Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1424

Finalmente, llegaron al huerto de huesos. Los restos esqueléticos de los horrores muertos se alzaban sobre ellos, y el sutil olor dulzón que emanaba la Mariposa Hueca impregnaba la niebla que fluía.

Los miembros de la cohorte miraron tensos a su alrededor, inquietos por la espeluznante escena. Sunny, sin embargo, había estado muchas veces en este extenso cementerio. Caminó despreocupadamente entre los huesos, con pasos apresurados.

“Síganme. Está justo delante”.

Pronto, el Gran Monstruo se reveló entre la niebla. Aunque Sunny les había explicado que no era peligroso, sus compañeros no pudieron evitar empuñar sus armas con más fuerza.

“¿Qué… demonios… es eso?”

La voz de Jet sonaba ronca.

Mirando hacia atrás, Sunny le dedicó una pálida sonrisa.

“Nephis y yo llamamos a estas criaturas Mariposas Oscuras. Hemos visto otra en acción, mucho más río arriba… no hace falta decir que es una bendición que la que tenemos delante sea Hueca”.

Los cuatro miraron con aprensión la forma gargantuesca del Gran Monstruo. Tras unos instantes de silencio, Nephis finalmente preguntó:

“Entonces, ¿por qué estamos aquí, exactamente?”.

Sunny se entretuvo unos instantes.

“Como es Hueco, no ganaremos nada matándolo: ni Fragmentos de Alma, ni Memorias. Pero su cuerpo está perfectamente sano. Y es un cuerpo de calidad Suprema, así que… estamos aquí para descuartizarlo”.

Chispas blancas se encendieron en los ojos de Neph.

“¿Quieres fabricar armas con su quitina?”

Asintió con una sonrisa cansada.

“Sí. Unas cuantas picas, espero. Si tenemos éxito… las picas no tendrán ningún encantamiento, pero seguirán siendo parecidas a armas supremas. Eso debería ser de alguna ayuda en esta maldita isla”.

Sunny miró en silencio a la mariposa inmóvil y luego suspiró.

“Manos a la obra, ¿de acuerdo?”

La idea de reutilizar las partes del cuerpo del indefenso Gran Monstruo no era tan descabellada, siempre que uno fuera capaz de rasgar su inexpugnable caparazón. Sunny no era ni mucho menos una maestra artesana, pero sabía más de herrería y artesanía que un Despertado medio, sobre todo gracias al Emporio Brillante.

Estaba casi seguro de que podrían lograr el éxito, aunque les iba a llevar algún tiempo. Pero perder algo de tiempo aquí también formaba parte de su plan: Neph aún tenía que reponer suficiente esencia para utilizar su Habilidad Latente, lo que significaba que las heridas de Jet seguían sin cicatrizar.

Sunny no quería entrar en las cavernas antes de que ambas cosas hubieran sucedido.

Así que acamparon en medio del huerto de huesos durante un tiempo. Por suerte, este lugar era uno de los más seguros de Flor de Viento, quizá porque el olor de la Mariposa Hueca ahuyentaba a las otras Criaturas de Pesadilla.

Nephis y Jet se limitaron a descansar y observar, mientras Sunny, Cassie, Santo y Fiend trabajaban duro.

Su objetivo eran las seis patas del Gran Monstruo. Cortarlas no era tarea fácil, pero con la ayuda de las cinco sombras y el aumento de la Corona del Amanecer, así como una dispersión de útiles Memorias de utilidad, el trabajo progresaba a un ritmo constante. Santo y Fiend, con su fuerza Trascendente, también fueron de gran ayuda.

Para cuando Nephis por fin había recuperado suficiente esencia para curar a Jet, las partes inferiores de las patas de la Mariposa Hueca estaban extendidas en el suelo frente a ellos. Seguían siendo demasiado grandes para usarlas como picas -cada una de al menos diez metros de longitud-, así que Sunny tuvo que astillarlas y afeitarlas un poco más.

Ahora que Neph podía utilizar su Habilidad de aumento, todo fue mucho más rápido.

Finalmente, había seis picas improvisadas frente a ellas, cada una fabricada con quitina de calidad suprema. También había un manojo de toscas jabalinas y un montón de largas astillas a su lado.

Mirando la colección de armas, Sunny no pudo evitar recordar el Recuerdo del Asedio: una jabalina que había fabricado con los restos de una abominación Corrupta, luego encantada y utilizada para matar a un Titán Caído. Lamentablemente, no tuvo tiempo de encantar a los demás de forma similar. Un día era demasiado corto para crear cualquier tipo de hechizo significativo.

Recordar el Recuerdo del Asedio también le recordó su batalla con el Demonio Voraz. La vengativa criatura había utilizado entonces una tosca espada fabricada con el colmillo de una Criatura de Pesadilla desconocida…

Tras pensar unos instantes, Sunny cogió una astilla ligeramente curvada de la quitina de la Mariposa Hueca. Su filo era lo bastante afilado como para servir de espada, así que se la lanzó a Fiend.

También entregó otro trozo de quitina negra, éste plano y aproximadamente circular, a Santo. Sunny ya lo había convertido personalmente en un escudo.

“Creo que estamos listos”.

Tan listos como podrían estarlo… al menos en esta revolución.

Cada miembro de la cohorte, así como Santo y Fined, cogieron una de las picas. Las jabalinas se repartieron entre Sunny, Nephis y Jet.

Armados hasta los dientes, lanzaron una última mirada a la mariposa inmóvil -que ahora yacía desordenadamente en el suelo, serena a pesar de estar mutilada y profundamente perturbadora por esa razón- y retrocedieron.

Sunny guió al grupo a través del laberinto de huesos, deteniéndose de vez en cuando para averiguar su ubicación. Finalmente, tuvieron que trepar por la columna vertebral de un horror especialmente grande, y encontraron un pequeño espacio oculto tras ella.

Allí, el suelo había sido roto por un golpe titánico, y un pozo negro les esperaba, lleno de oscuridad.

“Ese es nuestro camino hacia abajo”.

Era una de las entradas al sistema de cavernas subterráneas que Sunny había encontrado.

Utilizando la cuerda dorada de Neph, la Evertwine -que una vez había ganado Cassie en su Primera Pesadilla- descendieron cautelosamente al pozo. Pronto, los miembros de la cohorte se encontraron de pie sobre el áspero suelo de roca de una cueva natural, rodeados de oscuridad.

Casi no llegaba la luz a esas profundidades, engullidas por la niebla que había encima.

Sin embargo, ninguno de ellos se sintió demasiado preocupado por ello. De hecho, incluso se sintieron aliviados por haber escapado por fin de la niebla omnipresente: no había nada de ella bajo tierra.

Sunny aún no había cartografiado todas las cuevas, pero conocía la ubicación general del lugar al que debían dirigirse.

Llevando la pica larga, dio un paso hacia la oscuridad y suspiró.

Espero que no muramos hoy aquí… otra vez. No, sé que no lo haremos’.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio