Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1705

Capítulo 1705: Familiar.

 

Cuando Nephis regresó, el patio parecía un poco más animado que antes. Unas cuantas personas tenían expresiones extrañas en sus rostros, y algunas más parecían mirar de vez en cuando al Maestro Sin Sol, con sus miradas llenas de desprecio y diversión.

El encantador en persona estaba de pie cerca del parapeto de las murallas, sin prestar atención a las miradas puntiagudas. Miraba tranquilamente hacia abajo, con una pequeña sonrisa jugueteando en sus labios.

Nephis frunció ligeramente el ceño.

“¿Le ha molestado alguien?”

No había previsto que dejar solo al Maestro Sin Sol durante unos minutos fuera a suponer un problema. Sólo habían pasado una o dos horas desde que se habían mostrado juntos en público, después de todo… no importaba qué tipo de rumores quisiera difundir la gente, esas cosas llevaban su tiempo.

Definitivamente, Nephis no quería que le ocurriera nada remotamente desagradable al delicado joven, así que debía ser más vigilante en el futuro.

Acercándose al Maestro Sin Sol, dijo en su habitual tono uniforme:

“Ya estoy de vuelta. ¿Ha ocurrido algo?”

Él se volvió y la miró con una sonrisa, luego bajó la mirada con torpeza,

“Ah… bueno… nada demasiado serio. Había un par de jóvenes que querían tener unas palabras conmigo. Me temo que no conseguí resolver el asunto amistosamente. Oh, bueno… algunas personas simplemente no tienen modales. Estoy bastante acostumbrado a estas situaciones”.

Nephis frunció el ceño.

Sunny, por supuesto, estaba hablando de sí mismo: era Sunny quien no se preocupaba por los modales básicos a menos que quisiera, y por lo tanto estaba acostumbrado a enfrentarse a las violentas consecuencias de abrir su venenosa boca.

Pero Nephis lo entendía de otra manera.

[¿Cassie?]

 

¿Quiénes eran estos jóvenes y cómo se atreven a ser groseros con el Maestro Sin Sol?

Cassie respondió un momento después, su voz engañosamente suave:

[…Tristán de Rosa Égida retó al Maestro Sin Sol a un duelo].

Nephis casi dio un respingo. Por supuesto, su expresión calmada seguía siendo la misma… pero su mente estaba de repente inundada de llamas abrasadoras.

[¡¿Y no me avisaste?! Te pedí explícitamente que le vigilaras en mi ausencia!]

Imaginar al testarudo y dominante vástago del clan Rosa Égida intimidando al elegante y gentil Maestro Sin Sol le hizo hervir la sangre… por alguna razón. Sentir cierto grado de ira habría sido esperable y razonable, pero incluso la propia Nephis se sorprendió por la intensidad de su reacción.

La imagen era simplemente… demasiado ofensiva. ¿Quizás se debía a que acababa de prometerse a sí misma proteger al encantador joven? Ahora, apenas unas horas después, ya había llegado a esto.

Nephis estaba a punto de ruborizarse de nuevo, esta vez, por vergüenza.

Un pensamiento repentino surgió en su mente.

“…¿Debería destruir al clan Rosa Égida?”.

Parpadeó.

“No, espere, ¿en qué estoy pensando?”.

Por suerte, en ese momento, Cassie respondió a su acalorada pregunta:

[Neph, relájate. ¿Qué te pasa hoy? El Maestro Sin Sol no es del todo indefenso, y Tristán de Rosa Égida no es del todo descerebrado. Es sólo que su Defecto es… bueno, ya sabes cómo es. En cualquier caso, no es una persona maliciosa, sólo un tonto de sangre caliente. Lo peor que podría haber pasado es que uno de ellos recibiera un rasguño…].

Nephis frunció el ceño.

[Espera, ¿podría haber pasado? ¿No podría pasar? ¡¿El duelo ya tuvo lugar?!]

Cassie tosió.

[Sobre eso… quizá no le menciones nada al Maestro Sin Sol. Podría ser embarazoso para él… aunque técnicamente no haya perdido…]

Nephis estudió en silencio al encantador joven. Casi de inmediato, notó una fina rasgadura vertical en su túnica, donde antes no había ninguna.

“Yo… yo debería ofrecerme para curarle…”

Se imaginó poniendo las manos sobre su pecho e infundiéndole sus llamas. Pero, ¿cómo podía ofrecerse a curarle sin herir su orgullo? Cassie dijo que no mencionara el duelo…

Nephis se quedó pensativa unos instantes y luego decidió a regañadientes no decir nada. Si el Maestro Sin Sol quería mantener en secreto lo que le había ocurrido, ella tenía que respetar sus deseos.

Él ya estaba en el lado perdedor de su relación… que era como decir, ¡relación de empleador y empleado!… así que ella tenía que tener en cuenta su orgullo.

El clan Rosa Égida, sin embargo…

Nephis normalmente se mantenía alejada de la política interna del Dominio de la Espada, pero si quería ejercer influencia, había mucha influencia que ejercer. El Joven Maestro Tristán estaba a punto de experimentar algunas dificultades en su vida… no las suficientes como para matarle, pero sí para enseñarle unas cuantas lecciones sobre cómo gestionar mejor su Defecto.

Eso también mostrará claramente a los otros clanes que favorezco al Maestro Sin Sol, y que tocar a la persona que favorezco… fingiendo favorecer, quiero decir… no quedará impune.

Lo que podría favorecer el engaño y al mismo tiempo proteger al encantador en el futuro, matando así dos pájaros de un tiro.

Nephis respiró hondo, aún sintiéndose culpable.

Luego, contuvo sus emociones, asintió levemente y dijo:

“Entonces, por favor, sígame. No habrá más retrasos”.

El Maestro Sin Sol sonrió y galantemente hizo un gesto hacia delante.

“Después de usted, mi Lady”.

Mientras ascendían los escalones de la alta torre, Nephis permaneció en silencio y pensó en lo que Cassie había dicho.

“…¿Qué me pasa hoy, de verdad?”.

Mucha gente pensaba que Nephis era una persona fría y sin emociones, pero todos se equivocaban. Sus emociones, de hecho, a menudo ardían con una intensidad aterradora… sólo que rara vez las mostraba, si es que lo hacía.

Aun así, echando la vista atrás, tenía la sensación de haber estado demasiado nerviosa en las últimas horas… e incluso antes. Estar en compañía del encantador hechicero tenía un extraño tipo de efecto sobre ella…

Desde luego, ¡cualquiera se habría sentido nerviosa después de lo que Effie había hecho! Sólo de pensarlo… no, no, no. ¡Nephis se negaba a pensar en ello!

Pero era un hecho innegable que no podía evitar actuar de forma distinta a la habitual cerca del Maestro Sin Sol, Normalmente, se habría mostrado mucho más precavida con un desconocido… pero simplemente había algo en el delicado joven que la hacía bajar la guardia.

Era como una extraña sensación de familiaridad que no tenía razón de existir, pero que la atraía profundamente… como si él le recordara algo, o a alguien, que ella había estado anhelando sin siquiera saberlo.

“Qué extraño”.

La sensación era, en efecto, extraña… pero no inoportuna. Sabía un poco dulce, y un poco amargo. Pero sobre todo, simplemente estaba ahí.

Nephis suspiró.

“Mi comportamiento hasta ahora ha sido poco menos que vergonzoso. Teniendo en cuenta que los dos vamos a pasar mucho tiempo juntos, realmente necesito mantener la compostura, y tratar al Maestro Sin Sol con el grado de respeto que se merece.”

Lo miró, su mirada se detuvo de nuevo en sus exquisitos rasgos y en sus brillantes ojos de ónice durante un momento demasiado largo.

De repente, Nephis sintió que mantener la compostura… sería un poco difícil.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio