Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1586

Sunny dejó escapar un largo suspiro y tiró el comunicador roto.

‘Ya veo’.

Sintió una extraña mezcla de profundo alivio y tensa aprensión.

La razón para sentirse aliviada era obvia. Sunny no sabía cuántos ciclos les había llevado conquistar la Pesadilla, pero por lo que había visto en el Estuario, habían sido al menos miles. Por lo tanto, había temido en secreto regresar al mundo de la vigilia sólo para descubrir que allí los humanos se habían extinguido hacía miles de años.

Que Rain, y todos los demás que conocía, habían desaparecido hacía mucho tiempo.

Alternativamente, la extraña naturaleza del Gran Río podría haber dado lugar a que abandonaran la Pesadilla en el tiempo correspondiente al lugar donde se encontraban en relación con el Estuario, es decir, en la Edad de los Dioses. Lo que habría sido terrible en sí mismo.

Así que el hecho de que su Tercera Pesadilla no les hubiera llevado nada de tiempo, desde el punto de vista del mundo de la vigilia, era uno de los mejores resultados posibles.

Sin embargo…

También significaba que Sunny y los demás miembros de la cohorte habían sido enviados a un continente en el que un número desconocido de Grandes horrores vagaban actualmente libremente.

Ahora que eran Santos… ¿tenían alguna posibilidad en una batalla contra las terroríficas criaturas que habían entrado en el mundo de los despiertos durante la Batalla del Cráneo Negro?

Ésa era la razón por la que Sunny se sentía tensa.

‘Me pregunto si volveremos a encontrarnos con Skinwalker…’

Sonrió sombríamente y volvió a disolverse en las sombras.

‘Al menos no me perdí años de la vida de Rain’.

Animándose así, Sunny continuó deslizándose por las ruinas.

Al cabo de un rato…

Por fin llegó a la superficie.

Sunny se encontró en la ladera de un vasto cráter, bajo un cielo gris tormentoso. Aunque la situación era más que un poco ominosa, de repente sintió una extraña sensación de confort.

Era un privilegio en el que mucha gente nunca pensaba, tener un cielo familiar sobre sus cabezas. Estar en casa.

Sin perder tiempo, Sunny escaló la ladera y escapó del abrazo de las sombras en la cima del alto montículo formado por el cráter. De pie, miró a su alrededor, a lo que esperaba que fueran las ruinas de una capital de asedio arrasada.

Para su sorpresa…

La capital de asedio no parecía especialmente obliterada.

Claro, había signos de destrucción aquí y allá, con algunos edificios derrumbados… pero la fortaleza de Valor parecía haber sufrido los peores daños. La mayor parte de la ciudad seguía intacta, y había multitudes moviéndose por las calles de forma ordenada, escoltadas por los soldados.

Mientras Sunny evaluaba esta escena, dos detalles llamaron su atención…

Ambos le estremecieron hasta la médula.

El primero estaba cerca del centro de la ciudad, donde se extendía un gran parque. Allí… una Puerta gigante atravesaba el cielo, empequeñeciendo el edificio más alto de la capital del asedio. Era como una fractura vertical en el tejido del mundo, que le infundía terror.

‘¿Aquí también? Pero por qué…’

Entonces, se dio cuenta de que había algo extraño en la Puerta gigante.

Estaba total y absolutamente mal.

Normalmente, las Puertas parecían lágrimas en la realidad, sin revelar nada más que vil oscuridad en sus profundidades. Pero ésta era diferente. ŽĘXØŞ. Sunny no sólo no sintió una repulsión instintiva hacia la extraña Puerta, sino que tampoco había oscuridad en su interior.

En cambio, podía ver hacia el otro lado.

Allí, claramente visible a través de la fractura de la Puerta, un hermoso lago centelleaba bajo la brillante luz del sol. Y de ese lago… se alzaba un magnífico castillo.

Era Bastión.

Sunny aún se esforzaba por comprender aquella impresionante visión cuando se percató de algo más. Había una columna ordenada de refugiados entrando lentamente por la Puerta.

Se estremeció.

‘Eso… eso es imposible…’

Una Puerta de las Pesadillas no era algo por lo que uno pudiera entrar. Era una puerta que sólo se abría en un sentido: del Reino de los Sueños al mundo de la vigilia. Por lo tanto, cualquiera que intentara atravesar una Puerta desde ese lado estaba destinado al fracaso. Más que eso, acercarse a una Puerta era letal… Sunny mismo había rozado brevemente una, en Falcon Scott, y era un recuerdo que no deseaba volver a visitar.

Entonces, ¿cómo era posible que innumerables refugiados estuvieran atravesando la extraña Puerta de las Pesadillas?

¿Era siquiera una Puerta de las Pesadillas? ¿O algo totalmente distinto?

Las respuestas a estas preguntas estaban, tal vez, relacionadas con el segundo detalle que Sunny se había quedado atónita.

Y ése… era mucho más escalofriante.

Ahí fuera, lejos de él, la Gran Muralla de la capital del asedio se alzaba, rota y desgarrada. Largos tramos de ella se habían derrumbado y, más allá de ellos, una montaña de carne negra rodaba por la llanura, devorando todo lo que encontraba a su paso.

No había soldados, ni Despertado, ni torpes PMM en lo alto de la muralla dañada.

Sin embargo, había un solo humano allí, enfrentándose al Gran horror con indiferente resolución.

Desde esa distancia, Sunny no podía ver quién era exactamente. Lo único que podía decir era que se trataba de un hombre. El hombre era alto, de hombros anchos, su postura tan recta y afilada como una espada de acero. Una larga capa bermellón ondeaba al viento a sus espaldas.

El hombre no se movía, pero las nubes tormentosas parecían seguir su voluntad, fluyendo por el cielo. Una bruma susurrante unía las nubes con la montaña reptante de carne negra, como si la lluvia cayera del cielo.

Ese crujido…

Sunny miró hacia arriba, a las nubes que oscurecían el cielo como un velo gris.

‘N-no… no puede ser…’

Sólo entonces comprendió que no eran nubes en absoluto.

En su lugar, eran innumerables espadas voladoras, suficientes como para formar un frente de tormenta, todas moviéndose con una clara e hipnotizante intención letal.

La bruma que vio a lo lejos no era lluvia, sino miles de espadas cayendo sobre la colosal abominación como un bombardeo de acero asesino, destrozando y rebanando su carne profana.

Sunny palideció, olvidándose de respirar.

De repente se dio cuenta de quién era el hombre que se enfrentaba al Gran horror, qué era la extraña Puerta y por qué la capital del asedio aún no había sido destruida.

…El Rey de Espadas había descendido al mundo de la vigilia.

Y con él, el desgarrador poder de un Dominio Soberano también había descendido.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio