Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Shadow Slave Capitulo 575

Sunny estaba cansada del silencio, el vacío y el pavor silencioso. El miedo a lo desconocido le oprimía el corazón y, por un instante, deseó que acabara aquella pesada incertidumbre, por violenta y peligrosa que fuera la confrontación resultante.

Pero entonces, tuvo que apretar los dientes y recordarse a sí mismo que ceder a la ira y la frustración era una forma segura de morir. Sin conocer la magnitud de la amenaza, tuvo que mantener la calma y la cabeza fría.

Su mano, ya extendida para invocar un arma, flotó en el aire un par de instantes, y luego se relajó.

Sunny envió a una de sus sombras hacia delante, y pronto vio figuras humanas que salían de uno de los pasadizos, algunas de ellas cojeando, las otras llevando camillas con aquellos de sus hermanos que estaban demasiado heridos para caminar.

Los Perdidos… eran los guardianes restantes del Templo de la Noche. Delante de ellos caminaba una mujer vestida con una túnica negra, con el pelo rojo sucio y húmedo de sudor. Tenía una expresión sombría y oscura en el rostro.

Así que hay supervivientes, después de todo…”.

Había una docena de guerreros que aún podían luchar, aunque no parecían estar en su mejor forma. Varios llevaban linternas y antorchas, cuyas llamas anaranjadas hacían retroceder la oscuridad que reinaba en la gran sala. Aún estaban demasiado lejos para darse cuenta de la presencia de Sunny y Cassie, pero no dudaba de que pronto las descubrirían.

¿Qué hacer, qué hacer… esperar o esconderme?”.

Un momento después, la decisión se tomó por él.

Mientras Sunny observaba, uno de los Perdidos se acercó de repente al Maestro Welthe y le susurró algo, luego señaló directamente a la sombra que les observaba desde la oscuridad.

Mierda…

Sunny estaba más o menos seguro de su capacidad para enfrentarse a uno de los caballeros ascendidos, siempre que Santo y la Serpiente estuvieran de su lado, claro. Sin embargo, con la docena de Perdidos apoyando al oponente… era un combate que habría preferido evitar.

Sobre todo teniendo en cuenta que lo que más necesitaba ahora era información, que los supervivientes poseían.

Pronto, una figura solitaria se separó del grupo de maltrechos centinelas y se dirigió hacia ellos con pasos medidos y firmes. En cuanto Sunny vio de quién se trataba, su rostro se ensombreció.

Maestro Pierce… el hombre era tan rudo y severo como cuando se conocieron, sus ojos acerados eran fríos y duros. La barba incipiente de sus mejillas se había convertido en una barba corta y su cota de malla sin brillo estaba dañada en varias partes, pero aparte de eso, tenía exactamente el mismo aspecto. Era como si las semanas de horror sangriento no le hubieran afectado en absoluto.

Ahora, las probabilidades no estaban realmente a favor de Sunny.

Sin embargo, seguía estando seguro de su capacidad para escapar al menos. Si era necesario…

El maestro Pierce se acercó a la plataforma central y se detuvo, estudiando a Sunny y Cassie con mirada pesada. Sunny se aclaró la garganta y fingió una sonrisa temblorosa.

“¡Señor Pierce! Gracias a los dioses… ¡no estábamos seguros de que quedara nadie vivo!”.

A su izquierda, Cassie se tensó de repente. Sabiendo que debía de presentir que algo ocurriría en los próximos segundos, Sunny se preparó para lo peor. Sin embargo, al observar que la chica ciega permanecía inmóvil, tampoco hizo nada precipitado.

El maestro Pierce habló, con voz oscura y pesada:

“Vaya, vaya. Qué tenemos aquí…”

Al momento siguiente, un inmenso torbellino de chispas blancas rodeó la plataforma. Sunny maldijo para sus adentros, y observó cómo diez figuras humanas aparecían de entre las chispas, rodeándoles. En un instante, el número de sus enemigos potenciales casi se duplicó.

Sin embargo, estos humanos… tuvo que reprimir un escalofrío. Sus ojos vacíos, sus sombras vacías… no, no eran humanos en absoluto. En su lugar, diez Ecos le miraban fijamente con expresiones sin vida, cada uno de ellos irradiando un aura inquietante, profundamente perturbadora y amenazadora.

Pierce los miró fríamente.

“Veo que los dos seguís vivos”.

Sunny miró a su alrededor, pensando febrilmente en cómo dar la vuelta a la situación.

“Oh… sobre eso…”.

Antes de que pudiera decir nada, se dio cuenta de que Cassie giraba ligeramente la cabeza y miraba a alguna parte detrás de él, apareciendo un pequeño ceño fruncido en su rostro. Así supo que había alguien allí.

…Lo cual era extraño, teniendo en cuenta que Sunny siempre era consciente de lo que había a sus espaldas gracias a las sombras, y ahora mismo no podía ver ni intuir nada.

Sin embargo, la ciega tuvo razón al instante siguiente, cuando algo frío le tocó el cuello y una voz áspera y vagamente familiar le habló al oído:

“No te muevas”.

Sunny se quedó helada.

Esa voz… ¿la centinela que custodiaba las puertas el día que llegamos? ¿Por qué no puedo verla ni percibir su sombra?

La respuesta era bastante obvia… La mujer debía de ser capaz de adoptar alguna forma de invisibilidad gracias a su Aspecto.

Era una Habilidad muy desagradable…

Fingió temblar.

“¡Sí, sí! No me muevo!”

Durante un par de instantes, nadie habló. Entonces, Cassie volvió la cara hacia el temible Maestro y dijo:

“Señor Pierce… Te agradecería que nos dieras cobijo y nos explicaras qué está pasando. Apenas escapamos con vida de la jaula en la que nos metiste, y encontrarnos con tanta hostilidad no es como imaginábamos volver a encontrar a nuestros congéneres”.

La miró fijamente durante un rato y luego sonrió.

“¿Daros cobijo? Es una buena broma. Dame una razón para no mataros a los dos”.

Cassie frunció el ceño, pero no mostró ningún temor. En lugar de eso, permaneció en silencio unos segundos, y luego dijo con voz tranquila y uniforme

“…Puedes intentarlo. Sin duda lo conseguirás. Pero no sin pagar un precio. Puede que Despertado Sin Sol y yo no seamos Ascendidos, pero no recibimos nuestras designaciones en vano. ¿A cuántos de tus hombres y Ecos nos llevaremos al infierno con nosotros?”.

Hizo una pausa y añadió

“…¿De cuántos podéis prescindir?”.

El Maestro Pierce abrió la boca, deseando decir algo, pero fue cortado por Welthe, que se había acercado por detrás. El segundo Ascendido habló con voz cansada:

“Basta. No podemos perdonar a nadie, ni a nada. Yo lo sé y tú también, Pierce. Estos dos son fuertes… serán útiles. Nos los llevaremos con nosotros”.

Hizo una mueca y luego escupió:

“¿Y si esa cosa se esconde en uno de ellos?”.

Lady Welthe miró a Sunny y Cassie y negó con la cabeza:

“Llevan semanas encerradas en la celda menor… entre todas, estas dos son las que menos probabilidades tienen de haber sido raptadas. Además, acabamos de destruir su anterior recipiente. No hay espejos en el gran salón, así que…”.

Suspiró pesadamente y se dirigió a Cassie:

“Ven. Aquí… no es seguro. Debemos regresar al Santuario Interior lo antes posible”.

Pierce apretó los dientes, luego gruñó y despidió a los Ecos.

Al mismo tiempo, Sunny sintió que la fría Cuchilla se apartaba de su cuello. Al instante siguiente, la centinela que le era familiar apareció de entre el aire y lo decidió, sosteniendo una afilada daga en la mano.

Sonrió y le guiñó un ojo.

“…Qué suerte tienes. Bueno, tal vez la próxima vez”.

Con esto, la mujer se dirigió hacia el grupo de los Perdidos y les hizo señas para que la siguieran.

Sunny miró brevemente a Cassie, suspiró y echó a andar.

No estaba demasiado contento de cómo habían acabado las cosas, y sabía que su conflicto con las fuerzas de Valor no había terminado. Pero, al menos por ahora, parecía haber una tregua inestable entre ellos.

Lo que le daba la oportunidad de obtener algunas respuestas…

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio