Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Shadow Slave Capitulo 568

Volvió a sentarse, esperó un rato y luego se volvió hacia Cassie:

“¿Has echado un vistazo a sus Atributos?”.

Ella también se sentó y suspiró.

“Sí. A ella y a los cuatro Perdidos que la acompañaban. También a Sir Pierce. También vi el nombre y el Rango de sus Aspectos”.

Sunny frunció el ceño.

“¿Qué? ¿Desde cuándo puedes leer también los Aspectos?”.

La chica ciega se encogió de hombros.

“Desde mi Despertar”.

Se quedó mirándola un rato.

Qué habilidad tan útil…”.

Peor aún, si antes no conocía algunos de sus secretos, ahora seguramente sí.

‘…Qué exasperante’.

Sunny hizo una mueca, se demoró un poco y luego dijo:

“Bien. Es probable que necesitemos esa información antes de que todo esto acabe”.

Aún no la presionó para que le diera respuestas, pues tenía mucho en lo que pensar.

Pasó algo más de tiempo y ambos permanecieron en silencio. Al cabo de un rato, la puerta de la cámara volvió a abrirse y entraron los cuatro Perdidos que ya conocía. El que tenía la cabeza vendada llevaba una bandeja con comida y un odre de agua.

Los estudió durante unos instantes, con una expresión fría en su atractivo rostro, y luego arrojó la comida y el odre a través de los barrotes de hierro sin acercarse a la jaula.

Sunny reprimió su ira y abrió la boca, asumiendo la personalidad de un investigador cobarde:

“¡Eh! ¡Señor… eh… señor Despertado! ¿Puede decirnos qué está pasando? Por favor, ¡ni siquiera sabemos qué ocurre!”.

El centinela le dirigió una mirada sombría y le espetó en tono autoritario

“¡Silencio!”

Su voz era clara y fuerte, llena de arrogante confianza… y de profunda animadversión hacia ellos dos.

Sin decir una palabra más, los Perdidos se marcharon, cerrando de nuevo la puerta tras de sí.

Sunny permaneció inmóvil unos instantes, luego bajó lentamente la mirada y observó la comida que rodaba por la pendiente de la cúpula hasta sus pies.

Entonces, de repente, echó la cabeza hacia atrás y soltó una sonora carcajada.

“¡Oh… oh, dioses! Nunca pensé que volvería a comer esta porquería…”.

Justo delante de él, reflejando el resplandor azul de las runas, yacían en el suelo dos tubos incoloros de pasta sintética.

Conocía demasiado bien su forma.

***

Cenaron tarde, lo que consistía en una pasta sintética que tenía la consistencia del barro y sabía más o menos igual. Aun así, este vil invento era barato de producir y se suponía que contenía todos los nutrientes que uno necesitaba para -a duras penas- sobrevivir.

Sunny no había echado de menos el maldito lodo en absoluto.

En las afueras, la comida más fácil de conseguir se llamaba “paquete de ración universal”… o simplemente paquete de rata. Contenía un tubo de pasta sintética, un filtro de agua barato y varias galletas secas e insípidas. Era lo que más comía antes de convertirse en Despertado, así que ahora Sunny tenía la sensación de que su vida había cerrado el círculo.

Qué ironía…

Al cabo de un rato, cansados y débiles sin la esencia que sostenía sus cuerpos, decidieron dormir.

El espacio plano del centro de la jaula era tan pequeño que Sunny y Cassie tuvieron que acomodarse con la espalda una contra la otra. Con nada más que dos capas de fina tela separando su piel, Sunny podía sentir los latidos del corazón reverberando a través de su ágil cuerpo.

La jaula estaba fría y helada, pero al menos su espalda estaba caliente.

Permanecieron un rato en silencio, intentando dormirse.

Sin embargo, antes de que lo hicieran, Cassie habló de repente:

“Sunny…”

Su voz era tranquila y vacilante.

“¿Cómo… cómo se encuentra? ¿Lo sabes?”

Él mantuvo los ojos cerrados y guardó silencio unos instantes, y luego dijo sin ninguna emoción en particular

“Está muy bien. Ya es un Diablo. Ahora deja de molestarme”.

Cassie suspiró y no dijo nada más.

…En mitad de la noche -si es que fuera era de noche-, se despertó de repente, perturbado por un repentino cambio en la respiración de ella. A través de la fina tela de sus ropas, pudo sentir cómo el cuerpo de la ciega se tensaba, su respiración era agitada e irregular.

Sunny vaciló, luego se volvió y miró a Cassie.

En el pálido resplandor de las runas, su delicado rostro parecía blanco y sin sangre. Estaba contorsionado en una mueca torturada, con gotas de sudor apareciendo en su frente. Sus ojos se movían enérgicamente tras los párpados.

Se demoró, sin saber qué hacer.

Era evidente que Cassie estaba teniendo una visión y que, como la mayoría de sus visiones, ésta era dolorosa y aterradora. ¿Debía despertarla? ¿O haría más mal que bien?

Antes de que pudiera decidirlo, ella se incorporó de repente con un aullido ahogado. Su pecho subía y bajaba desenfrenadamente, y en su rostro había una expresión de pánico.

La ciega levantó las manos y trató de tantear el terreno que la rodeaba, pues era evidente que no recordaba dónde estaba.

Sunny agarró una de ellas, haciendo que Cassie se estremeciera, y dijo sombríamente:

“Contrólate, maldita sea. Estás en una jaula en el Templo de la Noche. Deja de dar vueltas”.

Ella se quedó paralizada, rindiéndose a su férreo agarre. Al cabo de un rato, Cassie respiró hondo y dijo débilmente

“…Estoy bien”.

Él la soltó, cogió el odre de agua casi vacío y se lo puso en la mano.

La muchacha ciega bebió lo que quedaba de agua y cerró los ojos, mientras su respiración volvía lentamente a la normalidad.

Sunny esperó un minuto y luego preguntó en tono sombrío:

“¿Otra visión?”

Ella asintió en silencio.

Una oscura sonrisa apareció en su rostro.

“¿Qué? ¿Nos hemos vuelto a morir?”.

Cassie sacudió la cabeza, luego abrió los ojos y frunció el ceño.

“No… no, esta vez vi a otra persona”.

Dejó el odre en el suelo, se abrazó las rodillas y volvió a hablar, con la voz aún tensa, pero ahora mucho más calmada:

“Era uno de los Perdidos, el hombre de ojos grises que aconsejó a Lady Welthe. Estaba delante de un gran crisol, arrojando al fuego fragmentos de espejos rotos. Había miles de ellos, todos reflejando su imagen. Sólo que… en algún momento, uno de los reflejos se detuvo”.

Se estremeció.

“El Perdido también se detuvo y se quedó mirando el reflejo inmóvil, con los ojos llenos de terror absoluto. Era como si estuviera paralizado por el miedo. Abrió la boca para gritar, pero de ella no salió ningún sonido. Después de eso, ya no se movió… pero el reflejo finalmente lo hizo. Levantó la cabeza y… sonrió”.

Cassie se quedó en silencio y luego añadió, con voz temblorosa:

“Aquella sonrisa me llenó de tanto pavor que lo único que se me ocurrió fue salir corriendo. Pero no pude. Fue entonces cuando me desperté”.

Sunny la miró durante un rato, pensativo. Su rostro era frío y sombrío.

No era difícil comprender de qué se trataba la visión. Después de todo, el Aspecto de Mordret estaba vinculado de algún modo a los espejos… ¿pero qué significaba todo aquello? ¿Cuáles eran exactamente sus poderes?

Suspiró y se dio la vuelta.

“No pasa nada. Lo has hecho bien. Vuelve a dormir, si puedes”.

Ella le hizo caso y se tumbó lentamente. Sin embargo, Sunny pudo darse cuenta por su respiración de que la ciega estaba muy despierta.

Él tampoco podía dormir.

…Por la mañana, la puerta de su celda se abrió, y el mismo grupo de Perdidos les trajo más comida.

Sólo que, esta vez, sólo eran tres.

El hombre de los ojos grises no aparecía por ninguna parte.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio