Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Shadow Slave Capitulo 483

El problema era que no sabía lo suficiente para tomar una buena decisión. Y aun así… ¿estaba siquiera capacitado para tomarla?

Sunny tenía mucha experiencia en el manejo de diversas situaciones, poseía un ingenio rápido y era inteligente en la calle, además de tener un verdadero talento para matar cosas y permanecer con vida.

Sin perder el tiempo en falsas modestias, podía admitir que destacaba en muchas cosas.

Pero, ¿las cosas en las que destacaba eran aplicables al entrenamiento de una joven para el Hechizo de Pesadilla? Al fin y al cabo, lo que quería darle no eran habilidades de combate ni tácticas de supervivencia… eso ya se lo enseñaban en una escuela de élite a la que alguien como él nunca habría podido asistir.

Lo que quería darle era una mentalidad que le permitiera sobrevivir en el implacable infierno del Reino de los Sueños. Y la mente… la mente era algo delicado.

Si lo hacía de forma equivocada, podría causarle más daño que bien.

Por no mencionar que cada persona era diferente, y lo que funcionaba para él no estaba garantizado que funcionara para otra persona. Fíjate en sus amigos, por ejemplo… todos tenían mentalidades muy divergentes, pero cada uno había sido capaz de prosperar incluso en un lugar tan terrible y angustioso como la Orilla Olvidada.

Entonces… ¿qué demonios hago?

Sunny se masajeó las sienes y suspiró.

Primero… tenía que observar más y comprender más. Decidiera lo que decidiera, era estúpido tratar de basar esa decisión en observar a Lluvia durante un solo día mientras iba a sus clases.

Quizá me inspire. O mi intuición me dará una pista…”.

Con ese pensamiento, frunció el ceño, terminó su té y entró.

***

A la mañana siguiente, Sunny salió temprano de su casa y utilizó el sistema de transporte público para llegar al distrito donde se encontraba la escuela de Rain.

Ahora que conocía el lugar, no necesitaba seguir a su hermana. En lugar de eso, se adelantó, volvió a la cafetería en la que se había escondido la última vez y envió a una de sus sombras a vigilar la entrada de la escuela mientras esperaba a que apareciera la joven.

Media hora más tarde, se fijó en su figura y ordenó en silencio a la sombra que siguiera a Rain al interior.

Voy a tener que seguir estudiando su comportamiento durante un tiempo… unas semanas, por lo menos. Para entonces, estará claro si mi impresión inicial era correcta o si debo reconsiderar mi evaluación. También comprenderé mucho mejor sus puntos fuertes y débiles”.

Sunny tuvo que contenerse para no gemir.

Unas semanas… eso sí que iba a consumir su tiempo. Tanto la caza de Fragmentos de las Sombras como su entrenamiento con Effie y Santo iban a resentirse. Era una pena. Últimamente, empezaba a sentir una pizca de confianza al manejar la Vista Cruel en su forma de lanza.

Antes, Sunny había considerado erróneamente que la lanza era un arma más bien estática, capaz sobre todo de realizar ataques de estocada directa. Y en apariencia, lo era… más que eso, ésta era en realidad una de sus mejores características.

Cualquiera podía utilizar una lanza con un nivel decente de eficacia. Por eso dominó el campo de batalla durante miles de años: a diferencia de la espada, una persona no necesitaba interminables horas de práctica para convertirse en un experto aficionado con ella.

Pero en manos de un Maestro… en manos de un Maestro, la lanza era una bestia completamente distinta. Era rápida, mortífera e impredecible, capaz de realizar una gran variedad de ataques a distintos alcances. Era un arma realmente versátil, capaz de infligir un daño devastador a cualquiera que se atreviera a acercarse a su portador. Sin embargo, lo que más le gustaba a Sunny era lo engañosa que podía ser una lanza.

Vista Cruel, en particular, era especialmente flexible debido a su larga Cuchilla, que podía tanto trocear como acuchillar. Por no mencionar el hecho de que la longitud de su asta podía modificarse a voluntad.

…Sin embargo, Sunny seguía sintiéndose mucho más cómoda con las espadas. Sobre todo con las conocidas, como el Fragmento de Medianoche de la gran forma odachi de la Serpiente del Alma. No obstante, cada vez le gustaba más la capacidad de mantener a sus enemigos más alejados de su cuerpo que le proporcionaba la Vista Cruel.

Así que era una verdadera lástima que tuviera que reducir mucho el tiempo que entrenaba. Sin embargo, ésa ni siquiera era la razón principal por la que se sentía descontento ante la perspectiva de pasar semanas observando a Lluvia en la escuela.

La razón principal eran… los adolescentes.

Sunny recordaba claramente el trauma mental que había experimentado tras verse obligado a observar cómo los jóvenes de la élite que asistían a la prestigiosa escuela se complicaban la vida a sí mismos y a los profesores. Incluso después de tener que caer en un abismo sin fin mientras comía la carne podrida de un Diablo y ardía en el océano de llamas divinas, prefería repetirlo todo antes que volver a experimentar la vida escolar…

Bueno, casi.

En realidad, no…

Con un suspiro, Sunny se concentró en el pastel que tenía delante y se preparó para un día largo y arduo. Aquel pastelito por sí solo mejoraba su humor, simplemente por el hecho de que no procedía de un Mímico.

Las jóvenes élites eran iguales: venenosas, increíblemente equivocadas y exasperantes. Por suerte, Rain también era igual: estudiaba en silencio y evitaba todo el drama, lo que básicamente la convertía en una paria.

‘Buena chica, Rain… eso es, no hagas caso de todas las tonterías y aprende todo lo que puedas. El conocimiento es un privilegio… estos compañeros tuyos son demasiado estúpidos para valorarlo, pero tú no…’

Tampoco es que fueran unos delincuentes. Los logros académicos eran la piedra angular de la jerarquía social en esta escuela de élite, por lo que la competencia entre los alumnos era feroz. Sólo que la mayoría veía el aprendizaje como una herramienta para ganar estatus, y no como el objetivo.

No es que sus prioridades fueran asunto de Sunny.

Pasaban las horas, y en algún momento decidió salir de la cafetería y dar un paseo para ahuyentar el aburrimiento.

Pero antes de que pudiera hacerlo, ocurrió algo.

Su comunicador emitió de repente un sonido chirriante y resonante. Un segundo después, el sonido se repitió.

…Y no era sólo él. Todas las personas de la cafetería, desde los clientes hasta los miembros del personal, estaban recibiendo la misma notificación.

A Sunny se le heló el pecho.

Conocía ese sonido, por supuesto. Todo el mundo lo sabía y lo temía.

Mirando hacia abajo, vio aparecer el texto familiar en la pantalla de su comunicador.

No…

Decía la notificación:

ALERTA DE EMERGENCIA

ALERTA DE EMERGENCIA

ACTIVIDAD DE LA PUERTA DETECTADA EN TU PROXIMIDAD

ETA: 201 SEGUNDOS

¡EVACUA INMEDIATAMENTE!

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio