Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Shadow Slave Capitulo 605

Mientras Sunny caminaba hacia el siguiente recinto, tuvo unos segundos para pensar.

Lo primero que comprendió fue que, a pesar de que el Hechizo permanecía en silencio, en realidad había recibido los Fragmentos de las Sombras de los tres temibles lobos. Tenía la sensación de que sus núcleos, y por tanto su cuerpo, se estaban fortaleciendo un poco, aunque era difícil percibir el minúsculo cambio en medio de todo aquel caos.

Extraño… todo esto es tan extraño…”.

Su conexión con el Hechizo parecía haber desaparecido, cortada por el collar de acero de su cuello, y sin embargo no todos sus poderes desaparecieron. Sunny no podía acceder a su Mar del Alma e invocar Memorias o runas, pero aún poseía la capacidad de absorber fragmentos. También era capaz de ordenar a sus sombras que aumentaran su cuerpo, así como de utilizar el Paso de las Sombras… aunque su alcance parecía estar limitado por las paredes de la arena.

¿Qué significaba todo aquello?

Bueno… por lo que parecía, aunque el Hechizo había desaparecido, su Aspecto permanecía. Había mucho significado oculto en este simple hecho, pero Sunny no tenía tiempo para desentrañarlo.

¿De qué otra cosa era capaz su Aspecto?

Al pasar por debajo de la puerta oxidada, Sunny dudó durante una fracción de segundo e invocó a la Serpiente del Alma.

Un instante después, casi imperceptible en su piel de obsidiana, apareció un intrincado tatuaje de una serpiente enroscada, envolviéndole los brazos y el torso. Cuando Sunny envió esencia de sombra a través de él, las espirales brillaron con un resplandor oscuro, revelándose a la vista de todos.

Sus labios se movieron, mostrando unos poderosos colmillos en una sonrisa aterradora.

‘Así que tú también estás aquí, amigo…’

¿Qué significaba? Significaba que Sunny ya no tenía que luchar desarmada. También significaba que Santo estaba con él.

Puede que no fuera la más mortífera de las criaturas en ese momento, pues aún no se había acostumbrado a su nuevo cuerpo torpe. ¿Pero ellos dos?

Juntos, Sunny y Santo formaban un dúo de lo más temible.

Lleno de nueva confianza, entró en la segunda casilla de muerte, enviando su Sentido de las Sombras hacia delante para abarcarla.

Lo que vio allí le hizo entrecerrar un poco los ojos.

…Ya se estaba librando una batalla en el recinto, un par de humanos intentaban luchar desesperadamente contra un enjambre de pequeñas y veloces criaturas parecidas a lagartos. Ambos vestían túnicas blancas, el más joven desarmado, mientras que el mayor tenía una simple espada en las manos y una coraza de cuero protegiéndole el torso.

Había varios cadáveres humanos tendidos en el suelo, terriblemente desfigurados por las afiladas garras y los colmillos triangulares de las abominaciones, con sus ropas, antes blancas, empapadas de sangre.

Sunny desvió la mirada y vio la vil oscuridad que se extendía por las almas de los gremlins con aspecto de lagarto. Por su aspecto, todos eran Despertado, igual que los lobos con los que había luchado -Sunny midió la fuerza de los monstruos durante la batalla y juzgó que su Rango era el mismo que el suyo-.

El hombre más joven también era un Despertado, con un único Núcleo del Alma radiante, mientras que el mayor no tenía ninguno. Era un humano mundano.

Mientras Sunny observaba, el guerrero más viejo se vio finalmente abrumado y cayó al suelo; los gremlins desgarraron fácilmente su coraza y hundieron sus garras y dientes en la suave carne que había debajo.

El joven gritó y corrió a ayudarle, pero ya era demasiado tarde. Aunque el joven Despertado consiguió matar a varias bestias con los puños y apartó a las demás, su compañero ya estaba herido de muerte. Se estremeció, con un río de sangre manando de un espantoso tajo en el cuello, y empujó semanalmente la empuñadura de la espada hacia las manos del más joven.

La multitud enloqueció, coreando alegremente la misma maldita palabra…

“¡Gloria! ¡Gloria! Gloria!”

El último humano superviviente levantó la cabeza, con el dolor y la pena mezclados con el odio en sus ojos azul claro.

Sin embargo, no pudo pensar en su pérdida durante mucho tiempo, porque los gremlins restantes ya se apresuraban a destrozarlo.

…Algunos, sin embargo, encontraron un nuevo objetivo.

Sunny gruñó y trató de controlar su cuerpo con la mayor precisión posible. Aún no ordenó a la Serpiente del Alma que asumiera la forma de un arma ni invocó a Santo, pues prefería mantener sus cartas ocultas, por ahora.

De todos modos, las abominaciones con forma de lagarto no parecían demasiado peligrosas. Al menos no con el número que les quedaba y su atención dividida entre dos objetivos.

Maldición…

El cuerpo enjuto del demonio de cuatro brazos era demasiado alto, pesado y difícil de manejar. Cada movimiento requería más esfuerzo y era más lento de lo que estaba acostumbrado. Aunque había una fuerza inhumana en los músculos de acero de la criatura de las sombras, que se suponía que se traducía en una velocidad explosiva, arrastrar tanta masa seguía siendo diferente a manejar un cuerpo humano pequeño y delgado que había poseído antes.

¿Quién iba a pensar que algún día echaría de menos ser bajito?

Cuatro gremlins saltaron hacia Sunny al mismo tiempo, y otros más se quedaron un segundo rezagados. Sus ojos estrechos brillaban con rabiosa sed de sangre, y sus dentadas garras apuntaban a su carne, deseosas de desgarrarla.

Envuelta en sombras, con las espirales de la Serpiente del Alma brillando oscuramente sobre su piel, Sunny dio un paso adelante y atrapó a las cuatro criaturas desde el aire, luego golpeó sus cráneos unos contra otros, aplastándolos.

Aunque le costaba controlar su nuevo cuerpo, ¿cómo podían esas bestias esperar sobrevivir a una batalla contra un demonio?

Y uno muy especial, además…

Sunny enseñó los dientes y se lanzó hacia delante, con un gruñido grave escapando de su boca. Sus cuatro brazos se movieron, aplastando carne y huesos. Varias bestias consiguieron escabullirse de su ataque y clavarle las garras en los muslos; una incluso intentó arrancarle de un mordisco un gran trozo de carne.

Sunny siseó de dolor y se agachó, utilizando sus garras para desgarrar a otros cuatro gremlins. No tenía ninguna mano libre para acabar con el último, así que se limitó a morderle el brazo con sus afilados colmillos, sintiendo crujir el hueso y el asqueroso sabor de la sangre corrompida en la lengua.

¡Argh! ¡Voy a vomitar!

Sunny escupió una bocanada de sangre fétida y oscura y silenció a la criatura chillona con una bofetada demoledora.

De repente, la caja quedó en un silencio sepulcral.

Gimió, abrumado por el dolor durante un instante. Las malditas abominaciones habían muerto con bastante facilidad, pero no sin antes causarles mucho daño. Puede que hubiera sobrestimado su recién descubierta destreza… o que hubiera subestimado a los gremlins debido a su pequeña estatura y frágil armazón.

Qué ironía…

Sunny apretó los dientes, esta vez con cuidado de no perforarse los labios, se limpió la cara y se enderezó. Finalmente, miró en dirección al grupo de abominaciones que quedaba. Para su sorpresa, ya estaban muertas: el joven Despertado las había masacrado con la espada, de algún modo, y ahora permanecía inmóvil, paralizado por el miedo.

…El joven le miraba con el rostro pálido, los ojos muy abiertos por el terror.

Entonces, dio un paso inseguro hacia atrás y susurró:

“¡Oh… oh dioses! Señor, protégeme contra los horribles demonios de la noche!”.

Sunny le miró desde su inmensa altura, con el cuerpo negro cobalto cubierto de terribles heridas y sangre, más brotando de entre sus afilados colmillos.

Reprimió el deseo de poner los ojos en blanco.

¿Horrible? Grosero…’

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio