Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1079

La piloto no dedicó mucho tiempo a despedirse de sus camaradas. A esas alturas de la campaña, todos habían experimentado la pérdida y la derrota… los soldados no se habían insensibilizado a ver morir a la gente, pero sí se habían acostumbrado.

La muerte siempre había rodeado a los que luchaban contra el Hechizo de Pesadilla, y aquí, en la Antártida, era aún más ineludible, tanto para los Despertado como para los mundanos.

Sin embargo, cuando la joven regresó, una expresión de confusión apareció en su rostro. Sunny enarcó una ceja.

“¿Qué?”

La piloto señaló.

“Eh… ¿dónde ha ido mi MWP?”.

Miró hacia atrás. La plataforma de guerra destrozada, efectivamente, había desaparecido. En su lugar, oculta tras un montón de tierra, estaba sentada una pequeña y fea criatura. Estaba empujando apresuradamente con ambas manos un trozo de aleación doblada dentro de su boca ancha y dentada. Al notar que alguien miraba, la criatura se congeló un momento y siguió mordisqueando febrilmente la aleación blindada, como si temiera que se la quitaran.

Sunny puso los ojos en blanco.

“Ese pequeño bastardo de ahí se lo comió. No le hagas caso…”

Era difícil imaginar que el escuálido diablillo hubiera devorado la enorme máquina, teniendo en cuenta que era decenas de veces más grande que él… pero eso era exactamente lo que había ocurrido. Sunny no sabía qué clase de motor infernal se escondía en el estómago del diablillo, pero su apetito era inagotable. Todo lo que entraba en su boca desaparecía sin dejar rastro, y había muy pocas cosas que sus afilados dientes no pudieran desgarrar.

Sunny se estremeció, recordando cómo había convertido al pequeño desgraciado en una Sombra.

Lo había hecho poco después de llegar a la Antártida Oriental. Antes, Sunny había planeado convertirse primero en Tirano, pero eso fue porque necesitaba más poder, rápido, durante el asedio a Falcon Scott. Ahora que las cosas se habían calmado, las circunstancias no eran tan apremiantes. Podía permitirse demorarse un poco, e hizo de la conversión del Eco del Demonio Voraz una prioridad.

Sunny ya había poseído tres Sombras, pero curiosamente sólo una de ellas -Santo- procedía de un Eco. El proceso de conversión en sí había sido prácticamente igual que la primera vez. En el tranquilo silencio de su Mar del Alma, dos haces de luz oscura descendieron de uno de los Núcleos de las Sombras. Uno cayó sobre el Eco del Carroñero, el otro sobre una sombra inmóvil que se alzaba con el resto sobre la superficie quieta de las aguas tranquilas.

La sombra del Demonio Voraz pareció disolverse en la luz oscura, y entonces, el Eco se envolvió en llamas negras que se filtraron en su carne, cambiándola a un nivel fundamental. La ilimitada trama de hechizos que se ocultaba en el Eco desapareció, sustituida por la oscuridad. novelaschinascave~с0m. En su lugar, una sombra viviente habitaba ahora en el cuerpo del diablillo, con cuatro ascuas transparentes y vacías ardiendo en sus profundidades.

…Concedido, aquella escena no era tan majestuosa y sobrecogedora como cuando Santo se había convertido en una Sombra. Después de todo, el pequeño y escuálido bastardo no podía compararse en nada al magnífico caballero de piedra. No obstante, así era como Sunny había adquirido su cuarta Sombra. Lo que vendría después, sin embargo… eso, no le gustaba ni un poco pensarlo.

El [viaje era una pizarra en blanco y tenía un enorme potencial de crecimiento, pero Sunny tenía que tener cuidado con lo que le daba de comer a la glotona criatura. Algunos tipos de comida eran fáciles de conseguir, pero producirían resultados mediocres. Peor titán que eso, sospechaba firmemente que algunos avances impedirían que otros poderes más beneficiosos arraigaran en el futuro.

Sin embargo, había uno con el que no podía transigir: la afinidad a las sombras.

Y como las criaturas de las sombras eran casi imposibles de encontrar, Sunny no tuvo más remedio que volver a alimentar al odioso gremlin con un poco de su propia carne.

La primera vez que invocó al diablillo en el mundo real, la diminuta criatura miró a su alrededor, luego le miró asustada y huyó, escondiéndose detrás de la pierna de Santo. Entonces, el diablillo le agarró la pantorrilla con sus ocho dedos llenos de garras y se asomó cautelosamente por detrás, temblando ligeramente.

“¡Ven aquí, bastardo!”

Incapaz de rechazar la orden de Sunny, el diablillo abandonó a regañadientes su refugio y se acercó caminando lentamente. Sin embargo, en el momento en que Sunny le ofreció al gremlin su antebrazo y le ordenó que le diera un mordisco, los ojos del bastardo se encendieron con un regocijo feroz.

Lo que ocurrió a continuación… fue una experiencia verdaderamente ghast para Sunny. I-le soportó fantaseando amargamente con matar a la vil criaturita por segunda vez. Sin embargo, al final mereció la pena: el escuálido demonio recuperó su capacidad de viajar a través de las sombras.

Más tarde, Sunny se enteró de que el proceso de adquirir nuevos Atributos y Habilidades rara vez, o nunca, era tan fácil y rápido. El demonio ya poseía una gran afinidad con las sombras gracias a ser una de ellas, y el propio Sunny era aún más singular: después de todo, era una sombra divina. Estas dos razones hicieron posible que el pequeño diablillo heredara un vestigio de su poder de una sola vez.

En cuanto a cómo lo había conseguido el bastardo la primera vez, Sunny no tenía ni idea. Quizá la adaptabilidad inherente de los Carroñeros resonaba con la falta de forma innata de las sombras. Quizá el desgraciado simplemente había tenido suerte…

La cuestión era que no podía simplemente ordenar al glotón carroñero que devorara una Criatura de Pesadilla y esperar que ocurriera lo mismo. Hizo falta mucho tiempo y muchos cadáveres -adecuados, por cierto- para que el diablillo creciera en la dirección correcta. Por suerte, no estaba limitado a comer sólo carne.

Por eso Sunny se concentraba actualmente en alimentar al diablillo con todo tipo de acero, aleaciones y metales místicos. La armadura de hueso del Demonio Voraz había sido bastante espectacular, pero estaba decidido a conseguir algo aún más indestructible.

Observando cómo el escuálido bastardo terminaba de masticar apresuradamente el último trozo de la MWP rota, Sunny sonrió levemente, con los ojos brillándole con ominoso regocijo.

‘Come, come… come más, basura’. Necesito engordarte…

El diablillo se estremeció de repente y miró a Sunny con ojos muy abiertos y aterrorizados.

Sunny reprimió una sonrisa amenazadora y despidió al diablillo, luego miró al piloto.

“Lo tengo como un Eco. Venga, vamos… tenemos que darnos prisa.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio