Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Shadow Slave Capitulo 490

Seis minutos.

Ése fue el tiempo que Sunny consiguió aguantar hasta que las cosas pasaron realmente de malas a terribles.

Para entonces, el suelo frente a la Puerta estaba sembrado de montones de cadáveres, cuya sangre corría por el pavimento como un torrente carmesí. Había perdido la cuenta de cuántas abominaciones durmientes había matado, de cuántos antiguos cazadores había despedazado. A pesar de lo fuertes y temibles que eran los espectros primigenios, su asalto se había roto contra la barrera impenetrable de su Cuchilla, su Aspecto y su voluntad.

Sin embargo, Sunny pagó un precio.

A estas alturas, sus músculos ardían y tenía que forzar la entrada y salida de aire de sus esforzados pulmones. El Manto del Inframundo aguantaba, pero su cuerpo bajo el negro metal pétreo estaba golpeado y maltrecho. La propia armadura estaba cubierta de sangre y ligeramente abollada en varios lugares.

Sin embargo, esas abolladuras no procedían de los cazadores.

Durante la tercera oleada, nuevas Criaturas de Pesadilla surgieron de la oscuridad de la Puerta… entre ellas había bestias más grandes, más terroríficas que los sabuesos que Sunny había estado masacrando.

Y sus Maestros.

Los demonios de la misteriosa Madriguera eran parecidos a los cazadores desecados, pero mucho más altos, fuertes y mejor equipados. Blandían armas de pedernal magistralmente elaboradas y armaduras de cuero y hueso podridos, y sus ojos vacíos ardían con hambrientas llamas rojas.

Y lo que es peor, realmente sabían utilizar sus lanzas y espadas de piedra.

Al encontrarse con el extraño, feroz y taimadamente letal estilo de batalla de los demonios primigenios, Sunny se quedó perpleja. No se parecía a nada que hubiera experimentado antes. Luchaban con la resolución directa pero insidiosa de los astutos depredadores, con la voluntad maligna de matar por cualquier medio, siguiendo siempre el camino más eficaz y bárbaramente cruel hacia el dominio.

No debería haber funcionado, pero lo hizo.

Las abolladuras de la armadura de Sunny podían dar fe de ello.

Bueno… no debería haberse sorprendido. Si aquellos antiguos espectros procedían de pueblos similares a los humanos prehistóricos de su propio mundo, entonces eran los más devastadores de los depredadores, asesinos despiadados a escala planetaria.

Por lo poco que Sunny sabía de historia, los antiguos humanos se habían extendido por todo el planeta como una plaga, destripando tipos enteros de criaturas vivas -incluidas todas las demás ramas nacientes de la especie humana- de un solo alud. Con sus armas de sílex y el conocimiento del fuego, se convirtieron nada menos que en la causa y los autores de la sexta extinción masiva, a la altura de asteroides masivos y cambios climáticos, a pesar de su enclenque tamaño y duración de vida.

…Empezaba a echar de menos a la legión caparazón.

En cualquier caso, Sunny también se las arregló para matar a esos terroríficos luchadores, al menos a unos cuantos. Es más, llegó a la esencia misma de la Danza de las Sombras y absorbió con avidez cada matiz de su primitivo y feroz estilo de lucha, para luego reflejarlo en las oleadas de Criaturas de Pesadilla, llevando su ya aterradora danza de la muerte a un nivel de brutalidad verdaderamente escalofriante.

Hacía tiempo que la Flor de Sangre había llegado a su límite.

Pasaron los minutos y, a pesar de que Sunny estaba maltrecha y cada vez más peligrosamente cansada, y de que sus reservas de esencia de sombra disminuían rápidamente, durante unos instantes sintió que tenía las cosas bajo control.

Que tal vez… sólo tal vez… iba a resistir durante los trece minutos.

Y entonces se dio cuenta de que no lo haría.

Cuando el sexto minuto llegaba a su fin, un bramido furioso sacudió el mundo, y algo enorme se abalanzó sobre él desde la oscuridad de la Puerta. La barrera de cadáveres que había construido frente a él estalló, y una bestia gigantesca -el doble de alta que Sunny y que pesaba al menos veinte veces más- emergió de ella entre una nube de sangre y fragmentos de hueso, con dos cuencas oculares vacías llenas de fantasmales llamas rojas.

Sunny la miró con los ojos muy abiertos.

La criatura parecía un bisonte gigante, con su pelaje negro moteado y podrido, y una cresta de largas púas de hueso escarlata atravesando la piel a lo largo de la columna vertebral. La cabeza de la monstruosidad estaba coronada por dos cuernos dentados y sanguinolentos.

Un Caído… ¡Esa cosa es un Caído!

El bisonte también era diferente de los sabuesos y las bestias más grandes contra las que había estado luchando, ya que -al igual que los antiguos cazadores- era en sí mismo un espectro. Un cadáver reanimado por el espíritu malévolo de la llama roja.

¡Mierda!

Sunny se apresuró a ordenar a la [Pluma de la Verdad] que hiciera su armadura lo más pesada posible y bajó la postura, sabiendo muy bien que no podía permitir que aquella cosa le sobrepasara.

En el instante siguiente, dos mil kilos de carne putrefacta y cuernos afilados se estrellaron contra él a toda velocidad.

Cr…

Durante una fracción de segundo, todo se volvió oscuro.

…Entonces, Sunny se encontró rebotando en el asfalto y luego rodando por él a una velocidad terrible, hasta el momento en que una pared de un edificio lo detuvo y explotó, con fragmentos de cemento volando por los aires.

No… bueno…”.

Desorientado, sacudió la cabeza, sintiendo cómo se filtraban gotas de sangre bajo la Máscara de Tejedor, y luego utilizó la Serpiente de las Sombras para ayudarse a levantarse. Luego, miró hacia la Puerta a través de la niebla roja que nublaba su vista.

El enorme espectro se acercaba a los seis aterrorizados Despertado. Su velocidad, sin embargo, era lenta, y sus pasos tambaleantes.

Tenía un gran agujero en la frente, donde los gruesos huesos adamantinos del cráneo estaban destrozados y agrietados, y trozos de pulpa sanguinolenta se derramaban y caían al suelo.

Justo antes del impacto, Sunny había hecho caer su puño blindado sobre él, invocando el Fragmento de Luz Lunar en el último momento.

Su plan era atravesar el cerebro del gran bastardo, pero debido a la violenta fuerza y al impulso de su colisión, acabó haciéndolo, y luego perforó la frente de la criatura con su guantelete de pinchos.

Los pensamientos de Sunny iban lentos y extraviados, pero ya empezaba a recobrar el sentido.

Tengo una conmoción cerebral, creo…”.

Al no poder avanzar los últimos metros hasta los seis Despertado, el bisonte se detuvo y se tambaleó. De repente, sus patas cedieron y se derrumbó, haciendo que un temblor recorriera el suelo.

Sin embargo, una avalancha de abominaciones ya se precipitaba por la brecha que había creado.

Al espacio vacío donde había estado Sunny.

Aún desorientada, Sunny se tambaleó, y luego levantó débilmente la Serpiente del Alma.

Mal. Esto es muy, muy malo…’.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio