Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1578

Sunny permaneció un rato en silencio, todavía ciega. Su expresión era sombría y había un giro irritado en sus labios.

‘¿Cuándo me di cuenta?

Hizo una mueca.

“Ahora mismo, en realidad”.

Lo cual era bastante embarazoso.

Sunny dudó un momento y luego se encogió de hombros.

“Bueno, ¿puedes culparme? Claro, debería haberlo sabido mucho antes. Pero estaban ocurriendo tantas cosas a la vez… que me llevó algún tiempo atar cabos”.

Levantó la Luz Guiadora y se la puso en el hombro, todavía incapaz de ver el resplandor del báculo sagrado.

“Es bastante obvio en retrospectiva. Cassie fue enviada al cuerpo de Dusk de la Gracia Caída. Jet y Effie fueron enviados a los cuerpos de dos Nómadas del Río. Kai y Mordret fueron enviados a los cuerpos de dos guerreros Riverborn de Crepúsculo. ¿Pero qué hay de Nephis y de mí? ¿Quiénes eran las personas a las que sustituimos? ¿Y qué hacían tan río arriba, en un futuro lejano, mucho más lejos incluso que Weave?”.

Sacudió la cabeza.

“Realmente debería haberlo entendido cuando encontramos el Rompedor de Cadenas. Pero estaba tan abrumado por lo extraño que era todo en la Tumba de Ariel que lo dejé reposar con el resto de los misterios sin resolver. E incluso cuando esos misterios se resolvieron uno tras otro, ése permaneció enterrado bajo el montón de revelaciones sorprendentes. Simplemente supuse que alguien en el pasado -Noctis, tal vez- había visitado la pirámide, dejando su huella en el Gran Río”.

Sunny se frotó la cara con cansancio y sonrió.

“Pero fue todo lo contrario, ¿no? No era alguien del pasado. Era alguien del futuro. Éramos Nephis y yo. Algún día volveremos a la Tumba de Ariel, ¿verdad? No la ilusión de ella conjurada dentro de esta Pesadilla, sino la real. Y al igual que Daeron había dejado su huella para existir en la Pesadilla, nosotros también lo haremos. Entonces… los cuerpos que los dos tomamos. Siempre han sido nuestros propios cuerpos. Los papeles que tomamos son de nosotros mismos”.

La voz permaneció en silencio durante un rato y luego se burló.

“Cierto. Ahora lo recuerdo. Sí, deberíamos habernos dado cuenta mucho antes”.

Sunny apretó los dientes.

“Debo decir, sin embargo… que es un poco injusto. Los Hechizo nos dieron nuestros propios papeles, pero nos convirtieron en meros ascendidos. Vosotros dos debéis ser mucho más poderosos, ¿no? Para enfrentarse al Desierto de las Pesadillas y entrar en la verdadera pirámide. Entonces, ¿qué eres? ¿Un Santo?”

La voz permaneció en silencio durante más tiempo y luego suspiró.

“Sí… un Santo”.

Sunny frunció el ceño, juzgando lo larga que había sido la pausa antes de la respuesta.

“Bastardo… ¡¿acabas de invocar la Máscara de Weaver?!”.

La voz se rió.

“¿Lo hice? No, en absoluto. Créeme, estoy diciendo la verdad… Soy la persona más honesta del mundo, después de todo. Dos mundos, incluso”.

‘¿La invocó o no?’

¿Era esta versión futura de Sunny realmente un Santo? No, ni de coña lo era… un simple Santo no habría sido capaz de volver las sombras contra Sunny tan fácilmente, y tampoco su voz poseería un poder tan desgarrador.

Sunny se estremeció.

“¿Tú… eres un Soberano? Maldita sea, ¡¿qué demonios?! Después de todo lo que hemos vivido en este maldito lugar, ¡¿por qué vas a desafiar a otra Pesadilla?! ¿Tan cansado estás de vivir?”

La voz no respondió durante un rato. Entonces, llegó su respuesta, calmada e insidiosa:

“Sin embargo, no soy un Soberano”.

Luego, añadió, su tono desprovisto de toda emoción:

“Tampoco estoy viva. Ni siquiera soy un humano, en realidad. Sólo un fantasma de una sombra perdida, conjurado por el Hechizo. Ah, pero este estuario es un lugar extraño. El tiempo no existe aquí, y por tanto, todo existe aquí simultáneamente. Aunque usted ya ha asumido mi papel, aquí estamos, teniendo la oportunidad de conocernos”.

Sunny se estremeció.

Encontrarse con su yo del futuro ya era bastante chocante, sobre todo teniendo en cuenta lo aterrador que era el poder de esa versión de él. No se sentía menos opresivo, e incluso mucho más, que el poder de las Grandes Criaturas de Pesadilla que se habían abierto paso en el mundo de la vigilia durante la Batalla del Cráneo Negro.

Pero, ¿por qué se escondía en la oscuridad?

¿Por qué no daba la cara?

Ahora que lo pienso… ¿por qué Sunny era incapaz de percibir un cuerpo humano en las sombras?

¿Y qué quería decir su versión futura al afirmar que no era humano ni estaba vivo?

Llegados a este punto, era imposible saber si la voz mentía o decía la verdad. Si llevaba la Máscara de Weaver o no. Todo ello…

dejó a Sunny bastante intranquila.

Se aclaró la garganta.

“Entonces… eso es genial. Puedes contarme todo sobre el futuro, cómo afrontar mejor todos mis problemas y cómo no acabar en el mismo lamentable estado que tú”.

La voz permaneció en silencio.

Sunny se quedó pensativa.

“¿Verdad? Venga. Empieza a hablar”.

No hubo respuesta durante un rato.

Entonces, la voz dijo en tono oscuro:

“No creo que lo haga. Ya sabes cómo va esto… el conocimiento del futuro sólo hará que ese futuro ocurra más rápido, y todo eso. ¿No te has quemado ya suficientes veces intentando aprovecharte de Cas y sus visiones?”.

La versión futura de Sunny se rió.

“Sí, sí. Sé lo que quieres decir. Frustrante, ¿verdad? Recuerdo haber maldecido a mi yo del futuro con todo tipo de palabras desagradables en ese momento, en mi mente. No, realmente es extraño, ¡ser ese molesto yo futuro ahora!”

Su risa sin alegría se apagó y Sunny volvió a verse rodeada de un silencio escalofriante.

Al cabo de unos instantes, la voz volvió a hablar:

“De todos modos, no sirve de nada. ¿No estás aquí para desterrarte del destino? Si vas más lejos y tu deseo se hace realidad… no se sabe lo que te deparará el futuro”.

La voz se hizo más difícil de oír, como si los dos estuvieran siendo separados lentamente por una gran distancia.

“Aún así, te lo pido. Da media vuelta. No vayas más lejos. Tú… no estás preparada para lo que te espera”.

Sunny permaneció en silencio durante un rato.

Finalmente…

Se burló.

“Si realmente eres la versión futura de mí misma, entonces ya conoces mi respuesta”.

¿Dar marcha atrás? ¿Abandonar su oportunidad de romper los grilletes del destino y el collar de esclavo enroscado en su cuello?

Jamás. Preferiría morir mil veces.

“Me niego”.

Su voz era resuelta.

Se oyó un suspiro distante y abatido.

Luego, la voz resonó una vez más, apenas audible:

“Tonto testarudo… bueno, como era de esperar. Adelante, entonces. Date prisa. Esta Pesadilla no durará mucho más”.

Y sin más, la voz desapareció, dejando a Sunny sola en la cueva. Las sombras volvieron a abrazarle y recuperó su capacidad de ver en la oscuridad.

‘Malditos traidores…’

El resplandor de la Luz Guiadora volvió a apuntar hacia delante.

Respiró entrecortadamente, intentando serenarse.

“Qué… bastardo insufrible”.

¿Qué le pasaba a su yo del futuro con su actitud? ¿Era realmente necesario reírse y carcajearse de todo lo que decía Sunny? ¡¿Y de verdad tenía que mantener en secreto todo el conocimiento de lo que estaba por venir?!

Sin embargo, la voz sí dijo una cosa…

Era que la Pesadilla estaba a punto de terminar. Maldiciendo en voz baja, Sunny se precipitó hacia delante.

Ese tipo… me dio escalofríos. Daba un poco de miedo. Lo que significa que yo también lo seré. Eso… ¿son buenas noticias? ¿Verdad?’

Ahora mismo no tenía tiempo para reflexionar sobre aquella espeluznante conversación, y tampoco estaba de humor para hacerlo. Ya habría tiempo para eso más tarde, pero ahora mismo… le esperaba su libertad.

Cruzó la cueva y siguió a la Luz Guiadora hacia otro túnel, adentrándose cada vez más en la oscura montaña.

Y entonces, finalmente…

Llegó a su mismo corazón.

Al entrar en una oscura caverna, Sunny tropezó y se detuvo.

La caverna era lo suficientemente vasta como para que no pudiera ver su techo, sus paredes se ahogaban en la oscuridad. Su suelo estaba cubierto de aguas poco profundas y, a lo lejos, una pequeña isla se alzaba sobre la brillante superficie.

En medio de la isla crecía un hermoso árbol. Y, acurrucado bajo sus ramas…

Los ojos de Sunny se abrieron de par en par.

¿Qué? ¿Qué es esto… por qué?’

…Había un sarcófago de piedra sin adornos, con la tapa cubierta por hojas marchitas.

Guardar Capitulo
Close
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
Donaciones
Si les gusta el contenido y quieren hacer su aporte desde cualquier monto pueden hacerlo por medio de nuestro paypal o https://esponsor.com/devildestinado
Considera desactivar adblock en el sitio, con eso nos ayudas a poder mantenerlo.
error: Content is protected !!
Scroll al inicio