Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Shadow Slave Capitulo 484

Una Puerta… hay una Puerta…”.

Antes incluso de que Sunny comprendiera estas palabras, ya estaba temblando, con un frío miedo que surgía de lo más profundo de su corazón para engullirlo por completo. No era una respuesta consciente, sino una reacción instintiva, algo que su cuerpo había aprendido a hacer en el pasado, el terror que todos los humanos modernos llevaban en los huesos.

El timbre chirriante y resonante sólo significaba una cosa: ¡corre! Corre si quieres vivir, si no quieres morir de una forma tan desgarradora que las palabras no podrían describirla.

Pero Sunny ya no era una humana mundana.

Estrangulando el miedo instintivo, lo arrojó a un lado y se quedó mirando la pantalla del comunicador con una expresión sombría en el rostro.

La notificación era similar a las que había visto varias veces en el pasado. Antes, cuando vivía en las afueras, había conocido de primera mano la devastación que podía provocar la apertura de una Puerta. Vivieras donde vivieras, estabas obligado a oír ese sonido una vez cada varios años.

Por supuesto, las infraestructuras de la periferia estaban mucho menos desarrolladas que las de las partes propiamente dichas de la ciudad, y no había muchos Despertados por allí. Así que los resultados solían ser más desastrosos.

Ahora estaba en un distrito muy respetable.

Pero, irónicamente, las cosas eran mucho peores.

Sunny no estaba muy versado en la tecnología que utilizaba el gobierno para detectar con antelación las Puertas que aparecían, pero sabía que esta vez había fallado. Normalmente, la gente recibía una notificación al menos diez minutos, media hora, a veces incluso días antes del temido acontecimiento.

Esto daba tiempo a la mayoría para evacuar la zona de impacto, y también permitía a las fuerzas gubernamentales llegar antes de que la avalancha de Criaturas de Pesadilla se liberara de la Puerta que se abría y atravesara las filas de los Despertados cercanos que intentaban detenerla.

Doscientos segundos… eso no era nada. Menos que nada. No era tiempo suficiente para que la gente huyera, ni para que llegara la ayuda. Una ventana de tiempo tan pequeña sólo significaba una cosa…

Que, a menos que ocurriera algo, iba a haber una masacre.

Sin embargo, él estaba a salvo. Podía alejarse del Paso de las Sombras en cualquier momento.

Mientras la gente se ponía en pie de un salto y corría hacia la salida con expresiones de pánico, Sunny suspiró y pulsó la notificación.

Inmediatamente, se abrió un mapa que le mostraba el lugar donde iba a aparecer la Puerta, así como las rutas de evacuación óptimas.

‘Demasiado cerca…’

Era imposible que la escuela de Rain pudiera evacuar a tiempo a miles de alumnos. Si sus protocolos de peligro estaban bien establecidos, ni siquiera iban a intentarlo. Se limitarían a reunir a los niños en la parte más protegida de la escuela, activar sus sistemas de defensa e intentar aguantar hasta que llegara la ayuda.

Sin embargo, la escuela estaba en las inmediaciones de la Puerta de apertura. Sunny no estaba segura de lo bien que funcionarían sus defensas, por muy formidables que fueran. Aunque hubiera varios Despertado como personal de seguridad o instructores para esta eventualidad, no podrían hacer gran cosa. Al fin y al cabo, las verdaderas élites no ocuparían esos puestos.

Qué hacer…

Esta vez, la interfaz de notificación era diferente a como Sunny la había visto en el pasado.

Había un símbolo adicional que parpadeaba con urgencia en el mapa. Era muy parecido a la insignia que la maestra Jet llevaba en la manga, sólo que éste tenía dos estrellas en lugar de tres.

Este símbolo estaba ahí porque el comunicador sabía que Sunny era un Despertado.

…Quedaban ciento noventa y dos segundos para que se abriera la Puerta. Fuera, en la clase donde se ocultaba una de sus sombras, los niños y el profesor seguían mirando la notificación con expresión atónita, sin comprender aún qué significaba exactamente. O simplemente se negaban a…

Sin prestar mucha atención al caos que ocurría a su alrededor, Sunny pulsó el símbolo y apareció información adicional en la pantalla.

ATENCIÓN A TODOS LOS DESPERTADOS

SOLICITAR ACCIÓN INMEDIATA

ATENCIÓN A TODOS LOS DESPERTADOS

SOLICITAR ACCIÓN INMEDIATA…

Debajo aparecían varias líneas de texto:

Categoría de la Puerta: 2 (89% de probabilidad), 3 (10% de probabilidad), MAYOR (indefinida).

Tiempo estimado de llegada de la Fuerza de Ataque: 16 min, 14 seg.

Trece minutos”.

Una comisura de los labios de Sunny se crispó, apareciendo en su rostro una mueca de resentimiento.

Lo más pronto que cualquier fuerza gubernamental podría llegar a la Puerta era trece minutos después de que se hubiera abierto. Trece minutos… eso bien podría haber sido una eternidad.

¡Demasiado tiempo!

Y ahora Sunny tenía que tomar una decisión.

Tenía que huir o responder a la llamada a las armas para permanecer frente a la Puerta de las Pesadillas, con la esperanza de sobrevivir en la avalancha de monstruos durante trece minutos enteros.

Bueno… en realidad no era una decisión tan difícil. Sunny sabía que iba a quedarse, no por ningún tipo de obligación moral, sino simplemente porque quería hacerlo.

Era tan reacio a volverse atrás y permitir que los Hechizo invadieran su mundo impunemente como a ver morir a innumerables humanos mundanos y agradables en las fauces de las Criaturas de Pesadilla. Como la educada camarera que le sirvió los deliciosos pasteles, o el panadero que los había hecho.

Éste era su mundo, su ciudad y sus congéneres humanos. Antes, Sunny siempre era débil y no tenía más remedio que huir, esconderse y temblar de miedo.

…Pero hacía tiempo que había dejado de vivir con miedo. También había dejado de permitir que nadie -ni nada- le arrebatara lo que era suyo sin una lucha sangrienta.

Había dejado de ser débil.

Pero ni siquiera ésa era la verdadera razón. Tal vez Sunny habría considerado que el desastre que se avecinaba era demasiado arriesgado y se habría retirado… pero Rain estaba allí, muy cerca del centro del mapa que mostraba la zona de impacto de la Puerta.

Así que, en realidad, huir ni siquiera era una opción.

Quedaban ciento ochenta segundos.

Ahora que se había quedado sola en la cafetería vacía, Sunny se levantó y se estiró. Un pesado suspiro escapó de sus labios.

“Esto va a ser… un viaje salvaje, salvaje…”.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio