Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Shadow Slave Capitulo 588

‘Mordret… se ha llevado a Welthe’.

Sunny se movió, bajando el Vista Cruel y girando ligeramente su Cuchilla. Su corazón estaba lleno de inquietud, su mente sumida en una oscura premonición. El príncipe desterrado ya había sido monstruosamente poderoso… ¿cuánto más mortífero se volvería en el cuerpo de un Maestro?

Al menos, algunas cosas estaban claras. De los dos caballeros ascendidos, Welthe había sido el más poderoso. Su Aspecto poseía Habilidades que podían debilitar a sus enemigos, al tiempo que mejoraban su propio físico. Por eso había sido ella quien había despojado a Mordret de gran parte de su fuerza y le había atacado.

Y, sin embargo, era extraño ver que el Príncipe de la Nada había luchado tanto para derrotarla, y durante tanto tiempo. Si no podía vencer a uno de los Maestros, ¿cómo había pensado enfrentarse a ambos?

Sin embargo, si había decidido tomar el cuerpo de Welthe y así no podía dañarla demasiado… eso explicaría su tardanza. Luchar contra una élite ascendida sin poder herirla era una tarea terriblemente dura.

¿Mordret había tenido como objetivo el cuerpo de Welthe desde el principio, o había cambiado sus planes sobre la marcha cuando se le presentó la oportunidad?

¿Su intención de tomar a Sunny como su recipiente era sólo una treta, un despiste… o Sunny seguía en peligro?

De ninguna manera… ya tiene cuerpo de Maestro. No hay razón para abandonarlo por el bien del mío. ¿Verdad?

“¡Ah! ¡Eso está mucho, mucho mejor!”

Mordret se enderezó y luego se estiró, mirando sus propios brazos con curiosidad. Apretó los puños de Welthe, luego hizo una leve mueca y dejó que sus manos se relajaran. Finalmente, el Príncipe de la Nada se giró ligeramente y miró a Sunny con una sonrisa.

“…¿No te parece, Sin Sol?”.

Sunny se demoró un momento, y luego asintió con cautela.

“Supongo. ¿Cómo funciona esto exactamente? ¿Ahora eres un Ascendido?”

La sonrisa de Mordret se ensanchó un poco.

“Qué curioso. Tu naturaleza inquisitiva es realmente digna de un investigador de la Academia”.

Esquivando las preguntas como siempre, ¿eh?

Sunny percibió el delgado sable que yacía a los pies del antiguo Maestro, y luego se concentró un momento en el cadáver de la centinela.

“Entonces… ¿ahora qué? ¿Cómo vamos a escapar de este lugar antes de que llegue el Santo?”.

El Príncipe de la Nada se agachó, cogió el sable y suspiró.

“Oh, eso… No te preocupes. Tengo un plan. Sólo que… no estoy seguro de que te vaya a gustar mucho, Sin Sol”.

Sunny sintió escalofríos que le recorrían la espalda. El tono de Mordret seguía siendo amistoso, pero la implicación tras sus palabras no prometía nada bueno.

¡Bastardo! Va a traicionarme, ¿verdad?”.

Bueno… no es que Sunny no hubiera estado planeando hacer lo mismo.

Apretó los dientes y dijo sombríamente

“…No tenemos por qué hacer esto, ¿sabes? Es tal y como dijiste… no hay ninguna disputa entre nosotros. Podemos seguir caminos separados. Quizá incluso trabajar juntos… durante un tiempo. Seamos amigos”.

Mordret soltó una risita.

“¡Oh! Eso me gustaría mucho. Pero, Sin Sol… si de verdad quieres ser mi amigo… ¿por qué sigues con los ojos cerrados?”.

Dio un paso ligeramente torpe hacia delante, como si aún no se hubiera acostumbrado del todo a su nuevo cuerpo.

“Es difícil confiar en alguien que se niega a mirarte a los ojos, ¿sabes? ¿Por qué no me miras, eh, Sin Sol?”.

Sunny palideció y retrocedió un poco.

“Yo… preferiría no hacerlo. Me duelen los párpados”.

Mordret sonrió.

“Es una pena. Pero bueno… a decir verdad, de todos modos no habríamos llegado a ser verdaderos amigos”.

Sunny retrocedió otro paso y preguntó tensa:

“¿Ah, sí? ¿Por qué?”

El Príncipe de la Nada dejó de sonreír. Cuando habló, la voz de Welthe sonó fría e insidiosa, llena de una oscuridad infinita:

“¿Me tomas por tonto? ¿De verdad creías que no olería en ti el hedor del Engendro del Sueño? ¿Eh? Será mejor que me digas, Sin Sol… ¿por qué te envió Asterión a las Islas Encadenadas? ¿Por qué dar caza a mi Bestia? ¿Qué trama ahora esa abominación?”.

Sunny frunció el ceño.

¿Qué?

Estaba realmente confuso. Si no tuviera los ojos cerrados, ahora mismo estaría parpadeando de sorpresa. ¿De verdad Mordret había perdido la cabeza?

“No tengo ni idea de qué demonios estás hablando. ¿Qué hedor? ¿Por qué me enviaría Asterión? Nunca he conocido a nadie con ese nombre, ¡y mucho menos sé nada de sus planes! ¿Te estás oyendo a ti mismo, lunático?”.

Espera un momento… el príncipe… el Engendro del Sueño… ¿podría ser?

Mordret se quedó helado y luego ladeó un poco la cabeza.

“Eh… qué curioso. No puedes mentir, así que debe ser la verdad. Pero si nunca conociste a Asterión, ¿por qué apestas a Engendro del Sueño?”.

Sunny hizo una mueca, no deseando responder. Sin embargo, no tenía elección. Rindiéndose a su Defecto, pronunció entre dientes apretados

“Puede… que me haya encontrado con otro Engendro del Sueño”.

El Príncipe de la Nada enarcó las cejas, sorprendido.

“¿Ah, sí? ¿A quién?”

¡Maldita sea!

Sunny apretó los puños y dijo en tono sombrío

“…Nephis”.

Mordret frunció el ceño.

“¿Nefis… Nephis del Clan de la Llama Inmortal? Espera, ¿sigue viva?”.

Sunny asintió, y el príncipe desterrado echó la cabeza hacia atrás, riendo.

“¡Vaya! Así que hay otra Engendro de los Sueños caminando por el Reino de los Sueños, ¡y es la hija de Sonrisa del Cielo y Espada Rota! Debe de ser el destino… ah, me pregunto si el viejo bastardo lo sabrá…”.

Mientras Mordret se reía, Sunny sentía frío en todo el cuerpo. No por este arrebato repentino, sino por lo que el Príncipe de la Nada había dicho justo antes.

No puede mentir… así que esto debe ser la verdad. ¿Cómo sabe que no puedo mentir?

¿Desde cuándo conocía Mordret su Defecto?

¿Simplemente lo había descubierto tras observar a Sunny durante unos meses? No, eso no era posible… Sunny no había pasado tanto tiempo en el Reino de los Sueños después de escapar del Cielo Abajo, y sobre todo no se había comunicado con mucha gente fuera de venderles objetos del mundo real. No había hecho nada que le comprometiera…

¿Qué… qué estaba pasando?

Guardar Capitulo
Close
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
Donaciones
Si les gusta el contenido y quieren hacer su aporte desde cualquier monto pueden hacerlo por medio de nuestro paypal o https://esponsor.com/devildestinado
Considera desactivar adblock en el sitio, con eso nos ayudas a poder mantenerlo.
error: Content is protected !!
Scroll al inicio