Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1438

Sunny no sabía cuántas revoluciones había tardado en darse cuenta del bucle. Sin embargo, sabía que habían transcurrido unos dos meses desde que lo hizo: ése era el tiempo que había tardado Cassie en unirse a él para conocer la verdad.

De pie en la cubierta del Rompedor de Cadenas, Sunny miró intensamente a la chica ciega. Sentía una extraña mezcla de emociones… alivio y gratitud, para empezar. Se sentía increíblemente eufórico ante la idea de compartir la carga de escapar de Flor de Viento con alguien, especialmente con alguien tan ingeniosa y firme como Cassie.

Pero al mismo tiempo, había una nota de inquietud en su corazón.

¿Cómo había llegado ella a saber exactamente lo del bucle? ¿Y por qué?

Para él… era por el Pecado de Solaz.

Sunny permaneció en silencio unos instantes, y de repente dio un paso adelante y preguntó, con voz adusta:

“Usted también lo ve, ¿verdad? Admítelo. Sé que lo haces”.

La chica ciega ladeó un poco la cabeza, apareciendo una expresión de confusión en su rostro.

“¿Ver… a quién? No lo entiendo”.

Sunny dudó un momento.

¿Estaba diciendo la verdad? ¿O sólo fingía ser ajena al Pecado de Solaz?

Si era esto último… tenía que reconocerle el mérito a Cassie y a sus dotes de actriz. Sería mucho mejor mentirosa de lo que él había sospechado, si ésa era la verdad.

Pero, ¿por qué iba a ocultarlo? Para evitarles a ambos la vergüenza, tal vez… los dioses sabían que Sunny no querría que nadie oyera las cosas que su demonio interior le susurraba al oído todos los días.

De ser así, tendría sentido cómo Cassie se había enterado del bucle, y por qué había tardado más en darse cuenta. Al fin y al cabo, ella sólo podía percibir el Pecado de Solaz utilizando su Habilidad Ascendida sobre Sunny, por lo que sería mucho menos susceptible a la influencia del espectro.

Sin embargo, no era necesariamente el caso que ella pudiera ver y oír a la odiosa aparición. De hecho, era mucho más probable que Cassie dijera la verdad: el Pecado de Solaz sólo existía en la mente de Sunny y, por lo tanto, era improbable que ella lo viera mientras compartiera sus sentidos.

Podría simplemente haberse dado cuenta del bucle debido a su afinidad sin igual con el destino y las revelaciones. La chica ciega siempre había sido capaz de sentir y percibir cosas que ninguno de ellos podía… no estaba fuera de lo posible que poco a poco aprendiera a sentir por sí misma la retorcida naturaleza del tiempo en Flor de Viento.

Cassie podía sentirse sinceramente confundida por su pregunta. Sunny simplemente no lo sabía.

Frunció un poco el ceño.

“El Pecado de Solaz… el espectro de la espada que me sigue a todas partes. ¿No puedes verlo?”

Cassie le miró en silencio durante unos instantes y luego sonrió débilmente.

“¿Cómo puedo verlo? Soy ciega”.

Señaló sus hermosos ojos azules, haciendo que Sunny tosiera avergonzada.

“No, no me refería a eso… lo que quería decir era… ah, ¡olvídalo!”.

¿Importaba realmente si Cassie podía percibir el Pecado de Solaz o no? Sunny preferiría que no pudiera, pero si podía y estaba dispuesta a fingir lo contrario… también estaba bien.

No era como si Cassie no hubiera estado fingiendo no saber varias cosas desde que se convirtió en una Despertado. Su Aspecto y sus Habilidades no sólo le permitían conocer secretos, sino que no le daban otra opción que aprenderlos. Para ahorrarse a sí misma y a las personas a las que pertenecían esos secretos mucha vergüenza, probablemente guardaba silencio sobre esas cosas.

Al menos eso era lo que pensaba Sunny.

Hizo una mueca, permaneció un rato en silencio y luego sonrió tímidamente.

“Bueno… en fin. ¿De verdad te acuerdas? Es una gran noticia”.

En efecto, lo era. Al principio, Sunny sólo había considerado su estado mental, y cómo compartir la carga con otra persona aliviaría su fatiga y soledad.

Pero en realidad, el beneficio era mucho mayor que eso.

Con dos miembros de la cohorte capaces de llevar el conocimiento de las revoluciones anteriores a las futuras, el abanico de cosas que podrían conseguir se duplicaría. Todo lo que Sunny había estado haciendo sola se haría más rápido, y las soluciones que no se había atrevido a intentar ya no serían tan desalentadoras.

Es más, Sunny y Cassie no necesitaban perseguir todos estos objetivos juntas. Podían dividirse y abordar diferentes tareas simultáneamente, acelerando así en gran medida toda la huida.

Por supuesto, tenía que considerar sus planes con cuidado. Había cosas que Cassie podría lograr potencialmente por sí misma, y cosas que nunca sería capaz de hacer sin su ayuda. También tendría que enseñarle todo lo que había llegado a saber… aunque la chica ciega había tomado conciencia del bucle, la revolución actual era sólo su segunda.

Sunny, sin embargo, había ido acumulando conocimientos de Flor de Viento a lo largo de más de sesenta revoluciones. Tenía que beneficiarse del trabajo previo que él había realizado antes de convertirse en una verdadera aliada suya en este infierno atemporal.

‘Sí… Primero tendré que enseñarle la isla y las abominaciones que la pueblan’.

Cassie, mientras tanto, se volvió para mirar a la niebla. Las suaves líneas de su delicado rostro se torcieron ligeramente, expresando sus dudas y ansiedad.

“Sí… Sí que lo recuerdo. Pero parece tan extraño. Como un sueño extraño”.

Bajó la cabeza.

“Esa Mariposa Hueca… las cavernas… el bosque oscuro. ¡Y Effie! No puedo creer que Effie sea…”

Fue en ese momento cuando tanto Cassie como Sunny fueron interrumpidas de repente.

Mirándolas con total confusión, Nephis enarcó una ceja.

“¿De qué… estáis hablando?”.

Frunció el ceño.

“¿Qué recuerda Cassie, y por qué recordar algo es tan importante? ¿Cavernas, bosques y mariposas? ¿Qué significa? ¿Y qué pasa con Effie?”

Las dos se volvieron hacia ella, sorprendidas. Sunny se sintió de repente muy culpable por haber olvidado a Neph en todo aquel alboroto.

‘Así que… tendré que explicárselo todo otra vez, supongo…’

Pero de repente se le ocurrió una idea. Las preguntas iban dirigidas a las dos… así que su Defecto no le obligaba a contestar.

Mirando hacia abajo, Sunny le dio unas palmaditas en el hombro a Cassie y sonrió.

“Tú encárgate de ésta, Cas. Yo iré a rescatar a Jet”.

Antes de que la chica ciega pudiera siquiera contestar, él ya había montado a Pesadilla y desaparecido en la niebla.

“¡Ja!

Era bueno tener un ayudante.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio