Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Shadow Slave Capitulo 436

Tras la conversación con la voz incorpórea del vacío -fuera real o no-, Sunny se sintió diferente. No exactamente mejor, pero al menos no tan perdida e inmovilizada como antes.

Sería muy irónico que la voz fuera sólo producto de mi imaginación, ¿verdad?

El vacío que le rodeaba ya no parecía tan vacío. Aunque ahora estuviera lleno de peligros potenciales, el peligro era mejor que nada.

…Cualquier cosa era mejor que nada. Tras pasar cuatro días en el interminable silencio del oscuro abismo, Sunny se dio cuenta de lo terrible que era la nada. Sencillamente, la mente humana no estaba hecha para resistirla.

En cualquier caso, perdió algo de tiempo contemplando las lejanas estrellas, y luego se puso a pensar.

Ahora que sus núcleos volvían a estar llenos de esencia, no le quedaba ninguna herramienta para medir el tiempo. Tras considerar sus opciones durante un rato, invocó a Vista Cruel y activó el encantamiento [Espejo Oscuro].

Aunque no tenía enemigos con los que luchar en el Cielo Abajo, el simple hecho de mantener activo el encantamiento iba a agotar su esencia de sombra. Sunny pensó que podría mantenerlo activo durante unas dos horas seguidas.

Cuando su reserva de Esencia estuvo aproximadamente medio vacía, despidió a Vista Cruel y se sentó con las piernas cruzadas en el centro de la tapa del Diablo muerto.

Sumergiéndose en el vacío sin luz, Sunny inhaló profundamente y cerró los ojos. Luego, se concentró en el flujo de esencia a través de su cuerpo, sintiendo cómo impregnaba cada fibra de su ser.

Dirigiéndola hacia las bobinas de la Serpiente del Alma, sintió que su flujo se aceleraba y ampliaba.

Utilizando la Sombra, iba a reponer toda la esencia gastada en aproximadamente un día. Ese iba a ser su reloj a partir de ahora.

Sunny exhaló, dirigió la esencia de la Sombra hacia su mano izquierda y la concentró en el pulgar, luego en el índice…

Gracias a la Serpiente del Alma, su control de la esencia era mejor que el de la mayoría de los Despertados. Sin embargo, seguía siendo bastante rudimentario. Sunny sabía de forma innata cómo mejorar sus atributos físicos gastándola, pero no era realmente eficiente en cómo lo hacía. Para él, era una cuestión de instinto: sólo pensaba en fortalecer su mano y la esencia fluía como un torrente para conseguir el efecto deseado.

Así era como lo utilizaban todos los jóvenes Despertados.

Sin embargo, los verdaderos Maestros controlaban la esencia de forma mucho más compleja. Podían aislar cada músculo, cada nervio, cada hueso de su cuerpo y potenciar sólo aquellas partes que necesitaban para realizar una acción. Su gasto de esencia era más parecido a un goteo que a un torrente, pero conseguían el mismo resultado.

Por eso, entre dos Despertados con una capacidad de Núcleo del Alma similar, uno podía ser capaz de luchar al máximo de su destreza física durante mucho más tiempo.

…Ahora que Sunny no tenía nada más que hacer, decidió trabajar de verdad en este aspecto del dominio sobre su propio cuerpo y alma. Había practicado el control de la esencia antes, por supuesto, pero entre la necesidad constante de cazar Criaturas de Pesadilla y el hecho de que Serpiente del Alma servía como sustituto eficaz de meses de entrenamiento, no tanto como podría y debería haberlo hecho.

Dirigiendo el flujo de esencia hacia su mano derecha, Sunny suspiró y pensó:

‘Se acabaron las vacaciones’.

***

Pasaron dos días más… o mejor dicho, dos ciclos de gastar esencia de sombra con la ayuda de la Vista Cruel y luego esperar a que se regenerara, que Sunny había decidido contar como días.

Pasó ese tiempo meditando mientras controlaba el flujo de la esencia por su cuerpo, durmiendo y sintiendo hambre.

Ahora que Sunny racionaba su comida, volvía la sensación de hambre que había olvidado desde que se infectó con el Hechizo de Pesadilla. Incluso entonces, sus provisiones estaban a punto de agotarse.

Sólo le quedaban para dos escasas comidas. Después de eso, Sunny iba a tener que morirse de hambre o plantearse abrir de nuevo el cofre del tesoro y roer la carne cruda del Diablo muerto.

Ambas posibilidades parecían bastante sombrías.

Sin embargo, lo que más le preocupaba eran las brillantes estrellas falsas del Cielo Abajo.

Ahora estaba más o menos seguro de que aumentaban lentamente de tamaño. Si no hubiera sido por la conversación con la voz del vacío, nunca se habría dado cuenta del sutil cambio. Pero tras ser alertado de su importancia y pasar mucho tiempo observando las estrellas, se había convencido de que la voz -ya fuera uno de los Perdidos, una Criatura de Pesadilla que fingía ser humana o simplemente una manifestación de su dañada psique- había estado en lo cierto.

Se acercaba lentamente a las estrellas que ardían en lo más profundo del abismo.

Si tan sólo la voz le hubiera dicho por qué, exactamente, las estrellas eran peligrosas…

Por suerte, al séptimo día de su caída en picado por el Cielo Abajo, la voz volvió.

Sunny estaba comiendo sombríamente su penúltimo trozo de comida y mirando fijamente a la oscuridad, sintiendo que su mente se tambaleaba al borde de la locura, cuando la voz volvió a resonar desde el vacío:

“…Qué criatura tan curiosa eres”.

¡Gracias a Dios!

Sunny se atragantó con un trozo de carne seca, bebió un sorbo de agua del Inagotable Manantial para quitárselo, y miró la extensión vacía del Cielo Abajo con expresión sombría.

“¿Dónde demonios has estado?”

La voz permaneció un rato en silencio, y luego respondió disculpándose:

“Hablar así me agota. Estaba recuperándome”.

Sunny frunció el ceño, intentando deducir de esta afirmación alguna información sobre la naturaleza del dueño de la agradable voz, pero luego desistió. Tenía muy pocas pistas para adivinar.

“Bueno… si vas a volver a desaparecer durante unos días, al menos cuéntame primero qué pasa con esas estrellas. ¿Por qué son tan peligrosas?”

El vacío vaciló:

“¿No lo sabes?”

Sunny parpadeó.

“¡Claro que no lo sé! ¿Por qué iba a preguntar si lo supiera?”.

Cuando el vacío respondió al cabo de unos instantes, sonó ligeramente sorprendido:

“Bueno. Esas luces no son realmente estrellas. En realidad son conflagraciones remanentes de la llama divina”.

Sunny pensó en lo que acababa de oír, y luego ladeó la cabeza.

“¿Llama… divina? ¿Qué? ¿Por qué ardería la llama divina en las profundidades del Cielo Abajo?”.

La voz soltó una risita. Luego, dijo con un poco de diversión

“¿Cómo crees que surgió el Cielo Abajo? Hace mucho tiempo, ésta era una tierra hermosa y próspera”.

La diversión desapareció de su voz y fue sustituida por algo mucho más oscuro.

“Pero entonces, su orgulloso gobernante provocó la ira del Señor de la Luz. El Señor… ah, probablemente sólo le conozcas como Dios del Sol… hizo descender su llama celestial sobre las tierras, destrozando la tierra y enterrando bajo ella un fuego inextinguible”.

El vacío enmudeció y luego suspiró.

“Con el paso de los siglos, ese fuego lo devoró todo: la tierra, el suelo, incluso la propia realidad. Lo único que queda es este abismo vacío y los fragmentos remanentes de la llama divina que aún arden en las profundidades. Así pues, siento decirte esto… pero a menos que conozcas una forma de sobrevivir al calor abrasador del fuego celestial que todo lo destruye, probablemente morirás quemado en pocas semanas.”

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio