Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1350

Para cuando Sunny hubo terminado la alteración del Fragmento del Amanecer, ya no estaban tan lejos de Gracia Caída. Ni él ni Nephis conocían la distancia exacta que debían recorrer para encontrar la última ciudad de los sibilas, pero las herramientas de navegación que Ananke les había dejado señalaban su proximidad.

Gracia Caída estaba situada en el extremo occidental del Gran Río, donde el cielo casi siempre estaba pintado de carmesí por el sol poniente. A medida que el Rompedor de Cadenas se adentraba en el pasado, también iba dejando atrás la luz pura del día.

Poco a poco, el color del cielo sobre sus cabezas fue cambiando. Del vibrante azur al sobrecogedor magenta y, finalmente, al rojo sangre del ocaso perpetuo.

Era como navegar en un mar de sangre.

Sunny se quedó mirando el cielo ardiente, asombrada por su belleza de fuego… y su ominoso temor.

‘Eso… no tiene nada que ver’.

¿Por qué construirían los sibilas una de sus ciudades en un lugar tan oscuramente bello, pero siniestro? Seguramente, vivir en la cálida luz del sol de la región central del Gran Río habría sido mucho más agradable.

Sacudiendo la cabeza, regresó a la sombra del árbol sagrado y se sentó, apoyando la espalda contra su blanca corteza. Acababa de terminar de tejer otra Memoria para Pesadilla y aún no estaba de humor para empezar con la siguiente.

Su estudio del tejido de hechizos del Manto de Ananke también había ido dando cada vez menos resultados. Nunca dejaría de serle útil como herramienta de aprendizaje, pero Sunny sentía que se acercaba a un callejón sin salida. Tendría que adquirir más destreza como tejedora antes de buscar más lecciones en el nebuloso manto.

Entonces, ¿qué más había que hacer?

Sintiéndose inquieto, invocó la Llave del Estuario por costumbre. Mirar fijamente el tejido de la misteriosa Memoria se había convertido ya en un ritual. Aunque Sunny no podía entender nada de ella, el proceso en sí era tranquilizador.

Sin embargo… no había echado un vistazo a la Llave desde antes de intentar la alteración de la Corona del Amanecer. ¿Quién lo diría? Tal vez superar un hito tan importante en su camino para convertirse en un hechicero de verdad cambiaría algo…

“¿Estás jugando otra vez con nuestro juguete favorito? ¿Por qué no lo tiras por la borda y acabas con él?”.

El espectro de la espada le miró con desdén desde las sombras del árbol.

Sin prestar atención a la aparición, Sunny levantó la piedra negra y dentada y escudriñó su superficie erosionada.

El inconcebible tejido de cuerdas fantasmales era tan inalcanzable como siempre. Estudió su oscuro tapiz, siguiendo las vueltas y revueltas de los hilos negros… como había hecho cientos de veces antes.

Qué decepción… Aún no puedo ni empezar a desentrañar sus misterios’.

Entre todas las cosas extrañas que Sunny había visto y a las que se había enfrentado en la Pesadilla, la Llave del Estuario era quizá la más extraña. Aún no tenía ni idea de cómo esta Memoria Suprema del Sexto Nivel había acabado en su Mar del Alma, ni de qué se suponía que debía hacer.

…Sin embargo, después de pasar incontables horas contemplando el asombroso tejido de cuerdas fantasmales, había adquirido una vaga y tentativa sensación al respecto.

Sunny estaba casi seguro de que el único encantamiento pasivo de la Llave del Estuario tenía dos efectos distintos. No sabía cuáles eran esos efectos, pero tenía la sensación de que uno se dirigía hacia el exterior, mientras que el otro se dirigía hacia el interior, afectando a la propia piedra negra… de alguna manera.

Este último también era mucho más vasto y potente que el primero. Era inusual que una Memoria del Sexto Nivel sólo poseyera un único encantamiento -ya que lo hacía, ese encantamiento tenía que ser poderoso. Y la mayor parte de ese poder se destinaba a garantizar la función del efecto interior.

Tal vez por eso no fui capaz de discernir qué hace exactamente el encantamiento. Sólo afecta a la propia Llave del Estuario’.

¿Quizá era un encantamiento que teletransportaba la extraña Memoria a las almas de los Despertado desprevenidos sin su consentimiento?

Mientras Sunny se divertía con esta teoría…

Su mirada se detuvo de repente en una minúscula parte del inconcebible tejido. El tapiz sin luz era lo suficientemente vasto como para no haberlo visto nunca… o si lo había visto, Sunny no le había prestado atención.

Pero ahora, se quedó paralizado, mirando fijamente el discreto patrón.

‘¿Qué… qué demonios es eso?’

El patrón… le resultaba familiar. Definitivamente, Sunny lo había visto antes, en algún otro lugar. Recientemente.

Lo cual no era tan extraño en sí mismo -la Llave del Estuario era una Memoria, después de todo, y como tal, compartía muchas pequeñas partes de su tejido con todas las demás Memorias-, los patrones que creaban los encantamientos rudimentarios como la capacidad de ser invocada y despedida, repararse a sí misma, etcétera.

Sin embargo, Sunny conocía estos patrones de memoria. Después de todo, los había tejido desde cero muchas veces. Y éste… éste no era uno de ellos.

‘¿Dónde lo he visto?’

La complicada matriz de cuerdas fantasmales tenía cierta estructura única, diferente del resto del tejido de hechizos. Reconoció su naturaleza tras un momento de contemplación: patrones como éste eran raros pero estaban presentes en todas las memorias. Era la forma en que las runas se expresaban a través de las cuerdas de esencia.

Tanto la hechicería rúnica como el modelado se basaban en Nombres Verdaderos -uno los grababa a través de un lenguaje escrito, el otro los invocaba directamente. Sin embargo, el tejido era diferente. No se basaba en palabras para crear encantamientos.

Dicho esto, seguía habiendo un lugar para las palabras en un tejido de hechizos y, por tanto, para las runas que los inscribían. Estas runas, traducidas a partir de los patrones de cuerda correspondientes, expresaban el nombre de la Memoria, su descripción y el Nombre Verdadero de su Maestro, si éste poseía uno.

El problema era… que Sunny hacía tiempo que había identificado los patrones que inscribían el nombre y la descripción de la Llave del Estuario, así como su propio Nombre Verdadero. Y este patrón en particular no tenía nada que ver con ellos.

¿Por qué había runas adicionales ocultas en la trama de la piedra negra?

¿Y por qué el patrón de hilos de esencia que describían estas runas le resultaba tan familiar?

Sunny se inclinó hacia delante con el ceño fruncido y se concentró, intentando descifrar el significado del patrón. No era nada difícil… de hecho, era incluso más fácil que de costumbre, como si hubiera leído este patrón exacto de cuerdas de esencia muchas veces antes.

Sus pupilas se estrecharon.

“Sin… de…”

Sunny se enderezó de repente, un escalofrío recorrió su espina dorsal.

De pie entre las sombras, la aparición bostezó y se cubrió la boca con una mano.

“¿Qué ocurre?”

‘…Solace.’

El Pecado de Solace.

Escrito en hilos fantasmales, el nombre de su espada maldita -y del espectro nacido de su maldición- estaba meticulosamente entretejido en el encantamiento de la Llave del Estuario.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio