Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1519

1519 Escama inversa

El suelo de la fortaleza flotante estaba inclinado, y Sunny podía oír el sonido del agua precipitándose por las brechas. Su vista estaba obstruida por la nube de polvo, así que cerró los ojos y percibió una enorme figura que se agitaba en la oscuridad.

Sonrió, olvidándose de lo desgarrado y maltrecho que estaba su cuerpo.

Al levantar la vista, Sunny vio dos frías estrellas plateadas ardiendo en la oscuridad, muy por encima de él: los ojos del dragón asesino, que le contemplaban.

El dragón se movió y, al mismo tiempo, las sombras se movieron también.

La fortaleza ahogada se estremeció.

***

Desplomado cerca de un charco de agua, Kai jadeaba en busca de aire. Sufría un dolor terrible y le costaba respirar… aquel golpe que Sunny le había asestado antes no había sido nada ligero. Sospechaba que varias de sus costillas se habían agrietado o roto. Sus músculos también estaban desgarrados, por lo que tensar el arco era un tormento.

Esto… realmente es una pesadilla’.

Más que nada, Kai se sentía perdido y confuso.

La batalla que las fuerzas gubernamentales debían observar ya había sido un desastre. El terrible viaje a través del despiadado desierto blanco era como un sueño febril. Antes de que se diera cuenta, estaban ante un imponente bloque de piedra negra, preparándose para entrar en una Semilla de Pesadilla.

Kai había pensado que se había preparado mentalmente para la espantosa prueba del Hechizo, pero se había equivocado. Volver en sí en la tenue sala del trono de un palacio misterioso no se parecía a nada de lo que había esperado… y era mucho más terrible.

Sunny estaba allí, apartándole de los escombros que caían. Oyó cosas extravagantes sobre un dragón malvado, que también era su gemelo, y un ejército de guerreros alienígenas que debían ayudar a la cohorte. Unos instantes después, el dragón oscuro estaba frente a ellos, ordenándoles que se arrodillaran.

Kai sabía que Sunny nunca mentía, por supuesto. Pero al oír aquella voz y sentir la irresistible autoridad que contenía, se dio cuenta plenamente de que todo era cierto…

El abominable dragón era, en efecto, una copia de él. Una versión mucho más poderosa, vil y corrompida de Kai, que había traicionado a sus amigos y ahora intentaba matarlos.

¿Cómo podía volverse contra Sunny, Effie, Cassie, Nephis y el coronel Jet?

Kai no lo sabía, pero la verdad era innegable.

Enterarse de esa verdad dolía mucho más que tener las costillas rotas.

Las cosas habían ido muy deprisa a partir de ese momento, sin darle la oportunidad de procesar las amargas revelaciones y encontrarle sentido a lo que estaba ocurriendo. Sunny le advirtió que se mantuviera alejado y de repente se convirtió en una serpiente gigante, atacando furiosamente al dragón.

¿De algún modo su amigo se había convertido ya en un Santo? Kai no lo sabía.

¿Por qué tenía que mantenerse alejado? Tampoco lo sabía.

Había muchas cosas que Kai no entendía, pero entonces, no había verdadera necesidad de hacerlo. En el fondo, la situación estaba clara: el cohorte se enfrentaba a un enemigo temible y las vidas de sus amigos pendían de un hilo.

Por eso Kai intentó ayudar a Sunny a luchar contra el dragón, lo mejor que pudo.

Los tres se elevaron hacia el cielo, y vio una extraña ciudad construida sobre una vasta isla, iluminada por la luz de siete soles nacientes. Las calles de la ciudad estaban inundadas de gente. Aquellas personas luchaban contra una legión de Criaturas de Pesadilla, pero de algún modo parecían más siniestras que las abominaciones contra las que luchaban.

Sin embargo, Kai sólo les echó un vistazo, absorto en la batalla contra el vil dragón… contra sí mismo.

Sunny parecía haber perdido la cabeza, por alguna razón, cambiando entre las formas de varias criaturas horripilantes. Consumido por la furia, no era capaz de diferenciar entre amigo y enemigo. Así fue como Kai acabó maltrecho y sufriendo graves heridas de su propio amigo… debería haber escuchado mejor la advertencia de Sunny.

Pero aunque lo hubiera hecho, no habría dejado que Sunny luchara sola contra el abominable dragón.

Finalmente, los tres acabaron lejos de la ciudad, al otro lado de la vasta extensión de agua sembrada de espantosos cadáveres, en las ruinas de una fortaleza caída. Hubo un destello brillante y el rugido ensordecedor de una explosión lejana. Y ahora, Kai estaba rodeado de oscuridad.

El agua fría le lamía la piel.

‘Ah…’

Utilizando su habilidad Despertado, Kai pudo ver a través de la oscuridad. También podía ver a través del polvo ondulante, e incluso a través de los escombros de piedra. A su alrededor, el mundo se había vuelto loco.

Las sombras surgían, convirtiéndose en numerosas manos oscuras. Esas manos, cada una con siete dedos, desgarraban al temible dragón con afiladas garras. Al mismo tiempo, Sunny intentaba construir otro gigante a su alrededor, pero sus intentos fracasaban una y otra vez.

El dragón parecía recelar de la enorme espada blanca que yacía sobre las frías piedras, parcialmente enterrada entre los escombros, por lo que destruía al gigante sin piedad, cada vez, antes de que pudiera tomar forma.

De forma lenta pero segura, el cuerpo de Sunny se hizo jirones y se rompió. Aunque no sangraba, Kai podía ver que su estado se deterioraba rápidamente.

A Sunny no parecía importarle, consumida por el extraño desvarío, pero a Kai sí.

‘Tengo que hacer algo…’

Aunque Kai no era tan poderoso como sus amigos, no era en absoluto débil. También era un Ascendido… había guiado a soldados a la batalla y matado a terribles Criaturas de Pesadilla, había sobrevivido a probabilidades imposibles y había triunfado donde la mayoría de los demás habrían perecido.

Se había quemado vivo en la llama del dragón y había vivido para matarlo.

El problema era que Kai no podía moverse realmente.

Su cabeza estaba llena de espantosos susurros, y la voluntad remanente del abominable dragón le obligaba a hacer cosas que nunca quiso hacer. El mero hecho de resistirse a esa llamada estaba consumiendo todas sus fuerzas… y eso que el dragón tampoco le prestaba atención.

Sus pensamientos no eran suyos.

‘¡Te traicioné… te envenené… te convertí en una abominación… te atraje… te abandoné… traidor… traidor… TRAIDOR!’

Kai gimió y se agarró la cabeza, pero los susurros no hacían más que aumentar.

Lo peor de todo era que, debido a su Defecto, Kai sabía que todo era cierto. Él -el otro él- había sido, en efecto, traicionado, corrompido, utilizado y abandonado. Nada menos que por Sunny, la persona en la que más confiaba… la otra Sunny, tal vez. Al menos eso era lo que creía el dragón.

‘¡Háganle daño… mátenlo… castíguenlo… quítenle la esperanza… quítenle la voluntad… QUÍTENLE LA CORONA!’

Kai apretó los dientes, negándose a escuchar.

Se conocía muy bien a sí mismo. Ese… no era él.

No eran ellos.

Por suerte, Sunny estaba atacando tan ferozmente al dragón que éste no tuvo tiempo de volver su mirada hacia Kai. Y así, la insuperable autoridad de su mando se fue debilitando poco a poco.

Gimiendo, Kai se volvió hacia el charco de agua y miró al que se ocultaba entre los reflejos. Sus labios se movieron:

“Estad… preparados”.

Con eso, cogió lentamente su arco y lo levantó con manos temblorosas.

Su arco era una Memoria Trascendente del Quinto Nivel, y había un montón de flechas encantadas en su arsenal de almas. El problema era que, a pesar de ello, Kai no había conseguido infligir un daño sustancial al abominable dragón. Irónicamente, el mayor daño que había infligido fue al gigante de sombras que Sunny había creado, justo antes de la explosión.

Sin embargo… con su vista sobrenatural, Kai había notado hacía tiempo una escama especial oculta en el pecho del dragón. Era de un color diferente a todas las demás, como si estuviera forjada en hierro, y tenía una forma peculiar.

Mirando hacia abajo, observó el amuleto de hierro con forma de yunque que colgaba de una cuerda en su cuello. Ese amuleto le acompañaba desde la Segunda Pesadilla, se lo había regalado Sunny.

Y entonces… su copia maligna también debía de poseerlo.

Ignorando el dolor, Kai apretó los dientes y se levantó, luego tensó los músculos y tensó el arco.

La cuerda era pesada.

Un disparo….

Sunny parecía estar a unos instantes de la muerte, así que no habría tiempo para otro. No podía fallar.

No fallaría.

Silenciando los ensordecedores susurros que ahogaban su mente, Kai hizo lo que mejor se le daba: apuntó con el arco, contuvo la respiración y dejó que sus dedos se deslizaran por la cuerda.

Una siniestra flecha roja atravesó la oscuridad…

E impactó en la pequeña escama de hierro oculta entre incontables otras en el pecho del dragón que se abalanzaba.

Las garras del dragón atravesaron al gigante de las sombras que se estaba formando y golpearon a Sunny, clavándolo en el suelo.

La flecha no logró atravesar la dura piel de la criatura, por lo que Kai se tambaleó, repentinamente débil por la pérdida de sangre.

Pero sí rompió esa única escama, partiéndola en dos.

En el momento siguiente, el hombre que se ocultaba en el reflejo desapareció de repente, y el dragón se congeló en su sitio.

Algo siniestro se reflejaba en las profundidades de sus ojos plateados.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio