Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1557

Cassie se giró bruscamente y le miró fijamente, su máscara de compostura apenas se sostenía.

“Usted… usted sabe por qué hice lo que hice. Entonces era joven e ingenua. Estúpida e indefensa. Ahora… lo sé mejor”.

Sunny levantó las manos y las palmeó, aplaudiéndola. “¡Bien por ti! De verdad. Qué crecimiento tan impresionante. Pero…”

Se entretuvo unos instantes y luego dijo entre dientes apretados:

“Pero, sabes… ni siquiera te disculpaste por haberme quitado mi libertad. Así que, supongo, que no estás tan agobiada por haberlo hecho”.

Ella se estremeció.

Los vientos fríos se levantaron, haciendo ondear las velas del ketch. Sin embargo, permaneció en su sitio, con la proa clavada en la gélida orilla de la tierra desolada.

Cassie permaneció en silencio durante un rato.

Luego, dijo, con la voz ligeramente temblorosa: “Pero… Lo hice. Sí me disculpé”.

Sunny enarcó una ceja.

“De algún modo, no lo recuerdo. Y yo habría recordado algo así. ¿Cuándo te habías disculpado por lo que me habías hecho?”.

La chica ciega dudó unos instantes y luego dijo en voz baja:

“Fue… justo después de que escapáramos del Devorador de Almas. Cuando navegábamos por el mar oscuro en el barco que hizo Nephis”.

Atónita, Sunny la miró fijamente durante unos instantes.

Luego, su rostro se torció con una mueca de ira.

“¿Qué? ¿Qué demonios has dicho? ¿Te disculpaste… por adelantado? ¿Casi un año entero antes de que asaltáramos la Aguja Carmesí? ¡¿Qué clase de gilipollez es ésa?! ¡¿Tiene sentido, en esa cabecita retorcida tuya?!”

Sometida a su ira, Cassie bajó la cabeza.

Entonces, sin embargo, una expresión fría apareció en su rostro. Levantó la vista, encarándole de nuevo.

“Claro… sí, Sunny. Tienes razón. Fue cobarde por mi parte”. Una frágil sonrisa apareció en su rostro.

“¿Pero de qué sirve pedir perdón? No habría cambiado nada. Las palabras no valen nada. Si alguien lo siente de verdad, debería expresarlo con sus actos, ¿no cree?”.

Sunny se rió entre dientes.

“¿Y qué has hecho tú para redimir tu error? ¿Eh? ¿Qué puedes hacer? No se puede deshacer”.

Cassie permaneció en silencio durante un rato y, de repente, le clavó una mirada feroz.

Aunque sabía que ella no podía ver, en ese momento, Sunny no lo recordaba.

Su voz estaba un poco ronca cuando habló: “…¿Quién lo dice?”.

Se quedó ligeramente sorprendido. Mirándola con el ceño fruncido, Sunny enarcó una ceja.

“¿Qué quieres decir?” Cassie sonrió con amargura. “¿Quién dice que no se puede deshacer? ¿Quién dice que es imposible?”.

Sacudió la cabeza.

“¿Y qué si es imposible? Lo haré de todos modos”.

Sunny la miró desconcertada.

“¿De qué demonios estás hablando?”.

Cassie levantó las manos y se frotó las muñecas, donde antes habían estado los grilletes dorados.

“¿De qué otra cosa? Estoy hablando de romper el destino, Sunny. ¿No era eso lo que tú también querías hacer? ¿No era ese también todo tu objetivo? Yo también deseo romper el destino”.

Bajó la cabeza un momento y luego dijo en voz baja:

“Todo lo que he hecho… todo lo que he soportado… fue todo por esto. Para este momento. Es tan imposiblemente difícil, romper el destino. No importa lo ferozmente que lo ataques, te devuelve el golpe con diez veces más fuerza. Mi Verdadero

Nombre, Canción de los Caídos… significa que estoy destinada a ser testigo de los destinos de otros, y a llevar los recuerdos de ellos mucho después de que se hayan ido. Ser testigo, impotente para cambiar lo que veo. Pues… Me niego. No quiero un destino así, en absoluto”.

Entonces, una leve sonrisa floreció en su delicado rostro.

“Es imposible romper el destino con un golpe, pero ¿qué tal con mil golpes? ¿Diez mil golpes? Si cada uno de ellos daña un poco su tapiz, desalinea sus cuerdas por una pequeña fracción, obstruye su flujo por una cantidad minúscula… entonces, juntos, pueden destrozar el destino. Uno sólo necesita un arma lo suficientemente afilada”.

Cassie se encaró a Sunny, permitiéndole que la mirara a los ojos.

“Yo… tengo la intención de darte la oportunidad de convertirte en tal arma, Sunny”. De repente, sintió que un escalofrío le recorría la espina dorsal.

La mala premonición que había sentido había vuelto, haciéndole tensarse de miedo. “¿Qué… qué has hecho? ¿Qué hiciste, Cassie?”

Ella se encogió de hombros.

“¿Qué hice? Esto y aquello. Algunas cosas fueron fáciles y otras difíciles. Pero todo… todo fue casi insoportable. Es insoportable. Pero no por mucho tiempo, ahora. Porque estoy a punto de liberarme de esa carga”.

Sunny la miró fijamente, sus ojos se abrieron lentamente.

De repente, vio muchas de las acciones de Cassie bajo una nueva luz.

Y la implicación de lo que veía era tan vasta y aterradora que le hizo estremecerse.

“Tú… tú lo planeaste todo desde el principio… ¿verdad?”. Ella sonrió suavemente, luego sacudió la cabeza.

“No todo. Es imposible planearlo todo. Puedo saber mucho y ver mucho, pero no soy omnisciente, Sunny. El truco, sin embargo, es planificar lo suficiente para que cuando ocurra lo inesperado, aún pueda formar parte del plan”.

Miró a un lado, distraído por el resplandor de la Luz Guiadora.

“Usted ha estado manipulando los acontecimientos de este ciclo todo el tiempo. Aquella vez en el templo ahogado… No logré descubrir el compartimento oculto donde se escondía la reliquia sagrada, así que tú lo hiciste por mí. Espera… ¡no!”

Mientras Cassie le miraba con una leve sonrisa, Sunny palideció.

“Fue… empezó mucho antes de la Pesadilla. Durante la batalla en la que

los siete Santos se reunieron, manipulaste la formación de batalla… para que yo pudiera acabar con el Buscador Profanado de la Verdad…”

Dejó de hablar mientras un escalofrío recorría su cuerpo. “No… incluso antes de eso…”

¿Cuándo había empezado?

¿Cuándo había empezado Cassie a tejer su grandioso plan, manipulando a todo el mundo, desde los Guardianes del Fuego que la seguían hasta los líderes de los Grandes Clanes, para que cumplieran sus órdenes?

Un oráculo poderoso… era sin duda una existencia aterradora.

Especialmente una tan ambiciosa, pero al mismo tiempo silenciosa e imperceptible, como había resultado ser Cassie.

Finalmente, Sunny la miró, completamente atónita. Su expresión estaba congelada.

“Fue… fue…”

Incluso decirlo en voz alta era difícil, cada palabra inconmensurablemente pesada por el peso de todas las implicaciones.

“…Fue en las Islas Encadenadas. Cuando acudí a ti, con la intención de reclutarte para desafiar juntos a la Segunda Pesadilla. Y me dijiste que habías recibido una visión de que moriríamos en invierno. Ya habías estado planeando para hoy, desde entonces”.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio