hablando?

Rain lo miró con desdén, bebió el agua con avidez y luego le devolvió el Inagotable Manantial con un poco de reticencia.

“¿Lo conseguiste tras derrotar a algún monstruo terrible? ¿O lo compraste?”

Sunny frunció el ceño, dudó un momento y luego dijo en tono sombrío

“…En realidad, fue un regalo”.

Parpadeó un par de veces.

“¿De… de ese amigo tuyo?”.

Él hizo una mueca.

“No. No de un amigo”.

Entonces, Sunny despidió al Inagotable Manantial y se dirigió hacia el ascensor.

“De todos modos, ya es hora de que te vayas. De lo contrario, tus padres podrían pensar que te he secuestrado. Oh…”

Pensó un poco antes de decir:

“Yo… tengo helado en la nevera. Podemos comerlo antes de que te vayas. Si quieres. A menos que Effie ya lo hubiera devorado todo, claro”.

Rain soltó una risita y le siguió con expresión complacida.

Antes de entrar en el ascensor, echó una última mirada a la vaina del Paisaje de los Sueños, y de pronto preguntó

“Por cierto, el Torneo de los Sueños es dentro de unos días. ¿Vas a participar?”.

Sunny se burló y pulsó el botón, enviando el ascensor hacia arriba.

“¿Te parece que tengo tiempo para jugar con chicos en un parque infantil? Tengo cosas de verdad que hacer, ¿sabes?”.

Rain lo miró y suspiró.

“Sí, lo entiendo. Aunque es una pena. He oído que los premios principales de este año son especialmente increíbles. No podrías ganarlo, claro, pero hay muchas recompensas menores”.

La expresión de Sunny cambió sutilmente.

Cuando se abrieron las puertas, miró a Rain, permaneció en silencio un momento y luego preguntó con voz muy, muy desinteresada:

“¿Ah, sí? ¿Hay premios? Qué curioso. ¿De qué… de qué clase de premios estamos hablando exactamente?”.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio