Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1726

Capítulo 1726: Solución estratégica.

 

Los Lobos estaban haciendo retroceder a las abominaciones. Un equipo de especialistas ya había accedido a la estación de control de reserva de los sistemas de defensa automatizados de la ciudad, trabajando para poner en línea los que no habían sido destruidos, al menos. Se estaban construyendo barricadas improvisadas, e incluso ya había un goteo de civiles que estaban siendo guiados al refugio.

Effie había ayudado a sus soldados lo mejor que había podido.

Había eliminado personalmente a las abominaciones más amenazadoras en las inmediaciones del Ejército del Lobo y se había asegurado de que sus soldados no se vieran desbordados por la marea de abominaciones. Pero ahora, para asegurarse de que no eran aniquilados, tenía que adentrarse en la ciudad y enfrentarse al enemigo ella sola.

Luchar contra un titán no era un problema. Effie era bastante titánica ella misma… sin embargo, esta vez, había dos calamidades andantes acercándose a sus soldados.

Uno era un gigante altísimo, no mucho más pequeño que ella, con el cuerpo tallado en piedra de obsidiana. El gigante tenía seis manos, cada una de las cuales sostenía un arma arcaica. Su cabeza tenía cuatro caras bestiales, una a cada lado, cascadas de sangre derramándose de cuatro terribles fauces.

El bastardo se había tragado a incontables humanos, y estaba hambriento de más.

El otro titán era grotesco y repugnante. Tenía un aspecto vagamente parecido al de un insecto, con una joroba abultada y carnosa que se elevaba decenas de metros hacia el cielo desde su espalda. El cuerpo quitinoso era casi invisible bajo aquella montaña de carne, y había un miasma nocivo flotando alrededor de la repugnante criatura como una bruma vil.

Lo que más preocupaba a Effie era que había dos de aquellas abominaciones gargantuescas. Peor aún, se acercaban al Ejército Lobo desde distintas direcciones.

Si se apresuraba a enfrentarse a una, la otra pisotearía a sus soldados, sin dejar a ninguno con vida.

“¡Esos fu… esos miserables!”

Normalmente, no habría sido tacaña con las palabrotas, pero desde que se convirtió en madre, Effie había intentado limpiar su forma de hablar.

Con diversos grados de éxito.

Dejando escapar un gruñido escalofriante, lanzó una mirada ardiente al gigante de obsidiana, luego se apartó con decisión e impulsó su colosal cuerpo en una carrera que hizo temblar la tierra.

El horror rastrero estaba más cerca, y por eso, ella había decidido ocuparse primero de él.

 

También había decidido hacer algo más… era una nueva y audaz solución estratégica que no perdería ante el glorioso genio de su maniobra patentada de honda. Por supuesto, Effie tendría que esforzarse al máximo para asegurarse de que la cosa funcionaba realmente…

Saltando por encima de un extenso parque de un tremendo salto, hizo que los estanques situados en sus instalaciones se desbordaran de sus orillas con su atronador aterrizaje, y se lanzó hacia el titán.

La criatura era enorme, pero la parte superior de su abultada joroba apenas le llegaba al abdomen. Su carne también parecía extrañamente porosa… por supuesto, Effie ya sabía por qué.

Cuando se estaba acercando a la monstruosidad, ésta se arrastró hacia delante y enderezó sus patas segmentadas.

Al mismo tiempo, una extraña ondulación se extendió por la gargantuesca joroba de su espalda. Effie frunció el ceño y contuvo la respiración, lo que no era fácil debido a su Defecto.

Sin embargo, era necesario.

En el instante siguiente, innumerables agujeros se abrieron en la montaña de carne, expulsando largos penachos del miasma nocivo. Envolvió al titán como una nube, extendiéndose hacia el exterior hasta cubrir una vasta extensión de la ciudad.

El rostro de Effie se ensombreció.

Aún había habido supervivientes en aquel distrito.

Ya no.

“¡Maldito seas!”

Pero eso no fue todo.

Siguiendo al miasma, numerosas varillas negras fueron expulsadas de los agujeros del cuerpo carnoso de la criatura. Al salir disparadas hacia el cielo, las varillas desplegaron alas translúcidas y desplegaron patas segmentadas, convirtiéndose en un vasto enjambre de libélulas monstruosas.

A Effie le parecieron alimañas diminutas, pero, desde luego, cada criatura medía al menos un metro de largo, fácilmente capaz de despedazar a un hombre adulto.

 

La ondulante pared del enjambre de libélulas se arremolinó alrededor del titán reptante, cuya joroba se había deshinchado un poco.

“Ah, maldición…”

Effie dejó que su armadura suprema envolviera su rostro, convirtiéndose en una hermosa máscara de acero pulido que copiaba a la perfección los contornos de su cara. Un alto penacho blanco ondeaba al viento como un río de hilos de seda.

“¡Allá vamos!”

Extendió ambas manos hacia los lados, se detuvo un momento y luego las juntó con fuerza, haciendo chocar las palmas.

Un estruendoso aplauso resonó sobre la ciudad, haciendo temblar los cielos.

Su palmada fue tan contundente que produjo una auténtica onda expansiva, haciendo que varios edificios dentro de la nube de miasma estallaran en polvo y se desmoronaran. La propia nube fue desgarrada y empujada lejos de la ciudad por el viento huracanado.

Incluso las monstruosas libélulas quedaron aturdidas, apareciendo una brecha en el muro defensivo de abominaciones que rodeaba al titán.

Inclinándose, Effie se zambulló en esa brecha y envolvió con sus brazos el cuerpo gargantuesco del Horror Rastrero.

Su carnosa joroba presionó con fuerza contra su torso, esparciendo fluidos repugnantes por toda la pulida coraza. Luchando contra las ganas de tener arcadas, hundió los dedos en el suave vientre de la abominación.

Effie podía sentir cómo el fétido líquido intentaba corroer su armadura. También podía sentir las afiladas garras de la criatura arañando sus espinillas y dejando profundos surcos en el metal pulido.

No importaba. Podía resistir los ataques del titán durante unos segundos, sobre todo antes de que recuperara el equilibrio y se pusiera en serio a perforar su armadura.

“Si hay dos fuerzas hostiles atacando desde direcciones diferentes… el movimiento estratégico sería…”

Apretando los dientes, Effie tensó cada músculo de su colosal cuerpo. Rara vez tenía la oportunidad de superar los límites de su fuerza, pero hoy era uno de esos días.

 

No, en realidad, nunca antes había hecho algo tan loco, al menos no después de convertirse en Santo.

Matar al titán le llevaría demasiado tiempo y comprometería a sus soldados. Se sentía segura de que podría matar al Horror Rastrero, pero no de que lo mataría lo suficientemente rápido como para impedir que el Gigante de Obsidiana alcanzara la posición del Ejército del Lobo.

Así que…

“¡Aargh!”

Un gruñido ahogado escapó de debajo de su máscara pulida.

Sentía como si sus músculos fueran a estallar y su columna se quebrara.

Pero en lugar de eso, sus pies se clavaron en el suelo. Al mismo tiempo, las patas segmentadas del titán… se elevaron por encima de ella.

Gruñendo, Effie tiró hacia arriba… Y levantó el cuerpo gargantuesco del Horror Rastrero en el aire.

“Tan pesado…”

Pero no se detuvo ahí.

Mientras su gruñido se convertía en rugido, exhaló y lanzó al aire al titánico ser.

“…¡El movimiento estratégico sería trasladar a las fuerzas hostiles al mismo lugar!”

Effie no se había limitado a arrojar la repugnante abominación.

La había lanzado directamente contra el segundo titán, cuya torpe figura se alzaba sobre las ruinas en la distancia.

 

Mirando la mosca del horror reptante, su cuerpo cómicamente diminuto finalmente revelado desde debajo de la glantona joroba carnosa, sus patas segmentadas moviéndose en lo que parecía panie… no pudo evitar fruncir el ceño.

“¿Cómo es que todas mis soluciones estratégicas siempre acaban siendo yo lanzando a alguien contra otro?”.

La visión del enorme titán volando por el cielo fue tan impresionante que incluso las Criaturas de Pesadilla que estaban en tierra se detuvieron confundidas.

Los soldados humanos, que habían adquirido la costumbre de mirar con frecuencia la imponente figura de Effie, tampoco se perdieron el extraño y desconcertante espectáculo.

Quizás tanto las abominaciones como los humanos tenían un pensamiento similar…

“Estoy viendo cosas, ¿verdad?”

No lo hacían.

La única criatura que no estaba confundida era el Gigante de Obsidiana. Porque el Horror Rastrero estaba volando directamente hacia él.

Aunque el titán de cuatro caras era tan alto como Effie, quedaría sepultado bajo la montaña de carne si ella lograba dar en el blanco.

Y ella tenía una puntería inmaculada.

El gigante se movió, levantando una de sus seis armas.

Luego, cayó despiadadamente. La maza de piedra golpeó al Horror Rastrero en el aire, dañando su cuerpo y estrellándolo contra el suelo. Un lago de sangre fétida brotó de las heridas de las repugnantes abominaciones, ahogando varias calles.

El Gigante de Obsidiana había evitado ser alcanzado por el titánico proyectil.

…Sin embargo, en cuanto el Horror Rastrero golpeó el suelo, el rostro de un hermoso coloso de acero se reveló desde detrás de su enorme cuerpo, precipitándose hacia los dos titanes a una velocidad aterradora.

 

Su exquisita máscara carecía de emoción y era inquietantemente tranquila.

Detrás de ella, sin embargo, los labios de Effie se torcieron en un gruñido bestial, y sus ojos ardían con furia asesina.

“¡¡¡Muere!!!”

Guardar Capitulo
Close
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
Donaciones
Si les gusta el contenido y quieren hacer su aporte desde cualquier monto pueden hacerlo por medio de nuestro paypal o https://esponsor.com/devildestinado
Considera desactivar adblock en el sitio, con eso nos ayudas a poder mantenerlo.
error: Content is protected !!
Scroll al inicio