Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Shadow Slave Capitulo 482

Sunny estaba demasiado conmocionada por lo que acababa de ocurrir como para hacer otra cosa hoy. Así que se limitó a bajar al sótano, entrar en el Reino de los Sueños y permanecer en su pequeña habitación del Santuario en lugar de salir a luchar contra las Criaturas de Pesadilla.

Allí, se limitó a dormir plácidamente durante toda la noche.

Era una forma de actuar muy extraña para Sunny, pero muchos Despertado hacían exactamente eso todos los días. A menos que su Ciudadela fuera atacada -lo que ocurría con frecuencia en la mayor parte del Reino de los Sueños- o se les asignara un determinado deber, la gente se limitaba a permanecer en sus aposentos, dormir y volver al mundo real sin lanzarse a ningún tipo de peligro.

Otros realizaban diversas tareas para ganarse la vida en la Ciudadela, mientras permanecían a salvo tras sus muros. Pocos se aventuraban con frecuencia al exterior y desafiaban la naturaleza salvaje del Reino de los Sueños.

¿Y quién podía culparles?

Al fin y al cabo, la mayoría de la gente fue convertida en Despertado contra su voluntad. Era el Hechizo el que quería que los humanos arriesgaran sus vidas, pasaran por pruebas mortales y soportaran terribles sufrimientos, no las propias personas. Así que no había nada malo en que una persona quisiera permanecer lo más segura posible, durante el mayor tiempo posible.

En todo caso, era Sunny quien se comportaba de forma anormal.

En cualquier caso, se sintió renovado y más equilibrado cuando volvió al mundo real por la mañana. Una buena noche de sueño le ayudó a relativizar su inesperado encuentro con Rain.

Sí, fue un desafortunado error por su parte, y sí, el hecho de que ella conociera ahora su cara y su nombre no era lo ideal. Pero, en realidad, no había ocurrido nada demasiado malo. Rain sólo pensaba en él como en un vecino. Ni siquiera un conocido, sólo un… desconocido.

Que era justo lo que Sunny quería. Para ir sobre seguro, podía evitar salir de casa durante un tiempo, del todo.

…Y sin embargo, al anochecer, se encontró de nuevo sentado en el porche, disfrutando de las vistas y de una taza de té, como ya se había acostumbrado.

Después de lo de ayer, dudo que quiera volver a acercarse a esta casa. Así que debería estar bien…”.

Pero resultó que no.

Sunny se dio cuenta de que Rain salía de la terminal de transporte público mucho antes de que se acercara a su casa, porque una de sus sombras estaba apostada más adelante en la calle para vigilar. Suspiró, bajó los ojos y fingió estudiar la superficie de madera sintética del porche, con la esperanza de evitar el contacto visual con la adolescente.

Esta vez no iba a darle motivos para que se acercara a hablar con él.

Sin embargo, todo fue en vano. Cuando Rain se acercó al camino que conducía a su puerta, aminoró un poco la marcha, vaciló, y luego se volvió y caminó directamente hacia él.

Qué demonios…

Sunny levantó la cabeza y la miró un poco sorprendido.

“Eh… hola. Otra vez tú”.

Ella asintió, luego se quitó la mochila y sacó de ella un gran recipiente de comida, aparentemente lleno de algo delicioso. Luego, Rain se lo entregó a Sunny.

“Toma. Lo ha hecho mi madre. Tu amiga dijo que trajeras comida, ¿verdad? Ah… y lo siento mucho. Por, ya sabes… lo de ayer”.

Sunny parpadeó un par de veces, luego le quitó el recipiente de las manos y se quedó mirándolo un rato.

Maldita Effie… ¿Quién le dijo que pidiera comida? Yo misma cocino comida estupenda para las dos!’

Luego, fingió sonreír y dijo:

“Sí, lo hizo. Y no hay problema. Dale las gracias a tu madre”.

Sunny pensó que la conversación se acabaría después de aquello, pero Rain se quedó. Había una especie de expresión de curiosidad en su rostro.

“No es gran cosa, sólo un poco de pasta con champiñones y salsa de nata. Mi favorita. Eh… Sunny, ¿verdad? Por cierto, soy Rain”.

Volvió a mirar el recipiente de comida, reevaluando su postura sobre su existencia. Nada especial, eh… Estaba dispuesto a apostar que los ingredientes que ella enumeraba también eran naturales. Muy lejos de la pasta sintética que la gente como él solía consumir para mantener la barriga llena en las afueras. Sunny conocía a unos cuantos tipos que matarían por comer algo así.

Su sonrisa se hizo más genuina.

“Sí, soy Sunny. Encantada de conocerte, Rain”.

Sonrió ligeramente, dudó unos instantes y luego preguntó:

“¿Así que tienes dieciocho años de verdad? ¿Y vives sola en tu propia casa? Quiero decir, con esa amiga tan simpática que tienes”.

Sunny se encogió de hombros.

“Claro. Aunque sólo se queda a dormir hasta que encuentre una casa propia. ¿Por qué?

La chica lo miró con los ojos muy abiertos.

“Quiero decir… ¿no eres un poco joven para vivir sola? ¿No están preocupados tus padres?”

Él la miró fijamente durante un par de segundos y luego ladeó un poco la cabeza.

“Creo que tengo la edad perfecta para vivir sola. Y no, mis padres no están nada preocupados por mí”.

Rain sonrió, como si hubiera oído la cosa más fascinante del mundo.

“Pero… ¿quién te prepara la comida? No, espera… ¿quién te compra la leña? ¿Recibes una paga? ¿O tienes un estipendio de tu universidad? Espera… ¿acaso vas a la universidad? Tengo tantas preguntas”.

Sunny gimió mentalmente.

Preguntas… ¡Odio las preguntas!

Sin embargo, por fuera mantuvo la calma.

“¿Qué clase de preguntas son ésas? Obviamente, yo misma compro y cocino mi comida. ¿Y quién necesita una universidad? ¡Un estipendio! Soy un joven empresario de gran éxito, si quieres saberlo. Básicamente, hago lo que me da la gana”.

Rain le miró fijamente.

“¿Y tus padres te dejan? ¿No te sermonean todos los días sobre el futuro, la importancia de tener una carrera productiva y cómo debes estar siempre preparada por si te infectas con el Hechizo?”

Sunny frunció el ceño.

“No, nada de eso”.

Rain lo miró con envidia y suspiró.

“¡Tienes suerte! Mi madre y mi padre son como halcones”.

‘…¿Qué demonios es un halcón? Algo malo, supongo…”.

Permaneció en silencio un rato, apareciendo una expresión complicada en su rostro.

Finalmente, Sunny dijo

“…No seas duro con tu madre y tu padre. En realidad, tú eres el afortunado. He tergiversado un poco la verdad. A mis padres no les importa dónde estoy ni lo que hago… porque no tengo padres. Así que… preferiría estar en tu situación que en la mía, por grande que sea. La tuya es un poco mayor”.

Rain dejó de sonreír y le miró con una expresión triste y difícil de leer en su pálido rostro. Luego dijo en voz baja

“Ah… ya veo. Perdona. No lo sabía”.

Sonrió un poco y saludó con la mano.

“Bueno, pues me voy. Disfruta de la pasta, Sunny!”

La joven volvió a ponerse la mochila, dio media vuelta y se marchó.

Sunny permaneció un rato en el porche, mirando la bandeja de comida. Poco a poco, una expresión sombría se instaló en su rostro.

Ya no puedo seguir sin hacer nada… Tengo que tomar una decisión y seguir adelante. Ya he perdido demasiado tiempo…”.

Evitó hacer nada para preparar a Lluvia ante la posibilidad de ser infectada por el Hechizo, porque no sabía qué hacer, ni cómo.

Pero esta inacción tenía que acabar. Tenía que idear algo…

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio