Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1522

1522 Amanecer

Llevada a la locura por la ira, Sunny obligaba a su destrozado cuerpo a moverse. Su mente estaba embrollada por la furia y el dolor, y por mucho que lo intentaba, no podía ponerse en pie, por alguna razón.

Un infierno de rabia oscura y maligna estaba consumiendo su dolorido corazón.

‘¡No, no, no!’

El dragón… el odioso gusano… yacía muerto sobre las piedras húmedas, robado de él. Sangre plateada manaba de sus fauces abiertas y de su ojo obliterado, extendiéndose lentamente por el patio en ruinas. Si tan sólo hubiera habido más tiempo… si tan sólo nadie hubiera interferido en su lucha… Sunny habría podido matar él mismo al Señor del Terror. Sabía que lo haría.

Pero el dragón se había ido.

Y ahora que se había ido, la furia sofocante de Sunny necesitaba un nuevo objetivo.

‘Mátalos, mátalos… mátalos a todos… los mataré…’

Podía percibir varias formas a través de las sombras. La repugnante mosca que había robado su presa, el demonio tullido que había salido del agua y una macabra abominación que había sido engendrada por un fragmento contaminado del alma del demonio.

Y el más odioso de todos… un joven pálido vestido con un nebuloso manto negro, que le miraba burlonamente con una sonrisa burlona.

“Mírate, tonto. Loco como una cabra. Qué patético… qué familiar… qué desagradable…”

gruñó Sunny.

La abominación se tambaleaba hacia él, clavándole la mirada demente de sus ojos podridos. De su muñón crecían garras de cristal y de sus fauces ensangrentadas, colmillos retorcidos.

Sonrió.

‘Bien, bien…’

No podía levantarse, por el momento, así que la criatura se le estaba entregando graciosamente. Sunny iba a disfrutar destrozándola.

Pero antes de que pudiera, un esbelto estoque atravesó el pecho de la abominación y una mano radiante le agarró la cabeza. La criatura brilló con luz incandescente, siendo incinerada desde dentro, y luego se hizo añicos como un espejo roto.

Aulló, su voz ronca llena de una rabia indescriptible.

“¡No, no!

Otro… ¡le robaron otro! ¡Ladrones, traidores!

Tenía que matarlos, desgarrarlos, salvajearlos, ¡romperlos!

Mientras Sunny gruñía e intentaba levantar su cuerpo destrozado, alguien se acercó y se detuvo a un paso. Levantó la vista y vio a una joven impresionante que le miraba en silencio desde arriba, con su hermoso rostro carente de emoción. Su cabello plateado se movía ligeramente con el viento y en sus fríos ojos grises bailaban chispas radiantes.

“Te… destruiré…”

Sunny intentó convocar a las sombras para desgarrar el cuerpo de la joven, pero su mente confusa no pudo contener los intrincados patrones de las formas manifestadas. Las viciosas manos de sombra se desmoronaron y disolvieron antes de tomar forma.

La joven le estudió durante unos instantes, luego se arrodilló y le puso una mano en la cabeza, acariciándole el pelo.

Su tacto hizo que Sunny se estremeciera.

‘Tengo que… matarla…’

El rostro del humo que salía de los ojos quemados de la abominación destelló en su mente y desapareció, ahogándose en el mar de la locura.

Pero, de algún modo… aunque Sunny no deseaba otra cosa que ver morir a la joven, dudó un instante.

Fue entonces cuando habló, su voz sonaba a la vez extraña y familiar.

“Sunny…”

Reunió fuerzas, preparándose para arremeter contra ella.

“Retira tu corona”.

No había pensado que existiera una rabia más profunda, pero cuando oyó esas palabras, todo su ser se encendió con una furia desgarradora. La idea de renunciar a su corona llenó a Sunny de un océano ilimitado de ira frenética, lo suficientemente profunda y oscura como para ser insondable.

Esa ira era mucho más abrasadora que la rabia que había sentido hacia el odioso dragón, y más vasta incluso que el odio que sentía hacia los ladrones que le habían robado su presa.

Sin embargo…

La autoridad contenida en la voz de la joven era absoluta.

No se parecía en nada a las frías órdenes del dragón, que habían sido opresivas y dominantes hasta el punto de resultar irresistibles… pero sólo casi.

Había un abismo sin límites entre casi y absolutamente.

Ahogado en furia y al mismo tiempo lleno de horror, Sunny sintió que su alma misma respondía a la orden de la joven, siguiéndola obedientemente, como si no tuviera voluntad propia. Se sintió roto y violado, lo que sólo hizo explotar más su sed de sangre y su deseo de matar.

Sin embargo, a pesar de ello, no pudo siquiera intentar desobedecer.

Ella… ella me lo ordenó’.

La Corona del Crepúsculo se disolvió en un torbellino de chispas.

Y con ella, la furia frenética de Sunny desapareció también.

Dejando tras de sí sólo horror.

También confusión… y dolor.

Finalmente, el dolor que había estado ignorando alcanzó a Sunny, haciéndole estremecerse y soltar un gemido atormentado.

Le consumía la agonía.

Pero entonces, la mano que descansaba sobre su cabeza se encendió con un suave resplandor, y su reconfortante calor ahuyentó el dolor. Una oleada de limpia llama blanca se extendió por su cuerpo, remendando su carne rota y curando sus desgarradoras heridas.

La sensación de alivio que le produjo fue abrumadora.

Lo que no hizo sino aumentar la confusión de Sunny.

Pronto quedó tendido en el suelo, desorientado y sintiéndose perdido. Todo lo que había sucedido desde que activó el encantamiento [Resentimiento del Rey] de la Corona del Crepúsculo era como un borrón, pero el recuerdo de ello permanecía, grabado en su mente.

‘…¿Qué ha pasado?’

Sunny se sentía increíblemente cansado, pero se obligó a levantar la cabeza.

Nephis estaba arrodillada frente a él… vistiendo la Armadura de Legión Luz Estelar, por alguna razón. Sus llamativos ojos grises eran tranquilos y fríos.

Detrás de ella, el cadáver del Señor del Terror se alzaba sobre el patio en ruinas de la fortaleza flotante. Kai yacía sobre un montón de escombros, gravemente herido. Mordret también estaba allí, mirando al dragón muerto con expresión sombría.

El mundo estaba oscuro, con sólo unos pocos rayos de sol pálido derramándose a través del velo de nubes cenicientas.

También había algo más… un cuervo negro estaba posado sobre los restos del muro roto, mirándoles fijamente.

Sunny miró a Nephis, con una tormenta de emociones desatada en su corazón.

Al darse cuenta de que había recuperado el sentido, asintió con sencillez y se levantó.

Dándose la vuelta, caminó hacia donde yacía Kai, con su armadura de marfil pintada por la sangre. Pronto, un suave resplandor fluyó de sus manos, curando al arquero.

Al mismo tiempo, Mordret suspiró profundamente y miró a Kai con un atisbo de resentimiento.

“¿Por qué lo hiciste? Casi lo tenía”.

Kai le miró sombríamente y luego dijo con voz ronca:

“Por eso lo hice”.

El Príncipe de la Nada permaneció en silencio un momento, luego sonrió con oscura diversión y se volvió hacia Nephis. Agitando su muñón ensangrentado en el aire, preguntó alegremente:

“¿No me curan?”.

Su respuesta fue fría y uniforme:

“…Espera tu turno”.

Sunny lo observaba todo, demasiado cansada para moverse y demasiado entumecida para pensar.

Pronto, dos figuras treparon por el montón de escombros en que se había convertido el muro de la fortaleza. Eran Effie y Jet.

Effie caminaba sosteniendo su peso con una lanza, mientras Jet llevaba a Cassie inconsciente. Cuando apareció, tanto Cuervo como la Bailarina Silenciosa corrieron a su lado.

El viento rasgó el velo de nubes y, finalmente, la luz del amanecer iluminó de nuevo la fortaleza ahogada.

Sunny miró al cielo pensativa.

Un extraño pensamiento surgió en su mente.

‘Hemos… ganado’.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio