Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Shadow Slave Capitulo 458

Sunny se quedó paralizada, luego dio un paso atrás con cuidado y se quedó mirando las paredes del gran salón.

La sincronización de Mordret, esta vez, era impecable.

No es que Sunny hubiera planeado acercarse demasiado a la masa de oscuridad, pero quizá subestimó el peligro que representaba. Para ser sincero, sentía que no estaba pensando del todo bien… no es que hubiera perdido el control, pero la extraña atracción que sentía fuera de la torre era mucho más fuerte aquí, ejerciendo un sutil efecto sobre su mente.

Sunny se tensó y echó un vistazo a la pulsante grieta oscura, entonces se dio cuenta de que la atracción emanaba de los grilletes que eran su origen.

“…¿Por qué? ¿Qué es esa cosa?”

El príncipe perdido permaneció en silencio unos instantes, y luego suspiró.

“Realmente no le encuentro sentido”.

Sunny parpadeó.

¡Aquella no era la respuesta que había esperado!

“¿Qué? ¿Qué se supone que significa eso?”

respondió Mordret con un poco de duda en la voz.

“Nada, en realidad. Es sólo que… algunas cosas de ti sugieren cierto origen, pero luego hay otras tantas contradicciones. ¿No sabes cómo es una Semilla de Pesadilla?”.

Sunny dio un respingo y volvió a mirar con cautela la masa de oscuridad resplandeciente.

Así que… aquello era una Semilla de Pesadilla. Una vil manifestación del Hechizo que creció en el Reino de los Sueños y acabó floreciendo, abriendo una Puerta al mundo real para que entraran las Criaturas de Pesadilla. Aquello que los Despertados debían buscar y destruir desafiando a la Pesadilla que contenía.

No era de extrañar que ejerciera una atracción sobre él.

Frunció el ceño y luego dijo con fastidio

“¿Cómo voy a saber qué aspecto tiene una Semilla de Pesadilla? Sólo hace unos meses que me convertí en un Despertado”.

Mordret habló con su habitual tono cortés:

“¿Es que los ancianos de tu clan no te han enseñado nada?”.

Sunny abrió mucho los ojos, apareciendo una expresión de sorpresa en su rostro.

“¿Clan? ¿Qué clan? ¿Te parezco un Legado?!”.

El príncipe perdido no respondió, dejando que Sunny hirviera de indignación en silencio. Finalmente, exhaló lentamente y preguntó abatido:

“En fin… ¿estás seguro de que es eso?”.

Mordret se quedó pensativo durante un buen rato, y luego dijo en voz baja

“Lo estoy. Después de todo, lo he buscado durante mucho tiempo”.

Al oír estas palabras, Sunny frunció el ceño.

‘…¿Qué?

“Espera… ¿Por eso intentabas llegar a la Torre de Marfil? ¿Para desafiar a una Pesadilla?”

Se frotó la cara con frustración, intentando encontrar un sentido a aquella afirmación, y luego sacudió la cabeza:

“¿Por qué demonios harías eso? No hay escasez de Semillas de Pesadilla por todas partes en el Reino de los Sueños, ¡que no estén ocultas tras vacíos interminables y océanos de llamas divinas!”.

Estas cosas no eran tan numerosas como para tropezarse con una cada día, pero tampoco tan raras como para llegar tan lejos para alcanzar una. ¿En qué había estado pensando Mordret?

El príncipe perdido respondió tras una breve pausa, con voz ligeramente divertida:

“…No eres un Legado, ciertamente”.

Sunny dejó escapar un pesado suspiro.

“O estás muy oscuro hoy, o no puedo entenderte por alguna razón. ¿Qué tienen que ver los Legados con todo esto?”.

Mordred se lo pensó un poco y luego dijo

“Esta Semilla de Pesadilla… es muy, muy especial”.

¿Qué está diciendo?

Lo único que diferenciaba a las Semillas, en la mente de Sunny, era su Categoría. Una Semilla de Categoría Dos florecía en un Portal de Categoría Dos, y contenía una Segunda Pesadilla. Si un Despertado la desafiaba y superaba la prueba, se convertía en Maestro. Si un Maestro desafiaba a una Semilla de Categoría Tres y sobrevivía a la Tercera Pesadilla, se convertía en Santo.

Lo mismo ocurría con los Soberanos, aunque sólo se habían conquistado tres Cuartas Pesadillas en toda la historia de la humanidad, por lo que Sunny sabía… y él sabía más que la mayoría de la gente.

¿Cómo podía ser especial una Semilla?

Como si adivinara lo que estaba pensando, Mordret habló:

“Hay muchos Maestros, pero no todos los Maestros son iguales. Hay algunas docenas de Santos, pero no todos los Santos son iguales. Y del mismo modo, hay numerosas Pesadillas… pero no todas las Pesadillas son iguales”.

Sunny frunció el ceño.

“¿Cómo es eso? ¿Es más fácil? ¿Más difícil?”

El príncipe perdido suspiró.

“Ni lo uno ni lo otro. En cuanto a la dificultad de la prueba, el Hechizo siempre es justo… a su perversa manera. Sin embargo, eso no significa que el resultado sea siempre el mismo. Qué enemigos derrotas determina qué Memorias y Ecos recibes. Qué batallas libras determina qué experiencia traerás de vuelta”.

Sunny pensó en su propio arsenal de Memorias, y tuvo que admitir que cuantas más Criaturas de Pesadilla únicas había pensado, mayor era la recompensa. En ese sentido, desafiar a una Pesadilla… “única” sin duda supondría más riesgo, pero también prometería una mayor recompensa.

Añade a la ecuación la existencia de las Memorias del Linaje…

En su rostro apareció un profundo ceño fruncido.

Mordret, sin embargo, no había terminado de hablar.

“…Pero más que eso, la naturaleza de la Pesadilla a la que desafíes determina qué conocimientos recibirás y qué secreto podrás espigar. Como investigador, deberías saber que las lecciones que los humanos pueden aprender de las ruinas decrépitas del Reino de los Sueños no son tan profundas. ¿De dónde crees que procede la mayor parte de nuestro conocimiento? Viene de las historias que la gente trae de sus Pesadillas, por supuesto”.

Eso… tenía sentido. Al fin y al cabo, había auténticos nativos del Reino de los Sueños en las Pesadillas. Como Auro de los Nueve.

Aunque en realidad sólo fuera una ilusión, una ilusión creada por el Hechizo no era algo sencillo.

La mayor parte del conocimiento que Sunny poseía se basaba en lo que había aprendido del noble espadachín y Erudito. ¿Cuánto más sabría si se hubiera adentrado en la Pesadilla con la intención no sólo de sobrevivir, sino también de aprender?

Sunny echó un vistazo a la Semilla oscura.

Había crecido en la torre que antaño había pertenecido a uno de los siete daemons. ¿Qué misterios revelaría una Pesadilla así?

Mordret le dio tiempo para pensar, y luego dijo en tono ecuánime

“Por esa razón, los Clanes Heredados -no todos, pero sí los verdaderamente poderosos- seleccionan con mucho cuidado las Pesadillas a las que sus miembros van a desafiar.”

Sunny se detuvo un instante y luego enarcó una ceja:

“…¿Qué clan de locos eligió esa Semilla maldita para que intentaras encontrarla, entonces?”.

El príncipe perdido se rió.

“¡Oh, no! Nadie había deseado que la buscara. La decisión fue sólo mía. De hecho, sospecho que sólo dos personas, tanto en el mundo de la vigilia como en éste, conocen su existencia. Yo… y ahora tú”.

Volvió a reírse y añadió

“Pero eso es también lo que la hace tan especial. Ninguno de ellos podría haber sabido de su existencia, llegar hasta él y tomar sus recompensas como propias”.

Tras esto, Mordret enmudeció de repente. Permaneció así un rato, y luego añadió en voz baja:

“Bueno… no es que yo también lo haya conseguido”.

Suspiró, se demoró unos instantes y luego añadió en tono melancólico

“¿Te imaginas qué secretos esconde esa Semilla? ¿Qué se podría aprender de esa Pesadilla? Una Pesadilla… una Pesadilla que se creó a partir de las cadenas con las que la propia Esperanza había sido atada…”.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio